sofiaweiss1 Sofia Weiss

Selenofilia: La selenofilia es la atracción más llamativa de lo habitual hacia la Luna. Se trata de una cierta atracción intelectual y artística hacia este astro natural y lejano. Ruby Simmons era una joven cantante que sentía una gran admiración por la luna y el cielo nocturno. Tanta era su admiración que provoco que ella empezara una mística amistad con este astro, cuando todo parecía encaminado la realidad toco su puerta, arruinando así, todo aquello que parecía verdadero.


Histoire courte Tout public.

#moon #reality #inspiracion #347 #night #amistadsinfronteras #selenofilia
Histoire courte
0
103 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Selenofilia

Aún recuerdo la primera vez que la vi con atención, su forma redondeada, su brillo incandescente iluminando el oscuro y profundo cielo, la sensación de que ella me seguía en cada paso que daba. Quien diría que con tan solo 10 años sentiría tanta admiración por un astro natural y lejano. Recuerdo aquellas madrugadas donde el silencio reinaba y la luna como si de luces de escenario se tratara iluminaba el cielo y me deleitaba con su blancura.

Se que suena extraño, es decir, la mayoría de las personas se sienten más a gusto durante el día, cuando el sol quema tus ojos e ilumina la mañana, pero en mi caso es en ese momento sombrío cuando la creatividad corre por mis venas y la conexión conmigo misma y con ese brillante astro está en su auge. Tanto era mi admiración por ella que fue cuestión de tiempo para que se transformara en mi musa inspiradora para componer, en cada letra que hacia ella aparecía, como una serpiente oculta entre la maleza, de forma sigilosa pero presente.

No fue hasta que cumplí los quince años que esos himnos noctámbulos conocieron la luz. Siempre fui un alma creativa con gran interés por la música, pero por diferentes razones no había podido encaminarme de forma profesional en ello, pero ahora que había encontrado mi musa, era tiempo de dar ese paso. Desde que lo di, he mejorado bastante y después de seis años centrada en ello, puedo decir con orgullo que la música es mi vocación y se me da bastante bien. Desde hace unos dos años he realizado pequeñas giras nacionales en diferentes festivales, mi canal de YouTube se ha transformado en uno de los más populares y la luna se ha convertido en mi sello personal. Pese a mi ajetreada vida siempre encuentro un momento para acostarme en el césped de un lugar ajeno al casco urbano y observar su belleza. Solo tomo mi guitarra, mi cuaderno y dejo que todo fluya.

Una noche tuve un sueño muy extraño, había tenido un día ocupado, una sesión de fotos, dos entrevistas y la planificación de un video musical, estaba en el césped como de costumbre, disfrutando el paisaje nocturno, la luna llena brillaba al compás del canto de los grillos, de repente mis ojos se cerraron pese al cansancio que tenia del día vivido y me quede dormida, en ese momento sentí un gran brillo en mi rostro, entre abrí mis ojos y pude ver a una luna con dos grandes ojos azules, pequeñas fosas nasales y una delgada boca sin labios que yacía sobre mi mirándome con dulzura, abrí estos de par en par y retrocedí un poco debido a la sorpresa, luego escuche una voz celestial de mujer diciendo “No temas Ruby, no voy a lastimarte. Se que debes estar confundida, pero solo quiero agradecerte por el amor que me brindas con tus visitas, tus canciones y mi marca como tu sello personal. La noche suele ser solitaria pero tu compañía me alegra el alma. Gracias Ruby” Al finalizar esa frase, pude ver como se alejaba lentamente ubicándose nuevamente en su posición habitual. Desperté perpleja, un escalofrió recorrido mi delgado cuerpo y me fui a acostar bajo techo, sobre la suave seda de mis sabanas. Pese a la confusión generada por ese sueño alocado seguí con mi rutina, no obstante, siempre que tenía un rato libre solo podía pensar en ese místico suceso, sentía como si algo en el no encastrara, como si faltara una pieza de rompecabezas, cuando creí que ya era tiempo de dejar ir esa situación, la luna con rostro volvió a aparecer en mi cabeza. Lo más raro fue que estuvo en ella hasta que mi despertador sonó, ella solo estuvo allí mirándome fijamente, pero sin dirigirme una sola palabra, ese día desperté más confundida que antes. La situación se volvió más recurrente con el pasar de los días, el sueño siempre era el mismo: Estaba recostada en el césped admirando la belleza nocturna y a medida que avanzaban los mismos ella se acercaba más a mí con lentitud, sin decir palabra, pero observándome con misterio y dulzura. Una noche simplemente paso, ella estaba a unos pocos metros de mí, en ese sueño me puse de pie, estire mis manos y pude sentir su helada y rugosa corteza, ella me dedico una sonrisa y me hablo con el mismo tono de voz que uso la primera vez que la soñé, si bien no recuerdo lo que dijo, sé que al oír sus palabras sentí como si una melodía hipnotizante se adueñara de mi ser, luego de ello sonó mi alarma.

Las noches siguieron pasando y ese alocado sueño se volvió parte de mi rutina, a eso se le sumaba que entre la luna y yo había interacción, ella me hablaba y yo podía responderle, fue solo cuestión de tiempo hasta que se formara una peculiar y mística amistad. Ella me aconsejaba, me acompañaba, me daba ideas para mejorar mi carrera, me alegraba cuando los días eran malos, etc. Sabia más de mí que yo misma. Sin embargo, aún tenía esa sensación de que algo faltaba, de que ese rompecabezas estaba inconcluso.

La luna no solo estaba presente en mis canciones y mi vestuario, sino que ahora se encontraba en mis sueños. Era como si ella y yo tuviéramos un pacto, en el que la lealtad era su punto más indispensable, ella estaba para mí y yo para ella. Aunque todo parecía bien encaminado, la confusión que se quedaba dentro de mí era intensa, cada momento que pasaba en compañía de la luna y hablando con ella, lo sentía tan real que descolocaba mi mente. Pero estos eventos tenían su lado negativo y era que cada noche que pasaba, mis horas de desvelo aumentaban, al igual que la sensación de que algo estaba inconcluso. Como consecuencia, mi cuerpo cambio su ciclo de sueño y vigilia, provocando que cada mañana al despertar me siga sintiendo cansada.

El tiempo empezó a transcurrir y ese cansancio no tardo en afectar negativamente mi bienestar y mi carrera, perdía la concentración, dormitaba en reuniones o eventos importantes, sufría jaquecas, entre otras cosas. Ante esta situación, mis allegados me dieron diversas recomendaciones, desde pastillas para dormir hasta adoptar un gato, ya que según decían, estos ayudaban a dormir mejor. A pesar de todo, seguía disfrutando de dormirme cerca del amanecer y de encontrarme con la luna en ese místico viaje nocturno.

Un día mientras comía tacos en uno de mis lugares favoritos, recibí una llamada de mi representante, la cual decía que había programado reunión muy importante que iba a cambiar mi futuro como solista, ilusionada terminé de comer y me dirigí allí, no obstante, la noticia que recibí no fue de mi agrado. Esta fue que debía retirarme por un tiempo para que mejore mi salud física y mental, ya que consideraba que esa interacción que decía tener con la luna era solo una alucinación, causada por mi selenofilia y falta de sueño. Si bien negué que fuera así, ella ya había cancelado todas mis fechas programadas y ya se había contactado con profesionales que podían ayudarme con un problema inexistente. En ese momento un torbellino de emociones inundo mi ser, una mezcla de furia, tristeza, duda, traición y deseo de venganza, domino mi alma. Aunque sabia que lo hacia por mi bien, esos sentimientos estaban allí.

Mi retiro comenzó a los pocos días, si bien me entristecía tener que dejar la música temporalmente, sabía que ese tiempo iba a usarlo para crear nuevo contenido mientras disfrutaba de la luna y de mi nuevo compañero felino. Con el pasar de los días, mi rutina cambio completamente, había pasado de ir a entrevistas o sesiones de fotos a visitar especialistas médicos, pagados por mi representante, para “resolver mi problema del sueño”. La única conclusión a la que ellos llegaron, era que sufría de insomnio, pero nada que requiera un tratamiento médico urgente.

Aunque todo parecía estar en orden y mi regreso estaba cerca, la verdad toco mi puerta y me mostro la realidad: Me acosté en el césped bajo la luna llena como todas las noches, al cabo de unas horas me quedé dormida. Al cerrar mis ojos y encontrarme con la luna, pude observar cierta tristeza en su rostro pálido e irreal, preocupada pregunté qué ocurría, su respuesta fue la siguiente:

- Es hora de que sepas la verdad Ruby, el motivo por el cual tu y yo estamos aquí. Veras, ser la luz que reina en la noche no es tan bueno como parece, todos descansan y te sientes tan solo, podrás estar rodeado de millones de estrellas, pero todo sigue igual, tienes paz y tranquilidad, pero eso no cubre la soledad que te atormenta. Se que durante muchos años fui admirada y adorada como una diosa, pero eso no sirve de nada si te sientes vacío. Te elegí porque sé que eres igual a mí, eres feliz y triste, cálida y fría, luz y oscuridad. Eres la única persona que me comprende y la única que se siente como yo.

Al oír sus palabras, una fuerte presión inundo mi pecho, un sudor frio recorrió mi cuerpo, mi aliento se detuvo, mis ojos bajaron la mirada y ella desapareció. Pese al vinculo que se había formado entre nosotras, no me sentía triste, al contrario, sentía una tranquilidad que hacía tiempo no encontraba, al fin todas las piezas estaban en su lugar y todo había terminado. Finalmente era libre, finalmente podía dormir.

18 Juillet 2021 05:05:51 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
2
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Chávez Chávez
Muy hermoso

~

Histoires en lien