yjinfires92 YJINFIRES 92

No se puede falsear la química, ni en el escenario y ciertamente no fuera de él, ¿y Seokjin y Taehyung? La tienen a montones. [ADAPTACIÓN]


Fanfiction LGBT+ Tout public.

#jin #bts #kimtaehyung #kimseokjin #seokjin #taehyung #jintae #tae #nammin #taejin #vjin #jinv #rockband #btsships #
59
7.0mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Capítulo 1

SeokJin

No había nada que odiara más que las mañanas. Sin embargo, aquí estaba yo, en BH Sound Studio, esperando conocer al último aspirante a nuestra voz principal. Era la cuarta vez esta semana que Namjoon nos sacaba de la cama y nos decía que nos quería en el estudio.

Esta mierda me está cansando.

Habían pasado seis meses desde que nuestro ilustre cantante había salido durante una sesión de grabación, y seis meses desde que decidí que lo odiaba. Jeon Jungkook había abandonado Abyss, y a sus compañeros de banda, en el peor momento posible. Acabábamos de terminar una gira mundial que había sido un éxito gigantesco y volvíamos al estudio de grabación, cuando decidió que tenía que ir y 'encontrarse a sí mismo'. Mientras tanto, el resto de nosotros nos habíamos quedado con la polla en la mano.

Sí, ¿mencioné que le odiaba a muerte?

—¿Jin? —Namjoon, el bajista de Abyss y mi amigo de toda la vida, se inmiscuyó en mis no tan agradables pensamientos y devolvió mi atención a la razón por la que me levanté antes del mediodía—. ¿Estás listo?

Apenas resistí el impulso de poner los ojos en blanco. ¿Listo? Considerando que nunca esperé estar en esta posición en primer lugar, eso sería un rotundo no. Pero no podía decirle eso a Nam después de todo lo que habíamos pasado, y si quería encontrar a alguien que reemplazara a Jungkook, ¿quién era yo para detenerlo?

—Supongo —fue mi respuesta poco entusiasta.

Un resoplido desde el otro lado de la habitación hizo que mis ojos se posaran en Yoon, nuestro baterista, que estaba tumbado en el sofá girando sus baquetas entre sus dedos.

—Wow, suenas muy emocionado.

—Cómeme.

—Te gustaría eso, ¿verdad? —contestó Yoon, al que le mostré el dedo.

—Los últimos tres no fueron tan malos —dijo Nam, tratando de ver el lado positivo de la mierda en la que estábamos todos.

—'No tan malo' no funciona para mí, Nam —le dije—. Por mucho que odie admitirlo, Jungkook era una bomba en el escenario...

—Hijo de puta —refunfuñó Yoon, a lo que asentí. Jungkook era un hijo de puta, y me aseguré de que todos los que me preguntaban sobre su partida lo supieran.

Pero me estaba saliendo del camino, algo que pasaba mucho cada vez que pensaba en la forma en que mi sueño había llegado a un punto muerto por culpa de una maldita persona.

Me acerqué a Nam y le dije:

—Quienquiera que entre por esa puerta tiene que ser igual de bueno que Jungkook. Tú lo sabes y yo también. No voy a conformarme con menos —En todo caso, quería más. Quería algo mejor si existía. Para poder metérsela por el culo a Jeon.

—Tienes razón —Namjoon miró a Yoon, y luego a su reloj—. ¿Dónde está Hope?

—Amigo, no lo sé. ¿Fue a que le lustren los zapatos? ¿Recogiendo su ropa de la tintorería? No tengo idea. Si lo necesitas en algún lado, dale más de dos horas para estar presentable ante el público.

El comentario de Yoon me hizo reír, pero Nam sacudió la cabeza. Desde nuestro ascenso a la fama, nuestro teclista, Hope, había desarrollado una gran afinidad por las cosas más finas de la vida. Ropa más fina, autos más finos y, como él diría, mujeres más finas.

Mientras que lo único que me gustaba más fino en estos días era mi alcohol. Ahora mismo me conformaría con un trago de lo que sea que haya a mano para pasar las próximas dos horas escuchando a un aspirante a cantante hacer las versiones de nuestros éxitos.

—Mándale un mensaje y fíjate dónde está, ¿bien? —Nam miró su teléfono, revisando un mensaje, y añadió—: Tae debería estar aquí en cualquier momento.

—¿El nombre del tipo es Tae?

Namjoon dirigió una mirada hacia mí.

—Se llama Taehyung. Mientras pueda cantar, es todo lo que me importa. ¿Quieres sentarte aquí otros seis meses?

Soltando un suspiro, tomé un lugar junto a una de las ventanas. Crucé los brazos y me resigné al hecho de que no había manera de salir de esto a menos que lo dejara... y yo no era una persona que se rindiera. Pero antes de comenzar esta monótona mañana, tenía que pasar algo.

—¿Crees que podría tomar una copa en algún momento de este siglo?

—Son las nueve de la mañana —señaló Namjoon.

—Es de noche en alguna parte. Y si quieres que me siente a escuchar mientras algún aficionado destroza nuestras canciones, necesito algo para calmar el dolor. ¿De acuerdo?

Namjoon levantó las palmas.

—Lo que sea —Luego abrió la puerta y pidió cuatro whiskeys. Antes de recibir una respuesta, levantó la mano y saludó a alguien al final del pasillo, y no hacía falta ser un genio para saber que Taehyung había llegado—. Hola —dijo, mientras me preparaba para otra tortuosa audición—. Veo que no tuviste problemas para encontrar el lugar.

La respuesta fue amortiguada, pero Nam sonreía, y cuando me miró, pude ver el mensaje en sus ojos, alto y claro... compórtate.

Namjoon debería haberlo sabido mejor. Habíamos sido amigos durante casi treinta años, y algo que él sabía muy bien de mí era que cuando jugaba, no era bueno.

📷

TaeHyung

¿Realmente estoy haciendo esto? pensé mientras entraba por las puertas delanteras de BH Sound Studio. Me había estado pellizcando desde que recibí la llamada del propio Kim Namjoon, diciéndome que había visto mi cinta de la audición, y ¿si podría reunirme cara a cara con él y el resto de Abyss?

¿Conocer a una de las bandas de rock más grandes del mundo? ¿En una audición como su cantante principal? Era surrealista.

Pero cuando consulté a la recepcionista y ella señaló el pasillo al estudio, la emoción inicial que sentí cuando recibí la llamada comenzó a transformarse en ansiedad.

¿En qué demonios estaba pensando cuando envié ese video?

Pero alguien tenía que cubrir el lugar de Jeon Jungkook. ¿Por qué no yo?

Mis pasos se tambalearon, y casi dejé caer la funda de mi guitarra cuando doblé la esquina y miré el largo pasillo. Las paredes estaban forradas con lo que parecía terciopelo negro, lámparas brillaban cada pocos metros, y al final del pasillo, estaban los chicos de Abyss. Una banda a la que había escuchado durante una década, a lo largo de toda mi vida.

Pero no podía moverme. Si me diera la vuelta y corriera ahora, no tendrían la oportunidad de rechazarme, entonces podría vivir el resto de mi vida sin la angustia aplastante que ese desaire me traería.

O... podría encontrar mis pelotas, entrar en esa maldita habitación, y mostrarles exactamente por qué era el hombre perfecto para el trabajo. La vida se trataba de riesgos, ¿verdad? Si no lo intentaba, no fallaría, pero tampoco llegaría a ningún lado, y no me gustaría tocar covers en clubs casi vacíos por el resto de mi vida. No cuando sabía de lo que era capaz.

Más decidido, di un paso adelante justo cuando se abría la puerta del estudio y Kim Namjoon aparecía en la entrada, gritando por cuatro whiskeys. Cuando me vio, sus ojos se iluminaron y me hizo señas para que me acercara.

—Hola —dijo, sonriéndome, y casi miré detrás de mí para asegurarme que no había nadie más—. Veo que no tuviste problemas para encontrar el lugar.

Me obligué a seguir avanzando mientras asentía.

—Sí, hola.

Namjoon miró por encima de su hombro, volvió al estudio y luego me miró de nuevo cuando me detuve frente a él. De pie era levemente más alto que yo, con una mata de pelo rubio oscuro que era más largo en la parte superior y peinado hacia atrás. Era tan irreal verlo ahí parado con vaqueros normales y una sudadera con capucha en lugar de la personalidad de rock que usaba en el escenario.

—Soy Namjoon —dijo, extendiendo la mano como si nadie en el mundo supiera quién era.

—Taehyung —Cambié la guitarra a mi otra mano y le di un apretón de manos firme.

—Ven a conocer a los chicos.

Me llevó adentro, e inmediatamente mis sentidos se sintieron abrumados.

—Hola, hola —dijo una voz detrás de mí, y con su mano sobre mi hombro, Namjoon nos dio la vuelta hasta donde Jung Hoseok (Hope), el teclista de Abyss, entraba. Vestido con una camisa negra y pantalones rasgados. Hope era el encantador integrador de la banda, lo cual era evidente cuando se puso delante de nosotros.

—Llegas tarde —dijo Namjoon.

Hope lo ignoró y me dio una sonrisa.

—Tú debes ser Taehyung.

—Y tú eres Hope —le dije.

—No me perdí el espectáculo, ¿verdad?

—No, acaba de llegar —dijo Namjoon, echándole una mirada que me hizo pensar que la llegada tardía de Hope no era inusual.

—Entonces no llego tarde —Hope le guiñó un ojo y luego se dirigió a donde los otros dos miembros de Abyss estaban tendidos en los sofás de terciopelo frente a una fila de ventanas.

Mierda. Están justo ahí.

Cuando Namjoon me llevó al frente y al centro, asintió hacia el hombre cubierto de cuello a pie con coloridos tatuajes.

—Taehyung, te presento a Yoon.

Con una mirada penetrante, el baterista de Abyss podía parecer intimidante, pero no era el chico malo de la banda. No, ese honor era para el hombre del sofá de enfrente.

—Y este es Jin —dijo Namjoon, y mientras miraba al guitarrista principal, mi primer pensamiento fue que el tipo no parecía muy contento de verme.

Con un tobillo sobre su rodilla, y acariciando casualmente su labio con su dedo índice, su lenguaje corporal podía parecer relajado, pero sus ojos oscuros decían algo completamente diferente. Estaban entrecerrados, evaluadores, y aunque no supiera de mis años de seguir a la banda que él era el crítico más duro del grupo, aún así habría sido cauteloso basado en esa mirada.

Mi corazón empezó a latir un poco más fuerte, y recé para que no pudieran oírlo.

—Chicos, este es Taehyung. El video que me envió anoche es... muy bueno —Namjoon volvió a mirarme y me dijo—: Muéstranos lo que tienes.

—De acuerdo —dije, pero mi voz salió áspera.

La puerta del estudio se abrió de nuevo, y una mujer entró con una bandeja de cuatro vasos medio llenos de líquido ámbar. Ella le pasó uno a cada uno de los miembros de la banda, y cuando Namjoon tomó el suyo, me lo ofreció.

—¿Un poco de coraje líquido? —preguntó.

No era de los que beben a primera hora de la mañana, pero no estaba seguro de poder pasar esta audición sin él, así que tomé el vaso con gratitud y me lo tragué de una sola vez. Fue una quemadura suave al caer, nada como las cosas baratas a las que estaba acostumbrado.

Con cuatro pares de ojos sobre mí, me incliné para desenganchar la funda de mi guitarra, lo que logré hacer en el primer intento... increíble, considerando que mis manos estaban temblando.

Sólo respira. No pienses en los dioses del rock sentados a unos metros de distancia. Son sólo otro grupo de gente común escuchando en el club.

Sujeté la correa de mi guitarra y afiné. Cuando estaba listo, me pasé los dedos por el pelo, respiré profundamente y me enfrenté a los cuatro hombres que sostenían mi destino en las palmas de sus manos.

—¿Quieren que toque algo en particular? —le pregunté.

Namjoon agitó la cabeza.

—Lo que quieras.

—Correcto. —Afiné las cuerdas tranquilamente mientras debatía si debía intentarlo con uno de los mayores éxitos de Abyss, y después de unos segundos de deliberación, pensé, A la mierda, hazlo a lo grande o vete a casa y empecé a tocar las notas iniciales de 'Fake Love'.

Cerré los ojos, tarareando junto con la introducción, y luego... comencé a cantar.

📷
📷


24 Décembre 2022 17:46 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
13
Lire le chapitre suivant Capítulo 2

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 63 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!