Histoire courte
0
1.4mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

El ritual

Cuando llego me quito la ropa y espero a que sea mi hora, las 3:33, por suerte llovía y había tormenta eléctrica. Enciendo un puro y una candela y me siento frente a la ventana, en el vidro he escrito con marcador negro sí, por arriba y no mas abajo. No hay círculos protectores con candelas negras, tampoco estrellas dibujadas en el piso. Solamente tengo un cuchillo de cocina y un papel con mis demandas.

Estaba completamente desnuda pero llevaba una capa de terciopelo azul eléctrico con capucha que resaltaba el bronceado de su piel, también se había rasurado. Estaba muy excitada y podía sentir y oler lo mojada que estaba.

Me siento en el piso y viendo hacia el infinito a través de la ventana recito: “Te invoco, ven en todo tu esplendor, sal de las profundidades y muéstrate”. Con el cuchillo me corto el dedo del centro de la mano izquierda, me levanto y lo paso a través del vidrio de derecha a izquierda. Un fuerte viento me tira hacia atrás, caigo sentada apoyada en los codos con las piernas y la capa abiertas.

A través del vidrio pero sin quebrarlo entra una un sátiro de unos dos metros de alto, del cuello para abajo es como un hombre grande con músculos abultados que hacen que su piel brille, su pene es doble, los dos enormes del mismo tamaño. Extiende sus alas de murciélago, cada una mide por lo menos unos dos metros. Y me mira con ojos de deseo, hambre y maldad. En su cabeza tiene cuatro cuernos de cabro, que se enrollan en tres vueltas cada uno.

Tengo las tetas paradas, y siento la humedad entre las piernas. De lejos el demonio me penetra primero con su cola, rápido y profundo en la vagina y luego en un solo movimiento se abalanza sobre mí y me penetra con ambos penes. Siento dolor y placer al mismo tiempo, es una verga que quema pero que al mismo tiempo me hace tener un orgasmo en cada embestida. Siento las babas y sudor del monstruo caerme en el pecho y en la cara, he perdido la noción del tiempo y me desvanezco.

Cuando me despierto siento dolor y ese olor a salvia…cuando abro los ojos me doy cuenta de que ya no estoy en mi cuarto. El suelo está cubierto de esponjas verdes, aquel musgo, de ahí viene el olor. Me levanto y no hay nada a mi alrededor más que colinas y cocinas cubiertas de musgo.

SIgo vestida con la capa azul, me levanto y voy en busca de Vater.

9 Mai 2022 17:29:50 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~