weirdtae lilith 🔹

¿Qué? literalmente eres una vaquita, ¿cómo no amarte? romance + fluff + mucho sexo. híbridos (todos los personajes tienen características animales). jk es un hombre transgénero.


Fanfiction Groupes/Chanteurs Déconseillé aux moins de 13 ans.

#romance #erótico #boypussy #hibridos #jeon-jungkook #kim-namjoon #namkook
413
25.5mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

1

La vida es un tanto difícil cuando eres un híbrido de vaca y aparentemente a todas las personas parece disgustarles que no seas un bonito gatito, un perrito o un conejito.

Jungkook no entiende por qué a todos les resulta tan difícil notar que ser una vaca no es malo.

Quizá se debe a lo anormal que es encontrar uno de su casta formando parte de la zona urbana de Seúl, porque casi siempre prefieren los campos pastados y las actividades rurales porque son muy buenos dedicándose a la agricultura, sin embargo, parece que nadie puede entender que no todos comparten las mismas aficiones.

Jungkook sabía que su vida cambiaría cuando se mudara para ir a la universidad, sin embargo, jamás pensó que los rumores que escuchaba en casa sobre lo difícil que era ser un híbrido de vaca en una ciudad fueran ciertos.

Pero estar en ese bar un sábado a media noche con su supuesto grupo de amigos que llevaba dos semanas conociendo y le habían invitado por pura cortesía, no parece buena idea; porque tanto Wonho como Jooheon desaparecieron desde hace rato y ninguno parecía aparentemente feliz se sentó con ellos.

Lo había ignorado, creyendo que eran sospechas de su mente, que todo estaba en su cabeza y nadie le había mirado al entrar al bar, de la misma manera en que la vista de Chaeyoung no se detuvo en sus enormes orejas manchadas y en sus cortos cuernos.

Sin embargo, después de veinte minutos, de ver que todos se fueron a la pista de baile y nadie se quedó con él, se sentía bastante incómodo por culpa de las luces, el ruido y cómo todos, en su mayoría híbridos de animales carnívoros, están ahí.

Ese lugar no le gustaba y ni siquiera se sentía interesado en ese vaso con un líquido que sabía mucho a alcohol y estaba lejos de gustarle.

Solo quería marcharse a casa. El lugar era muy ruidoso, la mesa estaba muy vacía y todo a su alrededor hacía que quisiera llorar, porque cuando salió de su apartamento, literalmente se paró adelante del espejo y se dijo a sí mismo:

"Esta noche será diferente" pero ahora no se sentía diferente. Ser él implicaba un constante nivel de timidez que no podía evitar porque las vacas no son seres sociales con otras especies.

Si a esto le añadía el constante rechazo que llevaba sufriendo desde hace años y como pensaba que todo sería mejor si no fuera un mamífero tan grande ni tuviera la desdicha de producir su propia leche de todo el tiempo, la situación se sentía mal.

Era una mierda ser él, a veces. Y en ese momento se sentía bastante pesimista porque todo eso no debería importarle.

Había personas de su misma casta haciendo cosas geniales y él estaba ahí queriendo llorar porque se le hacía excesivamente difícil hacer amigos.

Esto hizo que algunas lágrimas comenzaran a amenazar con salir de sus ojos. También causó que pasara sus dedos por las acumulaciones de agua y bajara la vista a la mesa, centrándose en ese vaso escarchado de azúcar.

La canción de fondo repetía los mismos sonidos. A pesar de que podría simular que estaba bien, no lo estaba. Era una mierda que llevara tanto tiempo sintiéndose tan poco. Quizá si fuera diferente, ni Jooheon, Wonho y Chaeyoung le dejarían solo, pero no lo era. No podía cambiar.

Tal vez no estaba esforzándose mucho... porque estaba claro que había algo malo en él.

Bueno, Jungkook se levantó de ahí. No podía seguir en esa mesa. No cuando veía a Wonho comiéndole la boca a Chaeyoung a pocos metros de él y cuando Jooheon estaba ahí y a veces le miraba, antes de reírse con otras tres personas.

No quería sobre reaccionar, el mundo no giraba a su alrededor, pero... Mierda, todo se sentía negativo.

Dio varios pasos, saliendo de la cabina y dirigiéndose a los baños. Necesitaba un sitio libre de miradas para vaciar su mente. Atravesó la pista de baile, luego los cuerpos sudorosos hasta localizar esa puerta que indicaba los baños de omegas.

Sus manos empujaron con fuerza la pesada puerta hasta conseguir abrirla.

A pesar de que el objetivo principal era tener calma, se topó con música más leve, personas besándose y usando el lavabo.

Antes de bajar la mirada, pudo contar a cuatro personas adentro. Solo se apuró a llegar a una de las taquillas disponibles. Importándole muy poco que todo el lugar luciera un poquito antihigiénico, cerró la puerta con firmeza y apoyó las manos sobre ésta, mientras se enfocaba en su respiración para distraerse.

Necesitaba ignorar ese montón de cosas que estaban llegando a su mente sin buscarlas. Era un poco imposible deshacerse de las lágrimas, más cuando todo a su alrededor se veía tan extraño y quería estar en casa lejos de todas esas personas.

Inhaló.

Abrió los ojos y exhaló, mentalizándose en que podía estar bien.

Sentía los latidos de su corazón más fuertes que otras veces y las ganas de llorar no se iban porque qué vergüenza sería atravesar el bar y marcharse. Dios, ¿qué patético se tenía que ser para irte de un sitio a los veinte minutos de llegar? Debía ser lo peor.

Jungkook no pudo evitar jadear, no estaba funcionando. No podía estar bien. Solamente era una tonta vaca patética.

Se sentó sobre la tapa del excusado, cubriéndose el rostro con las manos. No soportó el llanto, todo era demasiado. Era sofocante, le asustaba y, ¿por qué había ido ahí en primer lugar?

Ya sabía que Jooheon ni siquiera se consideraba su amigo y solo le hablaba por hacerlo. Reconocía que a Wonho ni siquiera le caía bien, menos a Chaeyoung.

¿Qué mierda estaba haciendo ahí?

Levantó la cabeza asustado cuando escuchó algunos golpeteos contra la puerta del baño.

No podía ver con claridad, pero al notar la punta de unas botas color negro por la ranura inferior, se percató de que había alguien y que claramente se habían dirigido a él con un:

"¿Está todo en orden?"

Jungkook sorbió por la nariz, usando sus manos para limpiarse las lágrimas. El primer pensamiento que pasó por su mente fue que había tardado mucho y que alguien quería usar ese baño. Estaba secando su rostro cuando esa misma voz masculina, añadió:

"¿Puedo ayudarte en algo?"

Sentía que su voz se había perdido y quizá no quería hablar con un desconocido ahora, por eso, todo lo que hizo fue arreglar el desastre que su rostro se había convertido y abrir la puerta, lo que no esperaba era que la persona fuese más grande que él, porque las vacas eran demasiado grandes para pasar como híbridos de ciudad.

Jungkook fácil sobresalía con ese grupo de animales domésticos con los que se había reunido en esa fiesta, sin embargo, había muy pocos seres de su mismo tamaño y ahí, cuando levantó la mirada, fue capaz de ver una bonita sonrisa con hoyuelos, pero un poco más arriba, se percató de la existencia de un par de cuernos y unas orejas puntiagudas y de color café.

Oh.

Él era un... ¿toro?

Bueno, eso era extraño, no había visto a ninguno ahí. Quizá era obvio porque se trataba de un bar de carnívoros. Permitían la entrada a herbívoros, pero nadie era muy aficionado de asistir. Nadie quería estar en un sitio donde no pertenecía y menos cuando había alcohol.

"¿Estás bien?" cuestionó el híbrido de toro.

Jungkook asintió con un movimiento de cabeza, antes de alzar la vista para mirarlo. Tenía la piel levemente morena, unos ojos muy lindos y había algo en él que parecía extrañamente interesado.

"Sí... lo estoy" por fin se decidió a usar su voz, "disculpa..."

Cuando lo pasó de largo, notó que el hombre no se movió de ahí más que para seguirlo mirando mientras abría la llave del grifo, quizá se quedó un poco confuso y tal vez no sabía cómo sentirse mientras el tipo veía su rostro en el espejo.

No tardó en verlo abriendo la llave del agua en el lavabo de al lado, fingiendo que estaba haciendo lo mismo que él. Jungkook se sintió culpable, porque ese tipo parecía interesado y quizá solo trataba de ser amable y él no podía ser amable, no le salía serlo y no sabía qué hacer. Lo único que hizo fue dejar de morder sus labios para deshacerse de la ansiedad y decir:

"En serio estoy bien, yo solo... eh... esto... yo..."

"¿Tuviste demasiado?" completó el desconocido.

No pudo hacer nada más que asentir.

"Sí, tiene sentido" le escuchó añadir, "un herbívoro en un club de carnívoros, no cualquiera se anima a hacer algo así, ¿viste que en una mesa tuvieron una parrillada? Esto es... demasiado para cualquiera. Me tomó un rato separar mis ideales para entrar a este tipo de lugares."

Jungkook asintió.

Era tranquilizante saber que no era el único tenso al notar que ahí comían más que lechugas y legumbres.

Vamos, que había animales reales para consumo humano, pero ugh, siempre había sido incómodo saber que sus ancestros eran esos pedazos de carne que se encontraban en la mayoría de las hamburguesas que los carnívoros comían.

Una parte de la creencia popular era guardar respeto a aquellos animales de los que habían salido. Era casi canibalismo comer carne para un híbrido de vaca.

"Mis amigos me obligaron a venir porque obtuvimos un premio en un concurso y querían beber. A pesar de que traté de negarme no tuve otra opción" explicó el desconocido, secando sus manos con una toalla, "¿qué hay de ti?"

Jungkook se alzó de hombros, era un poco difícil definir por qué estaba ahí. De cierta manera, le avergonzaba y no podía decir nada, solo se descubrió diciendo:

"Me pasó algo parecido, solo que... creo que no tengo amigos ahora."

El chico le miró. A diferencia de lo que esperaba, no había lástima en su mirada, solo empatía. Quizá sabía de qué hablaba... eso era bueno.

"¿Y qué planeas hacer ahora?"

Se alzó de hombros, esto hizo que el chico le sonriera.

"Digamos que conozco otro lugar en donde podríamos estar más cómodos que éste, ¿te interesaría ir conmigo?"

Bueno, quizá era un próximo secuestrador en potencia. Quizá se encargaba de distribuir carne ilegal y él era un buen objeto de mercadeo.

Quizá hizo muy notorio lo que pasaba por su mente, porque el chico se rio bajito antes de recargarse en la esquina del lavabo.

"Mi nombre es Kim Namjoon, voy en tercer año de IBQ, tengo veinte, vivo adentro del campus universitario y como puedes ver... soy un híbrido de toro... eso, de alguna manera podría hacernos amigos, no lo sé, si quieres."

Jungkook no pudo evitar sonreír en la última parte. Era muy obvio, pero el hecho de que Namjoon estuviera señalando ese par de cuernos color marfil en su cabeza hacía que todo resultara tan obvio que daba risa.

"Sí, creo que quiero" dijo en apenas un murmuro, eso logró que el chico sonriera grande, otra vez un par de hoyuelos apareciendo en sus mejillas.

"Bueno, eso es maravilloso. Ahora, ¿aceptas? También es un bar, pero más calmado, tengo un par de amigos que trabajan ahí, así que podríamos tener algún descuento extra en los mojitos de hierbabuena."

Volvió a asentir y escuchó un "Genial, en verdad va a gustarte" antes de que el hombre se dirigiera hacia la puerta y la abriera para él.

Jungkook lo siguió al exterior muy de cerca, pasando por su mesa para notar que seguía vacía y que sus amigos carnívoros con los que había asistido no se veían por ningún lado.

Siguió a Namjoon lejos de los sonidos y las luces con tonos rojizos y azules, hasta que acabó en la entrada del sitio, en donde la noche era iluminada por la luz de la luna y aquella escasez de estrellas que representaba una ciudad promedio.

Estaban algo cerca del campus, pudo identificar el nombre del bar cuando Namjoon le dijo su nombre. También fue capaz de notar que las conversaciones de ese chico eran bastante casuales y despreocupadas y eso era relajante.

Era muy fácil hablar con él. Jungkook estaba de lo más cómodo a pesar de que estuvieran conversando de lo poco que tenían en común como la facultad y el hecho de que Namjoon era un par de años mayor a él.

Cuando llegaron al sitio, Jungkook se percató de que era más calmado al otro bar. Este tenía muchísimas plantas de exteriores en la entrada e incluso el nombre de Vibras Nocturnas era más cómodo para él.

Solo pudo sentir la mano de Namjoon apretando su hombro, no fue consiente de nada más que los alrededores, se fijó en ese campo a cielo abierto con bonitas lámparas colgando de unos enormes árboles entre las mesas y algunas lucecitas parpadeantes que formaban caminos.

Era tranquilizante que luciera como una pradera, pues no dejaba de recordarle a su casa. Namjoon le cogió del hombro para guiarlo a la barra de bebidas, en donde algunas personas charlaban mientras que de fondo una persona tocaba el piano.

A simple vista parecía un sitio aburrido, pero había algo que resultaba calmante y le gustaba. Notó que ninguno de los híbridos ahí se veía igual de salvajes a los del otro bar. Había una pareja de conejitos cerca de una mesa y un par de híbridos de elefante en otra.

También notó a un hibrido de ardilla detrás de la barra, a quien Namjoon se dirigió con un:

"Ey, ¿qué tal, Hobi?"

El chico le sonrió a Namjoon antes de continuar preparando una bebida, sin dejar de lado su bonita sonrisa. Jungkook trató de no distraerse cuando esa esponjosa cola café estuvo en su campo de visión, al ver a Hobi dando media vuelta.

"Pensé que hoy acompañarías a Tae y a Yoongi al otro club."

"Y lo hice" dijo Namjoon, recargándose contra la barra mientras que Jungkook se sentaba en uno de los bancos altos, "pero no me gustan esos lugares."

"Lo sé, ni a mí. Son lo peor. Odio cuando los carnívoros beben de más y creen que es divertido atemorizar personas" dijo rodando los ojos, antes de suspirar y añadir: "¿Van a tomar algo?"

Namjoon solo miró a Jungkook, haciendo que la atención de la ardillita se dirigiera a él. Jungkook no pudo hacer nada más que alzarse de hombros y añadir:

"No suelo beber alcohol, ¿hay algo que recomiendes?"

"Uhm" Hoseok frunció el ceño, antes de girar sobre las gavetas para revisar todo lo que tenían. No tardó en localizar los sustitutos de leche elaborados de frutos y sugerirle una bebida sin alcohol. "¿Por qué nunca te he visto por aquí, vaquita?"

Jungkook solo pudo mirarlo y quizá ya le había dejado claro a Namjoon el por qué no conocía muchos lugares. Quizá todo tenía relación con su timidez y era un poco vergonzoso decirlo en voz alta, por eso, no pudo hacer más que sentir calma cuando Namjoon le tocó ligeramente un hombro, pegándose contra su cuerpo en un amistoso abrazo.

"Pues porque Jungkook ama estudiar y no sale tanto, va en primer año."

Esto hizo que Hoseok sonriera, antes de añadir:

"Me recuerdas a mí cuando entré. No hacia otra cosa más que estudiar, hacer tareas y dormir. No lo sé, ahora no hago ni la mitad de eso, pero me va igual de bien. Supongo que es algún talento que descubres cuando llevas algunos años acá."

Namjoon negó con un movimiento de cabeza.

"No le hagas tanto caso, es que Hoseok tiene a un mejor amigo genio que a veces le hace la mayoría de las tareas."

"¡Eso no es cierto!" alegó Hoseok, haciendo que Namjoon se alzara de hombros mientras negaba con un movimiento de cabeza.

"Seokjin no dice lo mismo, ¿sabes?"

"Oh, si él solo me ayudó en una materia. No me ha ayudado en todo."

Un chico que tenía unas orejitas redondas se acercó a la barra, recargándose contra ésta a la vez que soltaba una pequeña libreta y se abrazaba a la espalda de Namjoon, diciendo mientras lo hacía:

"¿Por qué he escuchado mi nombre?"

"Porque Namjoon está diciéndole mentiras sobre mí a su nuevo amigo" dijo Hoseok, aceptando la nota que el hámster le entregó luego de separarse del más grande.

"¿Y esas mentiras son?"

"Qué tú me pasas las tareas."

"¿Y en dónde está la mentira?" cuestionó Seokjin mirándolos serio, haciendo que Hoseok le mirara indignado a la vez que Namjoon se reía y Jungkook sonreía.

Todos lucían tan en calma y tan amigables que era extraño. Los carnívoros siempre lucían tensos y no dejaban de hablar entre ellos en voz baja cuando alguien se apartaba. Así era su manera de ser, y no había mucho que Jungkook hiciera, pero estando ahí, notó que todo era más fácil.

Como sea, Hoseok preparó su bebida y Seokjin se fue un rato antes de regresar nuevamente, tomando lugar en la misma barra cada vez que acababa de atender a uno de los clientes.

Jungkook los escuchó hablar y notó que lo incluyeron en las conversaciones. Vio a Namjoon tomar un par de mojitos de hierbabuena mientras que Hoseok a veces se escondía de la vista de su jefe para tomar algún shot a escondidas.

Disfrutó de la compañía de los tres antes de notar que era cerca de la una de la mañana.

Hoseok comenzó a limpiar la barra mientras que Seokjin se encargaba de recoger los servilleteros y los vasos sucios.

Jungkook trató de pagar por sus dos bebidas antes de que Namjoon pasara una tarjeta de crédito por la entrada bancaria de Hoseok, pero luego de algunos reproches y un:

"Tú invitarás para la próxima" que quizá era una estrategia para que tuvieran más salidas, acabó yendo al exterior del bar, acompañado de su nuevo amigo.

"Vivo algo lejos del campus" explicó mientras se cubría con sus propias manos para alejarse del frío, sin saber que inconscientemente su par de orejitas se movieron cuando estornudó por culpa del viento nocturno.

"Te acompaño, ¿está bien?"

Solo acabó asintiendo, y ambos comenzaron a andar sobre las frías calles de Seúl, atravesando varias aceras mientras Jungkook mentalmente se agradecía por no acabar con su escaso dinero cogiendo un taxi.

Cuando menos lo esperó, en medio de conversaciones casuales, ya estaba en la puerta de ese pequeño apartamento en donde vivía, que solo era una habitación con una mínima cocina y un baño, pues la vida en Seúl era bastante cara y eso cubría la nueva beca que había ganado a causa de sus calificaciones.

Solo vio a Namjoon con ese par de hoyuelos frente a él. A causa de su altura, Jungkook debía inclinar la cabeza hacia arriba para ver su penetrante mirada oscura.

"Yo... gracias por esto."

"No fue nada, en verdad la pasé bien, Kook..." No tardó tanto antes de que consiguiera añadir: "¿Crees que podría... tener tu número? Posiblemente no compartiremos ninguna clase porque no vamos en el mismo año, así que necesito saber cómo contactarte."

Solo pudo asentir otra vez, como cada vez que Namjoon decía algo.

No tardó en coger el teléfono de las manos de Namjoon y registrar su número en él, entregándoselo después de tomarse la osadía de guardarse con un:

"Kookie :)"

Namjoon le miró sonriendo y murmuró un:

"Gracias, prometo no ser tan pesado."

"No hay problema alguno si lo eres, Hyung."

"Ow, pero ve que ternura eres."

"Solo soy sincero."

"Sí, eres lindo siendo sincero."

Esto hizo que Jungkook bajara la mirada al suelo, sonrojándose.

"Bueno, supongo que nos veremos luego" dijo el mayor algunos segundos después, tratando de ignorar su sonrojo.

Jungkook asintió, levantando la mirada con una sonrisa.

"Sí, nos vemos luego, Hyung."

Namjoon volvió a asentir y Jungkook giró para insertar su clave en la cerradura electrónica, casi sin querer entrar al interior de la edificación cuando se abrió.

"Hasta luego, Jungkook."

"Adiós, Namjoon Hyung."

Solo vio a Namjoon alejándose de él sin dejar de mirarlo, casi caminando de espaldas para no perderlo de vista cuando Jungkook por fin dio el primer paso adentro del departamento y alzó una de sus manos para despedirse, percatándose de que Namjoon hizo lo mismo cuando la puerta se cerró.

Acabó recargándose contra ésta con una sonrisa, notando que el final de esa noche no había sido tan mala como pensó que sería cuando inició.

Todo mejoró cuando su teléfono vibró con una nueva notificación que advertía:

+ número no registrado: Hola :) Si adivinas quien soy te llevas un premio.

Kookie :) no lo sé, hyung. esto es un poco sospechoso :O

Namjoonie: Jajsjja ¿necesitas una pista?

Kookie :) por favor.

Namjoonie: Bueno, acabas de pasar una excelente noche con el dueño de este número.

Kookie :) uhmmmmmmmmmm... esto es un poco difícil.

Namjoonie: Rompes mi corazón, Jungkookie </3

Kookie :) jajajj solo bromeaba, Hyung, desde el primer mensaje sé que eres tú.

Namjoonie: Ya sé que soy inolvidable.

Kookie :) un poco, sí.

Namjoonie c: Jajaja lindo. Te dejo, debo llegar al campus.

Kookie :) sé cuidadoso. Buenas noches.

Kookie :) ohhhhh, espera!!!!

Namjoonie: ¿Ehhh?

Kookie :) ¿y mi premio?

Namjoonie: ¿Uhm?

Kookie :) dijiste que si adivinaba tendría un premio.

Namjoonie:Pero no adivinaste!!!, así que has perdido.

Kookie :) oh :c qué triste. yo quería uno.

Namjoonie: Bueno, podemos hacer un segundo intento!

Kookie :) sí, sí!

Namjoonie c: Jajaja

Namjoonie c: Hola :) Si adivinas quien soy te llevas un premio.

Kookie :) Namjoon Hyung.

Namjoonie c: Correcto! Tu premio es un mensaje de buenas noches.

Kookie :) :o eso suena interesante.

Namjoonie c: Sí, lo es! Aquí lo tienes: Buenas noches, Jungkook.

Kookie :) buenas noches, hyung.

17 Janvier 2022 04:26:20 6 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
90
Lire le chapitre suivant 2

Commentez quelque chose

Publier!
Kookmin Bebitos Kookmin Bebitos
Ooooow que preciosos los dos 🥰💞
C Chocokrispy Neskuy
Sientonque esto lo ley antes, creo qur fue en wattpad
September 07, 2022, 01:08

  • C Chocokrispy Neskuy
    no sabia que eras la misma autora y yo esperando el nuevo cap😔 vendito wattpad, September 07, 2022, 16:01
  • lilith 🔹 lilith 🔹
    sí, la tenía publicada en wattpad. me la acaban de borrar de ahí :( September 07, 2022, 15:33
S. Sofia .
Yo si me imaginé esa esponjosa cola café :3
January 27, 2022, 03:42
S. Sofia .
Oh dios, que lindo<3
January 27, 2022, 03:41
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 30 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!