van-casillas1647453697 Van Casillas

En un mundo donde los humanos son super poderosos aun existe la gente avariciosa y superficial que solo corre detrás del dinero sin importarle nada ni nadie. Una deuda con el precio de lo que mas amas carcome a un joven de preparatoria. ¿Estarías dispuesto a perderlo todo por riquezas y poder?


Action Déconseillé aux moins de 13 ans.

#romance #sobrenatural #adolescentes #terror #comedia #superheroes
0
564 VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 30 jours
temps de lecture
AA Partager

Capitulo 1

Año 2254: La batalla entre el bien y el mal...ha llegado a su round final.

Durante un fuerte y definitivo enfrentamiento, la ciudad de Nueva York ha quedado devastada, y sobre los escombros de la ciudad, hay 2 jóvenes separados por unos metros de distancia mirándose cara a cara, uno de ellos es un chico con cabello largo y negro que viste un kimono roto color blanco y tenía una catana, el otro es un chico peliverde de cabello corto que viste una elegante gabardina café y debajo, ropa sucia y desgastada.

— Debí matarte cuando tuve la oportunidad. —

Exclamó el peliverde mientras miraba con enojo al chico que tenía delante, la tensión y rivalidad entre ambos se sentía en el aire.

—Sí, debiste...—

Diría el pelinegro, el cual con un movimiento rápido aparecería frente a los ojos del peliverde desenvainando su catana y mirándolo con ira.

—Porque ahora...me voy a encargar de matarte. —

La voz del chico del kimono fue acallada por el sonido del metal cortante de la espada impactando en el antebrazo del peliverde, el cual no recibiría rasguño alguno por el filo de la espada.

Ambos sujetos comenzarían a intercambiar ataques, la batalla era frenética y feroz, tan veloz que los ojos humanos no podrían seguirla, los atronadores golpes de ambos chicos dejarían salir sonidos estruendosos que derrumbaban la ciudad a pedazos, los ataques de ambos llenaban el cielo de impactos, las nubes se dispersaban y el suelo temblaba con cada impacto que marcaba "el fin de la era de los héroes"

4 años atrás...

En la ciudad de Tokio, Japón, Dentro de un salón de clases como cualquier otro, un profesor está dando una clase ante sus estudiantes en una secundaria como cualquier otra en esta época.

— Como todos ustedes saben, vivimos en un mundo más, un mundo que al igual que otros, pasó de ser común y corriente a convertirse en una película de ficción. Un mundo donde ahora la gente es súper fuerte o súper veloz, todo esto suena como el mundo que todos alguna vez habían soñado ¿Cierto? pues sí, este es un mundo más, y esta es una secundaria más para los héroes del futuro, pero piensen un poco ¿En qué momento el mundo perdió la cabeza? ¿En qué momento la sociedad se transformó en un zoológico de súper poderes? Pongan atención porque esto vendrá en el examen. Pues bien, todo esto inició cuando la humanidad pensaba que era el fin. En el año 2050, se derritieron glaciares árticos prehistóricos que liberaron bacterias y virus de hace miles de millones de años, esto desató una pandemia mundial que acabó con el 50% de la población mundial, los médicos del mundo trabajaron sin descanso hasta desarrollar una cura, no tenían tiempo para pruebas, así que se arriesgaron y vacunaron a los sobrevivientes, y solo fue cuestión de tiempo para que sucedieran 2 cosas, la exterminación del virus, y los efectos secundarios. La gente comenzó a mutar, desde varios dedos extra, hasta lanzar ácido por la boca, y ese fue el inicio de la era súper poderosa, los humanos mutados se reprodujeron por décadas hasta que el gen mutado evolucionó y se adaptó de forma diferente para cada persona, y siguen evolucionando hasta este año, el año 2250.—

El inspirado profesor se vería interrumpido por unos profundos ronquidos que venían de un estudiante de un largo cabello castaño y de tez blanca que se encontraba profundamente dormido en su pupitre, al percatarse del estudiante dormido el alto e imponente profesor se acercaría al pupitre sosteniendo una regla de madera con su mano derecha y una vez que estaba frente al joven, el maestro azotaría con fuerza el pupitre con uso de la regla, haciendo que el chico de cabello castaño se despertara de golpe y soltara un pequeño grito mientras su agitado cerebro trataba de analizar que sucedía.

— ¡Ah! ¡¡No oficial, le juro que eso no es mío!!—

Gritaría el joven del susto, estando completamente confundido por despertar de manera tan repentina, la reacción del chico levantaría las risas en el aula y el profesor que mantenía la rígida regla de madera en su mano le dirigiría al joven una mirada de desaprobación y desprecio.

—Silencio todos, ¿Ya terminó su siesta, joven Yoshiko?—

El salón de clases se callaría de golpe al escuchar la voz molesta del profesor, y este mismo le hablaría con sarcasmo y molestia al alumno, el hombre se vería realmente intimidante desde la vista del alumno, ya que el profesor era un hombre alto y fornido que además tenía una mirada amenazante.

— ¿Ah? S-sí, ya terminé, una disculpa. —

Menciono el joven con una voz nerviosa y apenada, sentándose correctamente y mirando hacia adelante para evitar tener contacto visual con el profesor.

—Más le vale que me haga un resumen de todo lo hablado en esta clase, debe hacer por lo menos 50 hojas si quiere graduarse, váyanse todos, la clase acabó. —

Diría el profesor con tono airado mientras caminaba hasta su escritorio y tomaba su portafolio negro para salir de aquel salón mientras todos observaban en silencio, y cuando aquel hombre se marchó todos estallaron en carcajadas al presenciar el vergonzoso suceso.

—Eres un idiota Hiroky, ¿Cómo se te ocurre quedarte dormido en clase del profesor Takahashi?

Dijo uno de los alumnos mientras caminaba en dirección hacia Hiroky, este chico se mostraría algo apenado e irritado por el incidente.

—No es para tanto Darrick, a veces siento que te presionas demasiado. —

Mencionaría el chico de cabello castaño mientras se ponía de pie y observaba al otro chico, un muchacho idéntico a Hiroky, solamente los diferenciarían su color de ojos y cabello pues a Darrick lo caracterizaba tener el cabello negro y los ojos grises y apagados, los cuales harían contraste con la personalidad y apariencia de su gemelo. —Y bien hermano, ¿Que haremos hoy? —

Preguntó Hiro mientras ambos caminaban y salían del salón de clases, adentrándose en los pasillos de aquella secundaria.

—Pues mira Hiroky, creo que tú tienes algunas cosas que hacer, por ejemplo un resumen de 50 hojas de una clase a la cual no le pusiste nada de atención. — Mencionó Darrick poniendo una expresión de fastidio en su rostro y ambos, continuarían su pequeña caminata por los pasillos de la secundaria, para finalizar saliendo de esta, pero para su desgracia se encontrarían una desagradable sorpresa en la entrada de la institución.

—Y lo que me faltaba. — Exclamaría Darrick.

Delante de ambos hermanos se encontraría un chico rubio y bronceado de 1.80 de altura con rasgos estadounidenses, musculoso y con un semblante amenazante. El imponente chico iría vestido con una camiseta negra de tirantes y unos pantalones militares color verde oscuro, el cual haría juego con sus botas tácticas color café, aquel fornido muchacho se acercaría de manera amenazadora hacia los chicos, poniendo una sonrisa burlona en su rostro.

— ¿Te perdiste, cachorrito?—

Dijo el gigantesco rubio mientras se acercaba a Darrick, mirándolo a los ojos con desprecio y superioridad, manteniendo su burda y confiada sonrisa. Darrick no sería capaz de mantenerle la mirada al musculoso chico, por lo que simplemente agacharía la cabeza intentando ignorar la situación. Esto haría reaccionar a Hiro, el cual tiraría de su gemelo por la camiseta, poniéndolo detrás de él y observando con saña al rubio.

—John, solo apártate, no queremos problemas. —

El fornido chico solamente se reiría y les cerraría el paso a ambos gemelos.

—Ustedes no se van a ir de aquí. —

— ¿No tuviste suficiente con lo que le pasó a Akira? — Preguntó Hiroky con la voz quebradiza y con un tono de rencor y enfado hacia el rubio.

Esta declaración haría que John recibiera un gran sentimiento de culpa dentro de él pero lo disimulaba intentando mantener su postura, exclamando con fuerza.

— ¡Yo no tuve la culpa de que ese imbécil se lanzara por la ventana! El tan solo era un cobarde como ustedes. —

El rubio simplemente pasaría de los gemelos con una expresión de enojo en el rostro, quitándose del camino y alejándose unos metros.

— ¡Espera Johnatan! — Exclamó Hiroky mientras miraba el piso con una mirada impotente.

— ¿Qué quieres, sabandija? —

—Tú y yo, en el depósito de autos inservibles de la ciudad. Mañana a las 3, quiero terminar con esto. —

— ¿Un mocoso como tú? Si ni siquiera tienes un poder. —

— No me importa, pienso acabar contigo mañana. —

—Entonces acepto perdedor, vete despidiendo de tu familia porque dudo que alguien te vaya a reconocer después de esto, no te vayas a acobardar miserable gusano. —

John retomaría su camino, solo que ahora entre carcajadas, no podía creer que un mocoso como Hiroky lo había desafiado a una pelea sin siquiera tener poderes, y claro que esto también habría alterado a Darrick.

— ¿Qué te pasa idiota? ¿Eres imbécil o te dio de amamantar tu tío? —

Exclamó Darrick sin creer lo que acababa de pasar.

— ¿Cómo mierda se te ocurrió retar a Johnny sin tener ningún poder aun? —

—Relájate D, mañana me voy a encargar de él. —

— ¿Y cómo se supone que lo harás? — Interrumpió el gemelo pelinegro — ¿Vas a golpearlo con un bate hasta que no pueda levantarse? — Preguntó con sarcasmo.

— Pues no es mala idea. —

— No idiota, pelear contra John sin tener un poder es un suicidio. —

— Si peleamos en equipo podríamos tener una oportunidad, te necesito hermano. —

Al escuchar estas palabras Darrick simplemente suspiraría y con fastidio asentaría con la cabeza.

— ¡Genial! Ahora vayamos a casa, mama debe estar preocupada. — Dijo Hiro con una sonrisa en el rostro, a lo que Darrick respondería asintiendo la cabeza de nuevo.

Juntos comenzarían a caminar por las calles de Tokio hasta que por fin llegaron a casa, al llegar a aquel pequeño departamento la madre de ambos gemelos estaría bastante alegre al saber que sus pequeños estaban en casa.

— Hola queridos, ¿Qué tal estuvo la escuela? — Preguntó la madre con tono dulce en su voz y una sonrisa cálida en el rostro, Darrick simplemente respondería levantando su pulgar de forma positiva mientras que Hiro se quedaría en completo silencio y con la mente en blanco al recordar el ensayo que tenía pendiente por quedarse dormido.

— Hiroky Yoshiko, no me digas que te volviste a quedar dormido en clases. — Dijo la señora Yoshiko antes de inspirar por su nariz con un tono furibundo.

Al ver que el joven no negaba nada, la madre furiosa le daría un fuerte golpe con la mano abierta justo en la cabeza de su hijo.

— ¡Vete a tu cuarto, ahora!

El chico obedecería y al subir a su cuarto, donde Darrick lo estaría esperando.

—Agradece que mama fue suave contigo, al menos no te lanzó un sartén. —

—Cállate. — Dijo el castaño mientras saltaba a su cama, quedando boca arriba y mirando el techo con una mirada desanimada.

—Es extraño que ahora el callado seas tú. —

—Creo que es normal estar callado cuando mañana peleare con un bully que tiene súper fuerza, aparte debo un ensayo larguísimo. —

—Eso te pasa por ser tan despreocupado, a veces deberías tomarte las cosas más enserio. — Menciono Darrick mientras sacaba su celular de su bolsillo, al encenderlo y pasar 5 minutos navegando por la red haría una expresión de sorpresa y Hiro se percataría de esto.

— ¿Qué pasa, D? —

— Un hombre se volvió rico en menos de 24 horas. —

— ¿Eso es posible? —

— Al parecer si, aquí dice que el hombre se llama Andrew Davis, al parecer solía ser dueño de una pequeña empresa tecnológica llamada "Fast Track Computers". —

—Tal vez invento algún sistema operativo o algo por el estilo, deben tener alguna oficina grande. —

—El detalle es que no existe. —

Esta declaración le parecería muy extraña a Hiro, el cual se levantaría de la cama y se sentaría al lado de su gemelo para poder leer la noticia a detalle.

—Busca la empresa en el mapa. — Sugirió Hiro. Darrick lo haría y ambos se impactarían, pues las supuestas oficinas de una compañía millonaria era simplemente una cochera de una casa promedio en Nueva York.

—Esto es extraño, ¿No hay más información sobre la empresa? — Preguntó el gemelo castaño, ya que Darrick era el mejor de los dos en cuanto el uso de computadoras e informática.

—En los reportajes se dice que hubo una inyección de capital a la empresa hace dos días, fue una cantidad de 120 millones de dólares. Este capital se le fue dado por otra empresa. —

— ¿Qué empresa? —

— Axolotl Industries. —

Este anuncio sorprendería a ambos jóvenes, pues Axolotl Industries era la empresa más rica de todo el mundo, y al mismo tiempo el CEO de la empresa, Ernesto García era el hombre más rico de todo el mundo, poseyendo una fortuna de aproximadamente de 435 mil 900 millones de dólares.

— Entonces tal vez Axolotl Industries compró la empresa de computadoras, o tal vez solamente quiso apoyar a ese pequeño negocio, recuerda que Axolotl Industries es una empresa tecnológica que desarrolla proyectos para el bien de la humanidad. — Dijo Darrick con una voz despreocupada, lo cual era extraño ya que el chico no solía confiar en las noticias de turno.

— Bueno, fue interesante la hora de las finanzas, pero necesito empezar este maldito ensayo. —

— Bien, suerte. —

Darrick se pondría sus audífonos negros y comenzaría a escuchar música rock suave de los 90's, mientras que por otro lado, Hiroky se rompía la cabeza escribiendo aquel fastidioso ensayo, hasta que después de 4 horas de trabajo caería dormido en el escritorio.

A la mañana siguiente, Darrick fastidiado estaría tratando de levantar a su hermano, que más que dormido parecía estar muerto o hibernando como un oso.

— ¡Idiota, despierta! Ya es hora de irnos. —

Exclamó Darrick mientras empujaba y movía a su gemelo con fuerza, intentando regresarlo al mundo de los vivos. Después de unos minutos de desesperación, el pelinegro logro su cometido y despertó a Hiro.

— Vaya que te esforzaste anoche. —

— Tal vez un poco. — Respondió Hiro adormilado y atontado.

El castaño se vestiría y cuando lograron alistarse, salieron de su casa en dirección a la secundaria. Al llegar a la institución, dispondrían a hacer de su dia como cualquier otro, Hiroky logro entregar aquel insufrible ensayo, sin embargo su desvelada hizo que se volviera a quedar dormido en la clase.

El tiempo se pasó rápidamente, las clases llegaron a su fin y cuando se dieron cuenta, eran las 2:55 p.m.

—Hiro, mira la hora. —

Dijo Darrick carraspeando su garganta.

— Mierda, faltan 5 minutos. — Respondió Hiro.

— ¿Enserio te vas a arriesgar? —

— ¿Qué clase de hombre seria si renuncio a mi palabra? —

— Serias un hombre inteligente, y vivo. —

— Prefiero morir antes que ser un cobarde. —

Esta última declaración de Hiro si bien molestaría a Darrick, también le dejaría claro que su hermano era valiente, probablemente estúpido también, pero valiente; Así que no podía dejarlo solo.

Ambos hermanos caminaron juntos hasta el depósito de autos viejos, donde aquel gigantesco rubio ya los estaba esperando. —

—Vaya, vaya, vaya. Pero si son los "gemelos perdedores". — Dijo John mientras barría a ambos chicos de abajo hacia arriba con sus ojos llenos de superioridad. —Por un momento pensé que serían inteligentes como para evitar venir, pero veo que solo son unos imbéciles. —

— ¿Imbéciles? Estás muy equivocado, Johnny. —

— Así es. — Afirmó Hiro.

— Los únicos imbéciles presentes son tú y el idiota de mi hermano. —

— Así es... ¿¡Que dijiste, D!? — Exclamó Hiro interrumpiéndose a sí mismo.

— Cállate, imbécil. —

Ante esta escena, John solo soltaría unas pequeñas risas de decepción.

— Y bueno, ¿Qué esperan? — Preguntó el rubio con una voz provocadora.

En ese momento, ambos gemelos correrían directo al musculoso joven, Hiro lo golpearía en el abdomen y Darrick en una mejilla, sin embargo el corpulento chico no se había inmutado por ninguno de los dos impactos y con una sonrisa confiada en el rostro tomaría a ambos del cuello y los lanzaría con fuerza contra unos coches que estaban a unos metros.

(Esto es un suicidio.) Pensó Darrick mientras adolorido intentaba ponerse de pie, no sabía que le dolía mas, si su espalda al haber chocado con el auto viejo, sus nudillos al haber golpeado unos abdominales tan duros, o su orgullo.

Hiro con un dolor en todo el cuerpo se pondría de pie y de nuevo correría hacia el rubio, el cual le daría al castaño una bofetada con una fuerza tan grande que de nuevo lo lanzaría 20 metros lejos.

El dolor que Hiro estaba sintiendo era devastador, era como si hubiese sido abofeteado por un gorila.

— ¿Es todo lo que tienen, princesitas? — Dijo John entre risas.

Darrick intentaba ponerse de pie, sin embargo era inútil, y ahora John se estaba acercando a él.

— No intentes correr, conejito. Pronto ya no sentirás nada. —

(¿¡Por qué no puedo moverme!? ¿Qué es esta presión en mi pecho? No puedo parar de temblar, estoy mareado... ¡Y mi maldito cuerpo no me responde!) Darrick estaba aterrorizado, sudando a chorros, múltiples escalofríos recorrían su medula sin parar, sus manos entumidas y sus piernas le temblaban como si estuvieran hechas de gelatina, y sus latidos se volvían locos por cada paso que el rubio daba.

— ¡D-DETENTE! — Gritó Darrick para después darle un potente puñetazo a John en la barbilla.

Sorprendentemente, este golpe habría hecho que el imponente joven retrocediera unos pasos.

—Ese fue un buen golpe, tuviste suerte supongo. Pero no se va a repetir. —

John tomaría a Darrick del cuello y haría un poco de fuerza, aquel pelinegro estaba pataleando e intentando liberarse del agarre.

— ¡¡Déjalo en paz!! — Exclamó Hiroky, el cual habría tomado un palo de hierro para golpear a John en la espalda, el musculoso soltaría un quejido muy fuerte y demostró que este impacto habría sido útil, pues John soltó el cuello de Darrick, sin embargo ahora Hiro tenía toda la atención del rubio, pues aquel golpe sí que le habría dolido mucho al gigante.

— ¡John! ¿¡Qué mierda te pasa!? — Dijo Hiroky mientras intentaba alejarse del rubio, el cual caminaba molesto hacia él.

—Ustedes son tan irritantes, les encanta meterse en mi camino desde que éramos niños. — Dijo John con una voz molesta mientras intentaba golpear a Hiro, sin embargo el chico estaba logrando esquivar los golpes con dificultad.

— ¿A qué te refieres? Tú desde siempre has buscado la forma de molestarnos, ¡Y por tu culpa Akira se suicidó! —

— Ah sí, recuerdo que también me acusaron de haber causado el suicidio del otro perdedor. — Al recordar esto, John se molestaría aún más.

— ¡Akira seguiría vivo de no ser por tus malditos abusos! —

— Yo no lo maté, ¡se mató porque es un debilucho, porque decidió matarse en vez de enfrentar sus problemas como un hombre! —

Estas palabras enfurecerían a Hiro, el cual esquivaría más golpes de John y encontraría una oportunidad perfecta para golpearlo justo en la nariz, haciendo que el musculoso comenzara a sangrar de la nariz.

— ¡Estás muerto, nerdo! — Exclamó John antes de darle un poderoso puñetazo a Hiroky en el rostro, el cual saldría volando inconsciente y se estrellaría contra un montón de chatarra.

(Muévete, Darrick ¿Qué esperas?) Pensaba el pelinegro mientras observaba aterrorizado como el rubio había mandado a volar a su hermano, el chico intentaba moverse pero el miedo lo tenía paralizado, sin embargo estaba observando como el musculoso tomaba un tubo de hierro y se acercaba al montón de chatarra donde Hiro había caído.

(¡Muévete! ¡MUEVETE YA!) Pensaba Darrick.

John estaba a punto de golpear a Hiro, y ese momento Darrick soltó un brutal grito de desesperación y por fin logró moverse, y no solo eso, unos extraños tentáculos de un humo negro y espeso saldrían de su espalda, dirigiéndose directamente a John, el cual comenzaría intentar evitar los múltiples ataques de los tentáculos.

— No me importa que ahora tengas poderes, ¡la diferencia entre tú y yo es que yo los he entrenado desde que nací! — En ese momento John le daría un fuerte puñetazo al suelo, partiéndolo en dos y haciendo que parte de la calle comenzara a temblar.

El temblor provocaría que Darrick se mareara y que los tentáculos se entorpecieran, momento que aprovecharía John para golpear al pelinegro en el abdomen y lanzarlo contra la reja que rodeaba el deposito.

Darrick estaría vulnerable y John aprovecharía para golpearlo en repetidas ocasiones en el abdomen como si fuera un saco de boxeo, cuando John estaba a punto de darle el golpe de gracia, una potente llamarada negra azotaría su espalda, tirándolo al suelo.

(¿Qué? ¿De dónde salió eso?) Pensó John mientras intentaba ponerse de pie, ya que aquella llamarada lo habría lastimado un poco.

En ese momento un grito de furia llenaría el lugar, un Hiroky pelinegro y envuelto en llamas negras estaría "levitando" sobre el montón de chatarra en el que había caído antes.

— ¿¡Qué mierda le pasó al nerd!? —

—Despertó su poder, idiota. Debiste poner atención a la clase de biología...Los poderes de gemelos se activan al mismo tiempo. —

En ese mismo instante Darrick caería al piso exhausto, y Johnatan fascinado admiraría desde lo lejos a un Hiro completamente perdido en la ira y envuelto en llamas que empezaban a derretir la chatarra del lugar.

—Da igual que ahora seas una bola de fuego, yo mismo te apagare a golpes. —

John correría a atacar a Hiro, el cual esquivaría el golpe de John y contratacaría con un golpe llameante que lanzaría al rubio contra un montón de autos.

— ¿Qué pasa? Pensé que me apagarías John. Ahora me voy a encargar de hacerte pagar por todo lo que has hecho. Una basura como tú no merece vivir. — Dijo Hiroky enfurecido, y entonces rápidamente se acercó a John y comenzaría a golpearlo hasta el cansancio en el rostro, abdomen y pecho.

—Hey Hiro, creo que ya tuvo suficiente...— Dijo Darrick mientras observaba como su hermano seguía golpeando repetidas veces a John en el rostro. — ¡Dije que te calmes Hiro! —

Darrick tomaría a su hermano por el hombro y con fuerza lo separaría del musculoso rubio.

—Ya basta Hiro, solo queríamos darle una lección. No matarlo. —

— ¿Por qué se supone que voy a tenerle piedad a una escoria como él? Él no le tuvo piedad a Akira. ¿O sí? —

— Yo no quería que Akira se suicidara...— Dijo John mirando a Hiro, intentando mantenerse consiente con la poca fuerza que le quedaba. — Yo...le tenía aprecio. —

— ¿Ah sí? ¿Por eso siempre le hacías la vida miserable? Debería freírte en este momento... —

—Yo solo me divertía...no pensaba que el fuera a suicidarse. —

—Te divertías, eh...— Al escuchar esto, Hiroky encendería sus puños en fuego negro. —Es mi turno de divertirme. —

— ¡Hiro, basta! — Exclamó Darrick.

— El debería estar muerto, Akira no. —

— ¿Ah eso quieres? — Interrumpió John. —Dale pues, mátame. Aquí estoy, no voy a correr, yo no soy un cobarde. —

— ¡Hiro no lo escuches! —

En ese momento Hiro volvería a gritar de furia, sin embargo esta vez apagaría sus llamas, su cabello volvería a la normalidad y comenzaría a golpear a John en el rostro mientras lloraba de rabia, sin embargo sus golpes comunes no le hacían nada a John.

— No sabes cuantas ganas tengo de matarte, pero si te mato...no sería justo. Tú mereces sufrir más. —

— No te preocupes por eso niño. — Una voz extraña interrumpiría la conversación entre los jóvenes, y un hombre mayor con traje entraría al lugar.

— ¿Usted quién es? — Preguntó Darrick.

—Mi nombre es Tadayashi Misumoto, soy uno de los capitanes de reclutamiento de la preparatoria Super High de Nueva York, y ustedes me interesan mucho, niños. Vengo con una propuesta. —

—Hable. — Dijo Hiroky.

—Vengo a invitarlos como estudiantes recomendados a la preparatoria, si aceptan podrán entrar a la mejor academia para super héroes del mundo sin necesidad de hacer examen de admisión. Sus habilidades son dignas de unos futuros héroes, el grandote tiene fuerza superior, el castaño puede lanzar fuego al mismo nivel que su padre y el amargado controla el humo a voluntad.

— ¿Cómo nos encontró? — Pregunto el pelinegro.

— Super High tiene cámaras secretas en muchísimas partes del mundo, cámaras que se encargan de encontrar a los jóvenes con más talento. Las clases comienzan en 6 meses, el 20 de octubre para ser exactos. ¿Aceptan? —

— ¿Cómo iremos hasta Nueva York? —

—Vayan a la ubicación en esta tarjeta el dia y fecha que dice, un bus pasara por ustedes. No se preocupen por un hotel, en el terreno de la escuela hay dormitorios para los estudiantes en un edificio exclusivo para ustedes. —

—Suena bien. — Respondió Hiro.

—Bien, tienen 6 meses para prepararse, infórmenle al grandulón sobre todo y nos vemos dentro de 6 meses. —

Dijo el hombre para después irse caminando del lugar.

— Esto será legendario. — Dijo Hiro.

16 Mars 2022 18:08:02 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
Lire le chapitre suivant Capitulo 2

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 4 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!