bekacastle Karina Castillo

Rebecca Eyre ha escrito todos sus pensamientos sin el temor de que alguien la descubra, pero un día, los secretos oscuros de su diario se exponen al público y ella intentará averiguar quien tiene el control de su vida y por qué quiere destruirla. FRAGMENTO DE LA HISTORIA 3 CAPÍTULOS


Érotique Interdit aux moins de 18 ans.

#erótico #diario #juvenil #romance
4
136 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Capítulo 1

Mi nombre es Rebecca Eyre, vivo en Seattle con mi madre y mi hermana, pero escondo un secreto oscuro: estoy enamorada de Jayden Foster, y cada día es más difícil llevarlo conmigo por el simple hecho de que él es el chico popular y yo sigo siendo la chica invisible desde que tengo memoria. Solo fui aquella que lo ayudó con cálculo en la preparatoria, y ahora lo único que deseo es que el me mire como mira a otras chicas, por eso este año he decidido acercarme y tal vez... tal vez pueda enamorarse de mí...

Cerré el diario en cuanto sonó la campana del instituto y me introduje entre la multitud de estudiantes. En el primer día solemos hacernos a un lado nosotros mismos y evitar ser sociales por miedo a no encajar, y luego llegan personas a nuestras vidas que nos incitan a querer valorar cada segundo de nuestras vidas incluso cuando te sumerges en situaciones oscuras y aquel terror persiste en el fondo de un corazón duro que en verdad lucha por ser alegre.

Esa soy yo, la chica del corazón duro que busca una razón para ser feliz.

Mientras mi amorío secreto por un chico que jamás me ha notado me consume, busco con la mirada a la clase de chico que me ayudaría a ubicarme en la Universidad de Seattle. A lo lejos lo vi: lentes, doble chamarra y dos mochilas: una para sus libros y otra para su laptop.

Es él.

—Hola —arguyó una voz cerca de mi hombro deteniéndome.

—Hola —respondí mientras lo atisbaba con precaución. Era atractivo como un jinete metálico salido de las novelas de fantasía, con un cabello oscuro, cejas pobladas y unos ojos verdes apresadores.

— ¿Me estabas esperando? —preguntó.

—En realidad estoy esperando a alguien. —soné cortante. Normalmente esa clase de chicos lindos no solían entablar conversaciones con una chica con ropa de vagabundo.

—Soy Denzel Derricks. —explicó. Llevaba una chamarra de cuero roja, unos Jeans negros rotos y unas botas de cintas del mismo color.

—Rebecca Eyre. —Apreté mis libros contra mi pecho—. Y tú debes ser ese Derricks que me guiaría en mi primer día.

— ¿Esperabas a otro, Rebecca? —dudó, su tono fue serio y ronco, como si estuviera molesto.

—Tú no eres lo que yo esperaba. —confesé.

— ¿Esperabas que Denzel Derricks fuera uno de esos nerds con los que las chicas como tú suelen asociarse? —engreído, dije en mi mente.

¿Estás diciéndome que soy aburrida?—Mis manos sudaban, en cualquier momento se me podrían caer los libros si seguía con esta estúpida debilidad.

En ese momento, cuando creí que la incomodidad no podía ser peor, Jayden abarcó el pasillo junto a otros chicos, como un ángel desgarrador del abismo.

—Oh, ya entiendo. Estás teniendo uno de esos orgasmos mentales con Foster. —mencionó Denzel, lo miré con profundidad centrando cierto odio. Este chico era lindo por fuera, pero por dentro era un cínico y sin vergüenza.

—No sé de qué estás hablando. —mentí.

—Tiene novia. —Comentó Denzel—. ¿No te preocupa eso?

—Sé que tiene novia. —Repliqué irritada y triste a la vez—. Sólo guíame a mi estúpido salón, ¿quieres? —comencé a caminar, y Derricks hizo lo mismo con las manos en los bolsillos. Me llevaba ventaja en cuanto altura, y se veía que hacía demasiado ejercicio, tal vez por eso conocía a Jayden, porque ambos estaban en deportes.

Miré mi diario por unos segundos, la única vista segura para mí era ver el suelo. Si mantenía mis pies equilibrados y mis brazos apretando el diario donde ocultaba todos mis secretos, me sentía segura.

—Te toca en el 201. —se detuvo.

— ¿No me acompañarás? —inquirí.

—Tienes pies, manos, y un cerebro. No me necesitas, Eyre. —Se cruzó de brazos—. Pero algo me dice que quieres algo más de mí.

—No tengo amigos, y no conozco el lugar. Si pudieras ser amable y...

—Por dios, Rebecca. Soy tu guía, no me importa ser tu amigo. —mi cuerpo se tensó, y me di vuelta lentamente mientras me moría de vergüenza.

¿En serio Bec, tenías que decirle a un desconocido que se convirtiera en tu amigo? ¡Eres increíble!

Pero podría hacer una excepción. —Habló de nuevo—. Te veo en el periódico escolar, es el salón 101, al lado de recepción. Necesitaré algo de ayuda.

—Gracias, Denzel. —le dije.

...Es engreído, cree que puede hacer de las personas un...

Rayé el escrito en cuanto la campana sonó. Al llegar al área de los comedores hice una larga fila para tomar algo de ensalada y un agua, y después todo se volvió abrumador. Encontré una mesa sola al final, que por cierto estaba sucia. Siempre que escogía lugares para comer olían a trapos o estaban sucias.

Después comencé a escribir con mejor claridad, necesitaba despejar mi mente de todo.

Querido diario, hoy conocí a Denzel Derricks, debo decir que no es lo que esperaba, sino... es algo peculiar y difícil de explicar... Densel es

— ¿Por qué tan sola? —cerré el diario de inmediato en cuanto cinco chicos se acercaron a mí. Uno de ellos era Jayden. Oh por dios. Jayden Foster estaba mirándome. Y su amigo de cabello oscuro está mordiendo mi manzana. ¿En qué momento vinieron hacia mí y masticaron mi comida?

—No hay que incomodarla, Joe, está ocupada escribiendo en su diario. —habló Jayden.

— ¿Quieres que te dejemos, bonita? —volvió a hablar Joe.

—Mi nombre es Bec. —corregí.

—Oh, ¿no eres la chica que me dio tutoría una vez? —Jay enarcó las cejas, extrañado.

— ¿Y por decir que te dio una tutoría te refieres a que te tuviste una noche con ella o qué, Foster? —Joe me atisbó con curiosidad. Jayden no respondió nada, pero su mirada estaba penetrándome como si estuviera curioso, como si estuviera descifrando mentalmente si alguna vez habló conmigo anteriormente o no lo sé...

—Déjenla en paz. —resonó una voz gruesa, los chicos se abrieron paso y Denzel apareció.

Esto se estaba poniendo más embarazoso que la preparatoria cuando caí embarrada de yogurt al suelo y salpiqué la ropa de Jayden accidentalmente.

—Ya nos íbamos. —Joe, quien estaba encima de la mesa terminando de comer la manzana, enarcó sus ojos hacia mí como si me marcara con una mirada.

—No molestes a Rebecca. —yo y Denzel intercambiamos miradas.

—Claro, eres Rebecca, ya te recordé —comentó Jayden con una sonrisa.

Vi de Jayden a Joe y de él a Denzel, y luego noté que los otros chicos estaban distrayéndose con otro tema de conversación que no me gustaría saber.

—No la estaba molestando, ¿o sí, Bec? —Joe se dirigió hacia mí, y yo miré a Derricks en busca de ayuda, pero él habló por mí.

—Se llama Rebecca. —corrigió Derricks.

—Pues ella me dijo que le llamara Bec, así que si quiero llamarla así, ella no se molestará. —Joe seguía marcándome con la mirada. Guardé el diario rápidamente en mi mochila y la cerré alistándome para ponerme de pie, pero Joe se bajó de la mesa y me alcanzó.

— ¿Por qué no me das tu número, bonita?

—Tal vez otro día. —los chicos hicieron un sonido vulgar sorprendidos de que una chica como yo estaba considerando darle mi número a un patán sexy como Joe.

— ¿Por qué no hoy? Quería invitarte a salir.

—Te ha dicho que no, amigo, sólo déjala tranquila. —apareció Denzel a mi lado para salvarme.

—No es tu chica, ¿por qué no te metes en tus propios problemas, Derricks? ¿A ti que te importa lo que haga con ella?

—Ella me pidió ayuda, y mientras ella me quiera aquí vendré y te partiré la cara, Joe. —amenazó Denzel.

—No la estaba molestando. ¿O sí, Bec? ¿Te estaba molestando, cariño?

—No me estaba acosando, Denzel. —aclaré—. Y no necesitas venir cada vez que esto pase. Estoy bien. Joe solo quiso ser amable.

— ¿Ves, amigo? El único que la está molestando eres tú. ¿Por qué no te largas?

Denzel me inspeccionó y después se marchó dejando casi sola con Joe. Jayden estaba mirando hacia acá, pero Joe también era suficientemente lindo y no parecía que quería ser malo como otros, sino que... tal vez me veía como una chica normal como el resto.

Joe me acompañó a mi siguiente clase mientras charlábamos de las cosas que él hacía. Joe estaba estudiando en la carrera de Físico Matemático en el área de diseño y animación, tenía un gran prestigio en la universidad y había concursado en varios sitios y había ganado el primer lugar. Esto definitivamente era grandioso.

Conocí a dos chicos el primer día de clases y Jayden Foster se acercó a mí. El instituto estaba siendo grandioso, incluso para mí, que tenía problemas para socializar.

— ¿Puedo llevarte a casa? —me preguntó Joe.

—No. Veré a Denzel después de clases. —Mencioné mordiendo el interior de mi cachete—. Tal vez necesite ayuda con el periódico escolar.

—Ya veo. ¿Y él qué es, tu novio? ¿Tu protector? ¿Mejor amigo?

—Es mi guía. —contesté—. Pero estoy segura de que entenderá que quieres llevarme a casa.

—De hecho, me gustaría hablar con él. Si no es nada tuyo, entonces debería dejar de molestarte, ¿no crees, Bec?

—Estoy bien. —negué—. Denzel ha sido un gran amigo. —Mentira—. Es uno de esos sujetos que un día te conocen y al otro se olvidan de ti.

Como probablemente harás tú, Joe.

—Denzel hace eso con todas las chicas con las que una vez salió. Sería triste que te hiciera lo mismo sabiendo que no quieres nada con él.

¿Ah sí?Me crucé de brazos—. Es increíble que una pueda encontrar sorpresas el primer día de clases.

Y que lo digas se acercó una chica pelinegra con libros en sus manos y unas gafas de aumento—. ¿Vendrás la próxima noche a la fiesta de Joe?

Anne exclamó Joe—. Arruinas las sorpresas.

Lo siento, hermanito. Solo pensé que ya la habías invitado. Cuando te gusta alguien persistes.

Y bien —Joe parecía avergonzado, y suspiró—. ¿Quieres ir, Bec?

18 Octobre 2021 23:26:24 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
2
Lire le chapitre suivant Capítulo 2

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Histoires en lien