susanarivero Susana Rivero

Primer borrador de un relato que forma parte de una antología publicada a través de redes sociales y plataformas literarias. Muy pronto en venta en un compendio de relatos y microrrelatos, a través de distintas plataformas.


Science fiction Futuriste Interdit aux moins de 18 ans.

#usa #denuncia #criticasocial #venezuela #historiacorta #cienciaficcion #comedia #ciencia #aliens #relato #horror
Histoire courte
13
4.1mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

El Cuento Infinito: Un Relato en Carne y Huesos.

Érase una vez un día como cualquier otro en las calles de San Francisco, pero no el que estás pensando, esta es la ciudad de un pequeño país latinoamericano. El cual había sido abatido desde hace algunas décadas por la pereza y la vida nocturna. Hasta aquella fría mañana, sobre el puente que unía a las ciudades de Maracaibo y Valera. Una enorme nave de luces parpadeantes sacudió los vientos mientras descendía con sutileza hasta llegar a la tierra, desfilando sobre algunas cabezas calvas y otras huecas; también sacudió el agua aquel lago, las faldas de algunas mujeres voluptuosas y, provocó que aquellas arepas terminasen sobre el suelo.

—¡Mamá, mira esa cosa! —dijo un niño, al correr despavorido hacia sus brazos, poco después de ver a unas enormes criaturas salir.

—Se equivocaron de lugar. Estados Unidos, se encuentra un poco más adelante —les explicó un hombre, algo joven y desaliñado, al recordar todas las películas de ciencia ficción hechas por aquel país—. Así que, pueden ir para allá y llegar revueltos por el triunfo sobre ellos.

Las bestias interestelares guardaron silencio mientras intercambiaban mirabas entre ellos; buscando entender lo que el muchacho les hablaba. Aquellos seres silenciosos podrían sostener un inocente gesto sobresaliente ante su horrible aspecto —de osos apestosos y despeinados— cruzados con el hombre; eso eran las bestias: mitad osos, mitad hombres y tal vez, también mitad cerdos. No era una grata combinación pero aquellos ciudadanos de ese pequeño país de América Latina no parecían tenerles miedo a las criaturas. En parte, esto se debía a ese silencio amistoso que aun conservaban y también, el carácter de estos gentiles jugaba un papel fundamental ante cualquier inminente catástrofe. Ya habían padecido tantas cosas horribles; así que unos alienígenas no les causaban mayor temor. Incluso una pequeña niña de rizos negros, tuvo la valentía de acercárseles; solo para darles una flor que yacía entre sus extraños pies desnudos de las bestias.

—Señor, ellos no tienen miedo —dijo uno de los extraterrestres con asombro—. ¿Qué haremos ahora?

—¿Dónde nos encontramos? ¿Estamos en México?

Los ciudadanos pudieron escuchar con atención, aquello que el alienígena pensaba que les había susurrado a sus compañeros.

—¿Acabas de decir que están en México?

—Parecen mexicanos —dijo, burlándose de él.

—No sé cómo funcionen las cosas en tu planeta, pero en la tierra no aceptamos ofensas y, pensar que todos somos iguales; es un insulto muy grave.

—¿Cómo puede ser eso una ofensa? —explicó, con una enorme sonrisa—. Mi querido humano, todos somos iguales, a pesar de que somos diferentes pero es eso lo que nos hacen ser criaturas dignas de este universo. ¿Cómo podrías sentirte insultado por ser considerado igual a tu hermano de otra nacionalidad?

Todos quedaron en silencio ante el discurso de la bestia mitad hombre y, que al igual que en el cine: llegó con su tripulación desde las estrellas más lejanas de todo el universo «en son de paz».

—Gente de todas las edades. Damas y caballeros; niños y niñas. No se asusten por nuestra presencia. Hemos venido en paz. Durante siglos hemos estado ocultos detrás de la luz de las enormes estrellas que rodean nuestro sistema. Bajo la mirada fulminante de nuestros padres: Saturno, Júpiter, Plutón, Marte; pero también, bajo la penumbra del sol y de la luna. En nuestra pequeña nave, hemos recorrido cientos ­. ¡No! Miles o tal vez, millones de mundos que se encuentran ocultos; por aquí y por allá. En cualquier lugar, en todas las partes de todas las partes.

Los seres galácticos además de poder hablar nuestro idioma también lo hacían con majestuosidad. La voz de un joven adulto con tanta sabiduría era la que entonaba aquel panfleto ideológico que de ser humano; seguramente, hubiera sido un político en la tierra. Aquel repugnante aspecto y maloliente de oso remojado en cloro con pescado; era opacado ante la presencia de un narcisista en potencia que disfrutaba escuchar el encanto de su voz para hipnotizar con la belleza que emanaba. El líder hablaba de paz; como solo un budista lo haría, mientras que sus secuaces en el fondo no pudieron contener las risas por mucho tiempo.

Eran cuatro seres de otro planeta; enormes y muy parecidos a los osos, jorobados, con los ojos saltones y cristalinos, narices de trompeta, piel escamosa pero cubierta por un extraño pelaje marrón amarillento; con enormes dientes, filosas y muy largas garras y con pies gigantescos. Pero aquellos gentiles solo érase otro día más sucumbido por la campaña de un político cualquiera en América Latina.

—¿Paz? Yo no les creo nada —interrumpió molesto en medio de la multitud, un anciano harapiento vestido de militar—. ¿Por qué habría de creer en su paz? Son seres extraterrestres. Dueños del universo y, seres superiores a nosotros: que solo simples mortales de carne y huesos. Hablas como político, mi amigo alienígena. Quieres vendernos las estrellas pero ambos sabemos que no es verdad y que solo quieres vernos las caras de idiotas.

—Señor, me apena escuchar eso. Me lastima, al creer que hemos venido para hacerles algún daño. Usted, es todo un buen caballo viejo de este suelo llano. Atesoro la chispa que alberga en su corazón para defender su árida tierra pero se los aseguro: hemos llegado en paz. Durante nuestros días inmortales, los hemos tenido al acecho y solo con la esperanza de que este día finalmente llegara. El día en el que les podemos traer nuestro obsequio.

—¿Vinieron desde tan lejos solo para darnos un regalo?

El anciano estupefacto, había quedado prendado por los brillantes ojos del monstruo. Las bestias tuvieron a su merced al pueblo del ancho lago.

—Contemplen su tesoro. —dijo, al momento de levantar una reluciente moneda bañada en oro—. Podrá parecer algo común, seguramente piensan que eso lo tienen en el planeta. ¡Pero, no es así! Este es el pequeño medallón de la paz, también conocido por nuestros muy antiguos ancestros como «La Moneda de La Felicidad», llamada de tal manera por unos textos antiguos del año dos mil veintidós; provenientes de su planeta. La leyenda que nos contaban en nuestro planeta decía que en las manos del humano correcto; todo el Planeta Tierra, habrá mejorado para siempre.

—¡No puede existir tal cosa! Estas mintiendo.

Gritaron iracundos, al momento que se armaban con sus picos, palas, rastrillos, escobas, rocas; bates y chatarras que era común encontrarse por las calles que nunca terminaron de asfaltar.

—La felicidad es el amor. —les dijo, para explicar aún más fuerte al momento de colocarles el medallón de oro en frente de sus ojos—. Y el amor, yace en todas partes. Esa es la felicidad y eso es lo que es esta moneda. ¿Podrían soportar el peso de la felicidad? Bajen sus armas, hombres de bien y formen una fila, irán sintiendo la felicidad y, solo aquel que la soporte tendrá nuestra verdadera ofrenda de paz.

Aquellos ciudadanos temerosos aún bajo el poder de las bestias no dudaron en ningún momento para obedecerlo. El oso mitad hombre fue dejando en sus manos aquella brillante joya dorada para poco después verlos partir hechos espumas hasta desaparecer por completo sin dejar huellas.

—Humanos, ustedes no quieren la felicidad. En sus corazones se encuentran otros deseos. Albergan la oscuridad que los consume al tocarla. Tienen el corazón de adorno, aun siendo los favoritos de los ancestros; se han vuelto simples cajas sin nada dentro.

—Solo son excusas —dijo aquel chico que los había confrontado con anterioridad—, están aquí solo para acabar con nosotros. La moneda de la felicidad no existe y solo querían acabar con la tierra.

—Tú pareces ser un buen chico. Toma la moneda.

Esta vez no pudo controlar su enojo, la había deslizado entre sus cejas, rodeando sus coloradas mejillas hasta hacerla patinar por la curva de su nariz y dejársela ante sus ojos caídos por la angustia.

—Dime tu nombre, bestia.

Dijo el joven volviendo la vista hacia el ser intergaláctico.

—Mi nombre es impronunciable para la lengua humana, pero puedes decirme: Dios o Líder Supremo —respondió sonriendo hasta tener sus ojos saltones de un intenso color rojo. El chico solo pudo conservar la calma en completo silencio.

—¿Por qué siempre nos venden cosas usando el amor? —inquirió, al momento de jadear con ira sobre la bestia mitad hombre—. No sirve de nada hablar o escribir sobre el amor sin amar. La desértica tierra de la que provengo ha nacido de la creencia del amor, pero no por creer en el amor sino por creer en quienes lo usan a su favor y hacernos daño después. Suenas igual a nuestros otros líderes supremos, señor oso.

—¿Sabes lo que es el amor?

—Es la felicidad ¿No es así?

—Sí. Lo es, es la felicidad. —dijo la bestia tomando la mano del chico para descansar el medallón sobre su palma—. Tenla. Siente la felicidad, ya debes conocerla así que no tienes por qué tener miedo. Necesitas despertar, muchacho. Cuéntame un poco de ti.

—Nací aquí y...

—Mientes. No lo recuerdas; trata de recordarlo.

—Creo que deje una olla con frijoles en la cocina, debí apagarla antes de salir con prisa en búsqueda de mi madre; estaba enferma y no podía volver a casa. Tenía que cuidarla. Los frijoles no eran importantes, no tanto como mi madre pero...

—¿Pero? ¿No lo recuerdas? —dijo interrumpiendo el silencio del joven hombre que trataba de poner en orden sus pensamientos—. ¿Tu mamá, se encuentra bien?

—Mi mamá esta perfecta. Goza de muchísima salud. Esta sana y me espera en nuestro hogar; aguarda por mí con un tazón de frijoles negros y queso para almorzar pero ustedes llegaron a robarnos nuestra paz. ¡Lárguense! ¡Váyanse de aquí! ¡Mamá! ¿Mamá, dónde estás? ¡Vuelve, ellos regresarán a su planeta!

—Felipe...

—¿Sabes mi nombre?

—Toma la moneda y vuelve con nosotros. Tu ciudad; San Francisco. Ya no existe.

—¡Eso es culpa de ustedes, bestias!

—No, no es así. Felipe, la tierra que recuerdas es solo un pueblo abandonado que fue abatido por el yugo de la soledad y, todo sucedió por el éxodo masivo que hubo en tu país. No quieres recordarlo, porque te quedaste solo; en un país que nadie quiere recordar y mucho menos restaurar. Vuelve con nosotros, Felipe. Toma la moneda y despierta, o sube a la nave y refúgiate una vez más pero decídete ahora mismo.

—¿Cómo sabes todo eso? ¿Cuál nave? ¿Y por qué ahora visten de blanco tus colegas extraterrestres?

—Solo lo sé —le dijo al momento de sonreírle—. Porque no somos eso, y ellos son los enfermeros que se han encargado de cuidar de ti desde tu llegada...

—¿Desde que llegue? ¿De dónde? ¿Dónde estoy? ¿Qué es este lugar? ¿Quiénes son ustedes, bestias?

—Felipe, tranquilo. —continuó repitiendo su nombre, al momento de suspirar para después sentar el joven en una silla que le habían dejado hace un par de horas—. Has vuelto a decaer. Estás en el hospital psiquiátrico pero no es de tu ciudad, ni siquiera es de tu país. Ese país ya no existe, al igual que la ciudad de San Francisco. La soledad acabó contigo después de la perdida de tu madre. Hace algunos años atrás; te encontraron unos soldados bajo los escombros de unos pedazos de chatarras oxidadas. Los médicos lograron reanimarte pero tu mente no corrió con la misma suerte y desde entonces vives aquí.

—¿Es esto algún truco de la moneda de la felicidad?

Dijo sollozando sobre la vestimenta del médico, que se mantuvo sereno e indiferente ante la repentina pasión por la vida que aún se encontraba dentro de Felipe.

—Mi querido Felipe, no es ningún truco y esa moneda de la que tanto hablas, lamentablemente, debo decirte que tampoco existe —continuó sonriente, al tiempo que se acercaba más a él—. Tienes un hermoso cerebro, Felipe. Es toda una belleza; es tan grande e imaginativo. Es una pena que hayas nacido en el lugar equivocado. Pudiste ser un gran cineasta o tal vez, un gran escritor. Ya es hora de dormir, Felipe. Buenas noches.

—¿Qué piensan hacerme? ¡No! ¡Suéltenme, bestias! ¡No!

Felipe fue acorralado por los enfermeros que lo ataron sus piernas y brazos. El chico gritaba de agonía mientras lloraba del miedo.

—Mi querido Felipe, es hora de descansar —insistió, al tiempo que le dibujaba en su frente unas grandes y gruesas líneas negras—. No temas, no te va a doler. El médico rio, un poco antes de pasar el bisturí por encima de las líneas. Felipe se retorció de dolor dejando escapar sus últimos alaridos.

Y el joven despertó. Despertó, en aquel día soleado a mitad de un terreno baldío sin poder recordar nada, para luego voltear y encontrarse con un grupo de personas vestidas de rojo que ovacionaban con alegría el político que hace poco habían elegido.

22 Octobre 2022 16:41:13 6 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
8
La fin

A propos de l’auteur

Susana Rivero «El artista es el creador de cosas bellas. Revelar el arte y ocultar al artista es la finalidad del arte». - Oscar Wilde. Mi primera novela "COMA", se encuentra disponible en librerías Gonvill y Gandhi en México. Escribo literatura experimental e híbrida. Me encanta el surrealismo y la metaficción.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~