0
1.6mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

1

Podría decir muchas cosas de este bebé, pero la verdad si empiezo les haré spoiler, y esa no es la idea

Espero lo disfruten tanto como yo al hacerlo

Dedicado a mi querida Beta

Imagen de portada de Suyasasa (Weibo)

-------------------

Capítulo 1


La guerra había terminado y el Mundo de la Cultivación estaba celebrando la caída de los Wen a pesar de sus propias pérdidas en la encarnizada batalla; la paz poco a poco se estaba estableciendo y los Clanes empezaban a florecer respirando tranquilamente sin la amenaza de una Secta más grande respirando sobre sus cuellos. Tal tranquilidad, desgraciadamente, no se extendía hacia los no cultivadores, que seguían sufriendo tormentos ahora enardecidos por la energía resentida que empezaba a acumularse de las personas que murieron en la guerra a las que no se les había dado un entierro digno; tormentos a los que los clanes más cercanos a los poblados afectados no podían responder demasiado concentrados en fortalecerse lo más pronto posible.


Por esta razón Lan Wangji, nombrado Hanguang-jun durante el tiempo de guerra, continuó con sus viajes yendo hacia donde hubiese caos y otros cultivadores no respondieron al llamado de auxilio de los pobladores. Tras semanas alejado de su hogar ha decidido regresar y si toma un camino que alargue sus días de viaje, pero que lo acercarán a Yunmeng no se lo piensa decir a nadie al menos que pregunten.


A pesar de que partieron en malos términos la última vez que se vieron en el banquete para celebrar la victoria, desea ver a Wei Wuxian para asegurarse que está bien, necesita cerciorarse que el uso de la energía resentida no ha hecho más estragos en su persona y, sobre todo, convencerlo de que vuelva a Gusu con él para protegerlo. Sus pensamientos se detienen cuando escucha unos murmullos cerca del camino que ha decidido tomar por lo que lleva una mano a su espada por instinto.


Entrecierra los ojos cuando nota unas familiares túnicas blancas con rojo moverse por el bosque que rodea el camino, ¿cultivadores Wen? Tenía entendido que aquellos que se habían rendido o sobrevivido fueron tomados por los Jin para enjuiciarlos, sin embargo, detallando un poco mejor sus túnicas si bien eran las túnicas de la Secta Wen, el patrón del sol en sus túnicas externas era distinto. Frunce el ceño acercándose un par de pasos con cautela, al detallar mejor los rostros de los cultivadores Wen se sorprende que sean personas mayores y mujeres, pero lo que más le llama la atención es que no detecta ningún rastro de energía espiritual en ellos.


Duda si acercarse para ofrecer su ayuda o retirarse para dejarlos marchar sin anunciar su presencia cuando observa un rostro levemente familiar. Su ceño se frunce aún más tomando la decisión de acercarse.


—¿Wen Qionglin? —llama ignorando el pequeño grito sorprendido del joven que sostiene con cuidado a una mujer muy mayor que trata de balancearse con un pequeño bulto atado a su espalda.


—¿Se… Segundo Joven Maestro Lan? —el joven Wen parpadea rápidamente al reconocerlo y deja escapar un suspiro de alivio.


Mira a las personas que se habían detenido, algunos de los mayores se paran tan disimuladamente como podían frente a las mujeres gesto que no le pasa desapercibido y lo alerta de inmediato. Vuelve su vista a Wen Qionglin haciéndolo removerse incómodo por la intensidad de su mirada.


—Es… es mi familia —dice el joven cediendo al peso de la silenciosa pregunta—, somos… somos una rama médica y… y vamos a reunirnos con mi hermana. Tuvimos… tuvimos que abandonar nuestro hogar en Yiling cuando acabó la guerra —explica tratando de no tartamudear demasiado.


—Hm —Lan Wangji los observa nuevamente notando sus rostros cansados, así como alguna que otra herida en sus manos y otras partes del cuerpo visibles sólo por los rasguños en su ropa. —¿Necesitan asistencia?


—¿Oh? —Wen Qionglin parpadea varias veces antes de sonreír suavemente—. No… no es necesario Segundo Maestro Lan, no… no quisiéramos interrumpir su camino, ¿va… va a Gusu?


Su pregunta lo hace dudar unos segundos antes de asentir, satisfecho con su respuesta el otro joven hace una respetuosa reverencia antes de tomar la mano de la anciana para guiarla lo que pone al grupo en movimiento. Lan Wangji los observa caminar por unos segundos antes de seguirlos poniéndose a la altura de Wen Qionglin, el joven lo mira dudoso, pero asiente sin decir nada, secretamente se siente aliviado de contar con la presencia del Segundo Joven Maestro Lan.


Caminan en completo silencio por unos largos minutos durante los cuales Wen Qionglin observa al Segundo Joven Maestro Lan cada tanto armándose de valor para entablar una conversación.


—¿Cómo… cómo está el Líder Lan? —pregunta con suavidad tratando de no encogerse cuando la mirada del otro se posa en él.


—Bien.


—Oh, que bueno —asiente varias veces mordiendo sus labios—. La… lamento lo que pasó con… con El Receso de las Nubes.


—Hm.


—¿Ha… ha sabido algo del Joven Maestro Wei? —pregunta soltando a la anciana cuando esta palmea su mano.


Lan Wangji no puede evitar tensarse por la pregunta, pero se debe recordar que el joven Wen era amigo de Wei Wuxian, o al menos conocidos desde la Conferencia en Qishan. Mira al frente apretando suavemente su mano contra la empuñadura de Bichen.


—Está en Muelle del Loto —responde luego de considerarlo por unos segundos.


—Es… es un alivio —Wen Qionglin sonríe contento de saber que su amigo estaba bien. A Yiling llegó la noticia de su desaparición luego de que él y su hermana lo ayudaran a él y al actual Líder Jiang, trató de salir a buscarlo cuando escucharon a algunos guardias de Wen Chao pavonearse de cómo lo habían lanzado a los Túmulos Funerarios, pero su hermana se lo prohibió tajantemente.


''Ya hicimos suficiente por ellos'' había dicho Wen Qing mirando al cielo para ocultar su preocupación ''Si realmente lo lanzaron a los Túmulos Funerarios entonces… no creo que puedas encontrar nada de él''. El alivio que sintió cuando la noticia de que Wei Wuxian había aparecido fue inmensa pensando que los hombres de Wen Chao habían mentido, pero al enterarse de los supuestos métodos que estaba utilizando para darle la ventaja en la guerra al resto de las Secta tanto él como su hermana rogaron que nada malo le fuera a pasar. Sin un núcleo dorado para limpiar la energía resentida en su sistema…


—¿Cómo está? —dice saliendo de sus pensamientos observando a Lan Wangji a su lado—. Antes… mi hermana escapó primero con… con parte de nuestra familia y… y escuchamos sobre… sobre lo que hizo en la guerra.


—Bien —Lan Wangji lo mira de reojo.


No le pasa por alto el suspiro aliviado que el joven deja escapar a pesar de la preocupación que aún se refleja en su rostro. Entrecierra un poco los ojos considerando sus palabras lentamente, parecían lo suficientemente inofensivas como para no levantar sospecha, su preocupación es hasta normal dado que considera a Wei Wuxian un amigo, sin embargo…


—Irritable —dice concentrándose en los gestos de Wen Qionglin que se sobresalta al escucharlo hablar de nuevo—. El camino que ha tomado daña cuerpo y mente. Cambia su carácter, ya empezó.


—Oh, hm bueno no es como si tu… tuviera otra opción —comenta el joven y al darse cuenta de lo que dijo abre grande sus ojos cubriendo sus labios mirándolo nerviosamente.


—Hay algo… mal con Wei Ying, con su cuerpo —decide pasar por alto el desliz del joven sin mirarlo directamente, pero notando como sus hombros se tensan y su ceño se frunce—. Quiero ayudarlo. No debe seguir ese camino.


Wen Qionglin lo mira abriendo sus ojos un poco sorprendido, ¿acaso el Segundo Joven Maestro Lan lo sabía? No, piensa tratando de descifrar su semblante, pero no logra leer nada, si Lan Wangji lo supiera duda que estuviera comentándolo con él por ser un Wen, aunque fuera amigo de Wei Wuxian. Por la forma en que el Joven Maestro Wei hablaba del Segundo Jade sabe que lo tiene en muy alta estima. Tal vez… tal vez él pueda ayudar piensa asintiendo para sí mismo.


—El Joven Maestro Wei re… realmente no tiene otra opción, Segundo Joven Maestro Lan —dice con suavidad mirando al frente. ''Perdóneme, Joven Maestro Wei'' piensa tomando una larga respiración—. Lo… lo que esté haciendo con la energía resentida es… es la única opción que le queda si… si quiere cultivar. El camino correcto ya no… ya no es para él porque le… le falta algo —lo mira de reojo encogiéndose un poco sobre sí mismo al notar la mirada que le dedica Lan Wangji.


Por su parte Lan Wangji analiza sus palabras lentamente, ¿el Cultivo Demoníaco es su único camino? Eso es imposible, la base de cultivo de Wei Wuxian era lo suficientemente fuerte como para no recurrir a ello, incluso si realmente fue lanzado a los Túmulos Funerarios por Wen Chao y sus hombres debería ser suficiente como para combatir la energía resentida. Al menos que… ¿no acaba de decir Wen Qionglin que le hace falta algo para seguir el camino correcto? Mira al frente apretando sus manos, incapaz de creerlo, ¿eso significa que su núcleo dorado estaba dañado? ¿había sido dañado durante el ataque al Muelle de Loto?


No piensa, no es eso lo que había dicho Wen Qionglin. Sus palabras fueron ''le falta algo'' no ''algo está dañado''. Si durante el ataque Wei Wuxian hubiera sufrido una herida capaz de dañar su núcleo dorado, o bien durante su supuesta estancia en un lugar como los Túmulos Funerarios no hubiera usado esas palabras, de hecho, ni siquiera debería saberlo. Trata de recordar que había dicho Jiang Wanyin cuando volvió luego del ataque a su hogar y fueron emboscados por Wen Chao que usó a su amante Wang Lingjiao como distracción.


¿Estaba Wen Zhuliu con él? Posiblemente, el hombre nunca se apartaba de Wen Chao, ni siquiera estando en las puertas de la muerte. La otra posibilidad entonces es que Wen Zhuliu, el Destructor de Núcleos, haya destruido el suyo durante el ataque o luego, pero de alguna forma eso tampoco concuerda con las palabras de Wen Qionglin.


De pronto recuerda los rumores que se esparcieron tras la caída de Muelle del Loto, rumores esparcidos especialmente por Wen Chao y sus guardias para presumir de su gran hazaña; había contado cómo atraparon al heredero de Yunmeng Jiang y la manera en que lo habían torturado para finalmente ordenarle a Wen Zhuliu que destruyera su núcleo. En ese entonces había descartado los rumores porque, uno hacer caso a rumores malintencionados iba en contra de las reglas de su Secta y dos tras el regreso de Jiang Wanyin ambos habían pasado tres meses juntos buscando a Wei Wuxian por lo que era obvio que el Líder Jiang aún mantenía su núcleo.


Si esos rumores eran reales, piensa sintiendo un nudo formarse en su garganta, y las palabras de Wen Qionglin eran ciertas Jiang Wanyin había perdido su núcleo y lo había recuperado de alguna forma; hasta dónde sabe es imposible formar un núcleo dorado luego de la edad propicia para hacerlo, eso sólo puede significar que más que recuperar el suyo, obtuvo otro y Wei Ying perdió algo…Su mente le comenzó a doler en cuanto la respuesta fue obvia ante sus ojos; el núcleo dorado del que tan orgulloso estaba el Líder Jiang no es de otra persona más que de Wei Wuxian.


Inconscientemente lleva una mano a su pecho tocando suavemente el punto dónde el suyo se encuentra, la idea de perderlo le hace sentir un escalofrío, no quiere imaginar el tener que darlo. ¿A caso Jiang Wanyin lo había obligado? ¿cómo hicieron la transferencia? ¿había amenazado a Wei Wuxian hasta conseguir que lo cediera voluntariamente? No, se dice apretando su puño, había sido testigo de la forma en que ambos interactuaban durante su estancia en el Receso de las Nubes y volvió a ser testigo de ello durante la guerra. Wei Wuxian adoraba a sus hermanos, a Jiang Yanli como si fuera una diosa, una figura materna a la que defendería hasta la muerte y a Jiang Wanyin como su hermano menor al que debe cuidar, como el Líder al que debe servir.


—Hemos… hemos llegado —la voz de Wen Qionglin lo sacan de sus pensamientos, se detiene y parpadea rápidamente mirando al lugar al que han llegado.


Ve un montón de casas que apenas parecen mantenerse en pie, pero que seguro les servirán de albergue. En automático ayuda a un par de ancianos a llegar a una de las casas mirando de reojo a Wen Qionglin que camina rápidamente hacia una mujer que lo espera de brazos cruzados, su hermana posiblemente; asiente hacia la pareja de ancianos por sus palabras de gratitud antes de caminar hacia los hermanos Wen que discuten en voz baja, la mujer cada vez más roja por la furia contenida y Wen Qionglin encogiéndose un poco como si así pudiera evitar la mirada asesina de su hermana.


—Señorita Wen —saluda deteniéndose frente a ambos haciendo una reverencia.


—Segundo Joven Maestro Lan —responde la mujer apretando sus dientes—, aunque debería llamarle Hanguang-jun mejor, ¿no? ¿a qué debemos este acto de infinita bondad de su parte?


—¡Hermana! —Wen Qionglin a su lado chilla mirando del uno al otro preocupado.


—¡A-Ning! —responde ella mirándolo en advertencia.


—Necesitaban asistencia —Lan Wangji la mira con calma. No la había visto antes ni la conoce personalmente, pero puede reconocerla por lo que ha escuchado; Wen Qing, la líder de la rama médica de los Wen, aclamada como la mejor médico de Qishan Wen antes de la guerra.


—Hm, entonces gracias, Hanguang-jun. Agradecería si el favor se puede extender a no revelar nuestra ubicación —Wen Qing aprieta sus manos antes de soltar un profundo suspiro—, por favor.


—Hm —asiente a sus palabras y esto parece hacerla relajarse.


—Mu… muchas gracias Se… Segundo Joven Maestro Lan —Wen Qionglin hace una reverencia dedicándole una pequeña sonrisa agradecida, sonrisa que poco a poco desaparece cuando el hombre no se retira. Mira a su hermana preocupado y esta observa a Lan Wangji con ojos entrecerrados.


—¿Necesita algo más, Hanguang-jun?


Lan Wangji parece dudar por un segundo antes de enderezarse y asentir.


—Wei Ying —dice sorprendiendo a la mujer que mira a su hermano menor en busca de respuestas, pero este parece tan o más confundida que ella.


—Hace meses que no sabemos nada de Wei Wuxian —Wen Qing lo mira con cautela, ¿no creerá que ellos tuvieron algo que ver con lo que hizo Wen Chao?


—Su núcleo dorado —sus palabras hacen que ambos hermanos abran los ojos, la primera sorprendida y el segundo porque no esperaba que Hanguang-jun entendiera sus palabras tan pronto.


—Hablemos en privado —Wen Qing toma la mano de su hermano jalándolo hacia una de las casas siendo seguida por Lan Wangji.


Una vez dentro la mujer le señala una mesa caminando hacia una pequeña cocina para preparar té dando vueltas en su cabeza como tener esa conversación sin romper la promesa que le hizo a Wei Wuxian. Una vez el té está listo pone la tetera en una bandeja junto a tres tazas y vuelve fuera caminando hacia la mesa, se sienta junto a su hermano dejando la bandeja en la mesa. Wen Qionglin se adelanta a sus movimientos y sirve el té por ella poniendo las tazas delicadamente frente a cada uno; para su grata sorpresa Lan Wangji toma un sorbo de su té con movimientos controlados y elegantes, pero demostrándole de todas formas que le está brindando su confianza.


—¿Qué quieres saber del núcleo dorado de Wei Wuxian? —pregunta tomando de su té. Lo mejor es terminar con esa conversación pronto para dedicarse a asegurarse que su familia esté verdaderamente a salvo.


—Wei Ying está cultivando la energía resentida —Lan Wangji mira la taza en sus manos valorando sus palabras para ser lo más claro posible—. Su cultivo es fuerte, no debería hacerlo. Wen Qionglin dijo que le falta algo para seguir en el camino correcto.


—¿Le dijiste? —Wen Qing dirige su mirada hacia su hermano, quién se encoje negando rápidamente.


—Yo… yo sólo dije que… que el Joven Maestro Wei no puede… no puede dejar el cultivo… el cultivo de la energía resentida si quiere… si quiere seguir cultivando —explica dejando su taza en la mesa cuando sus manos empiezan a temblar tanto que por poco derrama el té.


—¿Qué le pasó? —la voz de Lan Wangji corta cualquier cosa que la mujer pueda decirle a su hermano.


Wen Qing lo mira largamente maldiciendo por lo bajo, mentalmente le pide disculpas a Wei Wuxian por romper su promesa y a todos sus ancestros por romper con el secreto de médico-paciente. Termina su taza de té sirviéndose un poco más organizando sus ideas.


—Cuando Wen Chao atacó Muelle del Loto, Wei Wuxian y Jiang Wanyin escaparon —empieza mirando su taza—. Lo que sé, es que Jiang Wanyin fue atrapado y Wei Wuxian fue a rescatarlo. Mi hermano fue a Muelle del Loto con la esperanza de ayudar a Wei Wuxian como pudiera, y lo hizo ayudándolos a escapar trayéndolos conmigo para curarlos.


Tamborilea sus dedos respirando hondo.


—Wen Zhuliu había destruido el núcleo dorado de Jiang Wanyin, así que Wei Wuxian me rogó para encontrar una forma de ayudarlo a recuperarlo —continúa mirando a Lan Wangji—. Lo que voy a decirte sólo lo sabemos Wei Wuxian, A-Ning y yo. Le juré a Wei Wuxian que jamás revelaría este secreto así que espero entiendas el aprieto en que me estás poniendo.


—Quiero ayudar a Wei Ying —le responde el hombre sosteniéndole la mirada con la misma seguridad e intensidad.


—Bien —cede dejando escapar un suspiro—. Yo había estudiado la posibilidad de realizar una transferencia de núcleo dorado de un donante voluntario a una persona que haya perdido el suyo. Mientras leía mis libros médicos para ayudar a su hermano Wei Wuxian encontró toda mi investigación y me rogó hacer la cirugía. Me negué rotundamente, la posibilidad de que ambos murieran era bastante altas pero él continuó insistiendo, así que finalmente cedí.


—¿Las posibilidades? —Lan Wangji traga con fuerza apretando su mano alrededor de la taza.


—50 por ciento —responde la mujer sin necesidad de que le aclare la pregunta. Las posibilidades de éxito eran del 50 porciento y, por la forma en que el hombre frente a ella toma una fuerte respiración, no debe explicar lo increíblemente afortunado que fue Wei Wuxian.


—Yo realicé la operación, asistida por A-Ning. Fue un éxito, para ambas partes, y me despedí de Wei Wuxian jurándole que nadie jamás sabría esto —Wen Qing deja su taza en la mesa apoyando sus manos en su regazo permitiéndole asimilar sus palabras.


Lan Wangji permanece inescrutable en el exterior, pero su mente es una tormenta de pensamientos que van desde cómo Wei Wuxian, quien estaba orgulloso de su cultivo habiendo trabajado tan duramente en ello lo sacrificó tan desinteresadamente, hasta lo injusto que le parece que lo haya hecho. No puede entenderlo, no puede comprender cómo el joven podía ser tan descuidado consigo mismo y su propio bienestar por el de otros; casi puede imaginarlo con una enorme sonrisa asegurando que estaba bien. No, Wei Wuxian no había dado su núcleo dorado en un acto justo, había sido un sacrificio voluntariamente cruel que está seguro no tenía ninguna necesidad de hacer; tal vez Wei Wuxian no lo viera de esa forma al momento de sugerir la cirugía, pero para Lan Wangji su vida era preciosa, valiosa e irremplazable, una vida que se estaba perdiendo rápidamente en los brazos de la energía resentida. Él no piensa permitir que eso continúe.


—Devuélvelo —luego de unos largos minutos en silencio la voz de Lan Wangji, más fría y pesada que hasta hace unos minutos, hacen a Wen Qing se sobresalte por lo que le toma unos segundos procesar sus palabras.


—¿Disculpa? —lo mira incrédula esperando haber escuchado mal.


—Devuelve el núcleo dorado de Wei Ying —repite el hombre lentamente, cada palabra haciéndola sentirse paralizada en su asiento por la urgencia que detecta en su tono.


—No puedo hacer eso. Wei Wuxian se lo dio voluntariamente a Jiang Wanyin, además no creo que acepte…


—Wen Qing —Lan Wangji la interrumpe poniéndose en pie, la frialdad en su mirada logra hacerla callar en el instante. Jamás en su vida la mujer se había sentido tan intimidada y amenazada, ni siquiera cuando tenía que presentarse frente a Wen Ruohan cada vez que al hombre se le antojara—. No lo estoy preguntando.


—¿Y si me niego? ¿vas a obligarme? El respetado Hanguang-jun, Segundo Jade de Gusu Lan y hermano del gran Zewu-jun —se pone en pie también apretando sus manos dejando que la ira tome el lugar del miedo en su cuerpo.


Los ojos de Lan Wangji pasan de ella a Wen Qionglin e inmediatamente su cuerpo se mueve para cubrir al de su hermano. Eso no parece perturbar al cultivador frente a ella que pone una mano en su espada, una clara amenazada sin necesidad de decirlo en voz alta y eso la aterra aún más; ¿estaba dispuesto a lastimar a un inocente por devolverle el núcleo dorado a Wei Wuxian? ¿por qué?


—Traeré a Wei Ying y Jiang Wanyin —dice lentamente mirándola con intensidad—, devolverás su núcleo dorado a Wei Ying.


—Hacer eso podría matarlo —dice tratando de hacerlo entrar en razón. Puede notar que el interés de Lan Wangji por Wei Wuxian es fuerte por lo que no duda en usar su bienestar para aplacar el fuego que arde en sus ojos.


— Asegura que no pase —Lan Wangji dice con simpleza haciendo una pequeña reverencia—. Cinco días —se endereza caminando hacia la entrada.


—¡Lan Wangji eso es una locura! —grita viéndolo salir incapaz de mover un solo músculo. El hombre no se detiene a mirarla, sus pasos seguros dejan en claro su intención.


En cinco días le traería a Wei Wuxian y a Jiang Wanyin para que realice nuevamente una cirugía que podría matarlos a ambos, y debía asegurarse de la supervivencia de Wei Wuxian. Traga mirando a su hermano que se aferra a su túnica mirando con ojos humedecidos el punto donde estaba Lan Wangji hace unos segundos; no le queda de otra más que aceptar, piensa con pesar abrazando a su hermano, la vida de Wen Qionglin dependía de eso.

4 Juillet 2022 20:32:50 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
Lire le chapitre suivant 2

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 5 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!