Histoire courte
1
38 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

La Máscara de Diablo II

El laboratorio está a un lado de la plantación, es en donde se procesa y se empaca la droga, y donde trabaja la gente mas mala. El lugar es sórdido y sofisticado al mismo tiempo. El equipo del laboratorio es de primera. La gente no tanto. Aquí no solo se trabaja, aquí se vive y también se cocinan los planes para el futuro.

De día Rolando trabaja en el puerto pero de noche trabaja en el laboratorio. Todo el equipo lleva una vida llena de rutinas, reglas y rituales que los hace actuar con mucha familiaridad y confianza. Unos 15 hombres de diferentes procedencias que se comportan como si se conocieran toda la vida, como si fueran hermanos de sangre.

Pero hoy la producción está detenida. Están preparando el Altar. Dimitri ha confirmado que Shirley va a venir por su propia voluntad, como es necesario para el ritual. Rolando, a quien le toca reclutar a Yorleni está inquieto, no habló con ella, no va a venir, al menos eso es lo que espera…

Para La India han tenido que coordinar algo más complicado. En este momento un carro igual al suyo la sigue. Llueve y el camino en la montaña es curvo. Será fácil suplantarla y secuestrarla, pero tomará más tiempo.

Cuando oye el informe del estado el Jefe del Cartel se relame los labios saborenádose a Shirley, luego pregunta por Faulk.

Se lo presentan en una Jaula con ruedas tipo circo, la jala uno de los “hermanos”. Ya todos llevan puestas sus túnicas de yute, les gusta sentir el tacto áspero contra la piel desnuda. Faulk está dormido en el piso de su jaula, lleva puesta la misma túnica que ellos.

Cuando se hace de noche apagan todo y caminan a oscuras hacia el altar que han preparado en la selva, hace calor, lleve un poco, es como vivir bajo el agua.

El altar es una cúpula hecha de ramas y troncos secos, es grande y alta. En el centro hay una piedra de río plana de unos dos metros de diámetro. Alrededor del altar están de pie 7 asistentes, 4 hombres y 3 mujeres, todos muy jóvenes y desnudos, muy delgados y pálidos, como si tuvieran frío en este calor; cada uno lleva en su mano algo diferente. El altar es como una cama dura y brillante. Sobre ella yace Shirley desnuda, está acostada sobre su espalda con los brazos al lado del cuerpo y las piernas estiradas y juntas. Parece que está dormida. Al acercarse los monjes comienzan a hacer un ruido como un murmullo y encienden sus velas. Manuel, el líder, le cede la antorcha a su segundo y camina hacia el altar, se para frente a la cama, se desata su túnica y la abre. Su verga dura y roja sobresale, es gruesa y poco torcida a la derecha. Se le hace la boca agua de ver lo que tiene frente a él. El murmullo de los otros monjes se hace más fuerte.

Dimitri, que también está completamente desnudo, sin túnica, al lado del altar; le indica al primero de los jóvenes que se acerque. El muchacho que se nota que es local es alto y delgado, con suerte debe de llegar a los 16 años, así le gustan a Manuel, tiene una verga larga y delgada un poco desproporcionada y se nota que se avergüenza de su erección. Le da la pequeña copa de jade que lleva en la mano a Manuel. Manuel la toma y vierte su contenido, ron oscuro, sobre el torso de Shirley, empezando entre sus tetas y bajando hasta su pubis. El pecho de Shirley se expande y se contrae en un suspiro al sentir el líquido frío, pero sigue sin moverse. Dimitri se acerca y lame el ron del cuerpo de Shirley.

Manuel se acerca a la joven número dos. Reconoce a la chica, es una de las voluntarias del centro de investigación de yoga, está en segundo año de la universidad. Esta lleva en las manos una máscara de diablo, que de alguna forma recuerda la erección del chico anterior. Tiene cuernos de venado y una nariz larga y en la barbilla una verga de hule. Antes de tomarlo Manuel se arrodilla frente a la joven, le abre la piernas empujando con las manos y luego le sube la piel jalándola del estómago para descubrirle el clítoris y lamérselo. La joven se estremece pero mantiene la compostura. Dimitri de lejos se siente orgulloso de sus reclutas.

Manuel se pone la máscara ceremoniosamente luego se arrodilla frente a Shirley, busca con su dedo índice el clítoris de Shirley, lo encuentra con facilidad, se alegra de darse cuenta de que Shirley está completamente excitada y empieza a estimularla con movimientos circulares. “Buena niña” le dice, y se detiene.

*****

El ritual continuará en el siguiente episodio.

9 Novembre 2022 00:00:23 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~