alejandra-barajas1639189998 Nona Kookmin

Príncipe de Hielo Al príncipe Jimin de Calluvia no le gusta ese apodo, pero tiene que admitir que no está mal. Él es responsable y correcto, y probablemente sea exacto decir que no es bueno en las emociones. Después de enviudar, la vida de Jimin ha girado en torno a sus deberes como Príncipe Heredero y poco más. Pero una noche esto cambia. Una noche, Jimin se encuentra con un hombre en los establos reales, un hombre que es lo opuesto a lo apropiado, un hombre con ojos tan negros como el pecado. Jungkook di'Lehr es todo lo que Jimin debería despreciar. Es un criminal grosero y de baja expresión. Es terrible para el autocontrol de Jimin. Hace que Jimin se comporte como un hombre sin sentido, no como el Príncipe Heredero. Ellos no tienen nada en común. No tienen futuro juntos. Todavía no puede mantenerse alejados. Una historia de atracción prohibida y amor que desafía todas las probabilidades. TERCER LIBRO DE LA SAGA CALLUVIAN PAREJA PRINCIPAL: KOOKMIN +18 PORTADA: BaileyY09S25


Fanfiction Interdit aux moins de 18 ans.

#amor #BL
206
15.5mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

PRÓLOGO

🌚🌞🌚


—¡Quiero una historia, mami!

Shayla reprimió un suspiro, mirando la ansiosa carita de su hija. Su hija de cinco años adoraba los cuentos de hadas y quería una nueva historia cada noche, Pero ella detestaba absolutamente la repetición.

Shayla miró a su alrededor, buscando inspiración, y su mirada se detuvo en la brillante revista de su mesita de noche. Las revistas de chismes sobre la realeza de los planetas del Núcleo Interior eran un placer culpable para ella, algo que Shayla no podía permitirse, pero no podía resistir comprar. Tal vez finalmente serían útiles para algo. Shayla tomó la revista y miró al hombre en la portada.

—Érase una vez, un hermoso príncipe —dijo con nostalgia—. Era tan hermoso que los relatos de su belleza se extendieron incluso a los planetas Fringe de la Unión. Se dijo que una mirada al príncipe le quitó el aliento a la gente, tan hermoso que era —Shayla podría haber estado exagerando un poco por el bien de la historia, pero el príncipe en cuestión realmente era increíblemente guapo.

Su hija se animó.

—¿Cómo se veía?

Shayla sonrió.

—Era alto, fuerte y elegante, con el tipo de rostro del que era imposible mirar hacia otro lado. Tenía el cabello castaño ondulado, los ojos de color verde intenso y una piel tan clara y perfecta que parecía casi brillar —Shayla decidió no mencionar que el príncipe tenía una boca sensual y labios rojos que la hacía tener pensamientos muy traviesos y no aptos para los cuentos de hadas. Su hija no necesitaba saber eso.

—Suena muy bonito —dijo Nina.

Shayla le sonrió a su hija.

—Lo era.

Nina parecía emocionada ahora.

—¿Qué pasó después?

—El príncipe estaba comprometido con otro hijo de una familia noble cuando era incluso más joven que tú. Finalmente se casaron y fueron muy felices juntos. Eran considerados como la pareja más hermosa de la galaxia —Shayla sonrió con nostalgia, recordando los artículos sobre la pareja, lo bien que se veían juntos. Aunque el príncipe-consorte no había sido rival para la belleza del príncipe, nadie lo era, quizás a excepción del hermano menor del príncipe, formaban una pareja hermosa.

Habían sido La Pareja, la relación que aspiraban a tener los caballeros de bajo nacimiento, como Shayla. Shayla solía
recopilar todos los artículos que podía encontrar sobre la pareja real de Calluvia, adorándolos juntos a pesar de que nunca los había visto en persona. Calluvia era un planeta del Núcleo Interior, muy lejos del planeta rural en el quinto pino en el que Shayla vivía.

—¿Vivieron felices para siempre? —Dijo Nina.

La sonrisa de Shayla se desvaneció.

—No. Años después la boda real, el príncipe-consorte fue asesinado por los rebeldes, personas muy malas —Todavía era difícil de creer, incluso meses después. A decir verdad, Shayla se sintió un poco desconsolada por eso, como si parte de su infancia también hubiera muerto. Ella tragó—. Y se dijo que el príncipe nunca volvió a sonreír, con el corazón congelado.

Su pequeña hija frunció el ceño.

—¡Es una historia triste, mami! No me gusta.

Shayla la besó suavemente en la frente.

—Lo sé, cariño. Pero no todas las historias tienen un final feliz. Todavía vale la pena contarlas.

Nina hizo un puchero.

—¿No puede el príncipe enamorarse de nuevo y ser feliz?

Shayla la miró fijamente.

—No, por supuesto que no —dijo ella débilmente. La mera idea de que el príncipe se enamore de alguien más simplemente parecía... ridícula. Incorrecto.

—¿Por qué no? —Dijo su hija.

Shayla frunció el ceño, sin estar segura de qué decir. Apenas podía decir que había estado demasiado interesada en la relación de dos personas que ni siquiera conocía, y por eso no quería que el príncipe se enamorara de nuevo.

Tal vez fue egoísta de su parte, pero Shayla creía firmemente que las personas solo podían amar una vez, y estaba segura de que no había ningún hombre que pudiera eclipsar al príncipe consorte en el corazón del príncipe.

Shayla miró la revista brillante, el hielo en los cálidos ojos del príncipe.

El corazón del príncipe Jimin realmente parecía haberse congelado. Se necesitaría un milagro para derretir el hielo de nuevo.

O fuego.

27 Mai 2022 20:20 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
27
Lire le chapitre suivant CAPITULO 1

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 39 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!