kooprettie ♥︎ ㅤ

Cuando se trataba de tener relaciones sexuales, Jungkook se convertía en alguien insaciable, siempre necesitaba más. Por eso agradecía tener a su lado a Taehyung, quien estaba dispuesto a darle al menor todo por lo que suplicaba. ♥︎ ONE-SHOT. Boypussy + Boyboobs JK ♥︎ Contenido sexual explícito No copias, ni adaptaciones © kooprettie


Fanfiction Interdit aux moins de 18 ans.

#jkbottom #bangtanboys #bangtan #bts #nsfw #lemon #smut #kooboobs #boyboobs #boytits #kootits #koopussy #boypussy #thtop #taetop #inkspiredstory #koottom #vkook #taekook
Histoire courte
616
15.5mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

♥︎

Jungkook despertó de su siesta, sintiéndose renovado y notando cómo había recuperado un poco las horas de sueño que la universidad le robó durante los últimos meses. Un sentimiento de paz se instaló en su alma cuando se percató de que estaba abrazado a su novio, y una de sus piernas rodeaba las caderas ajenas. Podía sentir una gran mano proporcionándole caricias a su cuerpo.

Observó con ojitos adormilados a Taehyung, e instantáneamente una sonrisa iluminó su rostro. Su corazón se vio envuelto por una inmensa calidez cuando el mayor le sonrió de regreso.

—Buenas noches, mi vida —habló Taehyung, apagando su celular para centrar toda su atención en su príncipe.

Este último abrió un poco más sus ojos al escuchar la palabra "noches".

—¿Noches? —preguntó confundido, su voz algo ronca debido a que recién había despertado.

—Ajá —rio Kim, besando la nariz contraria. —Dormiste toda la tarde, amor. Son las nueve.

Jungkook jadeó, sorprendido. Según recordaba, él había tomado una "pequeña" siesta junto a Taehyung a las seis de la tarde apróximadamente. No podía creer que haya dormido tanto, y sin haberse despertado en ningún momento.

—Wow —expresó Jungkook. —¿Por qué no me despertaste? Quería invitarte a cenar... —hizo pucheros.

—Aw... te veías muy cómodo durmiendo profundamente. Pensé que necesitarías esas horas de sueño bien merecidas, vida —acarició el rostro de Jeon.

—Bueno, creo que sí hiciste bien en no despertarme. Probablemente me hubiera enojado contigo por hacerlo.

Ambos rieron ante el comentario del castaño, quien recibió un cálido beso en la frente. Suspiró, y se acurrucó más en los brazos de Taehyung. Este brindaba caricias en el cuero cabelludo de Jungkook, relajándolo y obligándolo a cerrar los ojos nuevamente. Taehyung siempre hacía que el castañito se sienta tan protegido y seguro.

—Hyung, tengo hambre —se queja.

—¿De qué? —pregunta, con un deje juguetón y con doble sentido, que hizo que el menor se ruborice. Se tomó unos segundos para contestar.

—De ti —responde. —Aunque también de comida, pero eso puede esperar.

—Hm... me interesa lo primero —le habló al oído con su voz ronca que causaba cosas en Jungkook, y se inclinó para besarlo.

El castaño sintió corrientes eléctricas recorrer todo su cuerpo cuando los labios de Taehyung se posaron apasionadamente sobre los suyos. Sus manos se aferraron al cuello de la camisa ajena, y de repente se encontró sentado en el regazo de su novio.

Su parte baja sentía cada vez más cosas a medida que el beso aumentaba la intensidad y las caricias que Kim proporcionaba tocaban zonas cada vez más erógenas.

Se encargaron de pegar completamente sus cuerpos, sin dejar que ninguna partícula de aire se interponga entre ellos. Los pechos de Jungkook se apretaban contra Taehyung, enloqueciendo a este y haciéndosele imposible no tocarlos y manipularlos a su antojo.

—Hm, hyung... —se le escapó un gimoteo, a la vez que se frotaba contra el cuerpo impropio.

Juntaron sus frentes y se miraron a los ojos. La forma en que Jungkook observaba a su novio se volvía única en estos momentos. Sus grandes y brillosos ojos ahora estaban entrecerrados, sus pupilas estaban dilatadas y gritaban "fóllame".

—Mi chico bonito. Te ves precioso así, mi amor —susurró en el oído de Jeon, haciendo a este suspirar temblorosamente y estremecerse.

Los largos dedos de Taehyung jugaron durante unos segundos con el elástico de los pantalones de su novio, para luego retirarlos completamente, dejando a la vista sus bragas negras de encaje y su redondo culo contra su dura entrepierna. Luego, con sus manos inició un recorrido de ida y vuelta que empezaba en las tetas de Jungkook, seguía por su cintura y terminaba en sus caderas.

Jungkook experimentó una punzada de placer en su parte íntima al sentir debajo suyo un bulto creciente. Se frotó contra este, creando una deliciosa fricción que le hizo gemir alto y volver a besar a Taehyung.

—¿Estás caliente, vida? ¿Te gusta frotarte contra hyung? —dijo Taehyung, amasando el trasero contrario y luego nalgueándolo.

—¡Ah~! S-sí, hyungie... muy, muy caliente —contestó entre gemidos, acelerando la velocidad a la cual se restregaba. —¡A-ahg! ¡Cerca~!

Al escuchar esto, Taehyung se encargó de retirar la ropa interior ajena rápidamente, haciendo que Jungkook lloriquee al sentir su coño frotándose directamente contra el gran bulto cubierto de su novio. Simuló estar montándolo, cerrando los ojos cuando sintió la cara de Kim enterrarse entre sus grandes tetas.

Bajó unos segundos la velocidad a la cual se frotaba, haciendo círculos con sus caderas, mientras, de una forma lenta y sensual, levantaba su camiseta de pijama hasta arriba de sus grandes pechos. Los apretó, mordiéndose los labios y mirando lujuriosamente a Taehyung. Este gruñó, y se acercó a estimular con su boca esas tetas.

—A-ah... sí, sí. Tan rico... ~

Bastaron un par de segundos para que se corriera, gimoteando el nombre de Taehyung y sintiendo sus ojitos humedecerse.

Pero claramente, aún no se sentía satisfecho. Necesitaba más, mucho más.

Y como si el mayor hubiese leído su mente, después empezó a besarlo con mucha más necesidad, arrancándole exquisitos suspiros y gemidos.

Fue testigo de cómo Taehyung se quitó la camisa enfrente suyo de la manera más sexy posible, logrando hacer que el castaño se muerda un labio y sienta su intimidad palpitar.

Kim retiró la única prenda que llevaba puesta Jungkook, la camiseta de pijama con estampado de conejos. Sin ninguna tela estorbando, ahora podía apreciar la total desnudez de su novio, sus perfectas curvas y su suave piel. Tenía a la personificación de la perfección frente a sus ojos.

—Eres demasiado bonito, ángel. Me gustas mucho, muchísimo.

A modo de respuesta, Jungkook sonrió embobado, acariciando la nuca de su novio y besando su mejilla.

—Te amo —pronunció el castaño.

—Te amo más.

Jungkook dejó un beso casto con mucho amor en los labios ajenos, y luego descendió sus besos por la mandíbula de Taehyung, por su cuello, por su pecho, entre sus pectorales, por sus abdominales, hasta chocar contra el borde de sus pantalones. Ahí fue cuando se encargó de retirar estos lentamente.

Se podía apreciar mejor el bulto a través de los bóxers. Lamió el miembro ajeno por encima de la fina tela, arrancándole un ronco gemido a su novio. Ese simple sonido hizo que se sintiera aún más mojado.

Finalmente, bajó un poco la ropa interior y sacó la gruesa y venosa polla de Taehyung. Suspiró —casi gimiendo— al verla, y la excitación corrió por sus venas. Masturbó el pene durante unos segundos, masajeando los testículos con su mano libre, disfrutando de tener a Kim gimiendo por y para él.

No tardó en dar una gran lamida por toda la extensión, luego chupando el glande. Se metió en la boca todo lo que pudo, y usaba su mano para masturbar todo lo que no llegaba a engullir.

—Ah, sí... lo haces increíble, nene. Mírate, tan precioso atragantándote con mi polla —habló Kim roncamente, sabiendo el efecto que las palabras sucias y su voz tenían en Jungkook.

El último nombrado gimió ahogadamente, cerrando los ojos y chupando aquel miembro como si fuera una paleta, disfrutando demasiado.

Lo sacó de su boca y bajó hasta los testículos, los cuales lamió y metió en su cavidad bucal. Taehyung sintió escalofríos y mordió sus labios, apoyando su cabeza contra la cabecera de la cama.

—Hyung... quiero que te corras dentro mío —le dijo Jungkook, luego besando el glande castamente.

Taehyung sonrió, adorando esa idea. Se deshizo completamente de su ropa interior y el menor se incorporó, dejando que Kim lo acomode hasta quedar encima del castaño, con las piernas de este enredadas en su cintura.

—Vas a tener muchos orgasmos esta noche, mi amor —la frase dicha por el mayor logró robarle un gemido agudo a Jungkook.

Kim dirigió sus largos dedos hacia la vulva de su novio, estimulando directamente su clítoris. El castañito hizo puños en las sábanas. De forma lenta, insertó dos de sus dedos en la húmeda entrada vaginal del menor, disfrutando la manera en la que tenía a Jungkook retorciéndose y suspirando debajo suyo.

Comenzó a mover sus dedos de adentro hacia afuera a un ritmo normal, ni lento ni rápido, pero lo suficiente como para que Jeon empiece a mover sus caderas suavemente, lleve sus dedos a su propia boca para mordisquearlos y con su mano libre toque uno de sus pechos. Se veía demasiado caliente como para resistirse a él.

Taehyung bajó un poco hasta que su rostro quedó frente a la intimidad de Jungkook. Sin dejar de embestir con sus dedos, dio una lenta lamida al clítoris, escuchando el delicioso gimoteo que soltó su novio.

—¡Hyungie~! ¡Ngh, a-ahí! —gimió desesperado el menor, y fue cuando Kim supo que encontró con los dedos ese punto que hacía delirar al contrario.

De un momento a otro, el pelinegro retiró sus dedos, haciendo que Jungkook gimotee a modo de protesta debido al vacío que sintió. Esto fue recompensado cuando sintió la lengua de Taehyung moviéndose de forma experta sobre su todo coño. Casi se derrite. Enredó sus dedos en el cabello negro de su novio y se frotó contra su boca. Luego comenzó a auto-estimular su clítoris, sintiendo su orgasmo cerca por segunda vez.

Elevó las caderas, corriéndose en la boca de su novio, rodando los ojos hacia atrás inconscientemente y sollozó, soltando un par de lágrimas debido a tanto éxtasis junto.

Luego de su segundo orgasmo, sentía todo su cuerpo con poca fuerza. Pero sabía que eso era sólo el inicio.

Los labios de Taehyung buscaron los suyos, y se perdieron en un beso sucio y desordenado. Jungkook sintió las manos de Kim manoseando sus tetas, acción que hizo que abrazara la cintura ajena con sus piernas. Los besos bajaron hacia su cuello, y pronto hasta sus pechos, transformándose en lamidas y chupetones.

—Amo mucho tus tetas, amor —dijo el mayor, un poco ahogado entre los pechos contrarios. Jungkook mordisqueó sus propios labios mientras tomaba la cabeza de su novio para incitarlo a seguir.

Gimió cuando Taehyung tomó sus caderas y frotó su coño con su miembro reiteradas veces, provocando cosquilleos en su parte baja. Un hilo de saliva escapó de su boca. Lágrimas brotaron de sus ojos al sentir cómo su novio se burlaba de él, metiendo la punta de la polla en su vagina pero retirándola al instante.

—Hyung, por favor —gimoteo, haciendo pucheros. El mayor secó sus lágrimas, acunando su mejilla con la mano y sonriendo amorosamente. De a poco fue adentrándose en Jungkook, hasta que sus testículos tocaron la piel ajena. El castaño tembló de pies a cabeza, gimiendo en el oído de su novio. —Hm, sí, s-sí... ah, tan grande... ~

—Oh, mi amor... te sientes tan bien, tan mojado —Kim gimió roncamente, logrando que mil mariposas revoloteen en el interior del menor.

—Muévete, hyungie... —suplicó, casi sin aire.

Taehyung acató la orden, iniciando un lento váiven de adelante hacia atrás. Jungkook gimoteó deliciosamente, abriendo más las piernas y sintiéndose demasiado caliente.

—¡A-ahg~! ¡Llegas t-tan profundo, Tae! —se aferró a los hombros del mayor, observando cómo su coño recibía la polla de su novio codiciosamente.

—Mh, sí, mi amor... gime más alto para mí. Adoro oírte tan perdido en placer.

Kim susurrándole esas palabras al oído, provocaron en Jungkook un caos de éxtasis tan intenso que no podía evitar volver a estar al borde del orgasmo. Dirigió sus propios dedos a su clítoris, frotándolo en círculos rápidamente, mientras alzaba las caderas y sentía cómo Taehyung aceleraba la velocidad de las embestidas, penetrándolo duro y profundo. Gimoteaba incoherencias, y su cuerpo temblaba ferozmente, las lágrimas sin dejar de caer de sus ojos. Se le hacía adictivo observar cómo el grueso miembro de su novio se perdía dentro de su coñito.

El aire le empezó a faltar, y se corrió una tercera vez, viendo estrellas a través de sus párpados cerrados y empapando con sus fluidos la polla de Taehyung, las sábanas y sus propios muslos.

—Ah... precioso —Taehyung le habló al oído roncamente, haciéndole retorcerse y temblar. Besó su sien.

—Amor, p-por favor, detente —sollozó luego de aguantar un par de estocadas más, pero ya no soportaba más la sensación de ser sobreestimulado.

El mayor le hizo caso y se detuvo, lentamente retirando su miembro erecto de la vagina ajena. Secó las lágrimas de las mejillas de Jungkook y besó su nariz, viendo la forma en que su cuerpo temblaba. Dejó un rastro de besos por su cuello, y posicionó su rostro entre los pechos de Jeon. Este gimió y arqueó su espalda cuando uno de sus sensibles pezones fue mordido.

—En cuatro, ángel —ordenó Taehyung. Jungkook suspiró y obedeció, con sus piernas temblando demasiado.

Luego de pocos segundos, pegó su mejilla a la cama y casi se ahoga en el instante en que la húmeda lengua de Kim acarició su entrada anal. Gimió alto. Unos dedos en su vulva lo hicieron babear, mismos que después tocaron su ano para mojarlo con su propio lubricante. Taehyung repitió este proceso hasta que tuvo un fácil acceso al anillo de músculos contrario, y metió un dedo, pero no lo movió hasta que Jungkook estuvo listo. Mientras tanto, continuó lamiendo la zona.

A los minutos Jeon estaba gimoteando y retorciéndose por la forma en la que Taehyung lo embestía con sus largos dedos. Los deliciosos gemidos sólo lograban excitar más al mayor y hacer que sienta su miembro más duro incluso.

Cuando el castaño estuvo lo suficientemente lubricado, Kim masturbó un poco su pene para luego hundirse lenta y profundamente en la entrada anal de su novio, sintiendo cómo lo apretaba de una manera maravillosa.

—Oh, hyungie... muy grande... —lloró Jungkook, completamente perdido y sin poder pensar en otra cosa que no sea la polla de Taehyung entrando y saliendo de él.

—Mierda, Jungkook... me a-aprietas tan rico... ~ —el mayor gimió ronco, mordiéndose los labios y tomando las caderas ajenas para proporcionar embestidas cada vez más acertadas y profundas.

Jungkook movió sus caderas, disfrutando demasiado la mezcla de dolor y placer que sentía. La saliva resbalaba por su barbilla, sus ojos estaban cerrados y todo lo que podía hacer era soltar incoherencias y sollozar. Sentía sus propios fluidos deslizarse por sus muslos. Apretó su interior a propósito, logrando arrancarle al mayor un gemido ahogado y hacer que lo abrace por la cintura, mientras aceleraba la velocidad de las embestidas.

—TaeTae... m-muy cerca~ —gimoteó dificultosamente, y Taehyung sonrió, bajando su mano para comenzar a frotar el clítoris ajeno con sus dedos, para luego insertar estos en la vagina de Jeon.

El primero en correrse esta vez fue el pelinegro, gimiéndole con su ronca voz en el oído a Jungkook, quien, por consecuencia de sentir el semen de Kim llenándolo, también alcanzó el orgasmo en los dedos de su novio.

Las piernas del menor no tuvieron la fuerza suficiente para mantenerse en la posición, así que se desplomó en la cama, suspirando y llorando. Taehyung le proporcionó una nalgada, haciéndole temblar.

Jeon se movió con dificultad hasta quedar hacia arriba nuevamente, y atacó la boca del contrario con besos húmedos. Gimoteó en los labios del pelinegro cuando este pellizcó sus pezones y acarició sus muslos.

—Hyung... más, más —susurró, y a Taehyung se le hizo inevitable sentirse más excitado debido a sus gemidos.

Jungkook masturbó el miembro ajeno con ambas manos, hasta que otra vez estuvo completamente erecto, y lo alineó contra su entrada vaginal.

—Eres un pequeño insaciable, angelito —le dijo el mayor mientras se adentraba en él una vez más.

—¡M-más! ¡Más duro~! —gimoteó el castaño, casi perdiendo la consciencia cuando su novio cumplió con lo que le pidió. —A-amor... quiero montarte.

Kim jadeó ante lo dicho por el contrario, y rápidamente intercambió posiciones con Jungkook, este quedando sentado en el regazo del mayor. Se dejó caer en su polla suavemente, para luego comenzar a mover las caderas de forma experta, robándole gemidos roncos a Taehyung. Este agarró las caderas ajenas y también embistió para ayudarle al menor con el movimiento.

Ambos se sentían demasiado acalorados y excitados. El sudor decoraba sus pieles y los fuertes gemidos inundaban toda la habitación. Incluso creían haber escuchado golpes en la pared, probablemente quejas del departamento de al lado debido a lo ruidosos que eran.

Con una mano, Taehyung se encargó de estimular el clítoris de Jungkook, y también metió dos dedos de su mano libre en el ano de su novio. Jeon comenzó a temblar nuevamente, demasiado cegado por el éxtasis, y contrayendo su interior.

—A-ahg~, ¡mh, hyung! —gimoteó. El oxígeno dejó de pasar por sus pulmones durante unos segundos cuando el orgasmo lo golpeó por quinta vez, y lloró al sentir el semen de Taehyung llenándolo otra vez. Sollozó alto, y se dejó caer en el hombro ajeno, completamente agotado.

Jungkook sufrió de espasmos y sollozos durante varios minutos después, manteniéndose aferrado a los hombros de Taehyung, quien se encargó de proporcionarle muchos mimos y besos.

—Amor... ¿estás bien? —susurró el mayor, besando la mejilla contraria.

—Me follaste demasiado bien, así que sí... a-aunque quizás te excediste un poco —respondió el castaño entre risas dificultosamente. Taehyung puchereó, y Jungkook lo interrumpió cuando estuvo por decir algo. —Pero me encanta que te excedas.

Una sonrisa se apoderó del rostro del mayor, contagiándosela a Jeon. Se besaron lentamente, disfrutándose de una forma romántica y erótica a la vez, al encontrarse aún desnudos y conectados carnalmente.

—Te amo, vida —le dijo Taehyung, asegurándose de disfrutar cómo cada sílaba salía de sus labios, sólo para dejar muy en claro cuán enamorado estaba.

—Yo más, mi amor —contestó Jungkook besando la nariz ajena y sintiendo cómo su corazón latía muy cálidamente.

Después de levantarse de la cama (o más bien, después de que Taehyung se haya levantado de la cama con Jungkook en brazos, ya que este no podía caminar sin sufrir dolores), e higienizarse, se dedicaron a pasar el resto de la noche comiendo, hablando, viendo series y mimándose. Y finalmente, a altas horas de la noche, se durmieron muy cómodamente.

Fue un día perfecto. Como todos los que pasaban juntos. Estar con el contrario se había vuelto algo que les traía muchísima felicidad y serotonina. A diario agradecían haber coincidido con alguien de esta forma tan bella.
25 Avril 2022 21:51:22 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
184
La fin

A propos de l’auteur

♥︎ ㅤ mucho smut 💗 wattpad — kooprettie

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~