ldeestrellas Ele Polvo

Blackburn no es un pueblo seguro, tras él fallecimiento de su mejor amiga muchas mujeres comenzaron a desaparecer, Linda ha vuelto después de tres años de estar lejos de casa, sin embargo, con su llegada, empieza a recibir extraños mensajes de un número desconocido.Además un fuerte rumor corre por los pasillos de la universidad sobre 'Fireman', el justiciero enmascarado cuya identidad nadie conoce. Su misión es encontrar al asesino de su amiga. ¿Podrá hacerlo sola o deberá pedir ayuda al justiciero?


Thriller/Mystère Déconseillé aux moins de 13 ans.

#desapariciones #secuestros #piroquinesis #accidentes #amistad #redes-sociales #misterio #romance #poderes-sobrenaturales #fantasmas #fuego #asesinato #asesino
0
1.9mille VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les jours
temps de lecture
AA Partager

De vuelta a Blackburn


Vega y Linda huían de una enorme sombra que las perseguía, sus pies eran cada vez más pesados y sentían a alguien aproximarse. Negrura total seguida de un balazo que la hizo despertar exaltada.

-Debo estar nerviosa- pensó.

El sol iluminaba la habitación, Linda volvería esa mañana a Blackburn, el pueblo que la vio crecer junto con su difunta amiga. Tenía los nervios de punta, había estado con pesadillas esa última semana, sin embargo, sabía que debía enfrentar la situación, no podía huir por siempre. Empacó sus cosas, devolvió la llave de su apartamento y tomó el autobús al pueblo.

Después de tres horas de viaje por fin llegó, la recibió su hermana menor Valeria con un plato de frituras. Su madre y padre la abrazaron sin decir nada, sólo mostraron afecto por su regreso.

-Deberías llamar a Luca, te ha extrañado mucho- dijo su madre.

-Lo haré - respondió mientras mordía las frituras.

El motivo de su regreso, además de enfrentar la muerte de Vega, era que se había inscrito en la universidad de Blackburn, en el área de artes plásticas, eso era lo que Vega y ella deseaban desde que eran adolescentes. Por la tarde salió para encontrarse con Luca, su mejor amigo gay.

-¡Perra! Me alegro que estés aquí- dijo Luca corriendo a abrazarla.

-También te extrañé - dijo feliz.

-Te va a encantar la universidad, hay muchos chicos guapos, ya te hace falta salir con alguien, yo te voy a arreglar para el primer día.

-¿Qué haría yo sin ti?

Platicaron largo y tendido hasta que anocheció, Luca llevó en su auto a Linda a casa, la dejó en el portón y esperó a que entrará sana, después se fue. Mientras ella subía las escaleras hacia la puerta principal su celular vibró, lo sacó pensando que sería Luca pero algo extraño ocurrió.

Así que volviste a Blackburn...

Número desconocido. Ignoró el mensaje pero enseguida llegó otro.

¿Luca y tú se divirtieron?

Sea quien fuese comenzaba a asustarla, algún acosador, algún bully de la preparatoria, no lo sabía pero continuó ignorando los mensajes.

Cierra tu ventana, hay muchos mosquitos.

Linda se alarmó, estaba recostada sobre su cama cuando miró hacia la cortina corrida, se meneaba por el viento, quién le haya escrito sabía que su ventana estaba abierta. Lentamente se levantó y fue acercándose, quería asomarse pero era más grande su miedo, en eso Valeria su salvadora apareció abriendo de golpe la puerta de la habitación.

-¡Me asustaste!

-Lo siento Linda, no fue mi intención, quería saber si podrías prestarme una cobija.

-Bien pero entonces cierra mi ventana- dijo disimulando.

Sacó una cobija del clóset y se la entregó. En eso otro mensaje recibió.

Valeria siempre aparece en el mejor momento.

Linda se desconcertó, alguien estaba espiandola, eso era cien por ciento seguro. Valeria estaba por salir de la habitación pero la detuvo.

-Si hace mucho frío, deberíamos dormir juntas.

-¿Hablas en serio? Creí que te gustaba tu espacio y privacidad- se cruzó de brazos haciendo pucheros.

-Si bueno, tal vez sólo quiero pasar tiempo con mi hermana…

Trataba de disimular sus nervios y funcionaba, si en algo era buena sería en fingir su sentir, su hermana no notó nada extraño en ella y finalmente accedió a dormir juntas esa noche. El viento era fuerte, podía escucharse a kilómetros, aún con la ventana cerrada se sentía frío.

A la mañana siguiente, Linda estaba sola en su habitación, no quería mirar el celular así que lo dejó y bajó a desayunar, en el comedor estaba su familia viendo la televisión, para ser más exactos el canal de noticias.

-Encontraron a un hombre ladrón al fondo de un callejón con las manos completamente achicharradas, se le cayeron los dedos, no ha podido dar más información, dicen que está en shock por lo que le sucedió - decía su madre.

Linda suspiró mientras se servía un plato de cereal. Las noticias sólo hablan de lo mismo, llevaron a detención al hombre pues efectivamente se confirmó que tenía muchas cosas robadas, Blackburn nunca ha sido un lugar seguro.

-Al menos se está haciendo justicia - dijo Valeria.

El día transcurrió tranquilo, hicieron las compras con su madre mientras su padre iba a trabajar, pasaron por el viejo teatro abandonado, había muchos rumores de apariciones fantasmagóricas en ese lugar.

-Una noche podríamos venir- murmuró Valeria.

-¡No las dejaré!- dijo su mamá quien había escuchado.

Linda observó el lugar con detenimiento, recordando cuando ese lugar servía, incluso en la preparatoria presentaron una obra ahí, esbozó una sonrisa ladeada y volvió la mirada al frente. Segundos después volvió a mirar hacia una de las ventanillas del teatro quedando sorprendida, parpadeó y después nada. Juraba que había visto una sombra ahí, se mordió el labio y siguió caminando.

Tan pronto regresaron a casa, Linda se metió a duchar, puso música en la bocina desde fuera de la regadera cuando en ese instante la canción se vio interrumpida por el seguimiento de muchos mensajes. Pensó en Luca, quién acostumbraba a mandar palabra por palabra en el Whatsapp, se apresuró a bañarse para poder contestarle a su amigo pero en eso se fue la luz.

-Ay no…

Los focos titilaban, se iba, volvía, se iba, negrura total.

Salió del baño con una toalla en la cabeza y la bata puesta. Tomó el celular y vio los mensajes, no era Luca.

Está oscuro Linda, no puedo verte, ni a él.

Está oscuro Linda, no puedo verte, ni a él.

Está oscuro Linda, no puedo verte, ni a él.

Está oscuro Linda, no puedo verte, ni a él.

Está oscuro Linda, no puedo verte, ni a él.

Está oscuro Linda, no puedo verte, ni a él.

El mismo mensaje repetido.

-¿Él, quién?

Ansiaba responder pero prefirió mejor no hacer nada al respecto. Si ignoraba los mensajes tal vez dejarían de enviárselos pero esta persona parecía saber sobre ella.

-¿Y si es una broma de bienvenida de Valeria?- pensó - Pero ¿Y si no?

¿Lo oyes? Se acerca…

Otro mensaje.

La luz volvió y Linda bajó a la sala en busca de su familia. Bebió un té para relajarse mientras escuchaba la plática entre Valeria y su mamá.

Los días pasaron, se acercaba el regreso a clases, Luca había ido a su casa para llevarle un regalo, un lindo y ajustado traje de cuero.

-¿Bromeas? Esto será incómodo y me dará calor- dijo ella.

-Úsalo perra, es el primer día, debes conquistar a muchos hombres.

Linda se midió el top y la chaqueta, le sentaba bien, mientras Luca le sugería que maquillaje usar al siguiente día, todo estaba tranquilo hasta que el celular vibró.

-Espera Luca, aún no te vayas, tengo que mostrarte algo- dijo nerviosa.

-Dime que es la nude de algún chico- se emocionó.

-Lamento decepcionarte…

El chico se acercó y comenzó a leer los mensajes, hasta el nuevo que llegó.

Dime qué lo buscarás, dime qué me ayudarás.

-Linda, ¿Le has dicho a alguien sobre esto?

-¡Por supuesto que no! Pensé que era una broma, que alguien se había equivocado de número hasta que mencionó a mi hermana y a ti.

-¿Has intentado marcar?

-¡No! Y no lo haré, puede ser algún estafador o algo, prefiero ignorarlo y dejar que pase.

-Mira, no diremos nada pero ve guardando capturas de todo esto, si sube de tono iremos con la policía- pensó por un segundo- Hay muchos locos por ahí afuera, ten cuidado Linda.

Tomaron aire y trataron de calmarse, Luca se fue a casa, pasaría temprano por ella para ir a la universidad. Linda cenó ligero y cayó rendida al sueño. Al despertar se apuró a vestirse, pintarse e ir a desayunar.

Luca pasó por ella como prometió y manejaron rumbo a la escuela, al llegar Linda esperaba que nadie la reconociera pues la muerte de Vega fue noticia local y ella estaba involucrada. Se puso gafas negras y con su outfit de chica mala entró con toda la actitud.

El clima estaba bastante frío y oscuro para usar las gafas así que se las quitó, para su sorpresa frente a ella caminaba Jaret, el novio de Vega, junto con otro chico. Sus miradas se cruzaron y se sostuvieron unos segundos hasta que Jaret miró a otro lado alejándose.

Linda lo miró de lejos sintiendo tristeza por él, realmente se amaban pero la muerte los separó antes de casarse. Se dirigió a sus clases, todo transcurrió normal y aburrido pero así son los primeros días de clase, no había nada interesante salvó la novatada de la facultad de diseño de modas, dónde su amigo Luca estaba.

Sus tripas rugían así que fue a la cafetería, nuevamente se encontró con Jaret, quién la ignoró por completo. Compró un jugo y un sándwich, fue a una de las mesas a sentarse para comer.

-Chicos, tienen cinco minutos para acabar su desayuno, los veo en el salón- habló un profesor hacia la mesa donde estaba Jaret.

-¿Nosotros también profe?- gritó una chica al lado de Linda.

-Si, ustedes también.

Vio que los chicos se levantaban y seguían al profesor, antes de que la chica se fuera, Linda la detuvo, quería conocer en qué facultad estaba Jaret.

-¿Ese profe de qué materia es?

-¿Por qué? ¿Es guapo verdad?- se sonrojó - De literatura.

La chica se fue, así que Jaret se había metido a filosofía y letras. Terminó de comer y volvió a clases. Al finalizar salió al patio a esperar a Luca en el estacionamiento cuando escuchó una discusión entre una pareja.

-Ya hermano, déjala, te meterás en problemas- dijo un chico.

-Debería denunciarte por esto Sandra- decía molesto el chico.

Linda lo observó, tenía una quemadura en el rostro, por lo visto recién hecha. La chica estaba sola y su pareja al parecer era agresiva, no había quien pudiera defenderla. El chico se veía que estaba hecho furia, casi a punto de golpearla.

Se fue acercando a la chica con la intención de lastimarla hasta que…

-No la toques - dijo Linda sujetando con nervios el brazo del chico rudo.

-¿Tú quién demonios eres? Y ¿Por qué te metes en lo que no te importa?- preguntó molesto.

-¡Oye mejor vete y déjalas en paz!- reconoció la voz. Era Jaret.

El chico se alejó junto con su amigo no sin antes amenazar a la chica, quién no podía hablar del susto.

-¿Están bien?- preguntó Jaret.

Las chicas movieron la cabeza al unísono.

-Tengan cuidado- dijo Jaret dándose la vuelta para subirse a su moto e irse.

La chica por su parte corrió a su auto y también se fue, Linda volvió en busca de Luca, finalmente se irían a casa.

Al siguiente día fueron nuevamente a clase, Linda y Jaret se cruzaban mucho en cuanto a horarios y lugares, además tenían casi los mismos profesores. Salió a comer algo sentándose casualmente a unas mesas de la chica del día anterior, quién platicaba con sus amigas de lo sucedido.

-¿Qué pasó con Brandon?

-Fireman le dio su merecido pero ahora me amenazó, esta tarde iré al teatro y le pediré a Fireman que me proteja.

¿Fireman? ¿De quién estaban hablando las chicas? Linda estaba intrigada así que dejó de masticar para no hacer ruido en sus oídos y poder escuchar más a detalle.

Linda, se acaba el tiempo, no puedo ver nada pero está cerca, más de lo que imaginas...

El mensaje le heló la sangre.

Deberías al menos sentarte a comer con Luca, oh cierto, no tienen el mismo horario.

Observó a todos lados tratando de descubrir quién podía estar acosandola pero muchos estudiantes estaban usando su celular al mismo tiempo, sería imposible a menos que revisara uno por uno.

Ella se levantó molesta y caminó rumbo al baño.

¿Me oyes? Sólo quiero irme, deja que me vaya.

No podrás huir de mí.

Sólo quiero irme, deja que me vaya.

Te voy a matar.

-Pero, ¿Qué mierda?- pensó.

Más que un mensaje largo para ella, era como una conversación entre dos personas, los mensajes llegaban en diferentes líneas, fue en busca rápidamente de Luca para mostrarle lo sucedido.

¡Jaret! ¿Dónde estás?

-Espera, ¿Jaret? ¿De qué se trata todo esto?- dijo Luca.

-No lo sé, esto no me hace sentido, es alguien que nos conoce.

El chico sabe algo, dime, ¿Sabe de esto?

-Perra esto es muy raro y se está saliendo de control, no sé por qué te están mandando esto pero acaban de mencionar a Jaret, ¿Y si es él?

-No lo sé.

-Hay que espiarlo.

-¿Estás loco?

En eso Jaret iba pasando junto con sus compañeros a lado suyo y ellos disimularon.

-¡Jaret!- gritó Luca sin pensarlo.

Linda se puso nerviosa, no sabía cómo actuar.

-¿Si?- preguntó él.

-¿Estás molestando a Linda?- preguntó sin más.

Le mostró algunos de los mensajes, principalmente el que traía su nombre pero el chico se molestó.

-Escuchen, ustedes no son mis amigos, no sé nada de esto, no sé si es una broma suya pero no me hablen, ni siquiera me miren, no quiero tener nada que ver con ustedes, ¿Quedó claro?

Ninguno de los dos respondió.

Jaret les lanzó unas miradas y después se fue. Ellos soltaron el aire, se fueron de ahí sin decir más.

-Jaret me culpa por la muerte de Vega, lo sé - dijo linda cabizbaja.

-Es un idiota, no le hagas caso aunque esa actitud me hizo sospechar más de él, si te tiene rencor te está molestando por eso.

Sé que Jaret te perdonará, no ahora pero después tal vez lo haga.

-Voy a cambiar de número, yo tampoco quiero saber más de esto.

Por la noche Linda tuvo demasiadas pesadillas, vio rostros familiares, los mensajes y una enorme sombra. Despertó y mojó su rostro, no tenía ganas de arreglarse así que encontró lo más cómodo y poco elegante que encontró, se hizo un chongo despeinado y fue a clases.

Al llegar los pasillos estaban repletos del periódico escolar escrito por los estudiantes de filosofía y letras. El título ya era bastante llamativo.


"Fireman hace de las suyas, estudiante de último año de artes plásticas internado en el hospital por quemaduras graves en el rostro"
21 Juillet 2022 01:59:04 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
À suivre… Nouveau chapitre Tous les jours.

A propos de l’auteur

Ele Polvo Escribir mi hace feliz, la mayoría de mis historias son basadas en mis sueños de noche 👻

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Histoires en lien