El diseño del corazón Suivre l’histoire

Angel Rizo Angel Rizo

Erick un hombre traicionado por las personas que más quiso, su dolor no sanó sólo lo oculto, construyo murallas alrededor de su corazón, ocultando la única entrada, el joven arquitecto decidirá en deshacer de su muralla y arriesgarse a volver amar o mantenerla así, siguiendo con la única forma que consideraba que está a salvo, pero ella hará estremecer los fuertes cimientos y hasta desbloquear la entrada.


Romance Tout public.

#dolor #duelo #traición #amistad #amor #fiction #romance
0
9.1k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les samedis
temps de lecture
AA Partager

Me alejo

Un cliché, El amor me asusta, una historia predecible es lo que quiero, una chica que me diga "te voy a amar para siempre", quiero vivir todo lo más cursi que me pudiera imaginar, eso sería bastante, pero sin sorpresas ya previsto para evitar el dolor, pero al ser imposible mejor me...


 --No te duermas Erick-- me lo dice al moverme un poco, lo conveniente para sacarme de trance.


--Solo estaba pensando-- un suspiro sale de mí.


--¿En qué? Dime, aún tenemos que estar aquí hasta terminar-- balancea su cuerpo en la silla giratoria.


--No es nada, Isabel, ya es noche-- lo digo mientras froto mis ojos, por el sueño.


-- Es verdad, te pones muy sentimental después de las doces-- lo dice en tono burlo-- mi pequeño romántico.


Mi mirada estaba fija en ella con las cejas levantadas esperando que acabara de reírse.


--Recuérdame que no te digo nada, no tomas nada en serio, mejor me lo aguardo, ya que así evito esto-- mi enojo también me lo aguardo así que no digo nada y lo único que hago es mover mi cabeza de izquierda a derecha.


Ella se para, rodea la mesa entre nosotros, se pone detrás de mí, me abraza poniendo su mejilla junto a la mía, antes de que pudiera moverme para que ella se aleje de mí, ella se separa dándome un beso en mi mejilla, lo cual el color rojo pigmento mi rostro enseguida, mi agitada respiración es evidente y finalmente una sonrisa se pinta en mi rostro.


Espero que no se dé cuenta, volteo hacia atrás, pude ver como caminaba, paso tan sexy que no dejo de verla, mi cuerpo se paralizó al igual que mi sonrisa lo único que podía hacer era parpadear, ella siente mi mirada haciendo que voltee con una sonrisa, sus ojos me miran y yo no dejo de verla.


Con una sonrisa en ella se voltea para preparar un poco de café, casi lo compro para ella cuando trabajamos en mi casa ya que a mí no me gusta, prepara su café tan fuerte con fue posible, lo sé por el aroma, comenzó a penetrar mi nariz y claro porque no dejo de verla.


Respiro profundo al darme cuenta de las idioteces que estaba haciendo, lo cual hace que me libere de la hipnosis de sus encantos, me volteo a los planos que estábamos trabajando, pero sólo los miro sin ningún pensamiento, cuando oigo su paso casi junto a mí, así que me levanto y rodeo la mesa dejándola justo donde estaba sentado, sin mirarla empiezo a concentrarme en los planos.


--Ella me agrada, no quiero enamorarme, eso no sirve de nada, disfruto de su compañía aunque no tiene un filtro, ya que las palabras que piensa son las que dice, pero aun así me...- me lo digo a mi mismo mirando fijamente los planos.


-- ¿Qué es lo que nos falta?-- me pregunta, lo que me saca de mis pensamientos.


--Aaahh... sólo falta diseñar ésta parte del jardín donde ira el estanque-- disimulo mi ausencia según yo.


--Pero ya tengo sueño-- no deja de beber su gran taza de café.


--Lo sé yo también, pero quisimos ser arquitectos-- lo digo volviendo los planos.


Ella empieza a reír, y se sienta estira su mano alcanzando su libreta que estaba junto a mi mano, lo cual roza lentamente mi mano izquierda con el peluche de la pasta, lo que hace que me siente algo incómodo, por eso retiro mi mano frotando mi otro brazo para disimular, ella lo percibe haciendo un movimiento rápido para acercar su libreta hacia ella, en cuanto la abre comienza ella a realizar garabatos arqueando una de sus cejas, lo cual noto cuando miro rápidamente hacia ella.


--Bueno...-- tomo mi libreta y busco las notas de las especificaciones del cliente-- mmm... Gustavo nos pidió que el estanque fuera anormal no el típico serpenteo o la forma de dona.


--"Si claro, todo el jardín lo quiere tradicional y simétrico, pero con mucha expresión"-- casi no lo puede decir por estar riéndose-- no debo ser la única que piense que está loco-- lo dice alargando la longitud de su sonrisa al veme que me alegro su comentario.


--Juntamos figuras haber que sale o mejor un cuadrado con las orillas circulares y unimos los canales rectos que teníamos planeados para las cascadas por todo el jardín, un puente para cruzar en las uniones de algunos canales y una plataforma techada en el centro, qué opinas-- no despego la mirada de la libreta al estar haciendo la forma del estanque en mi libreta.


Miro hacia al frente al no escuchar ninguna palabra de ella, sonrió lo más que puedo por el puchero que veo en su cara.


--Ya quiero irme a dormí-- lo dice conservando el puchero, pero queriendo reír.


--Tienes razón-- comienzo a bostezar rápido, cubro mi boca-- ya te llevo a tu casa.


--Y si mejor me invitas a dormir aquí yo ya me quiero dormir-- lo dice haciendo otra vez el puchero, con esos gestos me controla.


--Yo creo que deberías irte-- se lo digo, quiero que se quede, pero no quiero arruinarlo, lo quemas tarde se conviertan en escenas incomodas.


-- ¡Dame un señal para convencer a este hombre de que me quede!-- lo dice levantando las manos, las baja y se hecha a reír.


--Estas loca lo sabes verdad-- no dejo de mirarla cuando se lo digo-- pero por eso es que aún yo te hablo-- término la oración con una risa.


Ella con una sonrisa comienza a acercarse para tomar mis manos, sus manos están tan suaves y pequeñas, que las aprieto un poco, ella comienza a bailar, claro mi cuerpo no se mueve más que las manos que ella mueve de un lado a otro, pero no dejo de reír, a veces ella me hace dudar de mí mismo, lo cual comienzo a moverme tomo su cintura y la elevo girando al bajarla mis ojos y los de ella se unen cuando el cielo retumba haciendo que ella se estremezca y grite provocando que ella me abrace las más fuerte que puedo, lo cual me dolió un poco, pero la abrazo para tranquilizarla.


--Estas bien-- se lo digo al separarla de mí-- no te pasara nada-- se lo digo al tomar sus manos.


--Ya lo sé-- lo dice mirándome a los ojos-- es la señal-- lo dice con la voz más grave que le pudo salir y poco a poco se fue riendo.


--Está bien la señal, es la señal-- lo digo riéndome juntando su manos para soltarlas-- ya sabes dónde está el cuarto, tu cuarto, en el closet está un cambio de ropa tuyo y si quieres ducharte ya arregle la regadera de ese cuarto.


--Si ya sé, creo que paso más tiempo aquí que en mi propia casa-- lo dice riéndose y se va al cuarto y lo cierra.


--Duerme bien-- lo digo en voz baja un poco desconcertado.


Subo las escaleras, llegue a mi cuarto, abrí mi closet tomando mi chort y mi camisa blanca, me dirijo al baño para cambiarme y cepillarme los dientes. Al terminar entro a la cama, la colcha, la almohada y la sabana están heladas como me gustan, me acomodo con mi forma de dormir me pongo de lado izquierdo de la cama poniendo mi mano derecha bajo la almohada y la otra por fuera, la cual termina colgando, cierro mis ojos y pongo mi mente en blanco.


Cuando empiezo a quedarme dormido, siento al otro extremo de la cama como se sumía me quede inmóvil abro los ojos teniendo la mirada fija hacia el extremo de la habitación, apenas distinguía cosa por la oscuridad, pensaba para tratar de saber que pasaba, lo admito creí que era un fantasma, pero no, empecé a sentir una mano que pasaba por mi estómago y su cuerpo se acercaba al mío, sentí sus labios que iban subiendo de mi hombro a mi cuello, provocándome me cierre los ojos y que respire profundo varias veces, mi corazón se empieza a acelerar, bajo mi mano para tomas la suya, la aprieto levemente, ella separa su dedos para que yo meta los míos entre los suyos, entrelazándolos, empiezo a sentir un nudo en mi estómago y mi respiración empieza a ser cortante.


--Basta no sigas-- se lo digo con una voz melancólica, pero no soltando su mano.

10 Janvier 2018 06:42:28 0 Rapport Incorporer 1
Lire le chapitre suivant No me resisto

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Histoires en lien