misslobo Miss Lobo

Cuando la atracción y la lujuria son mas fuertes que la razón. Cuando sabes que esta prohibido y aún así mueres por poseerlo. Cuando su oscuridad y su caos es lo único que deseas tener. Eso que siempre te hizo diferente a los ojos de los demás es lo que te convertirá en su mayor obsesión.


Érotique Interdit aux moins de 18 ans. © Todos los derechos reservados

#sobrenatural #misterio #erotico #badboy #badgirl
1
30 VUES
En cours - Nouveau chapitre Every week
temps de lecture
AA Partager

PROLOGO: ¿Quién eres?

Desde pequeña he tenido la extraña sensación de no encajar nunca en ningún sitio.

Todo comenzó con el hecho de que viviéramos alejados del resto pueblo, en una pequeña cabaña a orillas del lago que daba nombre al pueblo. No teníamos apenas contacto con el resto de habitantes. Recibí clases en casa hasta aproximadamente los diez años, justo cuando papa falleció. En ese momento nuestras vidas cambiaron a la fuerza, ya que mama tuvo que buscar trabajo y a mí no me quedo más remedio que acudir a la escuela.

La escuela primaria de Soul Lake, era como cualquier otra, pero para mí se convirtió en lo más maravilloso del mundo. Una oportunidad de conocer gente de salir de la burbuja en la que mama me mantuvo todos estos años.

Pero no todo fue color de rosa como yo me lo imagine. Ser la nueva, la niña "rara" que vivía junto al lago no ayudo. Podía oírlos cuchichear cuando pasaba junto a ellos. Sus miradas inquisitorias se clavaban como puñales en mi espalda. Lo que pensé que sería una de las mejores experiencias se convertiría en mi peor pesadilla.

Hasta el día en que conocí a Ruby, una pequeña pecosa, con el cabello rojizo como el fuego.

Era la hora del almuerzo. Recuerdo perfectamente estar sentada en el jardín trasero, donde comía habitualmente, y de como esa pequeña se acercó mirándome fijamente como si fuese lo más asombroso que hubiera visto jamás. Sus ojos conectaron con los míos de inmediato.

- Me gustan tus ojos - dijo con una sonrisa en el rostro.

- Gracias - respondí con un hilo de voz - y a mí tu pelo...

- Verdad... es como el de "Brave", la princesa - contesto risueña mientras movía la cabeza de un lado a otro, alborotando sus rojizos rizos que brillaban al sol.

Nadie jamás se había atrevido a hablar conmigo y menos sobre mi aspecto. No era nada del otro mundo, para mí, pero para el resto al parecer sí. Mi pálida piel contrastaba con el negro azabache del cabello y sobre todo mis ojos. Como escuche una vez, eran inquietantes, de un color gris claro, casi blanco.

- Tienes ojos de luna - grito emocionada la pequeña.

Tal afirmación me hizo gracia. Nunca lo había pensado, pero era cierto que a veces adquirían cierta similitud con el astro.

- Por cierto mi nombre es Ruby - dijo la pequeña pelirroja extendiendo la mano.

- Rebeca - añadí mientras una sonrisa se dibujaba en mi rostro. Me miro pensativa durante un rato.

- Vamos a ser la mejores amigas - afirmo sin quitarme la vista de encima - pero, te voy a llamar Beca me gusta más - aseveró la pequeña charlatana.

Una extraña sensación comenzó a nacer en lo más profundo de mi ser, calentando mis entrañas. Algo desconocido para mí, algo que más tarde descubrí, era amistad.

Desde ese día Ruby y yo fuimos inseparables. Nuestros padres nos adoraban y veían que la amistad que había surgido entre nosotras era especial. Todo era perfecto entre nosotras hasta que una fría mañana de otoño recibí una llamada que lo cambiaria todo.

Mama apareció muerta en el callejón situado tras la peluquería de la que era dueña. No había indicios de robo ni la habían forzado. Apuñalada en el corazón con una daga es como la encontraron.

Desde ese día todo se volvió oscuridad de nuevo. La alegría pasó a un segundo plano cuando al ser menor de edad y no tener familiares que se pudieran ocupar de mí, me trasladaron al orfanato del condado donde debería permanecer hasta cumplir la mayoría de edad.

Ruby y yo hicimos un juramento de hermandad, prometiendo no olvidarnos la una de la otra. Y así fue. Durante los años que pase en la institución recibí cartas de mi amiga prácticamente cada semana, y eso era lo único que me hacía seguir adelante. Pensar en volver a verla en cuanto saliera de este horrible sitio.

Tres años más tarde llego el tan ansiado día en el que abandonaría aquel maldito lugar. Y como si no hubiesen pasado los días para nosotras, en cuanto salí por la puerta la encontré a ella. Mi adorada pelirroja, mucho más alta y esbelta. Ya no era una niña, era una hermosa mujer. Nos fundimos en un abrazo mientras las lágrimas rodaban por nuestras mejillas. Había pasado tanto tiempo...

Sus padres se ofrecieron a darme alojamiento de forma indefinida, pero nunca me gusto la caridad, así que solo acepte hasta que tuve la opción de vivir por mi cuenta. Con el dinero que sacaba en la peluquería que mama me dejo, rente un pequeño apartamento a un par de manzanas. Era modesto pero perfecto para mí.

Ya nada quedaba de la escuálida y asustadiza Beca. Al igual que paso con Ruby, durante mi estancia en el orfanato, sufrí los típicos cambios del paso de la niñez a la adolescencia y de ahí a convertirme en la mujer que soy hoy. Crecí y mis atributos lo hicieron conmigo. Ahora me consideraba una mujer bastante atractiva, porque no decirlo. Aún conservaba mi larga cabellera negra, que mantenía como signo de identidad. Mis ojos también cambiaron, con el paso de los años se fueron oscureciendo adoptando un color gris oscuro menos inquietante.

Los habitantes de Soul Lake desconocían quien era, no recordaban ya a la pequeña que vivía en el lago con su madre, a la que todos temían y a la que nadie se quería acercar. Pero no me consideraba una persona rencorosa pese al sufrimiento que me ocasionaron, por lo que cuando regrese a mi ciudad natal, comencé de cero.

Esta sería la nueva Beca Cross.

14 Octobre 2021 09:21:20 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
2
Lire le chapitre suivant CAPITULO II: Bienvenido a Soul Lake

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 6 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Histoires en lien