thvarbie ૮ ˙Ⱉ˙ ა

✎ㅤㅤ..ㅤㅤ𝙠𝙤𝙤𝘵𝘢𝘦 ㅤ꒱ㅤ ୨۪୧ㅤ entrar desnuda al cuarto donde tu caliente novio está jugando videojuegos e ignorandote, es fácil. ﹙𑁍﹚ 𝗍𝖾𝗍𝖾 𝗁𝖺𝗌 𝖺 𝗽𝘂𝘀𝘀𝘆 𝖺𝗇𝖽 𝘁𝗶𝘁𝘀 ﹙𑁍﹚ 𝗍𝖾𝗍𝖾 𝗂𝗌 𝗮 𝘄𝗼𝗺𝗮𝗻 ﹙𑁍﹚ 𝗼𝗻𝗲 𝗌𝗁𝗈𝗍 - 𝗰𝗼𝗺𝗽𝗹𝗲𝘁𝗲 — ꫝ𝑜𝑠𝑒𝑜𝑘𝑖𝑠𝑡𝑎𝑟.


Fanfiction Érotique Interdit aux moins de 21 ans.

#boypussy #boytits
Histoire courte
1.0mille
25.5mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

único. ☆

Era suficiente.


Si bien, su novio pasaba al rededor de dos horas pegado a su fea consola, al menos eso es lo que le dice a Taehyung, que como buena novia, procuraba que su hombre no estuviera embobado con sus jueguecillos durante más tiempo del otorgado por ella misma, pero incluso en esas largas-no-largas horas —que se sentían como años para ella—, Jungkook la ignoraba olímpicamente hasta terminar cada maldita partida con sus feos (para nada feos) amigotes. Ella siempre estaba enojada o intentaba parecer enojada, pero el maldito bastardo se las arreglaba para contentarla.


Crean mucho en eso de que los chicos amantes de los vídeo juegos son muy buenos con las manos, jodidamente buenos.


Bueno, su Jungkookie era feliz jugando y tonteando con sus amigos, a ella le gustaba ver a su hombre feliz, y con el estrés de la universidad sintió que debía dejar que él se desestresara con esa cosa. Pero malditamente no tenía previsto que su novio ignorara sus "puedes divertirte entre mis piernas" así de feo. O sea, ¿quién en su vida, ignora a su caliente novia sólo por encontrar al maldito traidor de un juego demasiado agresivo?


O por qué la necesidad de jugar sin camisa, dejando su trabajado abdomen tatuado a su quisquillosa vista, y sólo con unos pantalones de chándal que dejaban ver claramente que bajo estos podrías encontrar sólo una gran descendencia enorme y, también, ¿cuál era la necesidad de acomodar dicha bendición de dios cada vez que lo sintiera necesario?


¡Eso debería ser un delito! Y él lo pagaría.


Taehyung había intentado de todo, no realmente hasta el punto de novia tóxica en contra de los videojuegos, pero vamos; su desde usar apretadas blusitas que dejaban ver el contorno redondo de sus pechos, marcando sus erectos pezones, hasta usar esos diminutos shorts que no podían llamarse así, ya que le mostraban una gran vista a Jungkook, y lo ponían en situaciones difíciles al tener que desviarse por momentos de sus partidas, siendo regresado a estas por sus colegas, que lo llamaban a través de los auriculares esos, especiales para todo su equipo de gamer caliente.


Que ignora a su ardiente noviecita caprichosa.


Y, dios, si pasar alejada de su bebito durante décadas gracias a sus interminables trabajos universitarios, sumando los de su chico, y luego llegar al departamento que ambos compartían y ver cómo Jungkook iba corriendo al cuarto, sin comer, para besar a su hermoso equipo y enchufarse en eso hasta las dos de la mañana, entre otras muchas cosas que ponían una gigante barrera entre Taehyung y mini koo. No mini.


Y entonces, entramos en escena; Kim Taehyung, en unos pequeños booty shorts y una blusa de tirantes, preparando el desayuno para su flojito novio, que aún dormía.


Hoy era sábado, y síp, hoy tenía un nuevo plan para que Jungkook no se pasara pegado a su videojuego nuevo ese que en tan poco tiempo se había convertido en su peor enemigo, y síp de nuevo, se encontraba muy muy celosa de esa cosa del mal, roba novios y roba tiempo con los mismos.


Y si sus intentos por obtener sexo hasta el amanecer con su hombre fracasaban... Oh, no tiene nada planeado para después.


Sólo darle abstinencia eterna a Jungkook cuando al fin deje de ignorarla y tuviera ganas de follarla.


⫘݂⫘ׂ⫘ ✿ ⫘݂⫘ׂ⫘


Los planetas deben haberse alineado y por eso le estaban ocurriendo cosas buenas, porque de no ser eso, Taehyung aún no tendría ninguna explicación para justificar que su novio se encontraba en esos momentos entre sus piernas, repartiendo besitos en su cuello, y con sus inquietas manos tocándola por doquier.


Luego de darle una nalgada cuando despertó y la encontró en la cocina, para luego desayunar y llevársela de nuevo a la habitación.


Sí, tal vez así se sentía el cielo.


Sus dedos se encontraban erredados en el azabache y ondulado cabello de su hombre, acariciando, sintiendo los ásperos dedos contrarios recorrer sus piernas desnudas, todo estaba tan bien, a nada de iniciar la siguiente etapa. Pero, entonces, cuando la boca de su novio bajó a sus pezones para tomar uno por encima de la delgada tela de su blusa, el irritante sonido del teléfono de Jungkook interrumpe la tranquilidad del momento, y él la suelta por completo para atender.


—Oh, oh, ¡oh! Tengo partida, bebé. Mingyu y los chicos me están esperando. — La emoción se encontraba en su voz y en todo sus guapo rostro, que fue casi difícil enojarse con él.


Casi.


Así que, bueno, la iba a dejar ahí, otra vez, sin terminar lo que había comenzado.


Taehyung trató de actuar como si nada, lo juzgó con la mirada y tomó asiento en la cama. De todos modos, era muy temprano para hacer sus cosas de novios, y ella tenía que hacer algunas cosillas para el departamento, porque el hombre este se encerraría en el cuarto, junto a sus vídeo juegos. Sólo esperaba que cuando su pancita rugiera con hambre, su consola le cocinara.


Jungkook notó el enojo de su pequeña, y se debatió seriamente en decir que no a la partida, pero era un jodido nivel que él y sus amigos no han logrado pasar, y Yug le dijo que tenía nuevos movimientos para jugar, y realmente estaba obsesionado con ese maldito juego. Pero estaba más obsesionado con perderse en las sensuales curvas de su chica, pero también sabe que ella podía enojarse todo lo que quiera con él, y sólo duraría así no menos que algunas horas, puchereando a su al rededor hasta que terminase y la atendiera como sabía.


Y, poniéndolo de esa manera, tener a su chica enfurruñada, esperando a ser mimada, era una muy buena visión si colocaba las piezas en orden.


Así que hizo lo que creyó beneficioso para ambos, esperaba que para ambos.


—Te lo juro, nena, esta vez no tardaré nada. En menos de lo que tardan los conejos para volver a follar, yo me encontraré ya entre tus deliciosas curvas.


Dicho esto, se inclinó hacia delante, tomando con una de sus manos la pequeña cintura de su caprichosa mujer, y dándole un dulce piquito en sus rosaditos labios, y como estaba listísimo para largarse y dejarla ahí con su necesidad entre las piernas, ella no tuvo otro remedio más que dejarlo ir, no sin antes morder con fuerza el labio inferior de Jungkook.


Él, al separarse, le dio una de sus sonrisas, esas que hacen que sus bragas se mojen aún más de lo que ya se encontraban, y en serio tuvo serios problemas para dejarlo ir.


Joder, como odiaba a veces que su novio fuera tan malditamente atractivo. Y con todo el dolor que su florecita sentía, dejó libre a su Romeo.


Sólo por el tiempo en que los conejos tardaran para volver a follar, que no debería ser mucho tiempo, teniendo en cuenta la cantidad de hijos que procreaban al año, y... Muy bien, no debe ser mucho lo que debe esperar.


¿Cierto?




Él no terminó. Taehyung estaba segura de que los conejos habían formado todo un pueblo ahora, y su mentiroso noviecito no salió de la habitación donde todo su equipo de videojuegos se encontraba.


Incluso ella había terminado los pocos quehaceres del departamento. Al parecer, Jungkook era feliz con sus duros fideos picantes instantáneos. Que esperaba que no le dieran dolor de estomago más tarde, porque un Jungkook enfermito era, en otro punto, realmente adorable, pero muy gruñón y especial con su cuidado.


Pero ese no era el desgraciado tema.


Ya que su hombre decidió esto, era momento de sacar las cartas que ella tenía bajo la manga y colocarlas con estilo sobre la mesa. Estaba totalmente segura de que si pasaba otro día reteniendo sus ganas de tener intimidad larga con su novio, se lanzaría de la azotea.


Bueno, un día, vagando por sus redes sociales, miró por casualidad un challenge donde algunas chicas sorprendían a sus novios que, compartidas razones, las ignoraban por estar mucho tiempo frente a sus consolas, así que ellas simplemente entraban a la habitación de los susodichos con una toalla ocultando su desnudes de ellos, se colocaban frente a la pantalla en donde se reproducían los garabatos esos y dejaban caer la tela, dejando ante los ojos de sus chicos todo lo que podían tener en ese momento si tan solo dejaran de lado sus aparatos.


Así que ahí se encontraba ahora, mirándose al espejo mientras se preparaba para irrumpir a Jungkook.


Miró su curvilíneo cuerpecito en el gran espejo del baño, detallanfose completamente. Sus piernas se encontraban desnudas, ya que la toalla sólo cubría de sus pechos hasta su trasero respingón, sus clavículas se veían apetecibles incluso para ella. Y para seducir también a la nariz de su aconejado novio, había rociado su cuello con su perfume especial, y ahora desprendía un dulce y suave aroma a fresas.


Una última repasada a sí misma y por fin salió del baño para ir directamente a la habitación especial de Jungkook, escuchando cómo hablaba por sus auriculares a sabrá un hada quién.


Abrió la puerta de la nada y se adentró al cuarto. Jungkook se encontraba, cómo no esperarlo, sin camiseta, sus jugosos abdominales a su vista, y su desbaratado cabello un poco largo estaba por algunos lugares de su guapo rostro, y ni siquiera la notó, y eso la ofendió en sobremanera. Por dios, tenía a una sexy chica semidesnuda y él sólo tenía ojos para mover sus controles.


Aclaró su garganta para llamar su atención y no lograndolo aún, así que caminó hasta postrarse frente a la pantalla y miró con severidad a su novio, él le devolvió la mirada con asombro, descuidando un momento su partida.


Y fue entonces que ella dejó caer la toalla, revelando ante su novio todo lo que él se había estado perdiendo durante días por pasar tanto tiempo encerrado aquí. Jungkook la recorrió por todos lados, tragando saliva cuando se centró en esos grandes y apetecibles pechos. Ella le hizo una seña para que quitara los audífonos, y la obedeció de inmediato.


—Es suficiente, Jungkook. — Dijo, colocando un mechón de su largo cabello castaño al rededor de su dedo. —Justo ahora, tienes frente a ti a tus dos opciones de entretenimiento. Tú decides si quieres pasar la tarde encerrado aquí, perdiendo tu tiempo de calidad con tu novia, o puedes venir con ella y follarla hasta que los vecinos se quejen por todo el ruido y alboroto que vamos a armar.


Directo al grano, señorita. Muy bien hecho.


Jungkook estaba completamente en shock, ignorando los gritos histéricos de sus compañeros de juego mientras se decidía entre perder aquí su tiempo sin sexo, o ir con su chica. El solo pensar en su polla enterrada en el gordo culo de Taehyung lo hizo volverse enteramente una roca, y por supuesto que se fue con la idea de joderla hasta que el sol se ocultara y volviera a aparecer al día siguiente.


—Mierda. — Se quitó los auriculares y apagó la pantalla. Más tarde podría escuchar las quejas de sus colegas.


Se acercó a pasos rápidos hasta quedar frente a su nena, tomó con sus grandes manos las perfectas caderas contrarias y chocó su boca con la dulce de Taehyung. Recibió un jadeo en respuesta y unos brazos se envolvieron al rededor de su cuello, agacahó más su rostro para darle más comodidad a Tae. Su encuentro de bocas era completamente obsceno y caliente, chasquidos se escuchaban combinados con los gruñidos de Kook y los suspiros de Taehyung.


Jungkook cortó el beso unos minutos después, escuchando la respiración entrecortada de su pequeña junto a la suya propia. Su rostro fue a parar al delicado cuello acanelado de su novia e inhaló el embriagante aroma que de ahí surgía.


—No me vuelvas a poner a elegir entre tú y los videojuegos jamás, porque, joder que sí, siempre te escogeré a ti, preciosa.


—¿Ah, sí? Pues eso no era lo que parecía antes, cariño.


Jungkook le sonrió y la volvió a besar con pasión, bajando sus manos de sus caderas hasta sus muslos, pasando antes por su esponjoso trasero y dándole un buen apretón. La sujetó con fuerza y la cargó contra sí, causando que Taehyung colocara sus piernas al rededor de su cintura, sintiendo contra su abdomen la humedad que se ocultaba en su cálida flor.


Con ambos comiéndose la boca, los guió hasta el gran sofá que estaba en la habitación, sentandolos en él. Con Taehyung en sus fuertes muslos moviéndose contra su duro miembro, alejó una de sus manos de sus piernas y la llevó entre los dos calientes cuerpos, cayendo directamente en el mojado coñito de su chica, que se arqueó cuando uno de sus largos dedos comenzó a masajear su botón. Despegaron sus labios con un gemido y ella fue hacia el cuello de su novio, olfateando el aroma masculino que ya conocía. Lo amaba tanto.


Los movimientos en su parte baja se volvieron más constantes y rápidos, y ella se frotaba contra los dedos que se encontraban dándole placer, estimulando de paso el miembro de Jungkook aún cubierto por la tela de su pijama a rayas.


De pronto, él ingresó dos dedos en su interior, con su pulgar masajeando su clítoris con experiencia.


Joder, qué jodidamente afortunada era por tener a este perfecto hombre.


—J-Jungkook... Oh, Jungkook.


Entre agudos chillidos y roncos gruñidos de placer, los dos jóvenes pasaron por horas dándose amor de tantas maneras y posiciones.


Después de todo, entrar al cuarto donde tu caliente novio está tan entretenido jugando videojuegos e ignorante fue fácil, y muy placentero.


FIN.


✦ ─┽───────狂気──────┾─ ✦


ok recuerdo haber escrito esto un día q fui a comer tacos :v

23 Mai 2022 04:17 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
379
La fin

A propos de l’auteur

૮ ˙Ⱉ˙ ა 𝗈𝗇𝗅𝗒 𝗏𝗈𝗍𝗍𝗈𝗆 ♡ ー 𝗐𝖺𝗍𝗍𝗉𝖺𝖽 ; @thvarbie, @hoseokistar ー boypussy, boytits, kooktae ー hobi, heeseung, soobin, hyunjin ᰍ⠀estoy intentando volver 🧸

Commentez quelque chose

Publier!
taetsi ₍.ᐢ.ᐢ₎ taetsi ₍.ᐢ.ᐢ₎
Pero si estaban ricos los tacos?
January 11, 2023, 10:36

  • Ana Sierra Ana Sierra
    Dónde había tacos?😳 February 25, 2023, 18:15
~