whxba- willa jung

「a hopegguk fanfiction」 JungKook es un omega hormonal que se excita sólo con los besos de su novio diez años mayor y eso no puede avergonzarle más. ⋆ queda prohibida cualquier tipo de copia o adaptación de esta obra. ⋆ whxba | 2022 ⋆


Fanfiction Groupes/Chanteurs Interdit aux moins de 18 ans.

#hoseok #jungkook #hopekook #omegaverse #alfa #omega #hoseoktop #jungkookbottom
46
1.1mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

⇝ it's ok babe

JungKook aleja el cabello que le cubre la vista, sabiendo que su alfa ama sus ojos grandes, y sonríe cuando HoSeok por fin aparece en su campo de visión, tan hermoso como siempre.

— ¡Alfa! — exclama antes de lanzarse a los brazos ajenos, rodeándole el cuello para mantenerlo cerca de su cuerpo, y HoSeok ríe bajito, pasando las manos por su cintura mientras hunde todo el rostro en la curvatura de su cuello.

— Hola, Omega.

El alfa deja suaves besitos en la piel de JungKook, sintiendo a su lobo interior mover la cola enérgicamente pues, oh, el aroma tan dulce que va acorde con la personalidad de su omega le hace agua la boca. Miel y nueces. Extraño, pero definitivamente el aroma más adictivo que el alfa alguna vez sintió.

— ¿JiMinnie te trajo? — le pregunta en un susurro mientras se adentra a gran apartamento con el omega aún entre sus brazos, oliendo e impregnándose con su aroma.

— Ujum — JungKook asiente, cerrando los ojos cuando el aroma a ciruelas y cedro se hace más intenso pues el alfa le está mordiendo el cuello con calma.

JungKook se estremece, deseando que el alfa saque a relucir sus colmillos y le marque de una vez, pero sabe que no va a ser posible ahora (o en, quizás, los próximos dos años). HoSeok, un alfa diez años mayor que él, es de la vieja escuela y quiere que el unir a sus lobos sea un momento especial. Y JungKook no entiende, pues cada vez que está junto a su alfa se siente como especial, mas no replica nunca la petición de HoSeok.

— Le agradeceré luego por eso — dice el alfa, alejándose un poco del menor para besarle en los labios. — ¿Por qué no vas a dejar la mochila en el cuarto y luego te pones cómodo en el sofá o en cualquier lado mientras preparo la cena? — le propone con voz suave, acariciando la cintura de Kook con sus pulgares.

JungKook le hace un puchero, por lo que HoSeok ríe bajo y le besa otra vez, tomándolo por la nuca para acercarlo más a él mientras profundiza el beso, explorando la boca de su omega con la lengua, utilizando los dientes como sabe que a JungKook le gusta, riendo al oír el jadeo bajo que al omega se le escapa de los labios.

Luego, se separa.

— ¿Ya? — pregunta, sonriente.

— Te faltó un poquito aquí — el omega se señala cerca de la comisura, lugar donde claramente HoSeok besó, pues el labio brilla por el exceso de saliva.

Sin embargo, HoSeok anhela que su precioso omega se sienta satisfecho incluso hasta en lo más mínimo.

— Cierto. ¡Qué despistado!

HoSeok le sigue la corriente para luego darle otro beso, empujando ligeramente al menor hasta dejarlo contra la puerta mientras le besa, JungKook quedando sin aliento luego de unos segundos.

Ciertamente, HoSeok no es un alfa que disfrute de besar así a su pareja, pero hace excepciones si es JungKook quien se lo pide mientras pucherea y se señala los labios. Por eso, le sigue besando por largos minutos hasta que el menor suelta una risita, decidido a separarse para tomar aire.

— Ya — pide bajito, escondiéndose en el hueco del cuello del alfa —. Ya no... Ya no siento mis labios, Alfa.

HoSeok sonríe enternecido antes de rozar su nariz en la mejilla del menor, arrancándole suaves carcajadas.

— Bebé — el alfa se burla sin rastro de malicia, cargándolo fácilmente para llevarlo hacia el sofá, donde le sienta antes de darle un beso pequeño —. Tu alfa va a prepararte la cena, Omega — dice con voz ronca, provocando que el menor sonría en grande.

— ¿Tú serás la cena? — insinúa.

HoSeok ladea la cabeza, chasqueando la lengua con una sonrisa divertida, y luego le besa suavemente en la frente.

— En el solsticio de verano sí, hoy no — responde con tranquilidad, por lo que el menor le hace pucheros.

— Falta mucho — se queja.

— Sólo debes esperar un mes, Omega —se burla, besándole las mejillas. — Luego de eso, seré tu cena cuantas veces lo desees — le recuerda riendo.

Aún así, JungKook se queja, por lo que el alfa le besa la punta de la nariz y le extiende una rosa en compensación.

— Sólo un mes más — le susurra contra la boca, robándole un pequeño beso, y JungKook se muerde el labio inferior.

— Sólo un mes más — cede, sonriendo.

'Sólo un mes más para que Hyung y yo por fin podamos hacer el amor', repite en su mente mientras enciende la tele para buscar alguna película animada, 'Madagascar 2' siendo la ganadora.

Las horas pasan tranquilas luego de la llegada de JungKook, y la pareja cena con la película de fondo mientras ellos hablan sobre lo que harán en todo ese fin de semana que tienen juntos.

— Podríamos quedarnos aquí todo el fin de semana y jugar juegos de mesa — propone HoSeok mientras junta las piernas para que el omega coloque las suyas allí. — Compré ese jenga que tú y NamJoonie tanto querían — agrega.

JungKook abre los ojos como platos. El alfa había estado en desacuerdo desde que mencionó su deseo de comprar el 'Jenga borracho' pues odiaba siquiera oler un poco de alcohol, por lo que oír eso definitivamente es sorprendente.

— ¡¿En serio?!

— Sí — HoSeok asiente lentamente —. Tú sabes que emborracharme no es lo mío, pero tú lo querías y yo soy débil a cualquier cosa que pidas — le hace un puchero, provocando las risas del otro — Te aprovechas de tu Alfa — bromea.

JungKook finge que sí lo hace, aunque ambos saben que el omega es de todo menos un aprovechador.

— No me arrepiento — bromea antes de tomar las manos del alfa para dejar un beso en sus nudillos —. Gracias por comprarlo, Alfa — sonríe con los ojitos brillándole ilusionados —. ¿Podemos jugar mañana? Sólo nosotros dos — le aclara, sabiendo que HoSeok no tiene problema si sólo él le ve borracho.

— Podemos.

HoSeok le sonríe débil, lanzándole un beso volador antes de terminar con su comida. Mientras tanto, se dedica a mirar a su hermoso omega, no cabiendo en sí por lo feliz que se siente de tenerlo un fin de semana completo en su hogar.

Debería ser obligatorio estar todo el fin de semana, cuando ninguno está trabajando o estudiando, juntos.

— Gracias, Alfa — JungKook le dice con la boca llena de comida, a pesar de que sabe que el alfa odia eso, pero HoSeok sólo ríe ronco, bajando una mano a su pierna para masajearla lentamente.

HoSeok es débil ante JungKook.

— Terminé — el omega dice luego de unos minutos, sobándose la pancita con una sonrisa satisfecha —. Estaba delicioso, Alfa. Digno de un premio.

— ¿Un premio? — riendo, HoSeok alza una ceja, empezando a levantar todos los platos pues ansía ir a la cama con su omega lo antes posible.

Dormir con el aroma a miel y nueces de Kook es la octava maravilla del mundo.

— Síp, por ser la más rica del mundo — explica, demostrando una vez más que es el fan número uno de todo lo que HoSeok hace.

El alfa sonríe contento, el halago hacia sus habilidades culinarias haciéndole gruñir de orgullo.

— Gracias, Omega — dice, inclinándose para dejar un casto beso en sus labios. — ¿Quieres lavar los platos o barrer?

— Lavar platos — responde seguro, por lo que HoSeok se apresura a hacer un pequeño puchero, buscando que Kook cambie de opinión, y vuelve a gruñir al notar que lo logra — Bien, yo barro.

JungKook es débil ante HoSeok.

De más está decir que ambos odian con sus vidad tener que barrer, por lo que HoSeok limpia los platos contento mientras que JungKook se queja en un susurro, recibiendo un casto beso en la boca como compensación.

— ¿Listo? — ñregunta HoSeok una vez le ve guardar la escoba en su lugar.

— Síp.

Y no hace falta decir nada más, pues HoSeok le carga por los muslos para luego llevarlo al baño, besándole de forma lenta hasta que JungKook queda sobre la mesada del lavabo. Sonríen débilmente y se cepillan los dientes perezosamente, las manos del alfa no abandonando en ningún momento las caricias en las caderas del omega que se siente estremecer ante el contacto. Tiene dieciocho años y Hoseok es su primer pareja, así que no es sorpresa para ninguno las reacciones de todo su cuerpo.

— Listo — JungKook informa mientras estira sus brazos, por lo que el alfa no tarda en cargarlo una vez que finaliza de cepillar sus dientes.

Al llegar a la habitación, las cosas no cambian mucho: HoSeok sigue con su trato extremadamente especial hacia JungKook, haciéndolo sentir como el mismísimo rey de su vida, y el omega se encuentra sonriendo siempre por el trato que recibe, su lobo satisfecho al tener la atención de un alfa tan, tan importante como Jung HoSeok en él.

— ¿Quieres ver una película o vamos a dormir? — el alfa le pregunta con sus ojitos brillando en cansancio, pues el trabajo de toda esa semana fue muy estresante y hoy sólo quiere dormir abrazado al omega.

— Quiero ver una película — susurra mientras se acurruca de lado en la cama, quedando cara a cara con su novio —, pero está bien si tú duermes mientras tanto. Sé que estás cansado.

HoSeok duda unos segundos, pero al ver que JungKook abre sus brazos y le invita a acurrucarse en su pecho, con la nariz en su fuente de aroma, tira las dudas a un lado y se acurruca en JungKook, olfateando su cuello con insistencia.

'Miel y nueces', masculla su alfa con la boca aguada, observando el cuello del omega con algo parecido a necesidad. 'Piel limpia y lista para nuestra marca', sigue con un gruñido de orgullo.

Y JungKook no se sorprende cuando el bello alfa aspira profundamente en su fuente de aroma, lamiendo un poco la zona para atrapar de lleno su esencia.

— Delicioso — le siente gruñir bajo. — Mi Omega huele de maravilla.

JungKook sonríe, liberando más de su delicioso aroma para tentar a HoSeok, quien no se cansa de repetir luego lo delicioso que huele, y la muy aburrida película que puso hace unos minutos pasa a segundo plano cuando el alfa se incorpora para besarle en los labios con intensidad, como a Kook le gusta.

Está siendo guiado por sus más bajos instintos, HoSeok sabe, pero no deja de besarlo. En cambio, baja los besos por la mandíbula de JungKook hasta su cuello, concentrándose más en la unión de la clavícula y el cuello, lugar donde en unos años, si todo sale bien y JungKook quiere, irá su marca.

El omega se deja hacer, mordiéndose el labio inferior en un pobre intento de contener los jadeos que luchan por escapar de su garganta. Los besos del alfa provocándole mucho más de lo que realmente creía. De nuevo, sólo tiene dieciocho años y Hoseok es su primer pareja, por lo que ambos están acostumbrados a sus reacciones, pero cuando la vista de JungKook empieza a desenfocarse y su entrepierna palpita necesitada de atención, alfa y omega se miran con los ojos muuuy grandes.

Porque hay algo distinto en el aire, en el aroma del menor; se está volviendo más dulce y el alfa sabe de inmediato que Kook está húmedo por los besos, puede sentirlo.

Le hace aguar la boca.

Rápidamente, JungKook se sienta en la cama y tira de su remera para que le cubra la entrepierna, sus mejillas tornándose muy rojitas mientras fija la mirada en sus manos, ignorando el hecho de que HoSeok se sienta frente a él para hablar sobre el tema.

Oh, Luna, qué vergüenza.

— Omega — le llama con dulzura para que le mire, pero éste niega rápido —. Es algo natural — le tranquiliza —. No tienes que por qué avergonzarte.

JungKook observa la entrepierna del alfa, quejándose en voz baja cuando nota que ésta no está marcada como la suya. HoSeok no está excitado como él porque ya es un lobo maduro que sabe controlarse. El alfa está blando y eso sólo deja aún más en evidencia el hecho de que se llevan diez años y el omega es un puberto, un cachorro que no ha tenido otra pareja y se excita en demasía sólo por besos.

— Es patético — JungKook balbucea sin atreverse a mirarlo —. Es humillante.

HoSeok abulta los labios, preocupado por la vergüenza que siente el omega.

— No lo es, Omega. Tranquilo — le pide mientras libera feromonas tranquilas que poco a poco relajan a JungKook.

Sin embargo, y a pesar de los intentos indirectos de HoSeok, el omega sigue sin mirarlo a los ojos. Está demasiado avergonzado y no quiere que el alfa se dé cuenta de que- oh, está a punto de llorar porque es un cachorro aún.

HoSeok pasa sus dedos por las hebras negras del cabello de JungKook antes de inclinarse para darle un beso en la frente, no sabiendo cómo actuar ante la vergüenza del omega.

— Me da vergüenza — susurra.

— Está bien, bebé. Puedes mostrarle a Hyung — le susurra contra la frente y luego le besa otra vez, masajeándole el cuero cabelludo con parsimonia.

JungKook se muerde el labio inferior, batallando contra su omega interior que le ruega, por favor, no enseñarle al alfa eso que tanto los avergüenza y con su razón, que le dice a gritos que no debe avergonzarse. Es HoSeok, el hombre que no se burla de él siquiera cuando hace estupideces propias de la edad, ¿por qué se burlaría de esto?

¡Oh, por la Luna! ¡Qué vergüenza!

Luego de unos minutos perdido en sus pensamientos, en la seguridad que su lindo novio le transmite a traves de su aroma, la parte animal del omega por fin ceda, mostrándole su parte débil y bochornosa al alfa, a su alfa.

— Está bien — HoSeok le asegura al ver que JungKook levanta su gran camisa, dejando a la vista su ropa interior que cubre su abochornosa erección. — No hay de qué avergonzarse con Hyung.

El omega lloriquea apenado.

— Alfa.

HoSeok niega suavemente mientras le toma por el mentón para besarle en la boca, acariciándole las mejillas.

— No «Alfa» — niega — Dime «Hyung».

JungKook dejó de llamarle «Hyung» el día en que cumplió dieciocho años (lo cual fue hace nueve meses) y el alfa en el fondo hecha de menos ser llamado de esa manera.

— No me gusta — el omega susurra —. Si te digo «Hyung» entonces creerán que soy tu hermano y no tu Omega.

HoSeok sonríe débil, comprendiendo.

— Pero sólo somos nosotros dos aquí — le recuerda —. No tienes que demostrar nada aquí, cachorro. Este es tu- nuestro — se corrige con una sonrisa leve — lugar seguro y aquí no importa nuestra edad.

El mote hace que las mejillas gorditas del pobre omega se tornen rojas, pues debe admitir que ama que sea su alfa y no los demás quien le diga cachorro.

Aún así, JungKook le hace un puchero.

— Hyung.

— ¿Sí, bebé?

— Estoy muy avergonzado — admite.

HoSeok sonríe enternecido.

— No tienes qué — repite, suavizando más el tono de su voz —. ¿Quieres que Hyung te ayude con eso, cachorro?

A JungKook se le aguan los ojos, y no está seguro de si es por vergüenza o ilusión pues por fin tendrá intimidad con el alfa que tanto desea, ama. Lleva esperando tener un momento así con HoSeok desde que se hicieron novios hace un año.

— Sí, por favor — pide con voz suave.

El alfa se siente salivar en exceso al momento en que JungKook comienza a quitarse la gran camisa, dejando a la vista su piel pálida junto a su cintura bien definida, la cual contrasta muuy bien con su cuerpo musculoso. Luego, se quita la ropa interior, cubriéndose la polla de manera instintiva, y el alfa se ve obligado a tragar, llevando aire a sus pulmones pues el cuerpo desnudo de su Omega le está haciendo babear.

Es la primera vez que JungKook está desnudo frente a Jung HoSeok y, si tiene que ser completamente sincero, se siente algo cohibido cuando los iris del alfa brillan en tonalidades rojizas. El alfa de HoSeok dejándose ver para su omega, quien ríe bajo, nervioso, y deja que su lobo también se deje ver en los destellos dorados de sus ojos.

HoSeok gruñe satisfecho y luego deja a su alfa en reposo, consciente de que éste no podrá detenerse una vez que la distancia entre JungKookie y él sea mínima. Prefiere ayudar a su omega y luego esperar hasta el solsticio.

— Eres muy hermoso, cachorro — le halaga, mientras se inclina para hacer un camino de besos desde las gorditas mejillas del omega hasta su oreja —. El omega más hermoso del mundo.

JungKook se derrite, desarmándose por completo al sentir la mordida que el alfa deja en el lóbulo de su oreja y-

Oh, HoSeok va a matarlo si sigue todo ese camino de besos, bajando esta vez a su cuello para aspirar profundo en su fuente de aroma, mordiéndole con suavidad antes de lamer toda la zona.

Recién empiezan y JungKook ya sabe que no puede con tanto. Su cuerpo es débil, sensible y muy receptivo, y él se ve a sí mismo acabando mucho antes de que HoSeok baje a sus pezones.

— ¡Ow! ¡Ow! — JungKook gimotea en el pecho del alfa, lloriqueando cuando el dedo travieso de HoSeok recoge toodo el semen que cubre su polla —. Hyung, no h-hagas eso. Es asqueroso.

HoSeok eleva una ceja, lamiendo toda la extensión de su dedo para atrapar el semen que allí hay y el débil omega se siente endurecer nuevamente.

— Delicioso — le dice con voz ronca y JungKook está aún más avergonzado. — Ven aquí, cachorro — anima antes de palmear sus piernas cruzadas.

JungKook obedece, mordiéndose el labio inferior con fuerza, no sabiendo cómo reaccionar ante la molestia que siente en el pecho por ver que HoSeok aún lleva ropa puesta.

— Fuera — pide mientras tira la camisa de HoSeok, queriendo lanzarla lejos, y sonríe cuando el alfa lo hace por él.

Ver a HoSeok con el torso desnudo y una gran erección empujando contra la ropa interior que la cubre, para el omega definitivamente es algo.

— Fuera — susurra, señalando la ropa interior con timidez, haciéndole un puchero al alfa cuando éste niega.

— En el solsticio de verano — recuerda con una sonrisa pícara —. Ahora sólo estoy ayudando a mi pobre Omega — dice, atrapando el labio inferior de su novio para iniciar un beso suave que estremece a JungKook.

El omega es débil. Muy débil. Tanto, que cuando HoSeok posa las manos en sus caderas para atraerlo cerca de su polla, se halla respirando de forma errática, provocando una suave risita en HoSeok.

— Vas a hacer que me crea un Dios en la cama si sigues así — el alfa bromea.

— No deberías — JungKook le sigue la broma, sonrojado hasta las orejas al momento en que HoSeok le muerde suavemente cerca de la clavícula —. Este es mi primer encuentro con un alfa, obviamente me parecerá lo mejor de lo mejor, pero quizás en unos años- ¡Uhm!

JungKook deja de decir cuando HoSeok le pica las costillas.

— En unos años seguiré siendo tu «mejor de lo mejor» — pretende estar celoso (aunque en el fondo sí lo está).

— Oh, ¿quién sabe? — alza el hombro con fingida altanería, sonrojándose al notar la mirada salvaje del mayor.

Abre la boca para decir algo más, para averiguar hasta qué punto la cordura de su alfa puede permanecer intacta, pero la voz se le corta cuando HoSeok aprieta la carne de su trasero.

— Silencio — pide con tono juguetón, cerrando una mano en la polla del omega, por lo que éste obedece casi de inmediato, estremeciéndose mientras se siente humedecer un poco más.

HoSeok ríe ronco contra el cuello del omega, aspirando profundamente el dulce aroma antes de subir hasta los labios de JungKook, besándolo con suavidad mientras comienza a mover su mano en un vaivén lento, haciendo jadear al omega. HoSeok quiere que el omega atrape casa sensación mientras le besa, mientras bombea su miembro y aprieta la carne tierna de su trasero, por lo que no puede evitar gruñir de orgullo al oírlo gemir, al sentirlo estremecerse sobre su regazo.

Es indescriptiblemente placentero.

JungKook se aferra a los brazos del alfa, cerrando los ojos mientras apoya la frente en el hombro de HoSeok, sus sentidos demasiado agudizados como para notar que el hombre debajo de él se encuentra muy excitado por verlo así.

Y para JungKook es halagador que su alfa se sienta así sólo con verlo. Le hace sentir malditamente hermoso y sensual, y su Omega le obliga a tirar la cabeza hacia un lado, enseñándole al mayor su cuello limpio. HoSeok besa sus mejillas con la boca aguada ante la vista y luego lo vuelve a tomar en un beso profundo, transmitiéndole así lo mucho que lo desea.

El omega podría morir allí mismo.

— ¡Ow!

Jadea al sentir que el dedo travieso de HoSeok le presiona con suavidad la entrada, no ingresando por mucho que JungKook lloriquee.

'En el solsticio de verano', se recuerda, teniendo que morderse el labio para no soltar un gran gemido.

La vista comienza a fallarse y poco a poco todo su cuerpo se estremece por la forma en que el alfa le besa, le toca y aprieta la carne de su trasero. Siente la boca aguada, el cuerpo tembloroso y el bajo vientre se le retuerce cuando HoSeok le muerde el labio inferior, los colmillos saliendo a relucir cuando le muerde la barbilla y- ¡oh, Santa Luna!

— ¡Ow! ¡Ow! ¡Ow! — gimotea ni bien HoSeok aprieta suavemente la punta de su polla, haciéndolo acabar como el cachorro puberto que es.

HoSeok se deshace en una carcajada suave, enternecido por las mejillas rojas del omega que pronto esconde el rostro en su cuello, avergonzado por lo rápido que ha acabado.

— Ya — dice, acariciándole la espalda con suavidad —. ¿Cómo te sientes?

— Avergonzado — admite riendo —. ¿No te avergüenza tener un puberto como pareja? — pregunta en broma.

El alfa vuelve a reír, limpiando a su bonito omega con un pañuelo algo húmedo. Luego le besa en la boca, sonriendo de oreja a oreja mientras dice:

— No, porque eres mi puberto.

— ¡Ow! — JungKook se cubre el rostro, riendo avergonzado mientras se deja guiar por el alfa hacia la cama para poder dormir. — ¡Hyung! — se queja.

— ¡¿Qué?! — pregunta entre risas —. Suena lindo. Mi Omega puberto.

JungKook lloriquea, empujándolo con suavidad mientras se cubre el rostro, no cabiendo en sí de la vergüenza que siente, mas deja de luchar cuando el alfa le da un beso en la boca.

— Ya — se diculpa, bajando los besos hasta su fuente de aroma —. Hyung ya no se burlará, cachorro — le promete.

Y JungKook le cree, pero, al otro día, no puede evitar poner el grito en el cielo, avergonzado a más no poder, cuando el alfa le dice «Buenos días, puberto».

22 Novembre 2021 06:50 1 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
13
La fin

A propos de l’auteur

willa jung jung hoseok lo arruinó para todos los demás. wttpd: whxba- inkitt: whxba

Commentez quelque chose

Publier!
Jai Ll Jai Ll
Awww que bonito 😻😻 ojalá y hagas un extra algún día 💞
April 17, 2024, 13:50
~