kenlee-withoutyou1536002035 Kenlee Withoutyou

La señal que indica la aparición en este mundo del Destructor se enciende en los radares. La Señora X, una millonaria empresaria de Los Ángeles, pone en marcha la OPERACIÓN ABADÓN: destruir a esa persona, cueste lo que cueste, pues es el único que puede acabar con el Anticristo. Contará con todos los medios necesarios y la connivencia de las más altas esferas. El radar sitúa al Destructor en un cine de Barcelona. La Señora X envía a un grupo de cinco radicales de la zona para aislar y asesinar a todas las personas que se encuentren en ese momento en el cine. Esto da comienzo a una sangrienta matanza en la que nuestra protagonista, Gloria, trabajadora del cine, tendrá que luchar para sobrevivir. ¿Lo conseguirá?


Horreur Tout public.

#slasher #satánicos #diablo #sangre #asesinatos #cine #secta #apocalipsis #anticristo #terror
1
264 VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les jeudis
temps de lecture
AA Partager

uno.

1•


—¡Seth! ¿Qué has hecho?

Anne Julie corre hacia el niño sosteniendo con la mano una copa de vino tinto reserva Château Margaux del 2009. Las demás madres la observan con miradas enjuiciadoras, como si ella fuera una mala madre, como si lo único que le importase fuera que se derramara una gota de vino del vaso y no una gota de sangre de una niña inocente.

—¡Eso no está bien! —grita agarrándole los hombros.

La madre de la niña aparece corriendo por detrás y la levanta del suelo, preguntándole angustiada si está bien. Solo es una pequeña raspadura en la rodilla, pero la mira como si tuvieran que operarla de urgencia.

Anne Julie coge de la mano a Seth y lo arrastra acercándolo a la niña con coletas.

—No llores más, bonita. Toma, creo que esto es tuyo, ¿verdad? —le dice dándole la piruleta de corazón, el objeto de la disputa.

Hay guerras que comienzan por poca cosa. En el año 1650 el Gobernador de la isla de Manhattan inició una matanza contra las tribus indias de la zona porque una mujer indígena intentó robar unos melocotones a un granjero holandés. La Guerra de los Melocotones la llamaron. Cualquier insignificante tontería puede servir de pretexto para entablar una guerra desde el momento en que la guerra ya había dado comienzo en sus mentes.

Segundos antes, Anne Julie había visto como su niño de verano, rubio como el sol y con unos ojos azules penetrantes como el cielo infinito, se lo había arrebatado de las manos a la niña. Esta lo intentó recuperar como pudo, pero Seth la empujó con una sola mano, tirándola casi sin esfuerzo al suelo. Con la misma liviandad de la que se aprovecharía un hombre hecho y derecho para empujar a un niño enclenque a las vías de un tren. Fue entonces cuando la chiquilla empezó a llorar de manera desconsolada atrayendo la atención de los presentes. El llanto de un bebé es un canto de sirena para los adultos.

—Lo siento mucho, Rita. Son cosas de niños, ya sabes —se dirige a la otra madre, que le contesta con una sonrisa leve y forzada, lo suficientemente educada para dar por zanjada la polémica. No en vano, Anne Julie Graham, era la presidenta de la Asociación de Padres y Madres del Stratford School, la guardería privada donde asistían todos los niños de esta velada, además de la prestigiosa firma de abogados Graham & McCort & Asociados, esposa del afamado empresario farmacéutico Peter Graham y la dueña de la fabulosa mansión donde estaban celebrando la fiesta del quinto aniversario del nacimiento su hijo. Su adorado hijo, lo más importante de este mundo.

No faltaba de nada en el amplio jardín: piñata, columpios, tobogán, castillo hinchable, payaso que da mal rollo, varias mesas abastecidas con Nutella, crema de cacahuete, pan de molde, bollería industrial, chucherías, refrescos azucarados y otros manjares igual de perniciosos para la salud infantil. Una ristra de niños revolotea de aquí para allá como moscas en la mierda haciendo un ruido familiarmente insoportable. Mientras tanto, sus progenitores los desatienden formando corrillos, bebiendo cerveza y vino, y cuchicheando sobre la escena que acaba de acontecer como si fueran espectadores de una obra de microteatro improvisado.

Anne Julie tira con ímpetu del niño rubio hacia la puerta trasera de la casa y entran, cerrándola detrás de ellos.

📷

Anne Julie lo hace sentar en el taburete de una barra de cocina con la encimera de cristal que utilizan para desayunar. Ella se pone de pie en frente, observando por la ventana el jardín exterior, vigilando a las hienas mientras cierra las persianas venecianas.

—Seth, hijo... ¿qué voy a hacer contigo? —se lamenta fingiendo un tono de reprimenda.

Cuando están plegadas del todo, se gira hacia él cambiando totalmente la expresión en un segundo, como si hubiera ocurrido un eclipse en su rostro. Abre una tartera de cristal y coge una cookie de chocolate, regalándosela al niño, que la recibe con una sonrisa de satisfacción.

—Eres un niño muy malo —dice con un tono irónico, y a continuación se transforma en uno sincero y alegre—. Estoy muy orgullosa de ti.

Anne Julie le revuelve el pelo complacida, cogiendo otra galleta para ella, metiéndosela en la boca.

Suena el teléfono fijo de pared y ella se acerca y lo descuelga:

—¿Hola?

📷

Es una sala cerrada, seguramente en el subsuelo, lleno de ordenadores y aparatos tecnológicos, un informático con rosácea en la cara y un micrófono de pinza está observando con avidez la pantalla gigante que tiene a su frente. Se diría que esto es como el centro de control de la NASA, pero apañado en el sótano de una casa residencial en vez de en Cabo Cañaveral.

Señora X. La llamo a usted primero siguiendo los protocolos establecidos en la Operación Abadón.

Prosigue:

—La señal del objetivo acaba de aparecer en nuestros radares.

En la cocina americana de la casa de los Graham, la señora Graham se sorprende al recibir estas palabras. Imagínate la siguiente situación: aplicas para un trabajo y, después de mucho tiempo, con las esperanzas ya soterradas y las necesidades exponencialmente elevadas, recibes la llamada del encargado de Recursos Humanos comunicándote que ese trabajo tan deseado, finalmente, es tuyo. Y no puedes creértelo, estas tan sorprendido que tus cuerdas vocales no reaccionan y tu pulso se acelera y el corazón parece que va a escaparse de tu caja torácica. No, a ella nunca le ha pasado, pero desde luego la sensación que está experimentando ahora mismo es idéntica.

—¿Qué? ¿Estás seguro?

Anne Julie observa a Seth mientras mastica la galleta. Inocente y ajeno a todo.

—Sí, Señora X. Lo estoy viendo delante de mis narices ahora mismo —el informático escapa un gritito al darse cuenta de que el tono empleado podría haberla ofendido, sin querer, y rectifica acto seguido conteniendo el miedo adquirido—: Con todo el respeto.

Silencio al otro lado de la línea.

Una señal en forma de punto parpadea en un mapa proyectado en la gran pantalla. Los demás técnicos dejan lo que estaban haciendo para acercarse y admirar con fascinación el punto parpadeante como si fuera la Estrella de Belén que les guiará hacia un milagro.

—¿Y dónde está? —inquiere ella con curiosidad—. ¿Dónde se ha escondido todo este tiempo?

—La señal del GPS nos indica que por el momento está en... Barcelona, España.

Un incómodo silencio sigue a continuación. Las rojeces en la piel del informático empiezan a picarle mucho.

—¿Debería llamar al Jefe de Operaciones, Señora X? —le pregunta el informático titubeante.

—No, por el momento no —por fin se escucha su voz—. Conozco una facción operativa de nuestra organización en el terreno. Ahora mismo llamaré a su líder y se pondrán en activo ipso-facto. No quiero que el Destructor siga vivo ni un segundo más.

—Entendido, Señora X.

📷

Anne Julie cuelga el teléfono. Piensa en muchas cosas, piensa en lo ridículo que es su seudónimo. Suena a actriz porno. Piensa en las vacaciones que hicieron hace unos años en Barcelona. Recuerda que se alojaron en el Hotel Majestic y recuerda la historia que se respiraba paseando por las calles del Barrio Gótico. Excelentes vinos. Lo cierto es que le encantó la ciudad. Y qué podía decir de Gaudí, el maestro. Pero sobre todo piensa en él. Se queda observando con anhelo y felicidad a su niño.

—Ha llegado el día, mi pequeña Bestia —bisbisea mordisqueando la galleta.

«Demonios, qué buena que está». Ahora se arrepentía de haber echado a María, su empleada doméstica. La acusó de haberle robado unos pendientes, pero era mentira. Disfrutaba con estos pequeños gestos de crueldad que la sociedad justificaba por una simple acusación fundamentada en la superioridad de clases.

Seth jugaba con la mitad de la galleta que no se había comido, golpeándola contra la encimera y riendo a carcajadas mientras ve como se despieza a cachitos.

—¿Quieres otra, cariño? —le pregunta al niño, que se balancea con excitación.—Pronto podrás destrozar todas las galletas que quieras.

📷
8 Juillet 2021 19:01:09 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
À suivre… Nouveau chapitre Tous les jeudis.

A propos de l’auteur

Kenlee Withoutyou Libros publicados en Amazon: - Todo el Poder del Universo (2019) - Las imprevistas aventuras de Victoria Butterflix (2019) - El Pueblo de los Maldecidos (2019) - El Rey de los Cuatro Confines: La Estrella Caída (2019) - La Película de tu Vida (2020) - Agibílibus Percal: El Mata-Monstruos (2020) - Pathos (El Amor Silencioso) (2021)

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~