wereyes W. E. Reyes

La explicación por la muerte no hace resucitar al amado, pero al menos da consuelo el saber por qué.


Histoire courte Tout public.

#challengeroctubre #leyenda #witchtober
Histoire courte
0
252 VUES
En cours
temps de lecture
AA Partager

I

Habíamos sido comisionados en la aventura de buscar, en los fiordos de la costa del Sur, los indicios de la locura de Liam.

Él había sido nuestro amigo por años en el centro de investigación. Pero ahora estaba internado en la unidad de tratamiento intensivo de cuidados psiquiátricos. La última vez que lo vimos con Joan, su novia, no paraba del balbucear acerca de monstruos informes y horrendos asesinatos. La versión oficial de la compañía fue que se había escapado un patógeno desde las instalaciones subterráneas y por eso habían ocurrido aquellas muertes en el edificio. También necesitaba respuestas. Sam, era mi novia, necesitaba saber porqué no me llamó, ella sabía que teníamos que comunicarnos entre nosotras cuándo ocurriese algo grave… sin embargo.

—Ángela, ¿estás segura de esto...? —dijo Joan, interrumpiendo mis pensamientos.

—Nada es seguro, querida, recuerda que la información es algo variable y modificable. Esta es la única pista sólida que tenemos.

La compañía “oficialmente” no quería que alguna otra información se filtrase a los medios. Ellos sospechaban algo adicional. Y, yo también. Todavía recuerdo que fue el día sábado, a las 15:30 en que recibí su mensaje -43.11819, -73.61661 / -42.71084, -74.15359.

Las dos somos las mejores hackers de la oficina, éramos, es decir ella era… Oh, Dios como hecho de menos sus besos y caricias… Rompí en llanto.

—¿Señorita está bien? —preguntó el capitán Villalobos.

—Sí…, sí estoy bien, debe ser la brisa marina que lastima mis ojos.

—Estamos llegando a las primeras coordenadas, le aviso que mi tripulación está un poco nerviosa, está atardeciendo y la noche pronto caerá… Verá usted, se tejen muchas historias por acá.

—Me he informado algo al respecto —sentí la mirada de preocupación del contramaestre Reyes en mi nuca— Me imagino que ustedes, como buenos, y fuertes, lobos de mar no le tienen miedo a una leyenda. El Fantasma Errante no será un digno rival para su bravura, ¿O, no capitán? —reí con sorna.

—¡No porqué tenga esos músculos, ni porqué su nombre sea igual al de nuestra nave, debe reírse señorita! —escupió Reyes a la cubierta— Capitán le dije que las mujeres son de mala suerte, aunque esta no lo parece mucho. No es que me preocupen mucho sus preferencias…

—¡Baja acá y dímelo a la cara pelado gay si te crees tan rudo! —Un extraño dolor de cabeza invadió mi mente y sentí que la narración de mi vida había tomado otro rumbo.

De un salto, el encorvado cara de perro Reyes bajó a cubierta. Quiso pegarle un puñetazo capaz de tumbar una vaca. Pero fue recibido con una patada directo a la mandíbula por la noveno dan en Karate. La pelea hubiese seguido de no aparecer, el pequeño.

—Una linda niña como usted y un sabio marinero, no debiesen pelear eso no está bien —dijo David, el cocinero de dos metros quince de altura y ciento treinta kilos de puro músculo, tomándolos a cada uno de ellos en cada mano. Y alzándolos para que se mirasen frente a frente.

Una repentina tormenta interrumpió la escena, la luz se apagó y la niebla inundó el fiordo. No se veía nada a más de veinte metros. Una brisa gélida enfrió hasta los huesos a los marineros y tripulantes.

La música marina de fondo no daba lugar a dudas, de entre la espesa niebla que semejaba a un algodón de negrura surgía la terrorífica figura del barco parecida a un galeón español, aquellas canciones y olor a ron que inundaba el aire no dejaba lugar a dudas, habían encontrado al Fantasma Errante. Un cañonazo golpeó la nave de Villalobos.

—¡Capitán le está entrando agua al bote! —gritó el jefe de máquinas— Mientras sirenas desnudas bailaban entorno a él. Una especie de vaho tóxico y alcohólico inundaba el ambiente. Las mentes emborrachadas veían y sentían las imaginaciones de piratas espectrales.

Joan se acercó a Ángela y comenzó a iluminarse la reliquia que llevaba en el cuello con una verde luz de esperanza.

—¡Ángela, despierta, necesito tu ayuda!

La cabeza de Ángela que aún daba vueltas por el embriagante elixir del ambiente, volvió a centrarse en su perspectiva.

—¿Joan de dónde salió esto? ¿Por qué brilla? —dije.

—Me lo entregó Liam, en la última visita que le hicimos, si brilla será ¿para que hagamos algo?, no lo sé.

Estábamos en la primera coordenada, quizás aquella antigüedad nos indicaba el camino. Debía averiguarlo. Le dije que se pusiera detrás mío, que trataría de llegar al timón. Los corsarios fantasmales se interpusieron en el camino. Sus horrores no nos dañaban. Jamás creí en ellos. ¿O tal vez era la reliquia que nos protegía? Veía a los que no: Reyes me miró con pena y arrepentimiento mientras era cortado a la mitad por un tritón salido de pesadillas oscuras de febriles molleras. Dejando sus tripas y sangre desparramados por cubierta.

David luchaba con todas sus fuerzas, pero era consumido por el deseo lujurioso de escamosas mujeres rubias que danzaban en torno a él. El éxtasis del placer que le proporcionaban no le dejaban ver ni sentir, que no eran besos sino mordiscos que al igual que pirañas destrozaron su carne hasta los huesos.

Por estribor y babor subían extrañas y aplanadas criaturas, parecidas a rayas, que se acercaban a los idos marineros. Simulando ser hermosas mujeres, acercaban su abdomen provisto de una gran ventosa por boca y; sujetando las cabezas de sus víctimas con espinas prensiles, procedían a absorber sus líquidos vitales dejándolos como cuero seco en el piso.

El valiente capitán trataba de seguir con su embarcación a flote, los descarnados invasores le pusieron bolas de cañón con cadenas al cuello y lo arrastraron por la borda, hundiéndolo con su cara de estupor en el océano del indolente pavor. Trataba de salir a flote pero era víctima de furiosos golpes de remos que no lo dejaban emerger. Su ahogada voz y las burbujas de su último aliento parecían decir: salva mi nave. Su mirada fue absorbida por la negra desesperanza que lo arrastró al fondo del mar con su mano en ristre invocando a mi espíritu.

Joan y yo como almas gemelas del destino contra el horror subimos presurosas, me hice del timón y tome rumbo a la segunda coordenada, los demoníacos seres parecían estar al tanto de su destino y empezaron a desaparecer uno a uno tal como se habían mostrado antes…

Quedábamos, vivas, sólo nosotras dos en la nave cuándo llegamos al puerto de las almas... a medianoche. El barco iba a la mitad de su línea de flotación, saltamos al agua, nadamos y subimos por el muelle a la orilla. Nos salvamos, o al menos eso creía, nos quedaban algunos metros para llegar al punto señalado. La joya del collar brillaba intensamente hasta que se apagó. Suspiré pensando que por fin todo había terminado, eran demasiadas aventuras por hoy, después de todo el horror del Fantasma Errante no era una simple leyenda.

—Angie. ¿Qué es eso?

Un anillo de refulgente luz azul rodeada por destellos dorados se mostró ante nosotros, del otro lado cuál ventana pudimos ver la entrada de un imponente castillo español con múltiples torres y una enorme entrada de mármol cuyas puertas se encontraban abiertas.

11 Octobre 2021 00:04:34 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
2
À suivre…

A propos de l’auteur

W. E. Reyes Cuentacuentos compulsivo y escritor lavario. Destilando sueños para luego condensarlos en historias que valgan la pena ser escritas y así dar vida a los personajes que pueblan sus páginas al ser leídas. Fanático de la ciencia ficción - el chocolate, las aceitunas y el queso-, el Universo y sus secretos. Curioso por temas de: fantasía, humor, horror, romance sufrido... y admirador de los buenos cuentos. Con extraños desvaríos poéticos.

Commentez quelque chose

Publier!
W. E. Reyes W. E. Reyes
Gracias, Francisco, por tu comentario y tiempo que te tomaste para leer.
November 01, 2021, 03:24
Francisco Rivera Francisco Rivera
Desde la extraña realidad circundante del relato, los horrores encarnan de manera sobrentaural los hechos consumados, pasando de siguiente pesadilla en condiciones e mar, a otra, en condiciones de tierra, sin que signifique el fin del principio; definitivamente extraños desvaríos dan cuenta de esta historia, como si se tratara de una espiral de nuevos horrores...
October 13, 2021, 01:29
~