-mely_km- ✿ 𝕄𝕖𝕝𝕪 𝕂𝕄 ✿

𝐒𝐂 𝟒| Jimin siempre había planeado correr pero no así. Embarazado y huyendo del Alpha supremo, el auto de Jimin se sale de la carretera y se lanza al océano. Mientras se hunde en la oscuridad, con su destino seguro, ve un destello en la distancia y una criatura mítica y legendaria aparece ante él. El rescate está a la mano. Jungkook trató de darle la espalda a ser una sirena, pero así es como es. Luchando con su desconexión del mundo de las sirenas, Jungkook se dirige a Cove y llega justo a tiempo para salvar a un omega embarazado de un automóvil que se hunde. Justo cuando piensa que las cosas no pueden volverse más locas, da a luz al bebé de Jimin en la playa, formando un vínculo que tiene repercusiones duraderas en sus tres vidas. Su corazón no estaba preparado para volver a amar. Jimin esperaba que Cove fuera un lugar de refugio para él y su hijo, pero cuando el peligro lo persigue, recurre a Jungkook, su sirena salvadora. Él y Jungkook se hacen más cercanos mientras se esconden de Magnar, uniéndose a su cachorro y sus almas inquietas. Cuando Magnar vuelve a captar su olor, se ven obligados a dejarlo todo, incluso la cala, atrás. Jungkook nunca pensó que tendría a alguien con quien compartir esto. En el camino una vez más, terminan en la aventura de su vida, buscando la verdad sobre los orígenes de las sirenas, la profundidad de sus propios sentimientos y las respuestas para salvar su futuro. ☯ kookmin ☯ Yaoi/BL/homosexual. ☯ mpreg.


Fanfiction Groupes/Chanteurs Interdit aux moins de 18 ans.

#lobo #alfa #kookmin #mpreg #omega #siren
72
5.0mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

☯. 1

Jimin #1 ↔️ Seokjin
Jungkook #1↔️ Namjoon #1

Jimin no había planeado correr, no así. Y sin embargo ahí estaba, en un auto robado, huyendo de su manada. Se había ido hace tanto tiempo que tenían que saberlo. Y estarían lamentando el día en que alguien le había enseñado a conducir. Agarró el volante con más fuerza, agradecido una vez más de que sus padres hubieran querido que él fuera algo más que un compañero omega. Por supuesto, todo eso quedó en nada cuando Magnar se encariñó con él, y Damien...

Reprimió las lágrimas y enfocó su atención lejos del pasado y de vuelta a la carretera. No había sabido a dónde correr, no al principio, solo que tenía que escapar. Pero durante las últimas semanas había estado gestando un plan en el fondo de su mente. Una vez que se sentó al volante, supo exactamente adónde se dirigía. Condujo hacia el sureste durante horas, una y otra vez, hasta que llegó a la costa. De vuelta en la casa del Alpha Supremo, hubo susurros. Rumores de una manada que había encontrado su libertad lejos del control de Magnar. Y tal vez esos susurros fueran mentiras, tal vez no encontraría nada más que la muerte en la zona prohibida, pero era un riesgo que estaba dispuesto a correr dado lo que le esperaba en casa de Magnar.

Al vislumbrar el océano a su izquierda, aceleró, ansioso por llegar a su destino, cualquier destino, siempre que eso significara que podía escapar de los confines del automóvil. Su estómago se retorció, el dolor lo suficientemente agudo como para hacerlo jadear.

—Espera, pequeño —murmuró, presionando una mano contra su barriga—. Casi estamos allí.

O eso esperaba. Le había llevado semanas echar un vistazo al mapa en la oficina de Magnar. Solo había tenido unos segundos para buscar, memorizando no solo la ubicación aproximada, sino también el nombre de los lugares a su alrededor para poder encontrarlo algún día: Cove, el Puerto. Si los alcanzaba, es posible que Magnar no lo siguiera. Su esperanza, su oración, era que, si llegaba allí, encontraría seguridad.

Cuando los faros aparecieron detrás de él en la carretera, no les prestó mucha atención. Era temprano en la mañana, poco después del amanecer, y estaba nublado, el sol luchaba por hacer acto de presencia. El otro vehículo se acercó más y más, las luces completas de sus faros cegaron a Jimin cuando trató de echar un vistazo a través de su espejo retrovisor. Se obligó a mirar de nuevo, a buscar algo familiar. Un par de fríos ojos azules en el asiento delantero fue suficiente. Ejecutor.

Jimin pisó el acelerador y espoleó el coche para que avanzara, desesperado por escapar. Estaba tan cerca que la seguridad no podía estar lejos ahora. Ser atrapado aquí, ser arrastrado de regreso, a solo unos pasos de la libertad...

Su estómago se contrajo por segunda vez, un grito de dolor se le escapó. Todo estaba saliendo mal.

—No, no, no.

Pidió al auto que fuera más rápido, aliviado cuando esos faros brillantes se desvanecieron en sus espejos, ganándose un poco de espacio para respirar. No era mucho, no sería suficiente, pero mientras todavía estaba al volante de un automóvil, tuvo la oportunidad de escapar. A pie, lo atraparían en minutos.

Pero entonces el auto estaba de regreso, su motor rugiendo mientras empujaba justo detrás de Jimin, lo suficientemente cerca como para volcarlo. ¿Qué estaban haciendo? ¿Iban a intentar obligarlo a salir de la carretera?

Su atención estaba tan concentrada en ellos que la pronunciada curva que tenía delante lo tomó por sorpresa. Iba demasiado rápido para ello, girando el volante con desesperación. Solo tardó un segundo en perder el control del coche. Gritó cuando el vehículo se estrelló contra los arbustos, esquivando un árbol por poco antes de caer por el borde de un acantilado. El mar se extendía majestuosamente ante él, brillando a la luz de la mañana. Jimin se acurrucó, presionando su cabeza contra sus rodillas, sus brazos envueltos con fuerza alrededor de su barriga mientras se estrellaban contra el agua.

La sensación del auto hundirse fue una sensación extraña al igual que el sonido del agua cayendo lentamente en el vehículo. Se desenrolló, el agua ya estaba a la mitad de las ventanas exteriores. El mundo se movía a cámara lenta teñido de pánico mientras el auto se llenaba de agua. Él tenía que salir.

Lanzándose hacia la puerta, la empujó, pero no se movió.

—No, por favor— gritó, empujando más fuerte y tratando de recordar lo que se suponía que debía hacer.

Nunca habían cubierto esto cuando estaba aprendiendo a conducir. Casi se rio al pensar que su padre nunca había imaginado nada de esto, nunca le había dado palabras de sabiduría para cuando tu vida se salió de control y te arrojó bajo el agua.

El agua afuera estaba ahora por encima de la ventana, el auto se hundía más rápido. Jimin empujó la puerta de nuevo y luego trató torpemente de usar su codo para romper la ventana. Nada funcionó. Estaba atrapado, hundiéndose en una tumba oscura y acuosa. La sensación fría del agua que se acumulaba alrededor de sus piernas lo sorprendió al principio, pero rápidamente se volvió insensible.

Un destello en la penumbra llamó su atención. Había algo ahí fuera, en el agua lejana. Jimin lo miró, tratando de averiguar qué era. Brillaba mientras se movía. ¿Delfín? ¿Tiburón, tal vez? Se estremeció ante esa idea. Quizás era mejor que se quedara en el auto si la alternativa era convertirse en el desayuno de un tiburón.

El agua del coche ya le llegaba al pecho, pero apenas notó el frío. ¿Era esto lo que se sentía al morir? ¿Solo una especie de pánico y entumecimiento distantes? Recordó a Damián, cuya muerte había estado llena de emoción: dolor, ira, angustia. Tal vez estarían juntos pronto. El agua se lo llevaría, se llevaría al bebé, y...

La criatura en el mar nadaba más cerca. Jimin se empujó hacia la ventana para ver mejor mientras el agua le caía por la barbilla. Fuera lo que fuera, se movía con un poder y una fuerza que nunca antes había visto. Y entonces Jimin vio unos ojos que le devolvían la mirada, de un rostro que era humano a pesar de que el cuerpo de la criatura no lo era. Ahora que estaban más cerca, podía verlo con más claridad, desde la parte superior de su cuerpo con forma muy humana hasta su poderosa cola.

Desesperado, Jimin golpeó la ventana con la palma de la mano, esperando que el extraño fuera misericordioso. La criatura nadó alrededor del coche. Jimin lo perdió de vista, el agua creciente lo obligó a sumergirse. Empujó hacia arriba, esforzándose por alcanzar el techo del coche, para tomar un último aliento, pero el mar estaba por todas partes y no había aire. La fría calma que se apoderó de él fue aterradora, pero mejor que el pánico.

Y luego un destello de algo al lado de su ventana lo hizo girar. La criatura estaba allí mismo, presionada contra su puerta, obligándola a abrirse. El metal crujió, gimió y cedió. Y entonces esos brazos relucientes alcanzaron a Jimin, tirando de él hacia afuera y hacia arriba.

Los pulmones de Jimin ardían y su cuerpo gritaba por aire mientras se elevaban hacia la luz. Su último pensamiento, antes de que la oscuridad se apoderara de él, fue que, o bien ya estaba muerto, o acababa de ser salvado por un tritón.

°•∘✩☯

Bueno ahora empezaremos con esta grandiosa historia y creo que un poco más peligrosa.

19 Février 2023 00:00 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
15
Lire le chapitre suivant ☯. 2

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 33 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!