mariaelenaarias7 MarĂ­a Elena

Una breve historia de amor entre dos solitarios seres que pertenecían a mundos diferentes, haciendo posible algo ciertamente imposible. Un romance en las profundidades del océano, donde todo puede suceder.


LGBT+ Tout public.

#tritones #Sirenas
5
1.4k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

ENCUENTRO 🧜‍♂️

GastĂłn habĂ­a sido castigado por su padre otra vez. Aquel que solo odio sentĂ­a por su persona no le importĂł saber la verdad sobre ese incidente. Le bastĂł escuchar que su otro hijo lo acusĂł para salvarse a sĂ­ mismo, y actuĂł en consecuencia.

Ya no aguantaba más, a sus quince años había sufrido lo inimaginable. Le dolía cada parte de su cuerpo. El maldito de su padre lo golpeó con el cinto.

Ahora estaba a orillas de la playa, oculto tras las rocas donde nadie pueda encontrarlo. CaĂ­a la noche y GastĂłn no sentĂ­a deseos de volver a ese lugar donde solo desprecio, odio y golpes recibĂ­a.

El viento empezó a soplar con mayor frecuencia, su roja cabellera se movía por doquier. Cuando la luna se reflejó en el océano, fue cuando la vió.

La más hermosa de las criaturas nunca antes vista. Una bellísima sirena de rosada cabellera y escamas rosa intenso. Su verde mirada lo traspasó.

Ella se fue acercando a Ă©l hasta colocarse sobre una de las rocas situadas junto al arrecĂ­fe. Ella sonreĂ­a co sensual dulzura, logrando hipnotizar al humano quien empezaba a sentir deseos de lanzarse al mar.

—¿Qué te sucede? — le preguntó ella —¿Por qué lloras?
— Mi padre me odia — contestó Gastón.

Ambos conversaron un par de horas hasta que ella, que parecĂ­a tener su misma edad, se fue prometiendole volver al dĂ­a siguiente.

GastĂłn, por primera vez, sintiĂł que valĂ­a la pena seguir con vida. Al atardecer del siguiente dĂ­a Ă©l volviĂł al mismo sitio, y para mayor placer suyo viĂł a la hermosa criatura emerger de las aguas.

—¿Cómo te llamas? — le preguntó ella.
—Gastón ¿y tú?
— Marina

Pasaron los dĂ­as y los dos se frecuentaban muy seguido. GastĂłn se sumergĂ­a y nadaba con ella gran parte del tiempo.

Solo a su lado era felĂ­z. Ella curaba sus heridas que su padre y hermanos le provocaban. AsĂ­ el amor entre ambos fue naciendo y llegĂł un momento en que Ă©l sintiĂł intensos deseos de besarla.

Pero ella no se lo permitiĂł. Era complicado ya que se trataba de una sirena y por ende el beso de una criatura del mar traĂ­a consecuencias.

Marina acariciaba el rostro de su amado con intenso amor mientras le decĂ­a:
— Si te beso te transformarás en un tritón.

—¿Un tritón?
— Una criatura como yo pero masculina. Y no sé si es lo que deseas.

—¿Tú....me llevarías a las profundidades del mar con los tuyos?
—Si es lo que tú deseas lo haré con gusto, porque te amo.

Esa noche se despidieron y GastĂłn regresĂł a casa junto a su familia. Los contemplĂł detenidamente, veĂ­a lo bien que se llevaban entre ellos. Su padre adoraba a sus dos hermanos y ellos lo respetaban y querĂ­an a su padre.

Pero lo despreciaban a Ă©l por culparlo de la muerte de su madre, quien falleciĂł cuando Ă©l naciĂł. Nunca lo concideraron parte de la familia.

ÂżSentirĂ­an algo si Ă©l desaparecĂ­a para siempre? Al parecer no. SuspirĂł apesadumbrado mientras se incorporaba. TenĂ­a hambre.

Esa noche fue una más de tantas. Su padre y hermanos compartiendo lo sucedido durante el día como la felíz familia que eran. Pero él solo en un rincón contemplandolos en silencio.

Cada vez que quiso participar de la charla y velada familiar en el pasado, lo pagĂł bien caro. Ahora, tras haber aprendido la lecciĂłn, se mantenĂ­a al margen en total silencio.

Allí lo supo. No valía la pena seguir viviendo junto a quienes lo despreciaban. Se iría con Marina a las profundidades del océano para siempre.

Esa misma noche aprovechando que todos dormían, salió de casa. Se fue quitando las ropas y dejándolas en el suelo a su paso hasta llegar a la playa totalmente desnudo.

Sin detenerse se fue adentrando al mar donde se sumergió en las profundidades oscuras. Marina supo que él estaba allí, buscándola y nadó velozmente a su encuentro.

Se abrazaron y al fin se besaron con dulzura mientras GastĂłn escuchaba la voz de ella resonar en su mente.

"Bienvendido a mi mundo mi amor, ven conmigo a las profundidades donde viviremos juntos por siempre".

La transformaciĂłn de GastĂłn fue inmediata, sus piernas desaparecieron para aparecer escamas rojas como su cabello. SĂşbitamente pudo respirar bajo del mar, sus sentidos se agudizaron.

Ambos nadaron a gran velocidad en el oceano, saltando hacia arriba mientras reían a más no poder. Luego, ella lo abrazó y se lo llevó a los más profundos sectores del mar donde habitan su especie.

A medida que iba descendiendo, Gastón sentía mayor felicidad ya que al fin podía dejar atrás a quienes tanto daño le causaron.

Al llegar fue recibido por todos los tritones y las sirenas. AllĂ­ no habĂ­a gobernantes, ni leyes ni reglas ni nada que arruine la vida como en la superficie.

Gastón recién descubría lo que era la felicidad, como si hubiese nacido para ser un tritón. Allí pronto se hizo de amigos, de una hermosa y amada familia junto a Marina y su bebé que no tardó en llegar. El tritoncito tenía las escamas negras, el cabello negro y los ojos verdes de su madre.

— Shura será su nombre — decía Gastón felíz mirando al pequeño dormir en los brazos de su madre — Y será amado por todos ¿cierto mi amor?

— Por supuesto mi vida. Nuestro hijo será inmensamente felíz, como lo eres tú aquí conmigo.

Gastón olvidó todo lo relacionado a la superficie, al cabo de unos meses de vivir en el océano, su vida como humano se había evaporado de su mente y sus recuerdos. Para cuando su bebé nació, él creía que siempre fue una criatura del mar.

Tenía sus amigos y su propia familia, su propio poder con el cual los protegía a todos porque la vida en el fondo del mar también tenía sus vaivenes y altibajos.

Sus hermanos y su padre lo creyeron muerto, tras encontrar sus ropas de camino al mar pensaron que se suicidĂł.

Tanto su padre como su hermano no sintieron nada por su partida, pero su hermana fue diferente.

Desde la despariciĂłn de GastĂłn, su hermana mayor pasĂł en la playa mirando el mar con melancolĂ­a. A veces susurraba "PerdĂłname hermanito", con intenso pesar. Hasta que una noche dejĂł de respirar debido al intenso frĂ­o que hubo tomado.

Fue encontrada sin vida al día siguiente. Algunos afirman que al fin pudo reunirse con su hermano Gastón. Lo cierto es que nunca más se los volvió a ver a ninguno de los miembros de la familia de ella.

Gastón nunca supo aquello debido a que su memoria había sido transformada también. Era lo que sucedía cada vez que un humano elegía dejar atrás su mundo y su vida como tal para formar parte de las criaturas del océano.

GastĂłn, Marina y Shura subĂ­an cada tanto a la superficie cuando nadie los veĂ­a, para tomar el hermoso sol y respirar la pureza del aire.

En una de esas tardes, cuando sus padres se disponían a partir, Shura que por aquel entonces tenía trece años, quedó cautivo por la belleza de un humano que vió en las playas a los lejos.

Un pequeño de su misma edad, de dorada cabellera y ojos color del cielo. Estaba jugando con una pequeña de negros cabellos y celeste mirada, que parecía ser más pequeña.

Pero Shura contemplaba al niño sintiendo cómo su corazón latía como un tambor. Nunca se hubo sentido así ¿qué le sucedía?

Inmediatamente vió a un hombre adulto de similar aspecto físico que el niño, acercarse a ellos sonriendo.

La pequeña corrió a los brazos del adulto y el niño miró al mar, en dirección a él. Apurado, Shura se ocultó tras una de las rocas, mientras escuchaba al adulto humano decir:

—¡Vamos Boris! ¡Se hace tarde hijo!
—¡Voy papá! — el niño se alejó de la playa.
—¡Shura! — escuchó a su padre Gastón decirle — Es hora de regresar hijo.
— Voy padre.

Shura, junto a sus padres, se sumergió en las profundidades del océano alejandose de la playa y del mundo humano.

GastĂłn era inmensamente felĂ­z pero su hijo, habĂ­a descubierto a alguien en la superficie que lograba ascelerar su corazĂłn.

30 Août 2021 15:27:57 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
5
Lire le chapitre suivant UNA FAMILIA FELÍZ🧜‍♂️

Commentez quelque chose

Publier!
Francisco Rivera Francisco Rivera
Cual ilusiones ante desesperanzas de vida, la autora remite esta historia a una parte de mitologĂ­a sobre seres que se asemejan a los humanos, con independencia de buscar felicidad donde se brinde, y al precio que deba pagarse. Buen contexto y dinamismo de los personajes, poniendo Ă©nfasis en los sentimientos y actitudes humanas extremas.
September 10, 2021, 17:36

  • MarĂ­a Elena MarĂ­a Elena
    Muy agradecida de tan hermoso comentario analĂ­tico September 27, 2021, 11:37
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 10 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!