sebasmonroy1011 Sebastian Monroy

La tormenta más grande azota al joven Alan, un muchacho de 22 años, quien despues de diversos eventos tragicos en su vida y varios fracasos, toma la decisión de terminar con su vida, sin embargo, su salvación llega con el inesperado regreso de su madre. Quien lo lleva por un camino de autodescubriento en el cual busca hacer que su hijo se vuelva a conectar, ¡Del escritor de exitos como Batman: Cape Crusader, Superman: First Flight y Friendly Neightborhood Spider-Man!, BATDEVIL, presenta una historia de amor materno y austodescubrimiento, haciendo su debut como ilustrador y escritor.


Inspirant Déconseillé aux moins de 13 ans.

#Reconstruccion #camino #reflexiones #comic #HistoriaAutoconclusiva #abrazo #love #amor #espirituhumano #renacimiento #obraoriginal #life #vida #busqueda #felicidad #239 #tragedia #legado #reencuentro #historiacorta #inspiracional #madreehijo #madre #245 #fantasma #341
Histoire courte
0
500 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

El Milagro

En algún sitio en algún lugar del mundo…

Es una tarde lluviosa en alguna ciudad, en el cual la lluvia cada vez más se hace más fuerte, en sus calles, un autobús recorre la gran urbe, mientras la lluvia va cada vez más, tiene más presencia.

En su interior, está un joven quien viste con una sudadera de color gris, cuyo rostro lo oculta con la capucha, asi como con un pantalón de color negro, se encuentra observando, un poco cabizbajo, desde la ventana del autobús, la lluvia, al asomarse, en su reflejo se pueden ver dos ojos que reflejan una expresión de melancolia.

El autobús, frena, al hacerlo, el joven se levanta lentamente, este camina hacia la puerta, bajando, junto los demás pasajeros, al bajar, se encuentra bajo la lluvia, algunos sacan sus paraguas, otros prefieren caminar, a lo que el con indiferencia, opta por caminar, en medio de la multitud, este llega hasta un edificio, al estar frente al edificio, levanta la vista, dirigiéndola al techo, este baja la cabeza, caminado hacia la puerta, para dentarse.

Ya una vez adentro, en uno de los pasillos que conducen al techo, el joven, en cuya capucha se puede ver que tiene un tono de piel clara, asi como un poco, se le puede notar un mechón de cabello café, aun continuando con la caminata lenta, con la cabeza mirando al suelo, va subiendo las escaleras, este gimotea un momento, mientras va subiendo las escaleras. En su mente llegan sonidos de los eventos, desde escuchar un beep de una maquina, hasta escuchar la voz de una chica, la cual suena con mucha frialdad.

Chica: No quiero nada contigo, en serio, lo mejor para mi, es simple, esto no funciona.

También escucha la voz de un hombre quien le dice una mala noticia, la cual, al decirla, el chico gimotea un poco más.

Pese a que me cumpliste con el 100% de tareas, pero desafortunadamente, lo que te ha pegado ha sido el promedio de tu examen, chico, lo siento pero eres candidato para ir a extraordinario

Tras esto, escucha susurros, estando detrás de el, unos monstruos de sombras, con garras los cuales se agarran detrás de el, mientras este va caminado sin ánimos.

PERDEDOR

COBARDE

GALLINA

CHILLON

¿PARA QUE VAS A LA ESCUELA?

DA-DA-DA-DA

AH, YA VINO EL RARITO

YA SAQUEN A ESTE INUTIL

Todos esos sonidos, le recuerdan algo doloroso, haciendo que tome la decisión, la cual lo condujo a hacerlo subir, el joven abre la puerta del lugar, este la cierra, este va caminado hacia adelante, en dirección del borde del techo

El joven mira hacia abajo, este da un paso adelante hacia el borde del techo, no sin antes, mirar por ultima, la belleza de la gran ciudad, la cual está cubierta bajo la gran lluvia, la suave brisa del viento, sopla sobre el, este cierra los ojos, acercándose poco a poco al lugar.

Cuando uno realmente está por terminar con su vida, su vida, todo lo que lo lo recorrió, pasa frente a sus ojos, lo que he visto en mi vida, es solo dolor y quiero terminarlo antes de que se extienda más.

Sala de hospital. 10 años atrás.

En la sala de esperan en una noche, hace 10 años, cuando el chico tenia unos 12 años, se encuentra mirando el piso, este anda moviendo la pierna nervioso e impaciente, está sentado con la cabeza mirando hacia abajo, junto a el, hay varias personas, después de un largo instante, se escucha la voz de un doctor, una persona se levanta, al caminar habla con el doctor, el niño alza la vista mirando a su madre, quien yace en la cama, ella se encuentra sin cabello y toda pálida, le lanza una mirada con una sonrisa a su hijo, mientras este le devuelve la mirada y la sonrisa, poco después, llega el abuelo del niño, quien lo mira, poniendo su mano en el hombro del muchacho, lo mira, a lo que el niño lo ve, a los ojos.

El abuelo se le nota triste y el niño y el intercambian miradas, con una suave voz habla.

Abuelo: Creo que deberías ir a despedirte Alan.

Alan, quien es el nombre del muchacho, mira a su abuelo asustado, el abuelo se le nota muy triste.

Alan: ¿Cómo?

Abuelo: Tu madre, bueno, a ella, no le queda mucho tiempo, su enfermedad la consumió mucho y tu, quizás deberías hablar con ella.

Alan: No, vamos – sonriendo y hablando con negación - ¿es otra broma, verdad?

El abuelo mira a su nieto un momento, ambos se quedan en silencio, al mirar a su abuelo en silencio, comprende que no hay salvación, al alzar la vista hacia el doctor, el lo mira con su mano lo invita a pasar.

De los ojos de Alan, empiezan a brotar lagrimas, este sin más camina hacia la sala, con el corazón roto camina hacia el cuarto de hospital, al llegar, está frente a su madre, el con esfuerzo la mira a los ojos, ella con una sonrisa, ve a su niño.

Alan: ¿Tan grave es mamá?, este no puede ser el final, tu, no me has visto, me hubiese gustado ver que tu…Me vieras graduarme y que yo sea maestro y tu…Me vieras dar clases, ¿es mi culpa lo que te paso?

Mamá: Mi niño…

La mamá con compasión y una suave voz acaricia el cabello de su hijo, levanta la cara para que el la viera a los ojos, ella con una suave sonrisa y su suave voz habla con el.

Mamá: No es tu culpa, ya hemos hablado de esto, hemos dado lo mejor de nosotros, pero, hijo, se que ahora estás muy triste y que, fue muy injusto lo que nos paso, pero ten en cuenta que de algun modo estaré contigo, porque en ti, seguiré viva, porque tu eres lo que dejaré en este mundo y tu podrás crear algo único, te amo mucho Alan.

Alan abraza a su madre y a lo que ella corresponde, en un momento, la maquina la cual mide los latidos del corazón de la madre, va disminuyendo, ella débilmente y con una suave voz, da sus ultimas palabras.

Mamá: Tu serás un gran hombre…

En un momento, la maquina hace un largo sonido de beep, indicando que la madre murió, mientras abrazaba a su hijo, Alan, al alzar la vista, mira que su madre murió frente a el, a lo que con tristeza la ve.

Alan: ¿Mamá?, ¿mamá?...¿Mamá?

Alan abraza con más fuerza el cuerpo de su madre, mientras llora.

Secundaria

Al ingresar a la secundaria, un año más tarde, Alan se levanta para participar en clase.

Alan: La…La….La-

No puedo hacerlo, trata, trata. ¡vamos, tu sabes la respuesta, vamos!

Pero después, Alan se enrojece, encogiéndose, se sienta, apenado, escucha los murmurios de sus compañeros, así como casi al mismo tiempo escucha los latidos de su corazón, este lleva su mano al pecho, sintiendo como su corazón bombardea mucho.

PERDEDOR

COBARDE

GALLINA

CHILLON

¿PARA QUE VAS A LA ESCUELA?

DA-DA-DA-DA

AH, YA VINO EL RARITO

YA SAQUEN A ESTE INUTIL

Cuarto. Hace 5 años.

Una vez concluida la secundaria, Alan en el cual hay una amplia colección de juguetes, comics, discos, videojuegos y libros, ubicados en un librero, este se encuentra en la oscuridad de su cuarto, mirando en la pantalla de su ordenador, siendo la única fuente de luz que hay, este chico se encuentra con la cabeza hacia abajo, se escuchan los gimoteos, a lado de la pantalla se encuentra una fotografía de el y su madre.

Alan: Perdóname mamá, perdón mamá, mamá…

Alan se tapa con las manos, mientras que en un plano detalle, se puede ver que en la pantalla marca un resultado de un examen, en el cual dice “Puntuación de 64 / 110 aciertos. Calificación Insuficiente”.

Salón de clase. Semanas antes

En un salón de clase, cuando daban calificaciones, Alan ya ahora con unos 16 años, habla con su maestro, quien se encuentra sentado en su escritorio, este entrega en una hoja de papel las calificaciones, al darla a Alan, encuentra un 5, a lo que el chico lo mira confundido.

Alan: No entiendo profesor.

Profesor: Pese a que me cumpliste con el 100% de tareas, pero desafortunadamente, lo que te ha pegado ha sido el promedio de tu examen, chico, lo siento pero eres candidato para ir a extraordinario

Era una materia BASICA para mi carrera, esencial, la vital, la más importante, pero, no tengo habilidad para la misma, realmente soy un mediocre.

Pasillo de la escuela.

En un pasillo el cual conduce a la salida, se encuentran Alan y su novia, Magnolia, una chica, cuyo tono de piel es claro, asi como tiene un largo cabello negro, quien viste con una camisa blanca, asi como con un pantalón de mezclilla, Alan se encuentra hablando sobre lo que le ha estado pasando pero la chica, se encuentra un tanto incomoda y desinteresada.

Alan: Y entonces yo… - suspira – Estoy muy abrumado Magnie, estoy sintiéndome mal, la verdad, no encuentro salida, perdón pero soy un…Estúpido, perdóname por no ser lo que tu te mereces, pero ¡puedo hacerlo mejor!

Magnolia: Alan…Para por favor, mira, perdóname pero, yo…

Magnolia y Alan se miran a los ojos, ella con firmeza se expresa.

Mangolia: Tu y yo no podemos seguir asi, me abrumas, todo el tiempo contigo son problemas, problemas y más problemas, no puedo estar en una relación así si tu y yo vamos por ese camino, eres muy inmaduro Alan y no puedo seguir así, adios.

Por favor, no me abandones…No…No como me

Alan: Perdon

Alan a punto de llorar, soltando lagrimas, se acerca a Magnolia par darle un abrazo, sin embargo ella se parta, el se arrodilla ante ella, a lo que la chica se va corriendo, mientras Alan tan solo se encuentra llorando.

Ya no soporto esto…

Presente. Techo de la escuela.

Alan se encuentra en lo alto del tejado, en medio de la gran tormenta de lluvia, el está listo para saltar y terminar con su dolor, el muchacho se encuentra llorando, el al recordar las palabras de su madre.

Mamá: Tú serás un gran hombre…

Alan explota en llanto, el cierra los ojos, al tener detrás suyo siluetas de las sombras de monstruos que están detrás de el, le insultan y le recuerdan lo que ha vivido, el muchacho cierra los ojos este se arroja, pero entonces, una delgada mano de color azul, la cual tiene un aura con una luz del mismo color, lo sostiene del abrigo, esta lo carga.

El muchacho, es levantando lo arroja, evitando su suicidio y salvando su vida, Alan al mirar que quien lo salvo fue el fantasma de su propia madre, quien ahora tenía un largo vestido de color azul claro, así como era casi una mujer transparente, Alan al mirar a su madre hecha un fantasma, queda asombrado, ella con una suave voz, habla con su hijo.

¿Mamá?, ¿eres tu?, ¿en realidad me morí?, no tengo palabras para describir lo que estoy sintiendo, estoy muy confundido y asombrado.

Madre: Hola Alan, ha pasado mucho tiempo, mi niño, he venido a hablar contigo.

No es posible esto, realmente esto, es solo mi imaginación, digo leí que las personas con depresión tienen alucinaciones y voces en su cabeza.

Alan junta sus rodillas y se cruza de brazos, mientras agacha la cabeza, nuevamente llorando, mientras su madre, se queda ahí, parada frente a el, a lo que Alan continúa llorando mientras se repite una y otra vez, que lo que está pasando no es real.

No es real, no es real, no es real, no es real, no es real, nada de esto lo es, solo son otra vez esas voces quienes me acosan, resonado en mi mente.

Madre: Está bien, hijo, libéralo, sácalo, has estado reteniendo tu tristeza por mucho tiempo, sácalo.

La fantasma, se agacha, ella tan solo abraza a su hijo, a lo que Alan, siente por un leve segundo un poco de calor, mira que su madre lo está abrazando, este corresponde, mientras abraza al fantasma de su madre.

Un rato más tarde.

Alan y su madre fantasma se encuentran conversando, la lluvia ya había parado, el muchacho se quedo a solas con su madre, está por oscurecer, ambos miran la ciudad.

Alan: No lo entiendo mamá, ¿eres real?

Madre: Alan, hijo mío, lo soy, pero no tienes porque alarmarte por eso, escucha se que te has sentido muy abrumado por lo que ha pasado estos días, pero no por ello, tienes que despedazarte, eso está mal.

Alan: Todo fue mi culpa, lo he perdido todo en un abrir y cerrar de ojos, yo. Té falle, perdóname, mamá.

Madre: Tu no me has fallado, hijo, te he estado viendo, no he intervenido antes porque en el pasado has encontrado la forma de salir, pero, lamentablemente ahora, parece que no encuentras salida.

Alan: Porque ya no la hay, quería ir a una escuela pública, pero falle 3 veces el examen, iba por un cuarto intento, pero. Me acobardé, decidí mejor ir a la escuela privada, pero bueno, mi tío Bernard la paga pero fui muy estúpido, al creer que en serio sirvo para esto

Alan se sostiene del barandal esta por golpearse contra el barandal, pero su madre lo agarra de la capucha evitando que se lastime, ella lo agarra de la cabeza, ella lo aleja de ahí.

Madre: ¡No hagas eso de nuevo, por favor!, ¿n serio crees que lastimándote solucionara algo?

Alan se queda en silencio pensado en las palabras que dijo su madre, el apenado mira el suelo.

Madre: Sabes que no, ven vamos a otro lado, me gustaría ir a un parque.

Calle.

Instantes más tarde madre e hijo se encuentran en la calle, ambos están conversando sobre la situación, ambos se alejaron del sitio en el que Alan se planeaba suicidar, llegando a estar en un parque, Alan y su madre se sientan en dos columpios.

Alan: No entiendo porque querías que te llevara a un parque, - soltando una pequeña sonrisa - ni siquiera es el parque en el que nos perseguían las ardillas.

Madre: Porque aquí vive cerca alguien que te importa, no solo tu tío Bernad,, sino alguien más, uno de tus amigos.

En frente de Alan, se muestran dos figuras fantasmales, las cuales, una de ellas es el mismo Alan y su mejor amigo Daniel a quien le entrega un paquete de comics.

Alan: Aquí tienes socio.

Daniel: Gracias Alan, ¡eres el mejor!

¡Oye recuerdo esto!, yo le di una parte de mi colección de comics a Daniel para que se sintiera mejor porque su casa fue consumida en un incendio.

Alan se queda un momento en silencio, este después de un rato pregunta a su mejor amigo sobre su situación.

Alan: ¿Cómo te has sentido en tu nuevo hogar?

Daniel: Bien, extrañare mucho mi viejo hogar, así como pues tenía muchas cosas importantes ahí, pero afortunadamente, mi familia y yo logramos recuperarnos, solo eran cosas.

Ambos observan que el edificio que está frente a ellos está destruido y algunas cenizas vuelan cerca en donde están, a lo que Daniel un poco triste gimotea, sin embargo, Alan pone su mano en su hombro.

Alan: Lo importante de esto, es que estás vivo hermano y tu familia se está recuperando, esto no es el fin del mundo.

Al cabo de un rato, ya en el presente, Alan camina hacia donde están ambos fantasmas, pero al caminar, se desvanecen, él está parado justo en el lugar donde hablo con Daniel, al alzar la vista voltea a ver que el edificio donde está ya no queda nada de el, solo está una lona que dice “No pasar, zona de construcción”, a lado de Alan, llega su madre.

Madre: Tu aprecias mucho tu colección de comics, pero ese gesto de compartir una parte de ti a tu mejor amigo habla del gran corazón que tienes, pero ese no es el único acto bondadoso que has hecho, ¿o me equivoco?

Alan: ¿A dónde quieres llegar con esto?

Madre: Se paciente hijo, ven a un queda un sitio más por recorrer.

Creo que me estoy dando una idea de que hace mi madre aquí y porque me está guiñado a ciertos lugares

Calles más adelante

Alan y el fantasma de su madre después de tomar el autobús, llegan caminado por una calle, la cual es una cerrada, al mirar bien, Alan sonríe expresando con suma felicidad, que está en la calle en la que vivía con su madre, atrás de Alan, pasa el fantasma de un niño quien va en su bicicleta, junto este va el fantasma de su madre, Alan asombrado revive un recuerdo muy importante sobre su infancia.

Aquella vez en la que se cayo de su bicicleta, a lo lejos ve como su yo de niño sigue pedaleando, pero desafortunadamente, se cae, el niño llora, rápidamente su mamá va por el para ayudarlo, al levantarlo, abraza su hijo consolándolo.

Madre: Está bien mi niño, está bien, ven voy a curarte la herida y mañana lo intentamos otra vez, ¿de acuerdo?

La madre va cargando a su hijo en sus brazos, posteriormente de que este se haya caído, dejando la bicicleta atrás, de repente el aura del recuerdo va cambiando a algo mucho más colorido y alegre, Alan de niño se sube de nuevo a su bicicleta está vez va su mamá sosteniéndolo por la espalda mientras el chico va pedaleando, en eso poco a poco su madre lo va soltando, haciendo que ya Alan ya monte, el ya no siente la mano de su madre en su espalda, al voltear encuentra que su madre le dio el impulso, este sonríe triunfante porque ya aprendió como montar la bicicleta sin depender de su madre.

De nueva cuenta el recuerdo se desvanece, tan solo se queda el fantasma de su madre y Alan, ambos mirándose, poco después la madre con tristeza le muestra a Alan, una proyección, la cual se ve un funeral, teniendo a sus tíos cargando un ataúd, mientras la gran mayoría de los que conoció se encuentran mirando una fotografía que hay de Alan, mira que ninguno está viejo y su foto parece reciente.

Finalmente entiendo que es lo que pasa y creo que ya se que es lo que mamá me estuvo tratando de decir todo este tiempo, sin tantas palabras lo define mucho con muchas imágenes.

Si hubiese tenido éxito en atentar contra mi vida, la historia habría quedado inconclusa, ante mí, veo que cause más daño que bien, porque, veo en las caras de la gente que conozco, que les deje un vacío.

Junto Alan, aparece el fantasma de su madre, ella triste le muestra otra visón, una en la cual, ve a diversas personas caminado con indiferencia, sin mirarse, todos ellos caminado en un solo sentido el color de todo ellos, es gris.

El ambiente cambia drásticamente a un salón de clase, en el cual hay diversos niños, quienes se han visto desmotivados a seguir estudiando, miran con aburrimiento el pizarrón, Alan tan solo mira esa escena, de uno de sus ojos, brota una lagrima, su madre por fin toma la palabra.

Madre: Ser maestro es tu sueño, es un muy bonito sueño, enseñar a los niños, animarlos e impulsarles a perseguir sus sueños, pero que aprendan de ti, es un acto de bondad tan puro.

La vision se va desintegrando poco a poco gracias a la lluvia, dejando a madre e hijo solos bajo la lluvia, la madre se pone enfrente de su hijo, mientras Alan la observa, mirando como ella poco a poco se va desvaneciendo, a lo que se le muestra alarmado.

Alan. ¡No, no, no!, ¡mamá!

Madre: Oh, supongo que debo irme.

Alan pone su mano en la de madre para evitar que ella se vaya, el triste la sujeta con tal de que se quede con el un rato más.

Alan: ¡Por favor, no!, ¡NO ME DEJES!, ¡NO DE NUEVO!

Madre: Alan, tienes que soltar para poder vivir, todo este recorrido que hemos hecho, es lo que quiero que aprendas, es la ultima lección que te dejo…Si te privas de vivir, no podrás seguir luchando para crear un mejor mañana, el pasado es algo que ocurrió y ya no l podemos modificar, pero si podemos aprender de el para fortalecernos, el dolor es inevitable. Pero está en nosotros permitir que nos haga sufrir, asi como el dolor tiene un inicio, también tiene un final, tan solo date el tiempo para sanar aquellas heridas que se crearon y dejándolas cicatrizar, porque solo asi puede irte acercando a que poco a poco se forme la mejor versión de tu persona. Sin que te des cuenta ya estas madurando, a cada paso que das, estas evoluciando, dejando ir el sufrimiento.

Alan baja un poco la vista, este mir atento a su madre, a lo que ella, con una amable sonrisa le dice a su hijo lo siguiente.

Madre: Te percibo muy inseguro, lo se, tienes mucho miedo, pero usalo como motor, para que avances y te vuelvas más precavido en tus próximos retos, porque cada paso que das te acerca a tus sueños.

Poco a poco la lluvia se va intensificando, asi como el Sol se va asomando, mostrando sus gigantescos rayos sobre los dos, la madre lentamente va desapareciendo, mientras aun mantiene la conversación con su hijo.

Madre: Al principio todo parecera imposible, pero por cada paso que des, siendo tanto error como acierto, nos acerca a nuestros sueños, la vida es solo una, de esta SIEMPRE debemos elegir lo que dicte nuestro corazón

La madre toca el pecho de su hijo, mientras el la mira a los ojos.

Madre: En tu corazón y mente, asi como todo lo malo y bueno que nos ha pasado, nos forjo, no sigas arrastrando cosas que ya pasaron, tienes que soltar y avanzar, para que tu historia siga. No puedes cambiar lo que ya paso, pero si puedes siempre escribir algo nuevo, te quiero mucho hijo y recuerda esto, aquí y para siempre.

La madre abraza a Alan, este corresponde, mientras ella besa su frente, su cuerpo se transforma en un enjambre de mariposas, las cuales se desprenden mientras van volando, dejándolo con una sola mariposa en su cabeza, el con delicadeza la toma con un dedo, la mariposa se le queda viendo, Alan la mira.

Alan: Adios mamá y gracias por todo.

La mariposa se va volando, mientras ya el Sol se asoma, mostrando el amanecer de un nuevo día, así como está Alan parado en medio de la lluvia, de su rostro se forma una sonrisa,

Mamá tiene razón, pero no solo me hizo ver lo bueno que hay en mi, sino también lo que también podría alcanzar, todos tenemos malos momentos, pero no podemos dejar que eso nos derrumbe.

Techo.

En lo alto del mismo techo, solo que está vez, Alan está durante el mediodía, mirando la belleza de su ciudad con una sonrisa, la cual refleja esperanza, mira al horizonte.

El rencor ya sea a otros o a nosotros, no nos permite avanzar, solo nos conduciría a un camino destructivo, el cual solo nos conduce a rincones indesados y sineod un gran obstáculo para nuestra formación, si nos cerramos, no podremos apreciar la belleza que nos rodea y formar nuevas oportunidades, para formarnos

Pasillo.

Alan va caminado ahora el sin querer choca con una chica de cabello negro, el de inmediato se pone a recoger los cuadernos que se han caído, este apenado los recoge.

Alan: Oh perdona, no me he fijado

Chica: No, no discúlpame tu a mi…

Alan y la chica se quedan intercambiando miradas un rato, después sonríen, sin querer cuando ambos van a recoger sus cuadernos sus manos están por tocarse.

O vivir nuevas experiencias, cada día es un regalo que debemos apreciar.

La depresión es un malestar el cual ha estado incrementando su prevalencia cada año, de acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se califica como el principal factor individual de discapacidad global. La mayor incidencia se produce entre los 15 y 45 años.

Cerca de un 20 % de jóvenes de 18 años habrán o sufren al menos un episodio depresivo. Este trastorno continúa siendo una de las enfermedades con un mayor impacto en la calidad de vida de quienes la padecen. Además, es el principal factor que contribuye a las muertes por suicidio, que ya alcanza cifras de 800.000 al año.

Este comic está dedicada a los sobrevivientes del suicidio asi como también a las personas quienes lo padecen y los que todos los días luchan contra este malestar.

Recuerda que si sientes que la vida no vale nada, siempre ten en cuenta que uno NUNCA está solo y siempre hay maneras.

15 Mars 2022 20:32:13 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
La fin

A propos de l’auteur

Sebastian Monroy Soy un gran fan de los cómics, el cine, la animación y la televisión, adoro escribir historias que busquen dejar una enseñanza o cautivar a mi audiencia.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~