deiart's Deivid Salgado

Yai vivía muy bien, hasta que su pueblo fue atacado por un grupo gobernante. Al no saber que hacer para sobrevivir se esconde en el ático de se casa y encuentra algo que le cambia la vida. Al sobrevivir al ataque Yai parte de su pueblo el cual quedó destruido, con el deseo de vengarse y hacer cumplir la justicia con sus propias manos. Él al ser muy débil para enfrentarse solo, empieza a entrenar en un dojo de una aldea lejana, su meta era vengarse solo, Pero al darse cuenta de que no lo lograría acepta la ayuda de otras personas en busca de venganza...


Drame Déconseillé aux moins de 13 ans.
0
716 VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 10 jours
temps de lecture
AA Partager

La cúspide del sentimiento de pertenencia. ¡Recuperar el arma!

En una hermosa mañana Yai se levantó sin saber que sería de las pocas que observaría en los siguientes años.

Yai se acerca a la ventana de su casa y al observar a la gente del pueblo realizando sus trabajos y tareas diarias sonrie. De repente tocan a su puerta y el responde: — Adelante.

Su madre abre la puerta y al verlo posado en la ventana le pregunta: — ¿Cuanto tiempo llevas despierto?

Yai le responde: — Me acabo de despertar ¿Mi padre no ha volvido?

Su madre, agacha la mirada y le responde: — No ha vuelto, se que te prometió que volvería en un año, pero puede que llegue mañana o días después, él siempre está ocupado...

Yai se acerca a su madre y le da un beso en la frente y le dice:

— Vamos, levanta esa cara. Yo entiendo lo que pasa, ya no soy un niño, ya tengo 17 años...

Su madre sonrie y le dice: — Si, ya eres todo un hombre. te pareces a tu padre...

En eso la sirvienta de la casa pasa por el cuarto de Yai y al verlos a los dos les dice:

— Buenos días, Yai y Rosé. Acabo de llegar ¿quieren que les prepare algo de comer?

Rosé: — No Maria, ya prepare un desayunó, también te prepare algo. Vamos vayamos a desayunar.

María: — ¿Porque hizo esto? es mi deber hacer los trabajos en el hogar, es mi forma de pagarles todo lo que les debo.

Rosé: — Olvidalo, trabajas mucho.

Yai en eso las interrumpe y dice:

— ¡Vamos a comer!

Rosé: — Si, vamos.

Los tres bajan las escaleras y en eso comienzan a tocar la puerta, María les dice: — Tomen asiento, veré quien toca la puerta y luego servire la comida.

Yai y Rosé toman asiento y María abre la puerta, en eso ve un periodico en el suelo y escucha a un tipo marchandose diciendo:

— ¡Noticias de último minuto...!

María abre el periodico y la noticia mostraba a un hombre el cual empuñaba una espada y detrás de él había una multitud de personas. El título de la noticia era:

"Fuerzas de Geldryn atacan Roynn"

María atónita y muy sorprendida esconde el periodico y se va a servir la comida. En medio de estar comiendo Yai pregunta:

— No han salido nuevas noticias sobre las fuerzas de Geldryn.

María se atraganta con lo que comía y empieza a toser. Rosé la ayuda y le responde a Yai:

— Bueno no lo se hijo ¿Porque quieres saber eso?

Yai: — Odio a esa gente, se quieren apoderar de todo. Ojalá no se quieran meter con nuestra gente, papá los asesinara a todos sin piedad alguna.

Rosé mira la cara de Yai y observa algo raro y le pregunta:

— ¿Que te sucede?

Yai entra en razón y responde:

— Nada, nada, solo me deje llevar por el momento.

María: — ¿Porque te dejaste llevar, alguna vez esa gente te hizo algo?

Yai: — No, pero a mi compañero Shon lo dejaron sin familia, y sin su pueblo.

María: — Oh ya entiendo.

Rosé: — No sabía que Shon tuviera un pasado tan trágico, tranquilo que eso no nos pasará a nosotros.

Yai: — No creo que se atrevan a atacarnos, aunque mi padre no este tenemos a muchos que nos defienden.

Rose: — Si hijo, bueno acaben ya de desayunar, ya yo terminé.

Después de varios minutos Yai termina y se levanta, en eso Rose le dice: — Me puedes hacer un favor hijo...

Yai: — Si claro ¿El qué?

Rose: — Bueno resulta que ayer me encontré con el instructor Gary Osbarn y me pregunto qué si te interesaba formar parte de su grupo de aprendices de espadachines, el entreno a tu padre y quería saber si tu también querrías formar parte.

Yai: — Ummm... Bueno dejame pensarlo creo que no me llama mucho la atención eso de ser espadachin, me interesa más aprender artes marciales.

Rosé: — Bueno ya sabes donde queda su dojo, acercate allá si deseas formar parte de su grupo.

Yai: — Esta bien mamá ¿pero cual era el favor?

Rosé: — Oh sí, me extendi mucho con eso. El favor es que lleves una caja que esta en el ático y la lleves al edificio del alcalde del pueblo.

Yai: — ¿Y eso?

Rosé: — En ella esta un arma poderosa capaz de eliminar a los malos en instantes.

Yai se emociona y dice: — ¡Oh quiero verla!

Rosé Comienza a reír y le dice:

— Idiota, solo son papeles de administración.

Yai: — No me ilusiones, un arma así no existe...

Rosé: — ¿Quien sabe?

Yai curioso le pregunta:

— ¿Sabes de una?

Rosé: — No tonto solo juego contigo. Ve y busca la caja, tiene un listón verde, y un sello con el símbolo de nuestra bandera.

Yai: — Esta bien, Má.

Yai se va hacia el ático y empieza a buscar la Caja, al encontrarla se da la toma y decide largarse de allí, al darse la vuelta sienta la presencia de alguien más en el ático y asustado mira hacia su derecha. Su mirada fue hacia una caja la cual tenía tres candados al querer acercarse se siente muy mal y empieza a marearse pero al tomar la caja empeora.

Y al volver a sentirse bien dice:

— ¡Que raro esto! ¿Que me sucedió? Mejor dejo esto aquí.

El deja la Caja rara en el suelo, al bajar del ático su madre le pregunta:

— ¿Poque te tardaste tanto tiempo?

Yai: — Toque una caja rara con tres candados y recibí una pequeña corriente en todo mi cuerpo fue super raro.

Rosé: — Bueno ya vete, el alcalde Groodbyle debe estar esperando la Caja.

Yai: Ya me marchó, aun me duele la cabeza.

Yai se marcha y se dirige al edificío del alcalde, en el camino es saludado por muchas personas y un muchacho al verlo, se lanza encima de él y le dice: — ¡Yai......! Cuanto tiempo sin verte.

Yai cae al suelo y al reconocerlo le dice: — Oh, Yitsel ¿Como estas? ¿Que te trae de nuevo a la aldea?

Yitsel: — Mis padres están visitando a mis abuelos, nos vamos en la noche. ¿hacia donde vas?

Yai: — Voy a entregar esta Caja al alcalde ¿Quieres acompañarme?

Yitsel: — Lo siento, no puedo voy a casa de Jaruno ¿te acuerdas de el?

Yai: — Si claro, el aún me visita. al terminar paso por su casa...

Yitsel: — Esta bien allá te espero.

Yai: — Dale...

Yai sigue su camino... Mientras en el edificio del alcalde se encontraban hablando tres personas: — ¿Porque nos llamo?

la pregunta es respondida:

— Los necesito hoy en el pueblo al parecer las fuerzas de Geldryn lanzaron un contundente mensaje ayer al derrotar al pueblo de Roynn. El líder Kazutora dijo estas palabras antes de asesinar a Loundry: ¡Espero entiendan lo que significa mi Venganza!

Los otros dos al escuchar eso recuerdan a alguien diciendo lo mismo y uno de ellos dice:

— ¡No puede ser, el no puede ser nuestro enemigo! ¡El no puede atacar a esta aldea!

En eso llega Yai y dice: — Buenos días alcalde.

Los dos voltean a mirar y al reconocer a Yai se sorprenden.

Yai al verles las caras de sorpresa, les pregunta:

— ¿Que pasó, con sus caras?

El alcalde en eso responde: — No es nada, deja la Caja al lado de la puerta.

Yai en eso deja la Caja allí y al reconocer a los dos que estaban allí dice:

— Ustedes son los padres de Yitsel ¿Cuanto tiempo?

El padre de Yitsel llamado, Sujizaro responde:

— Si, ya eres un hombre. Te pareces a tu padre...

Yai: — Si, ya dos personas me lo han dicho hoy ¡Que raro!

La madre de Yitsel dice: — Que casualidad.

Yai en eso dice: — Bueno ya me voy, pasen un buen día.

El alcalde le responde: — Igual.

Yai se marcha y en su mente se pregunta: — ¿Que hacían los padres de Yitsel allí? no estaban visitando a sus padres.

En eso Sujizaro le pregunta al alcalde: — ¿Crees que haya escuchado?

El alcalde: — No lo creo ese chico es muy curioso, hubiera preguntado.

Treinta minutos después Yai llega a la casa de Jaruno y comienza a tocar la puerta. Al no salir nadie se molesta y se dice asímismo:

— No puede ser, me hicieron perder el tiempo.

Yai se marcha y al llegar a su casa, su madre le pregunta:

¿Llevaste la Caja, a salvó?

Yai: — Si ¿Porque tan importante es la Caja?

Rosé: — No sólo es que quería saber.

Yai: — Madre no me pongas curioso, ya sabes como soy.

Rosé: ¡Si igual a mi!

Yai sonríe y le pregunta: — No queda comida, tengo hambre.

Rosé: No puede ser comiste hace una hora.

Yai: — ¡Pero tengo hambre! Es que estaba deliciosa tu comida.

Rosé sonrie y le rosponde: — Es un chiste ¡Siempre dices que cocino de lo peor!

El se ríe y dice: — ¡Hoy te luciste!

En eso da un olor fuerte a comida y María grita: — ¡A comer....!

Yai: ¡Si....!

Rosé comienza a reír y le dice:

— Después de comer ¡ve a descansar!

Yai: Esta bien Má.

Yai al terminar de comer va a su habitación y empieza a dormir.

En ese momento empieza a tener un sueño muy aterrador, aunque todo era negro en su mente, de momentos podía escuchar gritos y se le revelaban imágenes de muerte y destrozos.

Y en eso escucha: — Yai......

Yai se despierta asustado y alterado. En ese momento su mamá abre la puerta de su habitacion y le grita muy alterada: — Hijo apúrate hay que largarnos...

Mientras gritaba se escucha el sonido de un cañonazo y sin tener tiempo para reaccionar, la habitación es impactada por el cañón y queda destruida.

Yai cae al suelo y a causa del fuerte ruido obtuvo sordera momentánea y un fuerte mareo, al recuperarse escucha:

— Yai.... Corre.

Al voltearse observa a su mamá que entre lágrimas le pedía que se salvara, puesto que ella no lo lograría ya que fue aplastada por la pared de la habitación.

Yai al quedar en shock se acerca poco a poco a su madre y comienza a llorar en el llanto.

Rose al verlo así le dice:

— Salvate hijo mío, escondete en el ático... allí estarás a salvó.

Yai: — Má te sacaré de aquí y nos esconderemos dos...

Rodé: — Aunque levantes... la pared no podré moverme, una vara de metal atravesó mi estomago no... (tose y derrama sangre) me queda mucho tiempo.

Mientras lloraba le responde.

Yai: — Mamá yo te salvaré...

Rose: — Vete hijo, ellos están a punto de llegar.

Yai: — ¿Quienes?

Rose en ese momento pierde el conocimiento y Yai rompe en llanto, y comienza a largarse poco a poco, mientras escuchaba el ruido de las explociones y los gritos de las personas.

Al salir y dirigirse al ático, escucha que estaban golpeando la puerta para entrar, Yai lo más rápido que pudo logro entrar y se refugio en el ático.

Las personas que entraron a la casa al investigar la y no ver a nadie la abandonaron y se dirigieron a su superior para informar que solo había un cadáver.

En ese momento el alcalde del pueblo aparece e interrumpe la charla y le dice: — Maldito cómo pudiste.

A lo cual le respondieron:

— ¡Les dejé claro que conocerían mi venganza! por eso estoy aquí. Sabes a lo que me refiero.

El alcalde Groodbyle le responde:

— Lo que buscas no lo encontrarás, simplemente no te pertenece. El proximo en portarla logrará dominarla. Y tú no estás listo para ello.

Enfurecido le responde: — No importa tu opinión, yo sé que soy el elegido.

En ese momento saca un arma y dispara al alcalde en la cabeza. Al terminar con la vida del alcalde se da la vuelta y le dice a su soldado: — Ocupense de eliminar a todo el pueblo mañana nos dirigiremos a Yongistein, Asegúrense de encontrar el arma... ¡A eso vinimos!






29 Septembre 2022 18:14:25 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
Lire le chapitre suivant "Doble cara"

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Histoires en lien