la-butaca-asesina1593438102 La Butaca Asesina

Eric descubre el legado de su familia, un mundo de magia se abrirá frente a el


LGBT+ Interdit aux moins de 18 ans.

#tg #gender-bender #genderbender #lgtbi #juvenil #comedia #amor
0
58 VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 15 jours
temps de lecture
AA Partager

Cap1 Una vida magica

Un taxi aparco frente a la puerta de aquella enorme mansión, en aquella urbanización a las afueras de la gran ciudad, en aquella mansión victoriana vivía lejos de la sociedad Brigitte la tía de Eric. Aquel chico bajo de auto y cogió con fuerza su maleta, el chico de unos 16 años de pelo rubio y cuerpo delgaducho, rostro aniñado imberbe había visto como sus padres tenía que pasar largas temporadas trabajando fuera del país y para no dejarle solo tuvieron que buscar ayuda, por eso a regañadientes tuvo que contar con su hermana, que hacía años que no veía.

El chico se paró frente a la puerta de aquella casa y lanzo un largo suspiro, comenzó a golpear con sus nudillos la vieja madera, hasta que escucho unos pasos que se acercaban lentamente, era el sonido de unos tacones.

Al abrirse la puerta pudo ver una voluptuosa mujer morena, de mirada sensual, labios pintados de rojo sangre, mirada tranquila y cansada, piel blanquecina, cuerpo voluptuoso apretado con ese vestido negro, con un gran escote, para sus perfectos y grandes senos.

-Hola Eric ¿Cuánto tiempo sin verte? Es cierto tu madre nunca quiso que te fuera a ver….

El chico bajo la cabeza:

-Ho-hola tía Brigitte, mi madre no me hablo de ti, casi no sabía que tenía una tía……

La voluptuosa mujer sonrió y le hizo un gesto para que entrara, se tenían que poner al día, tenían que conocerse mejor si tenían que compartir sus vidas en esas largas temporadas.

El chico iba tras de su tía, llevando su maleta, la mujer sonrió mirándole de reojo, estaba sorprendida lo que había crecido su sobrino y aparte de aquello lo atractivo que era, tenia los buenos genes de su familia:

-Solo te voy a contar una cosa, tu madre no quiso saber nada de mi por seguir los pasos de nuestra madre, ella jamás entendió ni quiso saber nada del legado familiar, pero por mi parte no podía dejar que muriera el legado.

El adolescente se quedó por unos instantes mirando la inmensa escalera de madera, de lo más clásica, puede ser que fuera de principio de siglo, que aun así había sido por los años muy cuidado cada uno de sus escalones, como su barandilla.

Brigitte indico con su mano el camino que tenía que seguir el chico para encontrar su habitación, una mano tan fina, tan blanquecina, con las uñas tan largas y rojizas:

-Cariño, tu habitación está en el segundo piso al final del pasillo…

El chico asintió con la cabeza y comenzó a subir las escaleras, miro por unos instantes tras de el y vio a su tía sonriendo:

-Te esperare para la hora de la cena.

El chico fue subiendo lentamente por esas escaleras, hasta llegar al segundo piso, comenzó andar por pasillo, dirigiéndose hasta aquella habitación, donde viviría los próximos meses, paso frente a una gran habitación donde sintió algo muy extraño. Sentía como uno de los libros de la estantería le estaba llamando, era tan extraño.

Negó con la cabeza y siguió andando por el pasillo hasta llegar a su habitación, metió sus cosas en el armario, como en la mesita que estaba al lado de su cama.

El chico guardo sus cosas y sintió mientras guardaba sus calcetines, sintió como le seguía llamando uno de esos libros, el chico negó con la cabeza ya que pensaba que era una locura, lo más seguro es que era el cambio de hogar, el cambio drástico, el cambio de vida por unos meses.

Al bajar las escaleras se reunió con su tía en el comedor, la mujer había encargado unas pizzas, que ella comía con estilo, con tenedor y cuchillo, mientras que el chico lo intentaba, pensando que eran las reglas de aquella casa. El chico levanto su mirada y miro a Brigitte. Esta sonrió:

-Seguro que estarás pensando lo que es el legado ¿No, cariño?

El chico estaba a punto de preguntarle más por los libros que por aquello que le comento hace unas horas, pero ya que lo comentaba, le comenzó a picar la curiosidad ¿Legado?

-Si, si tía Brigitte ¿Legado?

Su tía sonrió al escucharle, mientras le daba un mordisco a un trozo de pizza:

-Desde hace siglos las mujeres de nuestra familia hemos estado guardando el secreto cariño, pero solo te digo una cosa, lo sabrás dentro de poco, otra cosa……No entres ni toques mis libros ¿Entendido?

El chico asintió con la cabeza y en silencio se terminó la cena, tampoco le dio mucha conversación su tía, ella sonreía pensando en muchas cosas, parecía que recordara una historia divertida que no quería compartir.

El chico se terminó la cena y subió por las escaleras hasta llegar a su cuarto, al cambiarse y ponerse el pijama, veía tan vacía aquella habitación, tan extraña ya que no estaba familiarizado de todo aquello, hasta olía de una forma diferente, tendría que acostumbrarse.

Aquella noche solo podía escuchar como le llamaba, le llamaba sin cesar ese libro de aquella librería, de la librería de la habitación de al lado, sentía como escuchaba su nombre pronunciado por una voz femenina que salía de esas páginas.

Hola bienvenidos al instituto Springwood el lugar donde salieron preparados algún actor o actriz, pero siempre de la serie B o serie Z, algún importante charlatán en la política de tercera regional, pero jamás alguien que haya pasado a la historia. Es un sitio bastante apagado, lleno de matones, chicas populares, nerds y sus equipos, de futbol, beisbol o baloncesto siempre deseando subir a ligas mayores, pero siempre quedándose en la recta final, como siempre.

Eric estuvo estudiando las calles por donde tendría que ir para llegar al instituto, desde el coche de su tía, que le llevo al primer día de instituto, un coche fúnebre, que llamaba mucho la atención a la gente de la calle.

Cuando llego la gente del lugar se quedó mirando aquel sorprendente coche, tan oscuro y el ultimo coche que usarías en la vida, el chico trago saliva al ver como toda la gente se quedaba mirando y miro a su tía, que como siempre vestía de negro, con las gafas del mismo color para el sol, ella sonrió:

-Otra razón para no coger el coche, mañana coges el bus, ¿vale cariño?

-Si, claro-Dijo Eric.

El chico bajo del coche y su tía con la mano se despidió, mientras sonreía, Eric se dio cuenta que fue observado por todo el mundo, ya que todo el mundo conocía la reputación de su tía. Trago saliva y entro en el recinto escolar, respiro con calma al ver a la gente, los chicos de su edad andando por sus pasillos, estaba toda la fauna que él conocía del otro instituto que estudiaba, donde al menos sin ser una maravilla era respetado, sin levantar cabeza de su estatus de marginado.

Fue paseando por el largo pasillo, siendo observado por sus nuevos compañeros y posiblemente por su forma de andar, de vestirse, seria juzgado y rápidamente estaría en un status social. Eric se paró frente a una taquilla y la abrió lentamente, intentando recordar su número secreto. Al abrir la puerta fue cerrada de golpe, cuando se quiso dar cuenta un chico nerd era acosado por unos matones, el chico bajito, delgaducho, rostro aniñado y unas enormes gafas era Ralph.

Uno de las masas de músculos era Gregory cuasi dos metros, musculado, el pelo oscuro, rostro marcado, hacía que parecía que tuviera más de 18 años. El chico se quedó observando la paliza, sin querer decir nada, pero al ser observado por la victima hizo que también fuera con su paliza.

Gregory miro a los ojos a Ralph y sonrió:

-Miserable tu numero de la taquilla….

-18,33,45.

El chico duro abrió la taquilla y metió a su pobre víctima, se giro y cogió de la camiseta a Eric, regalándole una sonrisa:

-Bienvenido nuevo….

Ralph y Eric fueron metidos en la misma taquilla, sumiéndose en la oscuridad después que Gregory cerrara la puerta de metal. Los dos chicos de la misma altura se quedaron mirándose el uno al otro, con sus cuerpos presionados entre sí. El chico nuevo comenzó a dar golpes para salir de allí, mientras que el nerd sonrió tranquilamente:

-No te esfuerces hasta dentro de una hora llegara el conserje, lo tengo calculado, ¿hola soy Ralph y tu nuevo?

Eric suspiro sintiendo frente a él, el calor de su nuevo y forzado compañero de taquilla, sintiendo su aliento, que extrañamente olía a menta:

-Me llamo Eric, voy a pasar una larga temporada en este instituto, me han dejado con mi tía….

-¿Tu tía, quien es tu tía?

Eric asintió con la cabeza:

- Brigitte Byrne.

El nerd sonrió al escucharle:

-La famosa bruja Byrne…

Se abrió la puerta de la taquilla gracias al conserje, que sabía que a esa hora Ralph estaba encerrado en su taquilla, Eric miro al conserje sonriendo:

-Gracias….

Ralph forzó una sonrisa, por él no hubiera salido de aquella taquilla, extrañamente se sentía muy a gusto con su nuevo compañero o amigo, era un extraño sentimiento que al compartir el calor de sus cuerpos había nacido. Eso podía avergonzarlo un poco.

Los dos chicos comenzaron andar por el pasillo, Eric miro a Ralph, aquello de la bruja le hizo pensar un poco:

- ¿Oye aquello de la bruja, porque dicen que mi tía es una bruja?

El jovencito con gafas suspiro al mirar a su nuevo amigo, se las puso bien y suspiro buscando las palabras, para explicarse mejor:

-Cuentas que un hombre llamado Tom Ricker entro en esa casa y tu tía le maldijo, le hizo algo y jamás volvió a salir, aparte de eso ya sabes la forma de vestir que tiene….

Eric asintió con la cabeza al escuchar aquello, se imaginaba que la forma de vestir de su tía, el coche fúnebre que tiene, todas eran las piezas que encajaban perfectamente para que la gente pensara que su tía era una bruja.

-Entiendo.

Ralph sonrió al escuchar a su nuevo amigo:

-Oye ¿Tu familia es normal?

Eric suspiro al escuchar esa pregunta, se quedó pensativo por unos segundos ya que su madre jamás le quiso hablar del legado familiar, no sabía mucho de su tía hasta hace unos años, aparte de aquello, la fama que tenía su tía no lo conocía:

-Si claro…

Ralph le comenzó a enseñar las instalaciones del instituto, hablándole sobre todo donde le pegaron una paliza, como le tiraron de los calzoncillos, al llegar a la puerta dela dirección, escucharon como discutía la directora Murphy con alguien, la mujer de unos cuarenta años, no muy alta, pelo rubio, vestida con una americana y unos pantalones de tela azul claro, con una camisa blanca para tapar sus voluptuoso pecho, salió hacia el aula de profesores, hablando por el móvil, de donde venia la discusión:

-¡¡¡NO ME PUEDES HACER ESO, NECESITO UNA PROFESORA PARA EL MARTES!!!

Al llegar cerca del aula de matemáticas, se encontró con Silvia, una chica delgaducha, de figura fibrada, no tenía cuasi ninguna curva que elevara su sexualidad, de pelo rojizo, de media melena, no era muy alta. Vestía con una camiseta oscura, pantalones tejanos estrechos, una gorra azul:

-Hola Ralph ¿Dónde estabas?

Ralph miro a su nuevo amigo lanzando un ligero suspiro, de extraña atracción que no entendía, aparte de aquello, esperaba que casi nadie esperaba que se diera cuenta:

-Silvia como siempre Gregory me metió en la taquilla, con mi nuevo amigo Eric…

El chico le dio la mano a la chica, esta sonrió al ver ese rostro del chico, que hacia que sintiera algo en su corazón, era muy guapo para ella, era muy enamoradiza, pero esperaba que eso fuera diferente:

-Oye ¿Eres el sobrino de la bruja? ¿Vamos al aula secreta y me cuentas más?

En la zona más apartada del instituto, donde estaban en obras, unas obras interminables ya que no había dinero para terminarlas, el dinero no estaba al servicio de dar una educación a los chavales, algún día se terminará, algún tendría su fin, los nuevos laboratorios, pero hasta ese día, Ralph, Silvia y el chico nuevo tendrían un refugio.

Eric fue tras sus nuevos amigos hasta la zona que estaba cerrada por unos plásticos, el se quedaba sorprendido de esa zona prohibida para todo el mundo, nadie pensaba que existía esa aula. Los chicos entraron y lo primero que hizo Silvia es abrir una pequeña nevera que habían encontrado en los containers de unos vecinos, una pequeña nevera que aun funcionaba, aparte de eso nadie se fijaba que alguien estaba chupando electricidad. Les lanzo unos refrescos a sus amigos:

-Bueno Eric te invito a un refresco y me cuentas que pasa con tu tía….

Los tres chicos se sentaron en el suelo, entre plásticos y restos de la obra, se miraron a los ojos y Eric lanzo un largo suspiro al ver como los ojos de Silvia le miraban fijamente, quería saberlo todo:

-Bueno vengo de la gran ciudad y cualquier noticia de la fama de mi tía no tenia ni idea, aparte es la primera noticia que tengo de todo esto………

La chica asintió con la cabeza al escucharlo:

-Bueno todos tenemos alguna fama, si no es de nosotros, es de nuestras familias, todos hablan de como mi madre le puso los cuernos a mi padre, antes de casarse con Robert, que quede entre nosotros, a hora somos mas felices y me gusta llamarle papa..

Ralph asintió con la cabeza y espero que pasara su turno, no quería comentar nada de ese oscuro secreto que tenía, pero Silvia le miro fijamente, sabia lo que tenia que decir y lo tenia que decir.

-Dilo Ralph, dilo….

El nerd negó con la cabeza:

-Bueno has conocido a mi némesis, pues me sacaron desnudo de los vestuarios, hicieron fotos y videos, todo parecía el vengador toxico….

Eric sonrió al escuchar aquello y como sus nuevos amigos bromeaban con aquello, Silvia le dio un leve codazo a Ralph, con una sonrisa cómplice:

-Si, pero sin residuos tóxicos…Ja.

El chico nuevo sonrió ya que se sentía muy a gusto en aquel lugar tan apartado y miro su reloj:

-Chicos, no es hora de comenzar alguna clase…

La única chica del trio se levantó de golpe:

-Si vamos joder, que llegamos tarde….

Los chicos salieron de su pequeño escondrijo y fueron atravesando los pasillos que se iban vaciando lentamente, hasta que Eric se fijo en una chica, era Estela una chica de su altura, de pelo pelirrojo, de su misma altura, piel clara, blanquecina, un cuerpo perfecto voluptuoso, para el chico fue ver algo angelical, le latía el corazón a cien por hora.

Silvia le cogió del brazo ya que notaba que el chico se había fijado en una de las joyas del instituto:

-No te fijes en ella, es como mirar al sol, es novia de Gregory.

Eric al llegar a casa, se paro frente a la puerta de su gran mansión donde vivía con su tía, suspiro al pensar las cosas que habían dicho de ella en el instituto, algo que no quería preguntar a Brigitte. Al entrar sintió el silencio de ese gran lugar, pero se quiso asegurar de su soledad:

- ¡¡¡Brigitte, estas en casa!!!

Al no escuchar contestación subió a su habitación, ya que tenia una cosa en mente, el cuerpo de Estela, esas formas, ese movimiento, podía imaginar su tacto o su desnudez, su mente esta al cien por cien. Al entrar en su habitación cerro la puerta y se ha costo en su cama, su imaginación hizo el resto, un encuentro en el instituto, presentarse y la vestía sexual que el imaginaba que era ella se tiro sobre él, dándole largos besos.

Sentado en una silla de la gran aula, ella se desnudó para él, tenía un cuerpo perfecto, hasta que se puso de rodilla y comenzó hacerle una felación, eso hizo que su mano gracias a su muñeca y su brazo entero hiciera el resto.

La puerta se abrió de golpe y eso hizo que el chico asustado se tirara de su cama, su tía sonrió apoyada contra la puerta:

-Ups, creo que estorbe tu relajación, mejor…Te puedes subir los pantalones quiero contarte una cosa.

El chico avergonzado se subió los pantalones y subió la cremallera, estaba bastante avergonzado por lo que había pasado en ese momento, fue junto a su tía que estaba en el pasillo:

- Brigitte ¿Qué es lo que quieres?

La exuberante mujer sonrió al mirar el rostro de su sobrino, comenzó andar por el largo pasillo, mientras que el chico iba tras de ella:

-Posiblemente tus amigos, posiblemente algún profesor te ha preguntado, te ha comentado el tema de nuestra familia, sobre el tema de la brujería.

El chico asintió con la cabeza al escuchar lo que su tía le decía, era algo que se comentaba en los pasillos del instituto:

-Si algunos compañeros del instituto me han dicho si tú eres una bruja….

Brigitte asintió con la cabeza y miro a Eric:

-Solo te voy a decir una cosa, puedes pasar totalmente y pensar que todo es una leyenda urbana o querer investigar mas y saber la verdad, tu tienes la oportunidad de elegir, cariño.

El chico se quedo pensativo mientras que veía como su tía atravesaba el pasillo, moviendo esas caderas y esos perfectos glúteos apretados en ese vestido granate, se podía ver su espalda desnuda, era toda una bomba sexual, ella disfrutaba serlo totalmente y no le importaba nada lo que opinara la gente. El chico tenia la oportunidad de saber algo más sobre su familia, sobre su tía o vivir en la ignorancia totalmente.

Al siguiente día Eric se levanto cuando sonó por segunda vez el despertador del móvil, el chico bajo corriendo a la cocina para desayunar algo, no sabía dónde estarían las cosas, los cereales, el café o algo para alimentarse a primeras horas de la mañana. Cuando entro en la cocina vio que todo estaba preparado, había una hoja puesta encima de la mesa, donde estaban las tostadas, el café o los cereales “Cariño, la próxima vez madrugas un poco mas y te preparas tu desayuno, no te atragantes ^^”

El chico asintió con la cabeza y desayuno lentamente mientras veía el buen día que hacía, pudiendo ver como el árbol que estaba en el jardín de su enorme mansión vivía una nueva juventud, gracias a la primavera y a los pájaros que convivían con él.

El chico salió de casa y se encontró con la sorpresa de ver a Ralph y a Silvia, sus dos nuevos amigos, Eric se quedo sorprendido al verlos frente a su casa, el nerd sonrió y enseño su móvil:

-La magia de los móviles nuevo amigo, te hemos encontrado….

Los chicos fueron paseando por la calle, el chico estaba aprendiendo el camino para llegar al instituto cada mañana, Silvia sonrió mirando al nuevo miembro de su pequeño grupo de amigos:

-¿Qué aras por las tardes, deportes, aprender informática o teatro como yo?

Ralph miro a los chicos asintiendo con la cabeza:

-Pues con informática, puedo cambiaros las notas….

Eric asintió con la cabeza y vio pasar a Gregory con su novia, la adorada y su nueva pasión Estela:

-Pues creo que algo de deportes, no quiero ponerme fofo…

Silvia asintió con la cabeza:

-¿Qué quieres hacer?

-Pues atletismo, siempre me gusto superarme un poco….

Ralph asintió con la cabeza:

-Puff, deporte, pero creo que en la pista de atletismo es donde entrenan las animadoras y también esta el campo de entrenamiento de los jugadores de futbol, con el bruto de Gregory….

Silvia le miro a los ojos pensativa, sabia que hacia todo eso para acercarse al milagro de la naturaleza que era Estela, tenia un cuerpo perfecto, exuberante, era totalmente perfecto, hasta una gran envidia para ella, esas medidas eran deliciosas, seguro que su ansiado camino de ser actriz le abrirían las puertas en el teatro, el cine o hasta en el porno, que seguro era donde acabaría la reina de las animadoras.

Al llegar al instituto pudieron ver a la directora Murphy que salía del centro de estudios bastante nerviosa, su lucha de conseguir una nueva profesora había fracasado, la mujer fue hacia la parte mas escondida del patio y allí saco una cajetilla de tabaco, se encendió uno y le dio una larga calada, solo esperando que le relajara de alguna forma, tendría que hacer una cosa que no había hecho desde hace tiempo, dar clases:

-Maldita sea con lo feliz que era en la universidad, tan feliz que entre como directora solo por casualidad, quiero estar en mi casa con mi satisfyer y una botella de vodka……-Decía entre dientes la mujer madura.

Silvia entro en el servicio para comenzar a maquillarse, se miro fijamente al espejo, mientras se pintaba los ojos, se pintaba los labios, se había cambiado la ropa, para llevar un vestido blanco, bastante escotado, se miro su escote y negó con la cabeza, mientras algunas ideas llegaban a su cabeza “Todo los tíos se obsesionan con Estela, se que tiene un cuerpazo de locura, pero hace todo el mundo haga tonterías, el quiere comenzar hacer atletismo para acercarse a ella, pero al final recibirá, pero soy su amiga y tengo que intentar que no sufra e intentar que no haga tonterías”

La chica se volvió a mirar al espejo, se sentía preparada, se sentía preparada para meterse en el papel, salió del servicio y fue atravesando las cortinas de terciopelo rojo, hasta que salió al escenario, al quedarse allí sola en medio de la nada, en medio de la oscuridad, cerro un puño y se lo llevo a la frente, respiro con calma y las luces se encendieron, ya comenzaba su prueba hacia el profesor de teatro.

Ralph fue andando por el pasillo del instituto, con su revista de informática, con cosas que eran muy técnicas, pero el chico que pasaba desapercibido entre la gente que estaba andando por el lugar, tenia su mente mas lejos de los cables y los megas, pensaba en su nuevo amigo, que despertó una extraña sensación que le gustaba. El chico levanto su cabeza de su revista y sonrió al pensar que estaría en la prueba de Eric, seguro que necesitaría un amigo para ayudarle, para animarle si los chicos deportistas y maltratadores fueran contra el .

Salió del instituto y entre cerro los ojos hasta acostumbrarse a la luz del día, se puso bien las gafas y salió andando hacia hasta el campo de futbol, donde también se practicaba el atletismo, allí al llegar se sentó en la grada y observo como Eric se preparaba para las pruebas de atletismo, junto a otros chicos.

El chico estaba muy confiado consigo mismo ya que en su antiguo instituto había demostrado ser bastante rápido, él sabía que valía para el atletismo, se sentía bastante ligero con su camiseta de tirantes y esos pantalones cortos, podría conseguir llegar el primero o los primeros puestos.

El entrenado Weller se puso a un lado y cogió la pistola, miro a los jóvenes que querían participar, querían ser parte del equipo y sonrió, parecía una buena cantera, nueva sabia para el equipo. Se escucho el disparo y comenzó la carrera, Eric dio todo lo que podía, se esforzó al máximo. En ese momento salieron las animadoras a entrenar y el chico se dio cuenta que estaba allí la espectacular Estela y cuando estuvo apunto de ganar la carrera, cayo contra el suelo, dando una cuantas volteretas.

El chico vio como todo el mundo se reunía a su lado, rodeándole, levanto la cabeza para volver a verla, pudo verla a sus pies, esas largas piernas, esa falda tan corta, hasta que pudo ver algo mas que prohibido.

Ralph intento correr hacia su amigo, quería ayudarle, pero no pudo evitar que Gregory que vio aquella caída, mientras entrenaba, mientras que observaba en ese momento que Eric le vio las braguitas a su novia, eso le enfureció bastante, le levanto con facilidad y el matón miro al chico a los ojos.

Estela acerco su mano al hombro de su novio, al ver como su enfado aumentaba contra Eric, que ya cerraba los ojos por la paliza que estaba apunto de llevarse, el gorila respiro con calma al sentir como se relajaba con el contacto humano, como la bella y la bestia. Ralph sonrió aliviado al ver que su nuevo amigo no se llevaría una paliza, a mas si los profesores se habían acercado.

Eric sintió como le iban soltando poco a poco, pero todo se torció, Gregory negó con la cabeza ya que en pocos segundos volvía a calentarse, cogió al chico de la camiseta y le dio un puñetazo en el rostro, rápidamente entre amigos y profesores le separaron.

El nerd ayudo a levantarse a su amigo cogiéndole por los brazos, Eric enfadado se llevo la mano al ojo y que comenzaba a hincharse:

-Ella le paro, ella le paro por unos segundos no quería que me hiciera daño….

-Eric no lo digas muy fuerte puede ser que vuelvas a recibir, vamos a buscar algo de hielo y a ver a Silvia en el teatro. -Dijo Ralph

Eric fue tambaleándose un poco, tras el golpe en el ojo, antes de seguir a su amigo miro hacia atrás y vio que Estela le miraba con pena, el chico sintió que tenia una oportunidad, solo tenia que acercarse de alguna manera a ella. Ralph miro a su amigo y trago saliva al ver que su ojo lo tenia bastante hinchado, tras el golpe:

-No le pasara nada, sus padres son bastante importantes en el instituto, solo una bronca ¿Te duele?

El chico se paso la mano por la zona hinchada y suspiro:

-Hace tiempo que dejo de doler…

Silvia salió al escenario y fue tranquilizante, relajador al ver que no había abucheos ni comentarios sarcásticos e ignorantes de las veces que metían a los castigados para que vieran a la preparación de la obra, los ensayos. Esa vez vio a sus amigos, su inseparable Ralph y su nuevo amigo Eric.

El chico que había recibido el puñetazo estaba pensativo ante lo que estaba pensando, estaba seguro que Estela se preocupo por el al recibir el puñetazo, sabia que si fuera por ella hubiera parado el golpe. Sus ideas se disiparon al escuchar como ensayaba Silvia, aquella entrega, aquella pasión de la chica pelirroja, fue fascinante, hizo que por unos segundos el se llegara a emocionar.

La chica levanto su brazo en la entrega a su papel y vio aquellas miradas de sus dos amigos y sonrió, amigos porque pocas chicas entendían su pasión, solo llegaba a tener compañeras, que interpretaban con ella, aquello le hizo tener una anergia mas dentro de ella, se esforzaba al máximo, ella era el personaje.

Silvia se quedo sentada en un banco de atrezo que había en el escenario, respiro con tranquilidad con una sonrisa en los labios, había escapado de su personaje, de su sufrimiento, de sus amores, de sus pasiones, vio con una sonrisa como se acercaban sus amigos a ella. La chica se llevo la mano a la boca sonriendo, al ver el ojo hinchado de Eric:

-¿Pero qué has pasado?

Ralph miro a su amigo y sonrió:

-Se llama Gregory…

La chica le miro a los ojos y negó con la cabeza:

-Querido amigo no te acerques a Estela, puede disminuir tus esperanzas de vida cariño.

El chico que había recibido un golpe en el ojo negó con la cabeza:

-Ya se lo que are este fin de semana, un poco de hielo, para mi ojo.

La actriz miro a sus amigos sonriendo:

-Se lo que are esta noche, relacionarme con las chicas del taller de teatro, vamos a cenar unas pizzas, pero os recordare amorcitos.

Ralph asintió con la cabeza:

-Yo me intentare superar en algún videojuego.

Eric llego a casa, bastante amargado, mas aun si le dolía el ojo que por momentos se hinchaba más, al entrar en casa su tía Brigitte estaba poniendo algunas rosas en algunos floreros, rosas negras para dar un tono mas lúgubre aquella gran mansión. La mujer al ver en ese estado a su sobrino, se acercó a él y negó con la cabeza con una sonrisa, una sonrisa tierna y acogedora, podría ser fría y algo oscura a veces, pero su lado familiar se despertaba a veces, sobre todo al ver aquello:

-Cosas de chicos ¿Alguna pelea? Cuando mas problemático eres mas te acercas a tener un carácter al instituto, venga te voy a curar ese ojo.

El chico fue cogido por la mano por su tía y entraron la cocina, ella hizo que se sentara en una silla, Eric cerro los ojos a un gesto de Brigitte, ella murmuro unas palabras en sus manos y las paso por el rostro de su sobrino, al acariciarlo fue desapareciendo su hinchazón de su ojo, al pasar aquello, al sentir tanto alivio el chico abrió los ojos y se llevo las manos a la cara. Era increíble, ya no tenía ese ojo hinchado, ni la sensación que se quedaría marca para varios días.

-Pe-pero ¿Cómo lo has hecho?

Brigitte le sonrió:

-Es magia, no tonto viejos potingues familiares para golpes...

El chico negó con la cabeza mientras se fue desnudando para pegarse una larga ducha, sintió aquello en su ojo, aseguraría que era cuasi imposible una cura parecida, la palabra magia le costaba tanto pensarlo, pero con lo extraña que era su tía, su tradición familiar y aquel caserón. Podría ser todo. Se metió en la ducha y sintió como el agua baño su cuerpo, el agua caliente relajo su cuerpo.

Mientras se comenzó a secar con la toalla, sentía con mas fuerza la llamada de aquel libro, en la librería de la casa, el chico se puso el pijama y negó con la cabeza, era una locura sentir como un montón de hojas supiera su nombre y encima de todo que el solo le pudiera llamar. Subió hasta su habitación y antes de entrar no pudo más, fue hacia la librería y cogió ese libro. El libro de portada rosa, el chico suspiro al ver lo que ponía en sus hojas, tonterías de brujería sin fundamento, sin realidad, como el Necronomicón que venden en internet.

Hasta que se quedo fascinado ante un capítulo, era el que mas le llamaba la atención ¿Qué perdería si lo usara?

La directora Murphy respiro con calma, era increíble, pero en el último momento había conseguido una profesora, para dar clase los próximos días, parecía que tendría que dar las clases, hasta que ella apareció frente a su puerta. Ella sonrió entrecruzando sus dedos, mirando aquella mujer, de unos 30 años, de 1,70, pelo castaño oscuro, piel blanquecina, cuerpo enfundado con una americana negra, una blusa escotada mostrando un generoso escote, una falda muy corta para sus largas y perfectas piernas. Su maquillaje de color oscuro, que le daba una pinta de semi gótica.

-Erica, sabes me has salvado este ultimo día, pensaba que tendría que dar clase, hace tanto tiempo que los temas de historia lo habían abandonado, lo tenia algo oxidado ¿Me puedes contar algo de ti?

Erica sonrió al escuchar aquella pregunta:

-Bueno soy nueva en el pueblo, si le pregunta a cualquier habitante del lugar, no existía hasta hace unas horas para ellos, vine fugazmente de Nueva York, cuando supe la oportunidad de dar clases….

Murphy asintió con la cabeza al escuchar lo que le decía aquella chica, mientras comenzó a escribir un informe, bajo su cabeza y Erica, extrañamente miro su generoso escote, cogió las solapas de su americana y comenzó hacer leves movimientos para ver como sus apretados senos se movían como si fueran flanes, parecía que aquella mujer no había tenido senos tan grandes o hasta parecía que nunca había tenido. Eran tentadores para ella.

La directora levanto su mirada, cuando la joven profesora bajo sus manos hacia sus piernas y sonrió, siguió escribiendo, mientras que la joven se comenzó acariciar la silueta apretada de sus caderas con esa mini falda.

Las dos mujeres salieron del despacho de la dirección, la directora le explicaba todos los secretos de trabajar en aquel instituto, extrañamente la joven profesora parecía fascinada su forma de andar, parecía que aquella mujer hacia poco tiempo existiera y su cuerpo le guardaba tantos secretos. Las dos mujeres Murphy le enseño la clase donde daría pasaría casi toda la semana dándole lecciones a los chicos:

-Bueno aquí tienes todo lo que necesitas, tus libros de historia, tus libretas para los exámenes y para anotar lo que necesites, los viernes hay reunión para hablar sobre los alumnos…Bueno yo te dejo, hace una semana que no tengo mas vida que encontrarte contigo.

La veterana directora al salir de la clase cogió su móvil y respiro con calma, sonrió e hizo una llamada, por fin podía tener la cita con la chica que había quedado durante semanas y por el trabajo no podía ni respirar, menos tener vida privada:

-Elisa prepárate que vamos al cine, después a mi restaurante italiano femenino y termínanos en mi casa, por fin puedo quitarme mis problemas de encima, por fin.

Erica se sentó en el gran sillón que estaba en frente a su mesa, cogió uno de los libros que estaba frente a una lampara y trago saliva, tanta información para sus clases le comenzó asustar “¿Pero?” Al intentar levantarlo a peso, con sus finos brazos, el peso y las fuerzas hizo que se cayera de espaldas, solo se podía ver sus largas piernas con medias oscuras moviéndose sin parar, hasta que uno de sus zapatos se cayó de su fino pie:

-Joder….

Ralph suspiro al llegar al llegar a casa de Eric, sabia que tenia que estar con su nuevo amigo, para ayudarle en todo lo que estaba pasando, para quitarse la idea de Estela de la cabeza, su no la quería tener mas gran e hinchada a puñetazos, intento conectarse con su ordenador, pero el estaba muy ocupado, usando la webcam pudo ver que estaba leyendo un libro. Silvia llego tras de él corriendo, quería saber si estaba mejor tras el golpe.

-Hola Ralph, sabes tengo entradas para vosotros para la obra de teatro, estuvimos hablando ayer con las chicas y quien sabe, puede ser que las conozcáis tras la obra.

Ralph se avergonzó y comenzó a picar a la puerta, solo esperando que Eric saliera, pero al abrirse allí estaba la sensual y atractiva tía de su amigo Brigitte:

-Hola chicos, creo que no nos conocemos soy Brigitte la tía de Eric.

Ella les dio la mano a los chicos, el nerd se puso nervioso al ver ese escote tan impresionante, como cubría la fina tela oscura su cuerpo, como trasparentaba un poco su carne:

-Hola, soy Ralph.

Silvia sonrió y le dio la mano a la tía de su amigo:

-Un placer y Eric.

La mujer se quedo pensativa al escuchar lo que le decía la chica:

-Pues al levantarme ya no estaba, pensaba que había salido para el colegio, que raro.

Los chicos se fueron y la sexy mujer vestida de negro, cerro la puerta y sonrió mientras se apoyaba contra la puerta:

-Me falta ropa en mi dormitorio, querido Eric sentiste la llamada del libro familiar, cuantas ganas tengo de verte con la forma que tengas, tenemos tantas cosas de hablar……

Silvia estaba en el pasillo del instituto, miro a su alrededor y por fin pudo ver al matón de Gregory, eso le erbio la sangre, ya que no estaba su amigo Eric en el instituto, seguro que ese matón le asusto, le hizo daño e hizo que no viniera al colegio ¿Qué le aria? Era una mujer, era un cobarde hay con su chica trofeo como era Estela. Ella fue a darle su merecido con su 1,60 podría con su 1,90. Ralph vio cómo se ponía su amiga y le cogió del brazo:

-Silvia, tranquila.

La nueva y voluptuosa profesora Erica salió al pasillo, moviendo su perfecto trasero, esas largas piernas, haciendo que sus senos tuvieran ese tentador vote como si fueran dos flanes. Ella vio a Gregory y puso un rostro de odio, pero al ver a Estela sonrió. La voluptuosa profesora de pinta de gótica se paro frente a la pizarra de anuncios, pudo ver la hoja que anunciaba el baile de final de curso, ella sonrió. Cogió la hoja y se giro lentamente hacia al capitán de futbol y su novia:

-Hola chicos soy Erica, la nueva profesora de Historia, me encantaría pedirte a ti grandullón que pasaras por mi clase para arreglar algunas cosas, hay cajas que pesan mucho para mí.

Tendría poca fuerza la profesora, pero no le faltaba la altura ya que para ser una mujer era bastante alta 1,75 y cinco mas con esos tacones que llevaba.

Gregory asintió con la cabeza sonriendo, ya que la profesora era muy atractiva, tenia un cuerpo increíble, eso hacia que Estela se enfadara, no soportaba que aquella mujer jugara de aquella manera con su novio. Lejos de allí Silvia se quedo con la boca abierta, era tan guapa y sentía envidia por ese cuerpo tan voluptuoso que tenia esa mujer, mientras que Ralph sentía admiración por otras cosas.

-¿Pero quién es esa profesora?-Dijo Ralph.

Silvia asintió con la cabeza al escuchar a su amigo.

La profesora cogió de la mano al musculoso chico y entraron al aula, aquello enfado a la novia del joven y matón del colegio, no lo soportaba. Al entrar en la clase Erica miro un estante que estaba bastante alto, sabía que había una escalera en el aula, la había escondido perfectamente. El chico entro y la profesora le observo maliciosamente apoyando sus manos en sus carnosas caderas:

-Cógeme fuertemente de las caderas y me elevas para coger unos libros ¿Vale cariño?

El chico asintió con la cabeza con una sonrisa, lo que veía le gustaba, el chico cogió por la cintura a Erica y la fue elevando, esta se movió un poco para que sus fuertes manos le cogieran el trasero, que sintiera ese carnal tacto en su rostro. La profesora puso sus brazos en el estante y espero que la respiración del chico cambiara, esperando que estuviera muy excitado, que cambiara la forma de tocarle el culo. Al sentir bien sus dedos en sus carnes, ella cogió cualquier libro y bajo un poco posando sus senos en el rostro del joven, haciendo que este se avergonzara, se excitara.

Movió los senos para acariciar bien el rostro de Gregory, miro el reloj y ella se dejo caer en sus brazos cuando sonó el timbre y comenzó las clases. Ella se quedo en el regazo del chico, mientras que su rostro se ponía mas pervertido. Entraron todos los estudiantes y cuando Estela vio aquello, se acerco a su novio, mientras que la profesora se bajaba de sus fuertes brazos y se ponía bien su mini falda. Ella le dio una torta a su amante de instituto:

-Hemos terminado…

Erica sonrió al ver aquello y se fue a su mesa, miro a Gregory entre picaras sonrisas:

-Vete fuera castigado, que manera de meterme mano animal.

Ralph y Silvia han visto todo, se habían quedado observando aquello, la profesora los vio y sonrió:

-Vosotros dos acompañarme a coger unos libros, vamos.

Los dos chicos fueron tras la profesora, mientras que esta se movía tentadoramente, moviendo su carnoso y perfecto trasero, ella los miro de reojo:

-¿Os preguntareis quien soy?

Silvia miro a Ralph y sonrió, al escuchar aquellas palabras, no sabia de donde había salido aquella profesora, era una sustituta mas, entre tantos profesores que pasaban por el centro:

-No se quien eres Tendríamos que saberlo?

El nerd asintió con la cabeza al escuchar a su amiga:

-Eres la nueva profesora de historia ¿Es así?

Erica suspiro y se giro para ver bien el rostro de los dos chicos, se cruzo de brazos y separo un poco las piernas, negó con la cabeza “¿Cómo podía ser que no supieran quien era? “Vio frente de ellos que había un aula que estaba vacía, se acerco a ella y miro por la pequeña ventana, pudiendo ver que no había nadie, asintió con la cabeza con una sonrisa en los labios al ver que pudo abrir posando su mano en su pomo, se abrió lentamente, les miro a los ojos:

-Pasar chicos.

Los dos chicos extrañados entraron en el aula, tras la profesora y lo primero que hizo Silvia es cerrar la puerta y acercarse a Erica, ya que aquella situación le estaba poniendo nerviosa:

-¿Oiga somos menores?

Ralph negó con la cabeza y se limpió el sudor de su frente, así comenzaba algunos videos que había visto en internet. La profesora intento no reírse con lo que decía aquella chica, se acerco a la mesa del profesor y apoyo sus finas manos, uñas pintadas de negro el sobre de madera:

-Chicos soy Eric, soy vuestro amigo.

Ralph y Silvia se miraron a los ojos, el chico se quedó asombrado ¿Cómo sabía quién era Eric? Mientras que la chica quería salir por la puerta para denunciar aquello a la directora, aquella mujer estaba loca. La profesora gótica lanzo un suspiro:

-Mi tía en su gran caserón, escondía un libro para transformarte, para cambiar tu sexo, fue lo que me llamo la atención durante días, ese libro me llamaba, creo yo que está en nuestro legado esa clase de magia……

La mujer negó con la cabeza y de su escote saco una hoja, donde ponía el hechizo, el hechizo que hizo aquello con su cuerpo, lo comenzó a leer para ella misma, esas palabras pasaban por su cerebro. Todo se llenó de un humo rosa y los dos adolescentes se miraron el uno al otro, en esa niebla de color extraño, se escuchó miles de crujidos, miles de sonidos extraños, como si la carne se estirara, cuando se disipo la niebla rosa, pudieron ver a Eric, travestido con la ropa de la profesora Erica:

-Creo que mi tía es ciertamente una bruja y mi familia esconde el secreto para transformarse en mujer….

Silvia negó con la cabeza al ver aquello, no podía creerlo, su nueva profesora se había transformado en su amigo, su amigo era la profesora, a hora estaba travestido frente a ellos, era una locura. Ralph se froto los ojos al ver aquello, no lo podía creer.

-Espera Eric ¿Te transformaste en la nueva profesora, como puede ser que tu tía o tu familia escondiera ese secreto, porque te has transformado, tío?-Pregunto Silvia.

Ralph forzó una sonrisa:

- ¿Qué se siente, puedo hacerlo yo?

Eric se llevó dos dedos a la boca pensativo, la ropa interior femenina, era algo molesta cuando te volvías nuevamente hombre, la ropa estaba demasiado apretada para el:

-Un momento, esto es algo violento, parezco un travesti, dejar que vuelva a ser Erica….

El chico travestido cogió la nota y comenzó a leerla, hasta que la niebla rosa apareció, se escuchó los crujidos, el sonido de la piel encogiéndose, cuando se disipo volvía a ser la nueva profesora, se acercó a Silvia y le miro a los ojos, le dio la nota a Ralph:

-Cuando llegue a este instituto, me di cuenta de la injusticia que había, dejarme usar este cuerpo, este sexo para cambiarlo todo, yo mover fichas para que Estela se vaya conmigo, pedirme cosas yo lo are, yo os ayudare, soy adulta, soy profesora, soy sexy y soy gótica.

Silvia quiso abrir la boca, pero al hacerlo la niebla rosa apareció nuevamente, al disiparse, Ralph se transformó en una atractiva rubia, que le quedaba la ropa un par de tallas más grandes y que no se paraba de manosear.

-Eso es increíble ¿Si leo ese hechizo seré más mujer? -Silvia miro a Erica-Te guardare el secreto, te guardaremos el secreto, pero el día que necesite algo te lo pediré, pero por favor no nos metas en líos….

Silvia se acercó a Ralph chica y le dio un tirón ese largo pelo rubio que tenía, mientras que esta se manoseaba los pechos:

-Lee la nota Ralph, vámonos….

-Huy, huy, hay….

Salieron los tres del aula, la sexy gótica profesora, Silvia y Ralph nuevamente chico, el nerd se miraba las manos alucinando con lo que había pasado:

-Si necesitas algún día a Rafaela, ella puede volver…Guau.

Silvia negó con la cabeza, mientras miraba a Erica, un cuerpo de infarto, apretado en esa ropa que llevaba, la profesora le miro sonriendo:

-Gregory, los matones, la reunión de profesores, las notas, puedo hacer tantas cosas tía….

Silvia asintió con la cabeza:

-Si es un hechizo familiar, solo te diré que investigues a tu tía, puede ser que ella también fuera un hombre y gracias al hechizo……

Erica se quedó pensativa, mientras que sus amigo entraban en la clase, esa forma de hablarle su tía, esa forma de tentarle a cambiar su vida ¿Puede ser que lo hiciera para tentarle para leer el hechizo?

-Pe-pero.

La mujer entro en clase y fue hacia su mesa, lo primero que hizo fue hacer que se le caía un lápiz para agacharse y mostrar su perfecto trasero a todos los chicos de la clase, al levantarse y ponerse bien el escote, pudo ver dos cosas Silvia enfadada por su comportamiento y Estela enfadada con Gregory.

La profesora se sentó en su sillón, se quede pensativa ante las miradas de los estudiantes que les estaba observando en esa gran aula, ella miro encima de su mesa y vio el libro que le salvaría la vida “El gran libro de historia” Seria la gran lección del día de hoy. Abrió el libro haciendo creer que sabia lo que estaba haciendo:

-Bueno coger apuntes la guerra civil española y atención mañana abra examen….

No abría mejor para sobrecoger a cualquier estudiante, para tenerlos callados por unas horas, hasta que acabase su clase.

En la hora del almuerzo, Silvia y Ralph se acercaron a Erica, tenían tantas cosas que hablar con la nueva profesora:

-Erica maldita sea no te puedes comportar así, como si fueras actriz porno ¿Quedamos los tres esta noche? Sobre todo con Eric.

Erica suspiro al escucharla, bajo su mirada y vio a Estela, como estaba enfadada con Gregory, ella sonrió al ver aquello, estaba consiguiendo lo que estaba deseando, Ralph le miro a los ojos:

-Oye ¿No hay sitio para Rafaela, la profesora de intercambio?

Erica le miro a los ojos:

-Yo tuve suerte con esta plaza ¿Cómo puede ser que haiga otra?

la directora Murphy estaba nuevamente estresada ya que necesitaba otra profesora, era una locura lo que pasaba en ese instituto, no había casi presupuesto, para traer alguien de remplazo, para esos días:

-Necesito, necesito una profesora para el lunes.

Ralph sonrió al escucharle, Erica le miro a los ojos:

-Esta noche hablamos.

En ese momento una de las compañeras de Silvia se acercó a ella, Kassandra una chica gótica algo mas bajita que su amiga, vestida de negro, vestida con un traje bastante escotado, falda muy corta, teniendo un cuerpo tan voluptuoso llamaba mucho la atención, con su belleza maquillada de esa manera, siempre marginada por querer vestir de esa manera y por su forma de pensar:

-Silvia, la profesora de teatro esta enferma, no abra ensayo y puede ser que no haiga estreno este fin de semana, no hay sustituto...

Silvia negó con la cabeza decepcionada, Erica sonrió al escuchar aquello y se acerco a la chica gótica, que al ver a otra mujer parecida a ella, respiro tranquila:

-Tranquilas chicas yo la sustituta estoy para la obra de teatro, para lo que haga falta……

Kassandra sonrió y Silvia se acerco a la profesora, le cogió de los hombros y le dijo algo al oído:

-Pero tu sabes de teatro….

Ella al escuchar aquello en el oído miro a Silvia y le devolvió una contestación al oído:

-Yo se aprender y tu me puedes enseñar, podemos hacer que la obra se centre en ti y tu seas la protagonista….

Silvia asintió con la cabeza y miro a Ralph, que seguía pensando que sería Rafaela:

-Creo que mi madre guarda el disfraz de prostituta en el desván, muy escotado y eso, cuanto los días para que ella comience a dar clases.

Brigitte se sirvió el café lentamente, lo tenia preparado perfectamente una tacita de porcelana y una galleta, estaría toda la tarde repasando algunos libros familiares, también por dentro, aunque no lo reflejara en su cuerpo tan frio, estaba deseando que llegara su sobrino, por dentro tenia la habilidad como casi toda la familia cuando uno de ellos abría uno de sus libros mágicos.

Ella miro el reloj y se paro frente a la puerta de la casa al escuchar unos tacones, ya reconocía que tacones eran ya que eran sus preferidos, se abrió la puerta y ella pudo ver el cuerpo, que había obtenido leyendo su libro:

-Mmm, Eric ¿Espera como seria? Los chicos tenéis poca imaginación ¿Erica?

La voluptuosa chica gótica se acercó a su tía y le miro a los ojos:

-¿Por qué? ¿Este es secreto familiar?

Brigitte le miro a los ojos, se acercó a Erica palpo sus senos, le dio una vuelta y le miro el trasero, acariciándolo:

-Al leer el libro, salió de ti lo que significa belleza ósea como seria la mujer perfecta, no me sorprende esos enormes senos, ese trasero, ese ombligo tan fino, me sorprende la belleza que tienes, puede ser que seas mejor de lo que esperaba…….

Erica negó con la cabeza al escuchar aquello, forzó una sonrisa al pensar en el secreto familiar, que estaba escondido para él o ella hasta a hora:

-¿Este es el secreto familiar? ¿Tú eras antes un hombre, eras Tom Ricker?

Brigitte miro a Erica a los ojos y apoyo sus manos en sus carnosas caderas:

-Yo como hombre estaba perdido, hasta que tu abuela me dio un hogar para vivir, ella me transformo en mujer, en tu tía Brigitte, soy como se diría su clon, su gemela, ella escapo de casa para practicar la magia más oscura, la magia negra y tu abuela al perderla me dio la oportunidad de ponerme en su sitio, somos idénticas, yo me quede y ella no sabe que tiene una gemela idéntica…….Nuestra familia sabe de estas magias, pero solo pocos o pocas, quieren practicarlo, tu madre no quiso saber nada de su nueva hermana, ni de la magia…..-Ella señalo la puerta-A hora que lo sabes que dentro de tu tía esta Tom, puedes irte. Acéptame como tía y maestra, si quieres seguir con la magia.

Erica bajo su cabeza y cogió la hojita que tenía guardada entre sus perfectos y apretados pechos, lo leyó y se transformó en chico, en ese travestido chico adolescente, con ropa gótica apretada y maquillado:

-Tía, enséñame más…

Brigitte sonrió:

-Por qué no te cambias y te pones un chándal, hay que transformarse mucho, te enseñare algunos secretos, para que no seas un ridículo travestido en el peor momento…Ja ja ja.

Eric fue hacia la habitación de los libros, era complicado entender todo aquello, no sabía que había una persona que se hizo pasar por su tía durante años, eso de la magia tan extraña y que era familiar, era tan complicado de entender. Al llegar a la gran librería pudo ver a su tía con ese viejo libro, ella se giró y le vio vestido de ese chándal:

-Haces bien, te transformaras sin cesar…Pequeño.

Eric le miro con muchas dudas, su tía le miro a los ojos con una afilada sonrisa en los labios:

-Vuestra familia o nuestra familia, se transformaban en mujer para infiltrarse en las ciudadelas en la edad media y matar al rey o hacer otras cosas, ser princesas o reinas para cambiar reglas o leyes.

Su tía le miro a los ojos sonriendo esperando que el chico entendiera esas palabras, que por una parte era complicado de entender, demasiada información para entender, para consumir, para digerir. Eric le miro a los ojos:

- ¿Espera y tu no has vuelto a ser un hombre?

Brigitte entrecerró los ojos y lanzo un suspiro, de tantas cosas que podía preguntar quería saber algo tan personal:

-Cuando mas fuerzas el hechizo, mas complicado es volver atrás, mi paso atrás es imposible, me hice mi casita en playa y me quedé a vivir allí para siempre, tu eres joven puedes volver cuando quieras, por la edad y por forzar, el hechizo, tu cuerpo te quedas transformado en mujer para siempre.

Eric asintió con la cabeza:

-Nuestra familia es muy especial.

La voluptuosa mujer asintió con la cabeza y apoyo su mano en el hombro de su sobrino, le miro a los ojos:

-Vamos, vamos usa el hechizo, transfórmate.

El chico cogió la nota y comenzó a mirarlo, Brigitte le quito la nota de las manos, le paso la hoja por su rostro:

-Tienes que memorizar los hechizos, decirlo en tu mente y tu cuerpo te ara caso ¿Me entiendes?

El chico asintió con la cabeza, e intento recordar las palabras que ponía en esa hoja, Brigitte se encendió un cigarrillo y se sentó en el sillón, para ver el espectáculo de transformaciones, el chico si se transformaba en mujer, pero si saber las palabras perfectas pasaba por diferentes estados, era Erica con la cabeza enorme, era la mujer con un culo gigantesco, con unos pechos como balones de playa que abría la cremallera de su chándal. Se las toco y miro a su tía, esta negó con la cabeza:

-Vamos, vamos tienes que ser la chica original, nada de vicio, eso será mas hacia delante, para mejorar tu cuerpo…

Una Erica, que caía en su ropa enorme transformada en bebe, trasformada en una mujer anciana, hasta 20 clones de la Erica perfecta llenaban la habitación, su tía asintió con la cabeza:

-Casi.

Todos los clones desaparecieron y al fin lo consiguió, frente a ella apareció la perfecta Erica, la que había dado clase en el instituto, con un chándal que le iba enorme, pero apretado en su escote y en sus glúteos. Brigitte se levanto y se acerco a ella apoyando sus manos en sus hombros, Su a hora sobrina era un poco más baja que ella:

-Perfecto, pero con la ropa que llevas pareces una choni.

Erica se miro las manos, se toco el rostro y como algo intuitivo se toco los generosos senos que tenía, se pasó la mano por sus caderas y por sus glúteos, todo estaba hay y todo también. Brigitte le miro sonriendo, era fascinante ver tanta juventud con la experimentación:

-Todos fuimos jóvenes y transformarnos en mujer es toda una experiencia, No seas malo esta noche….

Su tía cogió el libro familiar con los hechizos de transformación en el sexo contrario y sonrió:

-Mañana te enseñare transformarte en el clon perfecto, idéntico de la mujer que tu quieras, quitarle años a ese cuerpo que tienes.

Brigitte miro a Erica y comenzó a rejuvenecer rodeada por ese humo rosa, paso de tener sus 40 años a tener 16 años, le guiño un ojo y salió de la habitación, aquello a la voluptuosa chica gótica le dejo sin palabras, todo era aprender hechizos y leerlos mentalmente.

La chica gótica salió de casa a primera hora de la noche, cuando salió la gran luna llena que decoraba ese cielo estrellado, Erica se había puesto nuevamente ropa de su tía, se había maquillado y estaba perfecta para reunirse con sus amigos, en el parque.

Silvia y Ralph estaban en el viejo parque donde miles de veces se habían reunido, el nerd estaba nervioso ante la oportunidad de transformarse en una mujer tan voluptuosa como su amigo a hora amiga cuando quería:

-Me parece muy machista todo esto, que mis amigos se transformen en esas voluptuosas mujeres, a saber lo que hacéis o como os comportáis en casa cuando estéis a solas…..

Ralph asintió con la cabeza:

-Bueno Erica te salvará la obra y la profesora de francés te pondrá las mejores notas de la clase…

Silvia asintió con la cabeza:

-Mmm, puede ser ¿Espera tú sabes francés?

-Claro es el idioma materno de mi madre, me enseño hablarlo de muy pequeño.

Vieron llegar a Erica, esa sensual profesora de historia que se había transformado Eric gracias a sus poderes, esos poderes que eran un legado familiar de generaciones:

-Hola chicos, cuesta andar un poco con esta ropa tan ajustada….

Silvia le miro a los ojos y asintió con la cabeza, quería algunas respuestas sobre todo lo que él o ella quería hacer con ese nuevo poder, ese hechizo:

-Eric, Erica ¿Qué quieres conseguir con ese poder? Si piensas hacer cosas asquerosas sexuales, no cuentes conmigo, es demasiado machista que un chico quiera ser una mujer para que crea que quiere ser mejor que nosotras, aparte con ese cuerpo….

Erica se sentó a su lado y suspiro:

-Yo lo que quiero conseguir es hundir a Gregory para que no se meta con nadie mas, que Estela vaya conmigo al baile y ayudarte en la obra de teatro…..

Silvia asintió con la cabeza, eso le estaba gustando escuchar, devolver la tranquilidad del instituto, ayudarla en la obra de teatro, pero aquello que quisiera ir al baile con Estela, le molestaba ya que Eric como chico le gustaba, había nacido algo de amor hacia el.

Ralph sonrió ya que sabía por qué quería ser mujer:

-Para que el nivel de francés suba en el instituto…Erica me puedes dar ese papel con el hechizo?

Erica cogió la nota de entre sus perfectos pechos y se lo dio a su amigo, este lo cogió con muchas ganas:

-¿No te hace falta?

Erica se llevo la mano a la sien:

-Si lo tengo memorizado no hace falta nada mas…

Mientras que el humo de la transformación les rodeaba a Erica y a Silvia, esta miro a su amigo o amiga en ese momento:

-¿Qué te pasa cariño?

Erica suspiro:

-Demasiados secretos familiares….

Ralph se transformo en Rafaela, camiseta que le quedaba bastante grande, pero sus perfectos senos se apretaban bastante contra la tela, marcando los pezones, se caían los pantalones, pero se aguantaban por sus glúteos que se apretaban contra la tela tejana. Se acaricio su pelo rubio y sonrió, con esos labios carnosos:

-Ola la amiguita….

Silvia se acerco a su amigo transformado en chica y le cogió de sus finos brazos, le miro a los ojos, esos ojos verdes, tan grandes, bonitos y verdes:

-Dime que te comportaras….

La chica rubia asintió con la cabeza:

-Si, seré buena, un notable o sobresaliente en todo cariño.

Erica mes miro a los dos y se cruzo de piernas, esas perfectas piernas, tan largas como carnosas:

-Si pórtate bien…

Silvia y Rafaela se sentaron a su lado, la chica voluptuosa miro a la enorme luna llena y le dio la hoja a su amiga gótica, esta al ver el hechizo negó con la cabeza:

-No hace falta si tengo memorizado el hechizo…..

Rafaela comenzó a bailar sin cesar, solo para disfrutar del movimiento de su cuerpo, Silvia miro a Erica preocupada ante lo que le dijo, su problema familiar:

-Eric, Erica todos tenemos problemas con nuestras familiar, yo no acepto a mi nueva madrastra, mi madre falleció hace tres años y no puede a ver una sustituta…

La chica rubia voluptuosa miro a sus amigas al escuchar esa manera de abrir su corazón, el corazón de Silvia:

-Bueno mi padre quiere que sea mucho mejor, deportista y todo eso, pero yo no puedo…..

Erica negó con la cabeza al mirarlos, ellos no sabían lo que estaba pasando en su casa, el secreto familiar, el secreto de Brigitte era tan complicado:

-Si, puede ser que tengáis razón.

Silvia miro a sus amigas muy seriamente a los ojos, podría ser que tuvieran ese hechizo, pero no podían traspasar algunos limites, algo de respeto a sus nuevos cuerpos, tendrían que comportarse como mujeres y no ser unas zorras, comportarse como profesoras adultas:

-Rafaela, Erica escucharme con vuestros oídos, seguro que la persona en que os transformáis les gustaría que os comportarais con respeto hacia las mujeres, no les gustaría que os comportarais como unas zorras, comportaros, yo os vigilare ¿Entendido?

Rafaela asintió con la cabeza:

-Espera ¿Nos transformamos en una mujer que ya existe? No son mujeres originales….

Erica negó con la cabeza al escucharlos:

-No, no yo y Rafaela somo originales, es como vemos la belleza de una mujer, creo que aprenderé algún hechizo para transformarme en otra mujer que ya existe, ser su clon, su gemela perfecta….

Silvia cogió un chicle y se lo metió en la boca:

-Eso le da la explicación, al tamaño de los pechos que gastáis o esos culos…Algo machistas sois, siendo vosotras vuestras mujeres ideales.

Rafaela se abrió el escote y bromeando se acerco a Silvia, frotándole en el rostro su pronunciado escote, las dos chicas se rieron:

-Huy, huy no es feminista estas tetas, te molesta al no tener tanto como nosotras…Huy.

-Quítame eso de la cara-Dijo Silvia.

Silvia cayo de espaldas y voluptuosa chica rubia encima suya, entre risas, en el fono se lo pasaban bastante bien, entre bromas.

La chica llego a casa y abrió la puerta lentamente para no hacer mucho ruido, sabiendo que su tía estaría viendo la televisión a esas horas, alguna película o alguna serie en alguna de esas infinitas plataformas de internet. Erica se quito los tacones ya sabiendo el ruido que hacían al golpear el parquet, al llegar a su cuarto se desnudó mientras volvía a su cuerpo masculino, quitándose cualquier atisbo de ropa femenina. Puede ser que se acostumbrara algún día a la transición de mujer a hombre y llevar la ropa femenina, pero por a hora prefería estar desnudo con su verdadera sexualidad.

Al estar desnudo en su cama, suspiro y con sus manos agarradas a las sabanas se pensó en el hechizo, su cuerpo se transformo en el de Erica, pudo ver su voluptuoso cuerpo desnudo, alzo sus finas manos para acariciar sus senos y jugar un poco, pero negó con la cabeza y las bajo, no quería ensuciar su cuerpo femenino, aun no.

El chico se giró tapándose con las sabanas tras recuperar su cuerpo masculino, esos tacones y esa ropa, esa forma femenina de comportarse era algo agotador, ya que se quedo profundamente dormido.

Al abrir los ojos el chico, antes que sonara el despertador y comenzó a vestirse, para tapar su desnudez masculina, de fibrada musculatura y delgadez, de piel bastante blanca y sin casi bello corporal en su cuerpo. Vio tres pequeñas notas encima de su mesa estudio, escrito por su tía “Cariño te dejo un nuevo hechizo y por favor usa ropa interior para dormir, esta mañana vi demasiado” Miro la otra nota que era un aviso para los profesores, para avisar que estaba enfermo y la otra nota era el hechizo.

El chico miro su despertador y lo apago cuando comenzó a sonar, cogió con una mano el hechizo y lo comenzó a leer, mientras que en la otra mano tenia una revista de cine, donde aparecía Emma Stone. Al leer el hechizo su cuerpo se transformo en el cuerpo de la actriz, semi desnuda solo llevando los boxers. Se miro al espejo asustada:

-¡¡¡JOOOODER!!!

Dio un paso hacia atrás, se acercó al espejo, acariciándolo lentamente y se acaricio su rostro, se acaricio sus senos, las caderas y sus glúteos, ese hechizo era para transformarte en el clon femenino de quien desearas. Miro nuevamente la nota y la leyó para transformarse nuevamente en chico.

Silvia miro muy enfadada a Rafaela ya que no había dudado nada para vestirse de aquella manera, no es que fuera ropa de prostituta de Halloween, es que lo llevaba muy apretado, parecía que cualquier momento toda esa carne escapara de su cárcel de apretada tela.

La voluptuosa rubia miro a su amiga mientras se quitaba las gafas de sol:

-¿Envidia?

Silvia suspiro:

-La próxima vez te daré la ropa que guarde de mi madre, parecerás menos puta, que es eso lo que pareces antes de una profesora….

Las dos chicas se pararon frente a la puerta de su amigo Eric o Erica, a saber, si había usado el hechizo en ese momento, Rafaela hizo una pose, para marcar su trasero y sus senos, mientras que observaba la gente que estaba paseando por la calle. La joven estudiante se puso bien su mochila y pico a la puerta.

Se abrió la puerta y las dos chicas se miraron la una a la otra, frente a ellas estaba la actriz Emma Stone vestida con un pijama que le quedaba un par de tallas más grande, la chica sonrió al ver sus expresiones, estaban alucinando con lo que estaban viendo, Eric sabia que estaban alucinando con el efecto de uno de sus hechizos familiares.

-Espera, espera ¿Eres Emma Stone? -Pregunto Silvia.

Rafaela negó con la cabeza, moviendo su melena rubia al viento:

-¿Eric lo sabe?

La actriz sonrió:

-Chicos soy yo-La actriz se llevo las manos al rostro-Ostras no había escuchado mi voz, no había escuchado la voz de Emma Stone diciendo mis palabras, ostras….

Silvia se acerco a Eric transformado en Emma Stone:

- ¿Eric eres tú?

La chica pelirroja sonrió:

-Si tías otro de mis hechizos puedo transformarme en cualquier mujer, que tenga una foto…Película o algo parecido.

Dijo aquello y pensó en el hechizo y se transformó en Silvia:

-Hey que gran actriz que soy….

Las dos chicas se miraron a los ojos, eran iguales, como un reflejo del espejo, se tocaron con sus manos, eso hizo que la verdadera Silvia se avergonzara un poco, Rafaela miro su reloj y miro a las dos gemelas idénticas:

-No es por nada, pero creo que llegaremos tarde a clase, las clases que tenemos que dar….

Eric abrió los ojos como platos y se transformó nuevamente en Erica dejando atrás el cuerpo de su amiga:

-Un momento….

La chica voluptuosa gótica iba junto a la otra voluptuosa chica rubia, las dos profesoras del instituto, siguiendo a la adolescente mas bajita, menos voluptuosa. Erica miro a las chicas y se puso mejor el escote, moviendo sus senos:

-El primer hechizo, es transformarse en tu chica ideal, el segundo es ser una replica perfecta de cualquier persona, cualquier mujer….

Silvia le miro a los ojos:

-Espera ¿No tienes los recuerdos de la gente que te transformas?

Erica negó con la cabeza:

-Solo obtengo su cuerpo, pero no tengo sus recuerdos….

Rafaela asintió con la cabeza:

-Me tienes que pasar ese hechizo Erica, hay algunas chicas que quiero ser…

Silvia le miro con los ojos entre cerrados, estaba algo enfadada, apoyo sus manos en sus hombros:

-Espera ¿Te tocaste ayer por la noche?

La chica rubia sonrió:

-¿Qué piensas?…

Silvia suspiro y le dio una colleja a su compañera, sabia bastante bien la respuesta de todo aquello, Erica se quedo viendo aquella situación y sonrió, era lo típico que podría hacer su nuevo amigo, trasformado en mujer. Allí estaba la directora Murphy esperando a las sustitutas, la que comenzó ayer y la que comenzaba el día de hoy.

Mujer gótica dio un tirón a Rafaela para que se parara en seco, mientras que Silvia entraba en el instituto, la directora quería hablar con las dos mujeres para saber en qué podría mejorar las clases, como daban las lecciones a los chicos:

-Señoritas, quiero hablar con vosotras, podemos pasear antes de llegar a vuestras clases.

Erica dio un paso hacia delante pasando frente a Murphy esta le miro pensativa, desde que comenzó esta mujer a dar lecciones, no había encontrado más información sobre ella parece que había nacido ayer:

-Erica, me encantaría y esperaría recibir su currículo sobre mi mesa, le cogí por desesperación, pero nadie me hablado sobre usted…

Vio paras a la voluptuosa Rafaela frente a ella y sintió como su corazón latía mas fuerte, la atractiva mujer de casi cincuenta años, sentía algo como cuando salía con su ultima novia, una extraña atracción:

-Un placer conocerla, soy Elena Murphy y gracias por salvar las clases de francés.

Rafaela sonrió y miro a Erica, se estaba dando cuenta que la directora se estaba comportando de una forma inusual con ella, era cuando nacía cierto interés hacia otra persona cuando te latía el corazón por esa persona, te estabas enamorando de ella. La chica gótica sonrió al ver aquella situación. Al llegar a su clase de francés la voluptuosa mujer rubia no podía dejar de hablar ya que Murphy no dejaba de preguntarle y le miraba a veces tímidamente:

-Si, pues mis padres son franceses, por eso pude ir a veces al país europeo y aprender mejor la lengua, sobre todo a dar lecciones….

-Sabe una cosa podemos quedar para comer-Dijo la directora.

Rafaela entro en su clase dejando a la directora con su amiga gótica, las dos comenzaron andar por el pasillo, la chica supo que tenia que decirle algo a la directora, se ponía algo tensa la cosa sobre todo su pasado, lo extraño es que no pasaba lo mismo con Ralph que era Rafaela, seria por su atracción hacia ella:

-Bueno creo que el ultimo colegio que estuve hubo un incendio y se quemaron mis datos, al quemarse el colegio tuve que ir a vivir con mi mejor amiga Rafaela, tengo tanto trabajo haciendo de consejera sentimental de ella, como mi trabajo, siempre le estoy buscando pareja y quien sabe puede ser la próxima o el próximo su nuevo amante.

Dijo aquello mirando por encima del hombro de Murphy, por dentro sabia por donde tocar, ya que había visto lo enamorada que estaba de Rafaela, la directora asintió con la cabeza:

-Le dejo en su clase, pero podría comentarle a su amiga, que puede salir con una persona que esta muy cerca de ella, como esta mañana.

La voluptuosa chica gótica entro en la clase y se apoyó contra la puerta, respirando lentamente, le estaba pidiendo demasiado la directora, para una mujer que solo existía un día, gracias que podía manipularla un poco. Miro por la ventana de cristal de su puerta y vio a Estela, sonrió y comenzó andar por la clase pensativa ya que podía manejar su nuevo hechizo.

Sonrió y supo lo que tenía que hacer, salió de la clase y se metió en el vestuario de chicas que tenía en frente, al entrar se recordó el hechizo para convertirse en otra chica, en otra que existía, en un clon. Vio que la ropa de gótica no le quedaba nada bien y aparte parecía que no tenían la misma talla, la profesora tenía un escote y unos glúteos más grandes que la adolescente de la que estaba enamorado.

Paseo por las taquillas y leyó el nombre de Estela Newman, sonrió y abrió la puerta, saco la ropa de animadora y se comenzó a vestir de la chica que deseaba.

Se miro al espejo y se puso mejor la camiseta como el sujetador deportivo, se puso mejor las braguitas y la falda tan corta. Se miro fijamente su reflejo:

-Hola, contigo somos tres Estelas, no se lo digas a nadie, pero voy hacer que yo Estela corte con Gregory, para que el nuestro amor original este soltera y Eric pueda invitarla a la fiesta…Guarda el secreto.

La nueva Estela salió de los vestuarios y se movió lentamente por los pasillos del instituto, no quería encontrarse con la verdadera o original Estela, hasta que se encontró con Gregory que estaba hablando con sus amigos, se vacilaba con ellos de la forma como había conseguido arreglar la crisis de pareja que produjo la voluptuosa profesora de historia. Eric o Erica o a hora Estela se acerco al chico, este al verla sonrió y le cogió fuertemente de la cintura, le dio un fuerte beso con lengua.

El chico que estaba dentro de ella se retorcía al sentir como ese beso asqueroso babeaban sus labios femeninos, como su lengua caliente jugaba con su lengua, como sus fuertes manos apretaban y manoseaban lentamente su culo. Consiguió quitárselo de encima y respiro con calma, le faltaba oxigeno por ese animal.

La chica dio un paso hacia atrás y le dio un guantazo a su duro rostro, el chico se sintió extrañado al sentir aquello, no lo entendía:

-No creas que te perdonare con el desliz con la profesora, que te perdone con estar de esa manera con Erica la profesora de historia y otra cosa, cortamos y no vuelva a mi lado, no lo hagas durante un mes, tengo que pensar, respeta nuestra ruptura ¿Entendido?

La deliciosa animadora se giro y sonrió mirando a la gente que le rodeaba, todo el mundo había escuchado aquello, estaba feliz, a hora Eric podría intentarlo. Giro una de las esquinas del pasillo y se transformo nuevamente en la profesora gótica, con un apretado traje de animadora, podría romperlo con sus carnes, miro a su alrededor como era observada, por unos segundos pensó en la ropa que llevaba la mujer gótica y pensó en el tema de si transformaba su cuerpo también podría transformar su ropa. Pensó en su ropa y toco su traje de animadora y se transformo en el de gótica. Eso le hizo sonreír, aparte de controlar su cuerpo, también podría controlar las cosas inanimadas.

Se metió en su clase y se sentó en su acolchada silla frente a su mesa, abrió su libro de historia, eligiendo el tema que fuera mas sencillo para dar aquel día, daba igual que no tocara ese día, pero ella tenia el libro, era la profesora y tenia el poder. Paso su mirada por la lección y levanto su mirada hacia la puerta de la clase al ver como alguien entraba, ella sonrió al ver que era Estela, todo estaba saliendo de perlas.

Solo le faltaba arreglar un par de cosas para que ella no se acercara más a Gregory, al levantarse Erica pudo ver como la atractiva, exuberante animadora adolescente se sentaba en su silla, apoyo sus manos en su mesa, se notaba que estaba triste y algo así como confundida ante lo que estaba pasando:

-¿Estela? ¿Qué haces en la clase si falta media hora para que comience la clase?

Estela miro a la profesora algo amargada, era la culpable que su relación con Gregory se fuera al garete:

-¿Se llama Erica, es así? ¿Qué paso con Gregory, que paso?

Erica se acerco a ella y apoyo sus manos en su mesa, mostrando mejor su escote, pero la voluptuosa profesora gótica se dio cuenta que sus poderes femeninos, los poderes de cualquier mujer no harían mella, no harían efecto con otra mujer, por eso se subió un poco el escote para mostrar menos.

-Gregory….ejem, ese chico tan peculiar.

La profesora paso sus manos por sus cintura bajando hacia sus caderas y suspiro, intentando que fuera todo mas dramático:

-El chico entro para ayudarme, creo que me vio muy atractiva y se sobrepaso conmigo, pero yo no puedo decir nada, por la poca suerte de ser algún día fija en este instituto, me manoseaba de una forma tan grosera, es un tan mal chico….

Estela se levanto de su silla y cogió con fuerza los brazos de la profesora, le miro a los ojos enfadada, con muchas dudas:

-¿Seguro, seguro? Gregory puede ser muy brusco y usted lo entendió mal….

Erica se llevo el dedo a sus carnosos labios:

-Soy una mujer como tu y se que se siente cuando te manosea de esa manera….

La joven animadora bajo su cabeza:

-A esa idiota se le subió a la cabeza por ser el capitán del equipo de futbol, cree que puede enrollarse con cualquier mujer, maldito cabron.

La profesora gótica cogió de la mano a Estela y le miro a los ojos, le dijo unas palabras que el chico que tenia en su interior que daba votes de alegría:

-Puedes buscar al chico de tu vida, puedes encontrarlo en cualquier lado, piensa en algún chico que te conoció o conociste hace poco tiempo, alguien que te desea y ama en silencio.

Silvia se paso por la clase de francés donde daba clase Ralph que era a hora la voluptuosa Rafaela, se asomo por la pequeña ventanilla de la puerta y pudo ver como daba lecciones, la jovencita suspiro al ver como daba lecciones. La mujer rubia estaba sentada en su mesa con las piernas cruzadas, con su falda tan corta enseñaba mucho muslo. También tenia mucho escote, mostrando su escote, cuasi todo su sujetador, la mujer enseñaba tanta carne que podría constiparse.

Ella se dio cuenta que la mayoría de chicos atendían a sus lecciones, al menos aprendían, otro lado estaba las chicas, que entre sus pensamientos feministas no les hacia gracia menos que sus novios o los chicos que les gustaba se comportaran como idiotas.

Fue a la clase de Erica y vio como esta escribía en la pizarra, vio como la sus compañeros se sentaban a su mesa, para comenzar las lecciones, rápidamente vio como Estela y Gregory no se llevaban del todo bien. Estaban en crisis.

Era algo que buscaba Eric, la chica se acerco a la voluptuosa profesora y vio que ella no dominaba del todo bien su cuerpo, ya que escribía con la tiza, con sus pechos lo iba borrando, aquello le frustraba.

-Maestra ¿Podría hablar con usted a solas?

Erica le miro sonriendo mientras que se quitaba el polvo de la tiza de su escote:

-Claro….

Las dos salieron de la clase y Silvia le miro a los ojos:

-Dame ese hechizo para transformarse, mi profesora de teatro a tenido una de sus problemas alcohólicos, no podrá hablar con la directora Murphy, no podrá hablar sobre la obra….

La profesora le miro a los ojos y se saco de su escote el papelito, Silvia lo cogió con algo de asco porque estaba caliente:

-Quédatelo, me lo se de memoria, ya os lo enseñare….

Silvia miro el hechizo con algo de asco, se sentía el calor de sus pechos en ese papel, miro a su alrededor y corrió hacia los servicios para chicas. Al asegurarse que estaba totalmente sola, se miro al espejo y recito lentamente el papel, frase por frase miraba al espejo, esperando el cambio, pero no pasaba nada.

Al terminar de leer el hechizo se miro al espejo y vio que seguía siendo la adolescente:

-A ver pensare en mi profesora de teatro Tamara….

Se miro las manos al sentir un hormigueo, sintió como sus manos se volvían más delgadas, como todo su cuerpo, como su piel se volvía mas blanquecina y se cubría de pecas, como crecía diez centímetros lentamente. Se llevo las manos a los pechos al sentir como le crecían lentamente y a la par como caían lentamente. Como su culo se hinchaba lentamente. Se llevo las manos a la cara y su rostro envejecía mientras cambiaba, sus ojos se volvían azules.

Se apoyo contra la pica del lavabo y se miro al espejo, para escuchar su voz, la voz de la profesora, la voz que a hora le pertenecía:

-A hora Silvia interpretaras a Tamara, siempre con ese toque de borrachera….

Silvia dio un par de pasos, intentando imitar el paso de una borracha, su profesora siempre estaba borracha, siempre se pegaba unos chispazos para comenzar el día, para comenzar a dar lecciones a un montón de adolescentes.

Se miro al espejo y suspiro al ver que esa ropa nunca llevaría su profesora. Pensó en el hechizo aun asombrada por su transformación, después pensó en la ropa que llevaba su profesora, increíblemente para sus ojos su ropa se transformó, en la ropa que llevaba su maestra, algo muy hippy:

-Increíble.

La directora Murphy se tomó un café con tranquilidad, hace tiempo que no se podía relajar como quería, siempre tensa por el tema de la falta de profesores o profesoras, pero la aparición cuasi mágica de esas dos mujeres hizo que tuviera una burbuja de oxígeno, que le salvo de recibir una bronca de los padres.

Se tomo el café y pensó en Rafaela la nueva profesora, eso hizo que suspirara por unos instantes ya que se sentía enamorada, desde hace un tiempo había tenido citas para terminar en la cama, sin sentir nada de amor, pero por aquella mujer rubia, su corazón comenzaba a latir con fuerza.

Se termino el café al ver a Tamara la profesora de teatro, como siempre dando tumbos, sabia que estaba borracha como siempre, Silvia estaba haciendo una gran interpretación.

-Tamara quería hablar con usted…

Tamara sonrió, forzó una sonrisa y se puso mas tiesa que un palo, ya que hasta el momento iba con la cabeza gacha, miro a la directora y se paso la mano por su gorro de lana:

-Directora, directora, por los amos del teatro, por las obras griegas, que desea usted señora mía……

Tamara era así, una profesora trasnochada que parecía que los porros y otras drogas le habían dejado bastante mal su cabeza, con cincuenta y dos años su cabeza ya estaba bastante tronada, solo pensando en las obras y en autores de teatro. La directora le miro a los ojos y levanto la ceja bastante seria, era la mejor y la única profesora disponible para una asignatura que tenia que haber quitado hace mucho tiempo:

-Bueno, hábleme sobre la obra de teatro….

Silvia sabia como comportarse siendo su profesora de teatro, se giró y comenzó andar desgarbadamente:

-Las musas nos acompañan para explicarle sobre nuestra gran obra de teatro……Woow.

Silvia conocía todos los tópicos de ella, tras verla día a día en la sala de teatro soltando esas incoherencias sin cesar.

Las dos mujeres entraron en la gran sala de teatro, desgarbadamente Tamara que, en su interior tenia a una adolescente, se movió por el pasillo de butacas al llegar al escenario, se subió y se acerco a unos interruptores que iluminaron la sala teatral. La directora Murphy se sentó en las primeras filas y la profesora, la actriz de teatro fracasada, la miro desde las tablas:

-Es la gran obra de teatro sobre la vida, sobre el destino, una obra de Tennessee Williams

22 Août 2021 08:34:06 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
À suivre… Nouveau chapitre Tous les 15 jours.

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~