whxba- willa jung

Donde los pezones de Jung Hoseok son muy sensibles y llamativos y Seokjin ya no puede contenerse de tocarlos. Y entre todo eso, el oficial Min Yoongi, sin querer, queda metido en un extraño trío. ↪Hoseok: omega top / Seokjin: omega versátil / Yoongi: alfa versátil. ↪Queda prohibida cualquier tipo de copia o adaptación de esta obra.


Fanfiction Groupes/Chanteurs Interdit aux moins de 18 ans.

#hoseoktop #hoseokomega #jinversatil #jinomega #yoongiversatil #yoongialfa #omegaxalfaxomega #omegaxomega #omegaverse #alfa #omega #yoonjin #jinsu #hopegi #hopega #hopejin #2seok #bts #yoongi #hoseok #seokjin
9
824 VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les mercredis
temps de lecture
AA Partager

[botoncitos rosaditos]

Kim Seokjin odia con su vida a Jung Hoseok, su novio hace cinco años y su futuro esposo aunque eso su caliente novio no lo sabe aún. Pero entonces, si planea casarse con él, ¿por qué lo odia? Pues bien, la respuesta es muy simple: a Hoseok le encanta la ropa traslucida que deja a la vista su torso perfectamente trabajado (aunque sin perder nunca la contextura y cintura pequeña propia de un omega), lo cual hace que no sólo imaginación de Kim Seokjin imagine las miles de formas en que podría marcar el pecho de su pareja, sino que a su vez deja ver aquellos bonitos pezones rosados que tanto enloquecen a las personas que se encuentran cerca del lindo omega pelinegro. Y por eso, por ser condenadamente el omega más caliente que alguna vez conoció, por estar usando una camisa traslucida que deja a la vista sus pezones y, por sobretodo, por haberle prohibido tocarlos, Seokjin lo odia.

Y como ve que Jeon Jungkook, otro omega que asistió a la fiesta, se acerca a su Omega con claras intenciones de coquetearle, no puede evitar beber de una lo último que queda de vodka en su vaso antes de casi abalanzarse sobre su Hoseok para tomarlo por las mejillas y unir sus labios en un beso caliente con sabor a vodka mientras siente las manos de su novio tomarlo fuertemente por la cintura.

Seokjin sabe cómo se ve ante los ojos de los demás: como un omega con un gran complejo de alfa que sólo quiere reafirmar una vez más frente a todos que Jung Hoseok es suyo, pero eso no es cierto. Al menos no esa parte en donde tiene un complejo de alfa. En lo demás..., bueno, él quiere hacerles saber a todos que ese bonito omega es sólo suyo. Oh, y que sus dos pezones tan rosaditos, llamativos y apetitosos también lo son.

Así que, sin importarle la pequeña pelea que tuvieron hacía horas por lo insistente que es al querer tocar casi a todas horas los pezones de su pareja, no duda en llevar una de sus manos al pezón derecho de Hoseok para, acto seguido, comenzar a delinearlo con su dedo pulgar, provocando que Hoseok se retuerza un poco y gima contra su boca, pero no pasa mucho para que al final logre empujarlo lejos.

—Te he prohibido tocarme ahí, Kim —le recuerda en un susurro enojado.

—Pero... —Seokjin hace un puchero —. Hobi, hay mucha gente mirándolos y yo debo recordarles que son míos.

Hoseok frunce el ceño, aunque tiene un gran sonrojo en sus mejillas por lo que su novio le ha dicho. Seokjin casi parece un cachorro enojado y celoso.

—Especialmente a Jeon. Ese estúpido omega no te quita el ojo de encima.

—Es que soy muy caliente —se excusa Hoseok al entender lo que irrita a su pareja, queriendo molestarlo un poco más —. Además, follo muy bien y eso es algo que él no podrá olvidar nunca.

El omega mayor gruñe.

—Sé lo que estás haciendo. Detente.

—¿O qué? —Hoseok le desafía con un brillo divertido en aquellos ojos color ámbar. — Respóndeme, Jin. ¿O qué?

—O me veré en la obligación de hacer, como sólo yo lo sé hacer, que te mojes sólo con tocar estos lindos botoncitos rosados y muy sensibles, pero luego no podrás follarme, Hobi —Seokjin le pellizca el pezón derecho notando al instante cómo éste se endurece y Hoseok hace un gran esfuerzo por no gemir.

Hoseok en verdad quiere responderle, pero sus mejillas están sonrojadas y, lamentablemente para él, su trasero comienza a lubricar en demasía.

—Bien, no mencionaré más a Jeon —acepta mientras hace un puchero y le toma por la cintura para jalarlo cerca de él, queriendo que Seokjin note su erección —. ¿Podemos ir ya a casa?

—¿Ir ahora a casa? Pero si todavía es muy temprano, amor —se burla con una pequeña sonrisa antes de alejar su mano del pezón ajeno —. Además, has dicho que no puedo tocarte aquí y si quieres follar, sabes que querré to...

—Bien, ¡puedes tocarme! —chilla en un susurro —. Pero, por favor, Jinnie, ya no lo hagas sólo para mojarme y luego dejarme con las ganas. Es cruel.

—Está bien, no lo haré. Lo prometo —Seokjin sonríe emocionado antes de tomar la mano de Hoseok y jalar de él fuera de la fiesta para llevarlo al auto. Se suben sin esperar mucho más y el omega mayor conduce con rapidez hacia su hogar sin dejar de estimular los pezones de su pareja, quien chilla y se retuerce mientras introduce su manos bajo sus ajustados pantalones para comenzar a masturbar su pene goteante de líquido preseminal. — Mierda, amor. Estás muy excitado.

—N-No finjas que no t-te encanta —le gruñe antes de morderse el labio —. Eres un omega malo y muy celoso que está a punto de ser jodido por mí y eso malditamente te encanta, Seokjinnie.

—No te lo voy a negar —se burla.

Hoseok se siente muy estimulado en todos aquellos lugares que son tan sensibles para él y aunque lo niegue e intente regañar a Seokjin, en el fondo sabe que le encanta que su pareja le toque de manera tan descarada y se le burle por ser un desastre de gemidos, jadeos y desesperados lloriqueos por llegar cuanto antes a casa para poder follarlo tan fuerte que Seokjin al final pasará días sin poder sentarse.

Y a pesar de que Hoseok siente que ya no podrá soportar otro estimulo, lleva su mano libre a su otro duro pezón y lo aprieta un poco mientras bombea su erección con insistencia para llegar por fin al tan ansiado orgasmo que el omega mayor disfruta de ver con una gran sonrisa entre los labios. Seokjin sabe que probablemente Hoseok esté muy mojado, que el lubricante natural esté haciendo un desastre entre los muslos de su pareja, y se siente satisfecho con su cometido. Jin está igual o incluso más lubricado que Hoseok y no puede esperar a que éste lo folle fuerte.

—¿Cuánto crees que falte, Jinnie? Ya no puedo esperar mucho más —Hoseok se queja ante la sensibilidad del pezón que Seokjin está estimulando. — Jin, si no te detienes ahora mismo, llegaré a casa completamente seco. Estoy muy excitado, jodido omega de mierda. Te dije que no me tocaras porque ambos sabemos que una vez que empieza, mi omega no puede parar hasta estar c...

Seokjin lo sabe. Sabe que una vez que Hoseok consigue el primer orgasmo, no puede parar hasta correrse cuatro veces seguidas, y aunque aquello le encanta pues eso significa tres rondas de sexo salvaje, ahora mismo lo está asustando pues Hoseok jamás se comporta tan ansioso a menos que... Oh, qué idiota es.

—Amor, ¿estás en celo?

—Por Dios, Seokjin. Yo no sé cómo no saliste alfa si eres tan estúpido como ellos —Hoseok gruñe frustrado —. ¿Por qué crees que te prohibí tocarme, idiota? El supresor pierde efecto si me tocas.

—Ow —Seokjin le hace un puchero ante los insultos, pero luego sonríe poquito al ver que Hoseok sigue jadeando por su toque —. Diría que lo siento, pero sabes mejor que yo que no es así.

—Lo sé, te encanta tocarme delante de Jungkook para que sepa lo que perdió.

El omega mayor no lo niega. Tampoco tiene intención de hacerlo. En cambio, estaciona el coche en un callejón muy oscuro (ideal para lo que quiere hacer junto a Hoseok) y se quita con rapidez el cinturón de seguridad. Se inclina un poco para liberar a Hoseok y minutos después lo empuja a la parte trasera.

—Recuéstate ahí, el resto lo hago yo.

Hoseok obedece soltando un gemido agradecido y se baja los pantalones junto a la ropa interior para que Jin no tenga que hacer tanto trabajo. Luego abre los botones de su camisa pues teme que Jin los rompa y se queda quieto mientras espera a que Seokjin se desnude completamente. Una vez listos, abre las piernas y se deja satisfacer por el castaño omega.

—¡Oh, mierda! —arquea la espalda al sentir la boca de Seokjin encerrando su polla y chupándola lentamente al tiempo en que sus pezones vuelven a ser estimulados por las manos de Jin.

Seokjin casi quiere sonreír, pero hace su mayor esfuerzo por controlarse y chupar insistentemente la gran polla de su novio, chupando también de vez en cuando las bolas e ignorando por completo el culo de su menor pues a éste no le agrada para nada eso.

Una vez satisfecho con la polla de su novio, Seokjin se incorpora rápido hasta besar a Hoseok por largo rato sin dejar de estimularle los pezones, lo cual Hoseok agradece con gemidos roncos y lloriqueos que hacen que los muslos de Jin se sientan húmedos por todo el lubricante que cae allí.

Sin esperar mucho más, Seokjin posiciona su entrada en la polla de Hoseok y se autopenetra entre quejidos por su parte y varios gruñidos por parte del menor, a quien le preocupa no haberlo preparado.

—Estoy bien, Hobi —le tranquiliza.

—Dios, eres todo un ansioso —gruñe enojado por las muecas que Seokjin hace mientras mueve lentamente las caderas para acostumbrarse —. Ya te dije que no me gusta hacerlo cuando tú aún no estás preparado.

—Hobi, ya estaba lo suficientemente dilatado como para que no doliera. ¿Te puedes callar de una puta vez?

Hoseok quiere gruñirle nuevamente, pero se queda sin aire al sentir que Seokjin se humedece un poco los dedos con saliva antes de llevarlos a sus pezones para estimularlo más, lo cual hace que él se retuerza y arquee la espalda en busca de más mientras gime alto.

Descubrieron por casualidad la debilidad que Jung Hoseok tiene en sus pezones: fue una noche mientras follaban luego de una fiesta y luego de eso Seokjin ya no pudo parar. Él ama oír a su caliente novio gimiendo por culpa de su toque, así que no duda siquiera dos segundos en apretarle el pezón derecho hasta dejarlo tan, tan sensible que Hoseok no puede evitar lloriquear mientras le toma por las caderas con fuerza para ayudarlo a autopenetrarse rápidamente, pues siente que su orgasmo está muy cerca.

—M-Más, Jinnie. Por favor —ruega el omega menor al tiempo en que coge una gran bocanada de aire. Dios, ama la forma en que Seokjin le toca.

Seokjin no está muy seguro de si Hoseok le está pidiendo que se autopenetre más rápido o que le toque los pezones, así que hace ambas cosas a la vez con una sonrisa satisfecha al oír a Hoseok chillando y lloriqueando.

—Dios, amor. Estás tan malditamente caliente —Jin se relame los labios y tira la cabeza para atrás al sentir que la gran polla de su novio empuja su próstata con tanta insistencia —. Y me estás follando tan bien, Ho... ¿Debería recompensarte por eso?

El omega menor asiente con un débil puchero entre los labios, los cuales se encuentran rojos e hinchados por la fuerza con la que los muerde. Claro, sin contar la saliva que lentamente cae por la comisura de éstos producto de lo incapaz que se siente Hoseok por mantener la boca cerrada para no gemir tan alto. Se ve tan jodidamente excitante mientras le suplica por su recompensa con aquellos ojitos de cachorrito triste y ese bello sonrojo en las mejillas, que Seokjin se ve obligado a inclinarse para besarlo por unos segundos antes de bajar sus besos al pezón izquierdo del menor, quien le azota en un arrebato de valentía.

Hoseok suele ser muy sumiso pues le encanta ver al Seokjin dominante, mas en el fondo sabe que a su mayor le encantan los azotes. Son como su incentivo para premiarlo, así que no duda en azotarlo dos veces más para que, finalmente, Seokjin chupe uno de sus pezones con una lentitud que casi le hace perder la cordura.

Seokjin es jodidamente bueno en lo que hace. Lo sabe y está orgulloso de eso, de hacer gemir así a Hoseok.

Tomándose su tiempo, Jin rodea el pezón izquierdo de su novio con ayuda de su lengua y luego lo muerde suavemente antes de hacer lo mismo con el pezón derecho, nunca deteniendo el rápido movimiento de sus caderas pues está a nada de llegar al orgasmo.

—Oh, Jinnie. Más —Hoseok lloriquea.

Pero antes de que Kim Seokjin pueda obedecer, el insistente golpeteo en una de las ventanillas del coche les saca de su burbuja y hace que Hoseok gruña frustrado por no conseguir ni su orgasmo ni si chupada de pezones.

—Joder —masculla Seokjin mientras intenta alejarse de Hoseok, quien le azota nuevamente y niega. Se sienta en el asiento y lo toma por las caderas para jalarlo hacia abajo, obligándolo a tener toda su polla dentro —. No, Ho.

—Calla —le ordena —. Estamos en esta situación por tu culpa, así que ahora vas a hacerte cargo de quien quiera que esté afuera mientras te follo. ¿Entendido?

—Ho —Seokjin lloriquea.

Hoseok lo embiste con fuerza y con una mueca de enfado por la negativa que recibió, provocando que Seokjin se golpee su cabeza contra el techo del coche y gruña frustrado, alarmando al alfa que está fuera del automóvil.

—¿Qué quier...? —Seokjin habla con voz ruda mientras baja un poco la ventanilla trasera, pero se sorprende al notar que quien está afuera no sólo es un alfa, sino también un oficial —. Oh, oficial. Hola. ¿Qué se le ofrece?

El omega menor aguanta una gran carcajada y se obliga a seguir con las fuertes embestidas, provocando que Seokjin gima alto y el oficial fuera les observe con mala cara a pesar de que la situación y las feromonas de omega en celo poco a poco le estuviesen nublando el pensamiento.

—Tener relaciones sexuales en la vía pública está penado por la ley, ¿lo sabía, señor? —el alfa casi le gruñe al notar que Seokjin no le está prestando nada de atención. — Señor, dígale a su Alfa que pare con todo esto o tendré que hacerles un...

—N-No tengo un alfa, oficial —Seokjin le interrumpe mientras se recuesta sobre el cuerpo de Hoseok, quien lo sigue follando con rudeza al tiempo en que le masturba —. ¿U-Usted cree q-que un alfa p-podría follarme tan bien como m-me folla mi Omega?

El oficial prefiere ignorar el notable tono burlón con el que Seokjin le habla, así como también ignora el hecho de que el omega lloriquea frases incoherentes mientras se corre. No pasa mucho para que Jung Hoseok le imite, sonriendo poquito mientras vacía su semilla en el interior de Jin y se toca los pezones para más placer.

—Listo, eso es todo. Ambos fuera —el oficial gruñe al ver que ninguno de los dos omegas tiene intención de dejar de follar —. Fuera, Omegas —advierte.

No quiere usar su voz de mando, pero ninguno le está dejando realmente muchas opciones y él debe terminar con aquella situación antes de que el olor a omega en celo llame a muchos más alfas.

—Si vuelves a usar esa voz en mí o en mi Omega, te corto la garganta —Kim Seokjin baja la ventanilla del coche por completo y coge la camisa del alfa con una fuerza increíble —. Déjanos en paz ahora mismo.

—¿O qué? ¿Vas a agredir a un oficial?

Hoseok se encoge de hombros ante la guerra de miradas que su Omega y el oficial están manteniendo. No sabe cómo es que Kim Seokjin no se siente para nada intimidado con el aura tan salvaje del alfa frente a él.

—Responde, Omega. ¿Vas a agredir a un...? —El alfa no puede terminar de formular la pregunta cuando siente los labios del omega estrellándose contra los suyos, haciéndolo callar de una forma un tanto... peculiar y muy excitante, sobre todo por el hecho de la gran cantidad de feromonas que tanto Jin como Hoseok sueltan casi sin darse cuenta. — Mierda, Omega. Eso...

—Mi Omega está en celo y nuestra casa queda a media hora de aquí, así que no podemos esperar mucho más. ¿Podrías, por favor, darnos aunque sea diez minutos más? —Interrumpe.

El oficial quiere responder, pero el fuerte gemido de Seokjin no se lo permite. Hoseok está bajo una nueva y gran oleada de calor y está dispuesto a follarse a su Omega hasta quedarse seco. No le importa el alfa afuera.

—O podrías unirte —propone Seokjin completamente ido por la fuerza con la que Hoseok le está embistiendo.

Oh.

El omega menor quiere quejarse y negar, pero una mirada cargada de advertencia por parte del mayor es todo lo que necesita para callar.

—Piénsalo, Ho. ¿No sería divertido? Además, estuviste rogándome un trío.

—Sí, pero con Taehyung o Jimin, no con un alfa extraño.

—Me llamo Min Yoongi —se presenta el alfa con rapidez, siendo controlado por lo necesitado que se siente su lobo por follarse a esos dos lindos omegas.

Oh, pobre e iluso oficial Min Yoongi.

—Pero Taehyung y Jimin no tienen bajo los pantalones lo que el oficial tiene —Seokjin le señala la erección del alfa y para completar su chantaje, le susurra —: Vamos, Ho. Sé que quieres.

Hoseok niega, aunque no es cierto.

—Vamos, amor. Di que sí y luego en casa jugaremos con hielo o plumas. ¿Mhm? Haré que te corras sólo con tocarte estos bonitos botoncitos —provoca.

Y ante la mención del juego sucio, Hoseok ya no puede negarse, así que Jin abre la puerta e invita al alfa a pasar a la parte trasera del espacioso coche.

—¿Por cuál empiezo? —pregunta Yoongi.

Seokjin suelta una carcajada.

—Si crees que vas a follarte a Hoseok, estás equivocado, Min. Sólo estoy yo.

—Omega con complejo de alfa, ¿eh?

—Oh, otro alfa idiota con ese estúpido comentario —se queja Hoseok. — Ni siquiera Jimin piensa así y él es el alfa más idiota que hay en el mundo.

Yoongi casi quiere gruñirle, pero Jin se adelanta y le gruñe en advertencia.

—Hay condiciones, Min —advierte sin dejar de moverse sobre la polla de su novio —. No toques a Hoseok. No lo mires. No le hables. Él es sólo mío.

—Ustedes son una pareja rara —dice Yoongi al notar lo sumiso que es Hoseok, mientras que Seokjin es lo contrario y es quien está siendo follado... Él nunca ha visto algo como eso, pero no le desagrada. Es excitante. — Entiendo. Hoseok es sagrado, intocable.

—Nos vamos entendiendo —Seokjin asiente —. Ahora desvístete.

El alfa obedece rápidamente en lo que Hoseok se recuesta nuevamente en el asiento sin dejar que Seokjin se aparte siquiera un centímetro de su polla. Hoseok lo toma por la nuca y lo besa profundo antes de dejar que su novio comience a saltar sobre él mientras Yoongi le abraza por la espalda y le masturba lentamente, dejando húmedos besos en el cuello del omega mayor, quien se retuerce de placer y lloriquea.

Jin recuerda que cuando Hoseok le propuso la idea de hacer un trío, se sintió reacio a compartir a su Omega con alguien más, pero ahora se siente muy satisfecho al notar que Yoongi casi ni observa a su caliente omega.

O eso es lo que cree él mientras Yoongi se adentra en su interior con algo de esfuerzo pues la polla de Hoseok es grande como la suya. Yoongi se siente en la gloria estando junto a dos lindos omegas y aunque Seokjin es mil veces más atractivo que Jung Hoseok, él no puede quitarle la vista de encima al pelinegro que lloriquea mientras Jin le estimula los pezones con suavidad.

Quiere tocar los pequeños botoncitos rosados de Jung Hoseok y provocarle roncos gemidos. Así que lo hace, por lo que Seokjin gruñe alto y le golpea en la mano mientras el omega menor cierra los ojos con fuerza.

—¡Quita las manos de ahí! —Gruñe Seokjin —. Son míos. Sólo míos. No puedes tocarlos. Yo los vi primero.

—No puedo creer que estés peleando por mis pezones —Hoseok suelta una pequeña carcajada.

—Son míos —Seokjin demanda y se inclina para lamerlos, elevando su redondo trasero y dejando que Yoongi vea, maravillado, la forma en que las dos pollas (la suya y la de Hoseok) se adentran rápidamente en el celoso omega que gimotea pidiendo más.

¿De dónde salieron esos dos y por qué no se cruzó con ellos antes? Él está acostumbrado a follar con omegas muy sumisos como Namjoon, pero lo que tiene frente a él es... Es muy raro. Mientras que Seokjin es dominante, celoso y posesivo como la mierda, Hoseok es suave, sumiso y muy llorón cuando le tocan los pezones, pero para ambos omegas parece funcionar y él está más que satisfecho por follar con ellos aún si le parece muy raro.

Y les hace saber cuán satisfecho está empujando con fuerza en la entrada del omega mayor, quien lloriquea y se recuesta sobre un sonriente Hoseok, dejando su culo aún más expuesto.

Ambos omegas son un desastre de gemidos, besos y lloriqueos, lo cual hace que Yoongi llegue a un punto en que se encuentra disfrutando ver eso mientras se folla a Seokjin con tanta fuerza que el omega no puede evitar morderse el labio para ahogar todos los lloriqueos que salen de allí.

Por favor —ruegan ambos omegas, uno pidiendo ser follado más fuerte (si eso es humanamente posible) y el otro suplicando que Jin lo estimule un poco más antes de correrse por tercera vez con un gemido ronco que hace temblar a sus mayores.

Hoseok finalmente se queda quieto, incapaz de mover siquiera un poco su tembloroso cuerpo, por lo que Seokjin se incorpora para mover sus caderas con ayuda del alfa que no puede parar de gemir pues todo el interior de Jin se siente caliente no sólo por todo el lubricante natural que ahí hay, sino también por el semen de Hoseok.

Oh, no han pasado siquiera veinte minutos y Yoongi siente que ya está a punto de correrse por lo jodidamente calientes que son ambos omegas.

—No lo hagas dentro —advierte Jung Hoseok con voz tímida —. Jin es mío.

Yoongi suelta una risita al notar que ambos omegas son muy posesivos el uno con el otro, pero obedece a lo que Hoseok le ha dicho y se aleja un poco antes de comenzar a masturbarse para llegar al ansiado orgasmo, pero se corre tan rápido como Jin le obliga a sentarse en el espacio limitado que queda de asiento y se arrodilla entre sus piernas para chuparle la polla como todo un experto, provocando que el alfa tiemble y le tome por los cabellos para obligarlo a tomar toda su polla.

—Así, bonito. Chupa todo.

El omega menor frunce el ceño ante el apodo con el que el oficial Min Yoongi llama a su Seokjinnie, pero no dice nada y espera a que éstos terminen antes de jalar al omega mayor cerca de su cuerpo mientras éste se deshace en un terrible orgasmo que le deja las piernas temblando.

Aquello, sin dudas, es el trío más raro que Hoseok alguna vez imaginó, pero debe admitir que le ha gustado.

—¿Estás bien, cariño? —Le pregunta Hoseok a Jin.

—S-Sí —Jin balbucea, pegándose al pecho de su Omega mientras intenta recuperar la compostura.

Y Hoseok decide encarar a Yoongi.

—Oficial Min —Hoseok le llama con timidez, por lo que éste le sonríe y Seokjin no puede evitar gruñirle por lo coqueto que actúa con su Hoseokie —. ¿Va a hacernos un reporte o algo por el estilo?

—No, bonito —le tranquiliza Yoongi.

Hoseok se esconde tras Seokjin, quien vuelve a gruñirle al oficial.

—Cierra la maldita boca —el omega mayor le ordena.

Yoongi ríe.

—Eres muy rudo para ser un omega.

—No, sólo cuido lo que es mío. Hoseok es mío y te he dicho que no debes mirarlo o hablarle —le golpea en el pecho.

Yoongi observa a Hoseok sólo para molestar al omega mayor, y cuando está a punto de tocarle uno de los rosaditos botoncitos en su pecho, Seokjin le muerde el brazo con fuerza.

—¡Auch! —Yoongi se queja.

—Oficial, me veo en la obligación de cortarle la garganta —Jin medio bromea antes de sentarse sobre el regazo de Hoseok, quien lo abraza por la cintura y sonríe poquito ante el gruñido del oficial.

—Oye —llama Yoongi.

—¿Qué? —Seokjin frunce el ceño al notar que está mirando a su Hoseok.

—¿Te follé tan bien como tu Omega?

Hoseok enrojece casi sin quererlo.

—No le llegas ni a los talones, pero estoy seguro de que podríamos seguir practicando —Jin se alza de hombros.

Oh.

Yoongi y Hoseok se estremecen.

—¿Están interesados en repetir esto de vez en cuando? —Yoongi pregunta asombrado. No creyó poder volver a repetirlo luego de ver lo posesivos que son ambos omegas.

—Bueno, por mí no hay problema —dice Hoseok mientras esconde el rostro en el cuello de Seokjin, quien bufa y asiente hacia el oficial Min.

—Siempre y cuando no toques mis botoncitos —cede —. Son sólo míos, ¿entendido?

—Entendido.

Pero Min Yoongi ya está tocando al sensible Jung Hoseok, lo que provoca una nueva y excitante pelea junto a un Kim Seokjin que está dispuesto a morderlo millones de veces sólo para recordarle que Hoseok es sólo suyo.

13 Août 2021 16:29:46 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
Lire le chapitre suivant [bonito, redondito y blanquito]

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!