ivanescurra Ivan Escurra

Ember se encuentra con un libro que promete cumplir todos sus deseos. Para recibir la recompensa, tendrá que leer 9 relatos malditos que se desarrollan en una noche de Halloween. ¿Podrá llegar hasta el final de la historia o morirá en el intento? #9HistoriasDeHalloween


#24 Dan Horreur #3 Dan Horreur Adolescente Tout public.

#9historiasdehalloween
73
13.3mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

La artista macabra

Una vez más volvía a convertirme en la escoria que dejaban a un lado. La bruja de Filadelfia había resurgido de las cenizas. Al menos eso es lo que la mayoría piensa de mí. Por supuesto, tengo un concepto muy diferente de mi persona, pero a nadie parece importarle.

Se suponía que este sería por fin el año en que dejaba atrás a esos idiotas que me habían hecho la vida imposible en secundaria. Pues no, gracias a internet aquellos gusanos sin vida se la habían arreglado para seguir atormentándome desde la distancia. Echarme de la ciudad no había sido suficiente para ellos, estaban determinados a arruinarme la vida.

Antes de que todo se volviera patas para arriba, tenía una vida relativamente normal. Asistía a la única escuela de la ciudad y contaba con un pequeño grupo de amigos. Aunque a decir verdad, eran un poco aburridos. Pero pasaba por alto sus defectos a cambio de un poco de compañía. Además, mi casa no era el lugar más alegre en aquella época, por lo que me refugiaba en mi estudio de pintura cada vez que las cosas se ponían mal.

Con estudio me refiero a un antiguo depósito abandonado que estaba dentro de nuestra propiedad. El día en que nos mudamos a Filadelfia, mi atención se desvió a la pequeña construcción que se encontraba en el fondo de la casa. Parecía salida de las películas de terror que tanto disfrutaba. Con la ayuda de mi papá, sacamos toda la basura y con el tiempo se convirtió en mi lugar favorito.

En aquel tiempo, mi papá servía como militar a unos kilómetros de distancia, lo que significaba que en la casa éramos solo mamá y yo durante la mayor parte del tiempo. Ella se encontraba muy inestable emocionalmente, por lo que tenía que valerme por mi misma casi todos los días. Cuando sentía un ambiente demasiado pesado en la casa, corría al depósito para pintar hasta muy entrada la noche. Mis obras eran un reflejo de todos los sentimientos abrumadores que vivía como una adolescente atrapada en medio de la nada, por lo que resultaban un tanto… perturbadores.

Como yo era la autora de tales pinturas, entendía el significado de cada una de ellas. Pero mirando atrás, admito que mi trabajo podría haber sido malinterpretado por cualquier persona fuera de mi entorno. Eso es exactamente lo que pasó cuando mis compañeros de clase fueron a mi casa. Hasta el día de hoy, no entiendo cómo se enteraron de la existencia de mis pinturas, pero se pasaron todo el día insistiendo en ir al estudio. No se los permití, pues lo que se ocultaba ahí podría ser considerado como un diario íntimo. Mi rechazo solo alimentó más su curiosidad, lo que más adelante desencadenó una avalancha de ataques que no cesaron hasta el día de hoy.

Esa noche alguien había irrumpido en mi depósito, destruyendo todo lo que había construido a lo largo de varios meses. También se robaron algunas de mis pinturas. Sospechaba que se trataba de mis compañeros, pero recién confirmé mis dudas al día siguiente cuando entré al salón de clases. Todos me miraban con recelo, como si fuera un criminal o algo peor. Un grupo rodeaba una mesa en dónde estaban expuestas algunas de mis pinturas robadas.

La rabia se apoderó de mí y no actué de la mejor manera. Les arranqué mis pinturas de las manos y empujaba a cualquiera que se ponía en mi camino. Eso era justo lo que ellos estaban esperando. Me mandaron a la dirección junto con mis pinturas, exigiendo una explicación. Como era de esperarse, las maestras resultaron ser de mente aún más cerrada que mis compañeros, tildando mi arte de grotesco y satánico. Aunque traté de explicarles quienes habían robado los dibujos y los habían traído a la institución, cerraron sus oídos ante lo que tenía para decir desde el momento en que admití ser autora de tales obras “demoniacas”.

Citaron a mis padres para una reunión, pero como mi madre estaba en cama, ni siquiera me molesté en comentarle lo sucedido. Eso solo la angustiaría más y no quería empeorar las cosas para ella. El único que había visto mis pinturas era mi padre, quien me había hecho prometer mantenerlas ocultas de la vista, pues el contenido de mi arte podría empeorar la salud mental de mamá. Al principio, él también tuvo una reacción un tanto reacia hacia mis pinturas, pero cuando se le expliqué todo decidió dejarme tranquila.

Para que entiendan mejor a lo que me refiero, me parece justo describirles cuál era el motivo para que todos se escandalizaran conmigo. En mis pinturas se ilustraban cadáveres, personas mutiladas, monstruos y todo tipo de criaturas que veía en internet y libros. Como ya lo había dicho, entiendo que podrían resultar macabras para aquellos que no están acostumbrados al horror. Pero eso no significaba que yo era una mala persona o un monstruo como empezaron a catalogarme a partir de ese momento.

Cuando un rumor pasa de boca en boca, siempre empeora y se agranda. Fue así como empezaron a designarme todo tipo de títulos de lo más desagradables. Pero lo que más se repetía era la palabra bruja. Cada vez que escuchabas a la gente hablando de Ember Shipton, se referían hacia mí como la bruja de Filadelfia. Cuando en realidad era tan solo una chica aficionada a lo paranormal con demasiado tiempo libre.

Las cosas se agravaron cuando una mascota del barrio desapareció en la noche de Halloween. Inmediatamente me lo atribuyeron a mí, acusándome de matar al gato para un ritual. Al día siguiente, un grupo de personas arrojaron huevos podridos contra las ventanas de mi casa. En ese momento, supe que tenía que salir del pueblo. Esa gente había estado aislada de la sociedad por demasiado tiempo, por lo que demonizaban a cualquiera que fuera diferente a ellos.

Le suplique a mi papá que nos mudáramos cerca de la base en dónde trabajaba como coronel y con el tiempo, decidió acceder a mis ruegos. Fue así como terminé en la ciudad de Pedro Juan Caballero. Mudarme a un ciudad más grande fue un cambio positivo para mí, había demasiada gente como para que los curiosos fijaran su atención en mí. Con el tiempo, construí de vuelta un grupo de amigos y las cosas iban bien hasta que recibieron mensajes de mis antiguos compañeros.

Mi error había sido mantener mis redes sociales en modo público. Supongo que no soportaron la idea de que me estaba yendo bien en otro lugar, por lo que decidieron arruinar mi reputación. Mi nuevo grupo de amigos se enteró de todo lo que había ocurrido en Filadelfia, pero la información que recibieron estaba totalmente distorsionada de la realidad. Al principio, no se tomaron las acusaciones demasiado en serio, pero los mensajes no dejaban de llegar. Con el tiempo, empezaron a alejarse de mí.

Supongo que no me había dado cuenta de la muralla que se había interpuesto entre nosotros, hasta hoy. Esta noche se celebrará Halloween en casa de una amiga. Ni siquiera me voy a molestar en mencionar el nombre de esa zorra traicionera. En resumidas cuentas, le reclamé por qué no había recibido una invitación a su fiesta como todos los demás. Su excusa fue que los chicos no se sentían cómodos con mi presencia, en especial después de enterarse de las cosas que presuntamente había hecho en el pasado.

Ni siquiera me dieron el beneficio de la duda. Me cerraron la puerta en las narices y me encontré sola en este mundo por segunda vez. Sin embargo, no dejaría que algo así arruine el día que había estado esperando durante todo el año. Salí a las calles en busca de aventura, con la esperanza de encontrar una fiesta en la que pudiera colarme. Llevaba un disfraz de bruja en honor a mi nuevo alias.

Estaba a punto de comer mi algodón de azúcar cuando una anciana se acercó para sentarse a mi lado. La plaza no estaba demasiado concurrida y había asientos de sobra como para que la mujer decidiera sentarse a mi lado.

—Buenas noches, niña. ¿Estás aquí por tu cuenta?

—Buenas noches, señora. Con todo respeto, no creo que eso sea asunto suyo.

—Entiendo, no te molestaré más. Pero antes de irme, quería extenderte una invitación.

La mujer me miraba a la espera de que dijera algo, pero no le respondí. Continuó observándome de forma inquietante y no pude seguir aguantando la incomodidad.

—¿Y bien? ¿De qué se trata?

—Si estás en busca de diversión, ve a esta dirección y pregunta por Paimon. Él concederá todos tus deseos.

La invitación me daba mala espina, pero tomé el trozo de papel que la mujer me extendió y me alejé de ella. Las calles que estaban apuntadas en el papel se encuentran cruzando la frontera, lo que no supondría ningún inconveniente para mí, pues me encuentro a solo dos calles de distancia. Estoy segura que me arrepentiré, pero no puedo con la curiosidad. He decidido asistir a la fiesta y ver de qué se trata. Espero no encontrarme con un grupo de ancianos, porque eso sería muy bizarro. De todos modos, si la cosa se torna extraña, voy a escapar y fingir demencia.

20 Octobre 2022 19:59 11 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
15
Lire le chapitre suivant El libro de los deseos

Commentez quelque chose

Publier!
Marco Campos ⚙ Marco Campos ⚙
Es muy buena tu historia, pero no es categoría de horror.
February 10, 2023, 11:42

  • Ivan Escurra Ivan Escurra
    Gracias por tu comentario. Este es solo un capítulo introductorio, en el resto de los capítulos se desarrolla el horror. February 11, 2023, 15:27
Leo Gutierrez Leo Gutierrez
Me gusto, bastante me identifico escribo sobre terror y hago poesía muy oscura y me gusta las cosas paranormales y demoniacas, y mis compañeros me dicen que soy satánico algo muy fuera de la realidad, soy bastante normal.
February 02, 2023, 19:41

  • Ivan Escurra Ivan Escurra
    También soy gran fan del terror. Pero solo es un pasatiempo más. Gracias por leer! February 02, 2023, 19:51
Sebastián Pulido Sebastián Pulido
A mí también me gusta el arte gótico y las películas de terror. No soy un gran dibujante o pintor, pero todos los cuentos que escribo son de terror. Algunos dicen que debería escribir cuentos más aptos para otras audiencias, pero no me importa. Yo escribo cuentos de terror, no cuentos infantiles. Soy de murciélagos, no de mariposas.
December 06, 2022, 18:18

  • Ivan Escurra Ivan Escurra
    Lo importante es no perder nuestra esencia y hacer lo que nos gusta, solo así nuestro trabajo será auténtico. Siempre habrá publico para todo tipo de arte. ¡Sigue así! December 06, 2022, 18:23
Erendi Demonai Erendi Demonai
Hay, no se por que me sentí identificada con eso de que creen que soy hija del diablo 😂😂😂. Imagínate,me gusta la onda Dark y gótica, pues ya sabrás como me ven.
December 06, 2022, 00:01

  • Ivan Escurra Ivan Escurra
    🤣🤣🤣 también me pasa. December 06, 2022, 00:16
Joan Orozco Santiago Joan Orozco Santiago
La historia me está llamando la atención siguen asi
December 03, 2022, 21:24

~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 11 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!