alejandra-barajas1639189998 Nona Kookmin

A veces, besar a la Bestia no la convierte en Príncipe Azul, sino en un príncipe encantador al que quieres golpear... Jimin es un omega ordinario de diecinueve años de una familia perfectamente respetable. No es el más hermoso, ni el más inteligente, ni el más fuerte de los cuatro hermanos Park. Y está bien con eso, de verdad. No es feo ni nada, pero según los estándares omega, no es nada especial. "Nada especial" describe toda la vida de Jimin. Es absolutamente aburrido. Entonces, cuando comienzan a suceder cosas extrañas en su casa, despierta la curiosidad de Jimin. Hay una bestia en la mansión de la familia Park; Jimin está seguro de ello. A veces oye gruñidos y gritos provenientes del sótano, y los hombres que custodian la puerta parecen realmente aterrorizados. ¿Qué podría aterrorizar a los alfas adultos? ¡Jimin tendrá que investigar! Pero su investigación viene con sorpresas... como el efecto abrumador de la Bestia sobre la naturaleza omega de Jimin. No significa nada. Por supuesto que no. Jimin solo tiene curiosidad; eso es todo. La curiosidad puede cambiar una vida, pero cuando te atrae un alfa salvaje cuyo rostro real ni siquiera has visto... ¿cambiará para mejor? ¿Y si la Bestia no es un príncipe azul sino un bastardo cínico y de corazón frío? Un bastardo que Jimin todavía no debería querer, pero, lo quiere. Un bastardo del que Jimin debería mantenerse alejado, pero no puede. Segundo libro de la saga Antinatural. +18


Fanfiction Romance jeune adulte Interdit aux moins de 18 ans.

#amor #kookmin #kook #mini #Bl #unilaterales #Antinatural
431
27.7mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

CAPITULO 1

☄️✨☄️

Había una bestia en susótano.

Park Jimin se había enterado completamente por accidente.

Había estado buscando a su gatito Sheba, y después de registrar infructuosamente toda la casa, Jimin había decidido revisar el sótano que nadie había usado nunca. No tenía muchas esperanzas, el sótano era tan frío, oscuro y húmedo que incluso su gatito no muy brillante debería haber sido más inteligente que ir allí, pero cuando Jimin bajó las escaleras, se sorprendió al encontrar guardias de seguridad en la puerta. Guardias de seguridad armados.

Hubo ruidos sospechosos provenientes de detrás de la puerta.

¿Gruñidos? ¿Alguien acababa de gritar? Los ojos de los guardias eran cautelosos y preocupados, con las manos cerca de sus pistoleras. Fue más que extraño, considerando que la puerta del sótano era enorme. Nada debería poder atravesar esa puerta.

Entonces, ¿por qué los guardias estaban tan nerviosos?

—¿Qué está pasando? —Preguntó Jimin, acercándose un paso.

Los guardias le bloquearon el camino.

—Aléjate del sótano, niño —dijo uno de ellos—. Órdenes de tu tío.

—No soy un niño —dijo Jimin, frunciendo el ceño, tenía diecinueve años; ¡un adulto! Pero, por supuesto, el guardia no lo tomó en serio.

—Shoo —dijo, dándole una sonrisa divertida antes de darse la vuelta y despedirlo en silencio.

Esa era la cuestión: nadie jamás tomó a Jimin en serio. De hecho, nadie le había prestado mucha atención. Simplemente no era extraordinario de ninguna manera. No era el hijo mayor ni el más fuerte: era su medio hermano Wonho. No era el más joven ni el más inteligente: era Beomgyu, de diecisiete años. Él no era el hermoso: ese sería Taemin, con su hermoso cabello dorado y ojos castaños dorados.

Solo era Jimin: el ordinario y aburrido Park Jimin. El niño anodino. El que la gente apenas miró antes de cambiar sus ojos a sus hermanos. No era que fuera feo ni nada por el estilo. Era simplemente... mundano en comparación con sus hermanos.

Nada especial. Sus ojos marrones y cabello castaño no eran terribles, supuso Jimin, y su piel era bonita, pero eso era todo. No era el tipo de omega que llamaba la atención de la gente cuando caminaba por la calle.

Estaba bien. Jimin estaba perfectamente satisfecho con ser el sencillo, incluso si a veces se sentía como un mueble cuando Taemin estaba en la habitación. Estaba bien. No era culpa de Taemin que fuera tan hermoso. Además, casi todos parecían muebles cuando Taemin estaba cerca; Jimin no era especial en ese sentido.

De todas formas. El caso era que él era el hermano Park que la gente siempre recordaba como una ocurrencia tardía. Jimin estaba bastante seguro de que el guardia de seguridad ya había olvidado que lo acababa de ver.

Jimin frunció el ceño a la ancha espalda del hombre antes de mirar a la puerta del sótano, su curiosidad picada.

Realmente, realmente quería saber qué estaban protegiendo.

Solo un pequeño vistazo. ¿Seguramente no había nada de malo en ello?

De acuerdo, tal vez habría algo de malo en ello; si su tío se enterara, su reacción no sería agradable. Wayne Park fue todo menos indulgente. Si el tío Wayne quería que se mantuvieran alejados del sótano, ser su sobrino no salvaría a Jimin del castigo.

A menos que no lo atraparan.

***

Jimin había necesitado días de cuidadosa observación antes de saber cuándo los guardias cambiaban de turno. Los guardias siempre parecían más laxos y se distraían fácilmente cuando su turno se acercaba a su fin. También se había enterado de que el sótano estaba cerrado por fuera y, para alivio de Jimin, gracias al tipo de cerradura, no se notaría cuando la puerta no estuviera
cerrada.

Después de algunas maniobras estratégicas, que podrían o no haber involucrado sobornar a Taemin para que pestañee ante los guardias y solicite su ayuda, la cara bonita de Taemin podría ser muy útil a veces, Jimin se coló en el sótano, su corazón latía salvajemente de emoción, nervios. y ansiedad.

Casi había esperado que el sótano estuviera oscuro y espeluznante, con alguna bestia peligrosa encerrada en una jaula o algo así.

Pero el sótano no estaba oscuro.

Estaba completamente iluminado. De hecho, parecía haberse transformado en... ¿algún tipo de laboratorio?

Jimin miró a su alrededor con el ceño fruncido, completamente confundido. Su tío era un hombre de negocios, no un científico de algún tipo.

Lentamente, se adentró más en la gran habitación, mirando a su alrededor con recelo. Pero no había ninguna bestia en ninguna parte. No lo entendió. Entonces, ¿qué había estado haciendo tanto alboroto? ¿No fue eso...?

Algo gruñó, y Jimin se detuvo abruptamente, su cabeza giró hacia el sonido.

Él miró fijamente.

Había un hombre desnudo atado a una mesa de metal.

Esa fue su primera impresión. Fue una equivocada. Porque no era ningún hombre. Era un alfa Xeus. Un alfa Xeus en forma cambiada.

Jimin se humedeció los labios secos con la lengua y se acercó, curioso a pesar de sí mismo. Nunca había visto a un Xeus
cambiado. Diablos, nunca se le había permitido acercarse a los alfas Xeus, punto. Basura, los había llamado el tío Wayne. Abominaciones. Los omegas de buenas familias como la nuestra se mantienen alejados de esos animales.

Jimin nunca había tenido una razón para dudar de las palabras de su tío. Nunca había hablado con un Xeus en los diecinueve años de su vida, por lo que seguramente su tío estaba más informado que él sobre el tema; Jimin ni siquiera había abandonado la propiedad familiar. Su madre había sido anticuada de esa manera: los omegas sin pareja no debían dejar los hogares de su infancia hasta que fueran presentados a la alta sociedad. Se suponía que Jimin sería presentado el año pasado, pero luego su madre murió y...

Jimin tragó saliva y apartó el pensamiento. Este no era el momento para deprimirse.

Estudió al alfa con curiosidad.

El Xeus era... grande. Era puro músculo en todas partes, de constitución poderosa, con un rastro oscuro de cabello que conducía hacia abajo a una...

Jimin se sonrojó y apartó los ojos. Sintió una mezcla de vergüenza, nerviosismo y dolorosa curiosidad. Nunca había estado tan cerca de un hombre desnudo. Pero, ¿era un Xeus transformado un "hombre"? La mayor parte de él parecía uno, pero las largas y aterradoras garras en las puntas de los dedos del Xeus parecían apuntar a que la respuesta era "no". El rostro del alfa era muy feo, sus rasgos vagamente masculinos pero distorsionados en algo depredador y bestial. El vello facial oscuro, parecido a un pelaje, oscurecía sus rasgos. Y esos ojos... esos ojos verdes brillantes que seguían cada movimiento de Jimin no parecían del todo sensibles, aunque estaban extrañamente atentos para una bestia.

El Xeus emanaba fuerza y virilidad, razón por la cual probablemente Jimin tardó un poco en darse cuenta de que estaba herido. Había magulladuras y cortes en todo el alfa, y había una herida en su brazo izquierdo, larga e irregular, que todavía sangraba lentamente. Parecía... como si alguien literalmente le hubiera quitado la piel de los bíceps. Nadie se había molestado siquiera en vendar la herida, probablemente esperando que la curación superior del Xeus hiciera el trabajo, eventualmente.

Las náuseas subieron a la garganta de Jimin. ¿Fue su tío el responsable de esto? ¿Por qué el tío Wayne incluso mantendría a los Xeus aquí? ¿Encadenado, obviamente en contra de su voluntad? Incluso si su tío tenía razón y los alfas Xeus eran más animales que hombres, ni siquiera los animales merecían ser lastimados y experimentados, y este laboratorio se usó claramente para algún tipo de experimentos en el Xeus. Había muchas muestras de sangre en los recipientes alrededor de la mesa.

—¿Hola? —Dijo Jimin, vacilante—. ¿Me entiendes?

El alfa se quedó mirándolo, sus ojos brillantes se entrecerraron, sus fosas nasales dilatadas.

Jimin estaba un poco nervioso, para ser honesto, y estaba un poco contento de que las cadenas impidieran que el Xeus lo atacaran. Inmediatamente, se sintió terrible por pensarlo. Nadie merecía ser tratado así. Nadie.

Jimin se acercó un paso más.

—No me entiendes, ¿verdad? —Él suspiró. Esto fue tan confuso. Xeus, la luna, no estaba en su fase llena. Este alfa no debería haber estado en este estado. Según el conocimiento de Jimin, se suponía que los alfas Xeus no podían cambiar a sus formas bestiales cuando la luna no estaba llena. Algunos alfas Xeus supuestamente podrían usar sus garras fuera de la luna llena, pero no deberían haber podido transformar sus caras de esta manera. Esto fue simplemente extraño.

Jimin frunció el ceño y miró al alfa con curiosidad.

—Bueno, claramente no estás en condiciones de decirme por qué estás así —Se preguntó si el Xeus podía oler lo confundido y nervioso que estaba. Probablemente. Jimin había escuchado que los sentidos de los alfas Xeus estaban muy intensificados en comparación con los alfas y omegas que no eran cambiantes.

Jimin sonrió con pesar y miró al Xeus a los ojos.

—Joder, estoy realmente fuera de mi elemento aquí, para ser honesto. No esperaba, no te esperaba en absoluto. No estoy seguro de lo que se supone que debo hacer ahora — Simplemente irse y fingir que no había visto al Xeus en su sótano parecía... incorrecto. Cruel. Pero, ¿qué se suponía que debía hacer? No podía exactamente confrontar a su tío por eso.

No podía decirle que soltara al Xeus. Solo imaginarlo hizo que Jimin se estremeciera. Le gustaba pensar que no era un cobarde, pero estaba la valentía y luego estaba la estupidez.

El tío Wayne no era de los que toleraban las preguntas.

Estrictamente hablando, todavía no era el dueño de la casa, pero con sus padres muertos y su hermano mayor desaparecido, el tío Wayne era su tutor legal y el alfa de facto de su familia. Y la cuestión era que, en este punto, ni siquiera estaban seguros de que Wonho estuviera vivo. Había estado fuera durante tanto tiempo que Jimin apenas podía recordar la cara de su hermano mayor. Solo tenía cuatro años cuando Wonho se fue a la guerra. Bueno, la guerra había terminado desde hacía unos meses, pero todavía no tenían noticias sobre Wonho. Si no regresaba pronto, probablemente estaba muerto y su tío se convertiría en el dueño de la casa. La propiedad Park estaba vinculada a los alfas. Con los tres hermanos menores Park siendo omegas, no podrían heredarla y estarían completamente a merced de su tío si Wonho fuera declarado muerto.

Un gruñido sacó a Jimin de sus pensamientos.

Se estremeció, mirando al Xeus con recelo. El alfa le enseñó los dientes, los músculos se tensaron y tiraron de las esposas.

—Mierda, detente… —Jimin hizo una mueca cuando las muñecas del alfa comenzaron a sangrar—. ¡Solo te estás lastimando a ti mismo! —Lo agarró del brazo.

El alfa se puso rígido, sus brillantes ojos verdes fijos en Jimin de nuevo.

Con el corazón martilleando, Jimin tragó. A pesar de que el Xeus estaban restringido, Jimin de repente se sintió como una presa. Pero no soltó el brazo del alfa, solo suavizó un poco sutoque.

—Te estás lastimando —repitió, más suave—. Dudo que se rompan, no importa lo fuerte que seas. Mira, te prometo que intentaré ayudarte.

El Xeus lo fulminó con la mirada, su respiración agitada era el único sonido en la habitación. Pero dejó de agitarse. ¿Podría entenderlo después de todo?

Jimin ladeó la cabeza.

—¿Puedes entenderme?

El Xeus seguían mirándolo con la misma mirada inquietantemente intensa, no del todo racional. Sus músculos estaban muy tensos a pesar de que estaba quieto. No estaba relajado de ninguna manera. Parecía un animal listo para atacar en cualquier momento. Un animal herido y acorralado.

Los animales heridos eran peligrosos e impredecibles; eso era lo que Jimin sabía.

Jimin miró a su alrededor hasta que encontró una botella de hemostáticos. Chasqueando su lengua con disgusto, ¿por qué la gente de su tío no lo usaría en el Xeus cuando lo tenían allí mismo? Jimin lo agarró y se dirigió de regreso al alfa. Vaciló y se encontró con la mirada hostil. Se sintió blando, no suicida.

—No quiero hacerte ningún daño —dijo, manteniendo su voz lo menos amenazante posible—. ¿Me dejarás tratar tus heridas? Esa herida en tu brazo se ve desagradable.

El Xeus no respondió, pero su lenguaje corporal tampoco se volvió más hostil.

Está bien.

Jimin se acercó.

El alfa seguía mirando a Jimin con cautela, pero ni siquiera se inmutó cuando Jimin aplicó la medicina a la herida de su brazo.

Jimin se alegró cuando el hemostático hizo su trabajo rápidamente y la herida finalmente dejó de sangrar.

—Aquí vamos —murmuró Jimin, mirando al alfa.

El Xeus todavía lo estaba mirando.

De acuerdo, esto estaba empezando a ponerse un poco espeluznante.

Jimin se humedeció los labios y le devolvió la mirada. Esos ojos brillantes eran extrañamente fascinantes: aterradores pero también paralizantes. Fue increíblemente difícil apartar la mirada, sus sentidos se agudizaron y se enfocaron solo en esos ojos. Él sintió...

Su teléfono sonó en su bolsillo y Jimin apartó la mirada, sintiéndose un poco desorientado.

Cierto. Su teléfono.

Era un mensaje de Taemin, advirtiéndole que Jimin no tenía mucho tiempo antes de que los guardias regresaran.

—Tengo que irme —dijo Jimin, levantando la mirada de su teléfono—. Tengo que irme antes de que me atrapen.

El alfa gruñó.

—Volveré —dijo Jimin—. Te ayudaré a escapar, lo prometo.

El Xeus no respondió, mirándolo con extraña intensidad. Hizo que el estómago de Jimin se encogiera y su corazón latiera rápido en su pecho sin ninguna maldita razón. ¿Era miedo lo que estaba sintiendo? No estaba seguro.

Para cuando regresó a su habitación, su corazón aún latía demasiado rápido. Se sintió confundido, nervioso y muy perdido.

Su gatito estaba en su cama, masajeando sus garras en el edredón. Porque, por supuesto, ahí estaba.

—Todo esto es culpa tuya —dijo Jimin.

Sheba maulló.

22 Juillet 2022 00:32 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
95
Lire le chapitre suivant CAPITULO 2

Commentez quelque chose

Publier!
CG Cristina Guzman
Es extraño un Jimin q no llame la atención, es la primera vez q veo ese tipo de personaje en tus libros
September 03, 2023, 17:28
Dori López Dori López
Jimin es precioso ¿por qué lo pones tan horrible?
August 12, 2023, 20:44
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 24 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!