dtsugagustd_19 agustdtsuga 19

El no aceptarse como eres puede ser algo difícil, pero tratando de tener tu peso ideal vomitando, no es una opción.


Fanfiction Groupes/Chanteurs Tout public. © Ledith Montes

#bts #yoonmin #jimin #yoongi
Histoire courte
20
703 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

ᴛᴇ ᴀᴍᴏ 🕊️💕

Su cabeza se colocó un poco más dentro del inodoro, su garganta ardía y su cabeza dolía.

Su novio lo había invitado a cenar por su tercer aniversario y era catorce de febrero; unos golpecitos leves en su espalda lo hicieron parar de rechazar la comida.

— Amor, ¿estás bien?— El pelicastaño pasó la mano por la frente del modelo.

— Estoy bien.— Intentó sonar seguro, no funcionó, sus lágrimas caían por su mejillas como pequeñas cascadas perfectas.

Respiró hondo y pasó sus manos frías, un poco rojas y delgadas por su rostro, borrandolas. El mayor lo ayudó a ponerse de pie y sonrió al saber que su pareja estaba bien por el momento, sabía que tenía problemas alimenticios pero era un testarudo que no quería ir al médico.

— Mañana iremos al médico.— Ordenó.

— No, estoy bien.— Se soltó de los brazos de su pareja y bajó la taza, dio un tirón a la cadena para luego enjuagar su rostro y boca.

— Buenas noches, mañana iré a una sesión de fotos temprano.— Le dio un beso en la mejilla a Yoon y salió del baño, dejándolo sólo.

.

Su vista estaba algo perdida.

El maquillaje excesivo por parte de los maquillistas profesionales lo hacían sentir incómodo, ya no se sentía como él mismo.

Parpadeó un par de veces y enfocó el lugar indicado con sus pequeños ojos oscuros. La lámpara lo hacía sentir un poco más cansado de lo normal.

— ¿Puedo descansar?— Preguntó acomodando el saco de color marrón sobre su brazo.

— Tienes quince minutos y luego seguimos.— El camarógrafo señaló el camerino y luego le di una seña a un chico que estaba al fondo de que lo vigilará.

El caminó con sus hombros un poco más bajos de lo habitual, se acercó a la mesa de alimentos antes de entrar a su lugar para descansar y tomó una botella de agua, su vista se desvío hacia un platillo que tenía brochetas de bombones con chocolate.

Su saliva se hizo agua y su estómago gruñó, no había comido desde el día anterior y era lo que había vomitado la noche anterior. Tomó dos brochetas y los colocó sobre un vaso de plástico para seguir su camino.

Comió un bombón a su tiempo, ahora se encontraba sentado en aquel pequeño colchón del cuarto donde se encontraba sólo una manta de color gris y una almohada blanca. Pasó sus pálidos dedos por la superficie del vaso, robándose el poco chocolate líquido que había quedado.

Soltó un suspiro sintiendo que había cometido un delito, se puso de pie y caminó delante del gran tocador para tomar asiento en la única silla enfrente, sintiendo las luces rozar en su piel con todo su esplendor.

Su propio reflejo le daba asco.

Sus piernas, sus brazos, su abdomen, su rostro, todo su ser le daba asco, no se sentía lo suficiente para el mundo, pero lo que no entendía era que el mundo no era perfecto para él.

Corrió con demasiada velocidad hacia la puerta del baño más cercano, cerró con fuerza la puerta del cubículo y se hincó, sus rodillas chocaron contra el suelo duro y frío, alzó la taza y metió sus dedos en su boca, haciendo que tocaran aquella pequeña campana rosada.

El jugo gástrico recorrió su garganta como de costumbre. Ácido, caliente y ardiente, expulsando lo único que había ingerido en el día junto a la poca agua que había bebido.

— ¡Minnie!— El mayor golpeó la puerta para que el menor abriera la puerta de madera.— ¡Abre Jimin!— Insistió.

Los sonidos que hacía al expulsar los alimentos hicieron que el mayor entrara en pánico, dio pasos hacia atrás asustado hasta chocar con los pies de su menor.

— Ve y llama a Yoongi, ahora.— Ordenó Namjoon.— Dile que es urgente.

Sin más el menor corrió hacia la pequeña carpeta de archivos que tenía el menor en su escritorio, buscando el apellido del mayor.

Encontrado.

Los tonos de llamada se escuchaban, uno tras otro, para Jungkook eso era un eternidad. Al tercer tono el mayor contestó.

¿Sucede algo?

Su voz era algo rasposa y ronca, el menor suponía que recién despertaba.

¡Hyung, Jimin hyung está vomitando, es urgente!

Gritó alterado, llevó su mano hacia sus labios y comenzó a morder las cortas uñas que tenía. Al otro lado de la línea se escuchó un fuerte golpe y un quejido.

¡Estúpido gato... voy para allá!

Confirmó y colgó, el menor ahora tenía que esperar hasta la llegada de su mayor.

.

Abrió sus ojos sintiendo como pesaban, sentía seca su boca por una razón desconocida. La sensación de calidez que sintió al observar como su pareja tomaba su mano con fuerza mientras dormía lo hizo sonreír.

Pasó sus manos sobre el cabello del menor, sintiendo como lo sedoso y delgado que era, sus ojos rasgados y piel pálida lo hacían ver de una forma más tierna.

— Jimin...— Murmuró despertando de esa pequeña siesta que había tomado desde hace una hora.— ¿Estás bien?, ¿Necesitas algo?— Pasó sus manos por las mejillas de su menor y acercó su rostro robandole un beso esquimal.

— Quiero agua.— Pidió al ver que Yoongi seguía de pie.

Recién había notado que estaba en una habitación de hospital. ¿Qué hacía allí?, ¿Quién lo había llevado?, ¿Dónde estaba el camarógrafo y su ropa?, ¿Cuándo tiempo tenía en ese lugar?

Su piel se erizó al sentir el agua fresca pasar por su garganta. Le extendió el vaso de regreso al mayor y este lo puso sobre la pequeña mesa cerca de la ventana.

— ¿Recuerdas lo que sucedió?— Preguntó Yoon con un pequeño toque de temor y desconfianza.

— No, ¿Cuánto tiempo llevó aquí?— Preguntó observando esa aguja que estaba en su brazo, la cual pasaba el suero.

— Tres días.— Contestó.— Te desmayaste en el baño, iba llegando después de que me llamaron y Jungkook me señaló que se encontraban en el baño.

— ¿Tanto tiempo?, ¿Y mi hyung?, ¿Qué sucederá con la sección?, ¿Qué sucederá para la revis...?— No lo dejó terminar, Yoongi interrumpió al menor.

— Jimin, sé que te gusta demasiado tu trabajo, es un ser muy hermoso, es un ser perfecto, pero para poder hacer bien tu trabajo como siempre lo haces, con esfuerzo y dedicación, debes de estar sano...— Habló en un tono bajo, delicado, haciendo que su voz temblará un poco. No quería hacer que sonara a regaño, hacerlo sentir mal era lo que menos quería en esos momento.— ¿Por qué no comes bien? Tu salud es primero, ante todo, antes del trabajo, antes que nuestro pequeño Holy, antes que yo...— Soltó un sollozo. Su corazón dolía con solo pensar que las cosas podían ser peor.

— Yoon...— Se comenzaba a sentir culpable al hacer que su mayor llorara.

— ¡Nada de Yoon, Jimin!— Alzó su voz.— ¡Debes de entender que no todo es trabajo!— Siguió.— ¿Qué será de mí si te sucede algo?, ¿Qué sucederá con nuestro futuro hijo?

— Yoongi...— Bajó su vista avergonzado.

— No, Jimin... tienes anemia y su sistema inmunológico es muy bajo, tienes que estar aquí unos días más, no puedes salir, llevarás terapia e irás al psicólogo.— Explicó.— No quiero verte morir, hazlo por mí.— Pidió en un casi lamento.

— Está bien, puedo intentarlo.

— No es de inténtalo, es de hacerlo, haz una promesa.— Acercó su meñique hacia el menor para entrelazarlo.

— Lo prometo.

Sonrió y su mayor besó sus mejillas, con mucha ternura y delicadeza.

Aceptando que Jimin le haría caso y haría todo aquello que prometió. Cueste lo que cueste, tendría que recuperarse, no importa cuando tiempo le lleve, el sanaría y ambos estarían bien. Todo en la vida tiene solución.

.

Las terapias y el psicólogo no funcionaban, su cuerpo seguía rechazando la comida y se seguía sintiendo feo, gordo.

Habían pasado tres meses y no muchas cosas habían cambiado. Yoongi estaba fuera de la cuidad desde hace poco más de dos semanas, su gira por todo corea se había extendido más de lo planeado.

Llevaba más de cinco días sin ingerir alimento, solo bebía agua, su cuerpo se encontraba frágil, ya no tenía fuerzas para ponerse de pie.

Se quería sostener unos segundos, pero no podía, su cachorro comenzó a ladrar en la puerta cerrada de la habitación, no podía estar pasándole esto.

Su celular estaba en la sala, no tenía como llamar a alguien para pedir ayuda. Se sentía un ser inútil.

Su respiración comenzó a ser más corta, su pulso se hizo débil y su cuerpo se relajó como nunca lo había hecho en su vida... Su vida se iba y no podía hacer nada, no pudo evitarlo.

Ahora dejaría a Yoongi, dejaría a Holy, dejaría a su familia, dejaría su sueño, dejaría todo.

Sus ojos se cerraron al sentirse más pesados, su último respiro hondo lo hizo sentir aliviado. Una última sonrisa se formó en su rostro al saber que había logrado hacer una cosas muy buenas en su corto tiempo, conoció a Yoongi.

Un excelente amigo, novio, amante, cómplice y compañero, moría feliz al saber que su último anhelo se lo regalaba y dedicaba a su pareja.

« Gracias, Yoongi.»— Fue su último pensamiento y todo se volvió negro.

20 Septembre 2022 02:14:55 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
6
La fin

A propos de l’auteur

agustdtsuga 19 Lynosaurio, grr 💞 Aroha & Army Only Yoonmin shipper 06/03

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~