unashinobi Yiree Escobar

El camino ninja de Haruno Rio suena como algo bastante sencillo; nunca abandonar a la gente que ama. ¿Será tan sencillo ponerlo en práctica? ☆ ☆ ⋆ ✦ ⭑ ☆ ⋆ ☆ ❝te pierdes a ti mismo cuando amas a alguien❞ -------------------- 🌸 Capítulos largos 🌸 La mayoría de los personajes no me pertenecen


Fanfiction Anime/Manga Tout public.

#pain #gaara #naruto #sasuke #sakura #itachi #shikamaru #uchiha #kiba #kakashi #tsunade #jiraiya #akatsuki #narutoshippuden #inoyamanaka #asumasarutobi
1
417 VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les samedis
temps de lecture
AA Partager

PRÓLOGO


El aire que corría por todo el valle lograba despeinar a los tres que miraban hacia el horizonte, y en el caso particular de cierta peli lila, dejando un escalofrío correr a lo largo de toda su espalda.


No habían sido días fáciles.


Quizá habían sido divertidos y habían estado llenos de aprendizaje, pero para nada podían entrar en al categoría de lo fácil. En realidad, desde hacía mucho tiempo los días no eran fáciles; el cuerpo de Rio parecía estar más cansado que de costumbre, sus emociones parecían cada vez más difíciles de controlar y quizá no era de gran ayuda para su desarrollo emocional el haber pasado casi toda su pubertad, y el estar pasando su adolescencia, junto a un viejo pervertido y un niño con un zorro adentro que había intentando arrancarle la cabeza en un arranque de ira. Que bueno, al final Naruto era su familia y lo único que la hacía sentir extraña con respecto a él eran las veces en las que llegó a intentar matarla. Y con respecto a Jiraiya tampoco tenía mucho de qué intentar quejarse, Rio sabía que ella y sus compañeras eran las primeras mujeres a las que Jiraiya no acosaba y eso la tranquilizaba mucho, al grado de poder considerar al mayor como a un abuelo.


Los casi tres años de entrenamiento habían logrado que parte de la vida de Rio se viera cambiada, al igual que su percepción de lo que pasaba a su alrededor. Luego de algunas discusiones con Naruto, algunas otras con Jiraiya y sus reconciliaciones, la habían llevado a entender todo de forma un tanto diferente. Había aprendido nuevas técnicas, se había vuelto más fuerte y había llorado durante muchas noches sin ser descubierta.


Había crecido, y no había sido nada fácil.


Pero tenía a Naruto y a su maestro a su lado, fungiendo como una familia, y eso era más que suficiente para estar tranquila y satisfecha con el tiempo que había pasado sobre ellos.


Le dio una mordida a aquel pan hervido que habían comprado hace unas cuantas horas atrás, y miró de reojo al rubio. Este parecía bastante tranquilo, además de contento.

Las marcas en sus mejillas se combinaban con un leve rubor, producto del calor que los rodeaba a pesar de ser cerca de las seis de la tarde, y a Rio le pareció bastante tierno.


—Mañana cerca del medio día estaremos en la aldea.—Avisó el mayor mientras recibía uno de los panes que Rio le extendió antes de volver a comer, agradeciendo con una sonrisa.


—¿Dormiremos en el bosque?—Preguntó la peli lila en lo que terminaba de masticar, logrando sacarle una risa a Naruto por lo abultado de sus mejillas, y el mayor asintió copiando la acción de la joven a su lado.—Bien.


—Deja de hablar como si tuvieras una papa en la boca.—Reclamó el rubio al darse cuenta de que Rio parecía seguir intentando hablar más grave, pero recibió una mala mirada de su parte.


—Tengo pan en la boca, menso.—La risa de Jiraiya inundo el silencio de aquel pequeño valle en medio del camino de regreso, y Naruto asintió dándose cuenta de su pequeño error en lo que Rio terminaba de comer.—Además así hablo.


—Sí claro.—La mayor sólo rodó los ojos para no responderle nada al Uzumaki, pero se sintió un poco culpable por haberle dicho menso. Y es que Rio normalmente no era así, pero igual era bueno poder ser más reacia.


Luego de esa pequeña charla ninguno de los tres volvió a pronunciar palabra alguna, sólo se dedicaron a ver cómo el sol se escondía conforme los minutos pasaban, en lo que terminaban con su aperitivo.

Algo dentro del pecho de Rio se removió con emoción al sentir que estaba cada vez más cerca de su hogar, de sus amigos, y de su sensei.

Sólo que también estaba algo preocupada por lo que vendría después, por algo se había ido a entrenar.


Miró a Naruto, mientras este se terminaba el agua de aquella botella pintada con figuras de nubes que habían conseguido cerca de la aldea de la hierba, y se acercó a dejar su mano sobre el hombro del más alto.


No era un abrazo como los que solían darse, ni siquiera se le asemejaba, pero era una forma de hacerle saber que estaba con él. Que, sin importar que pasaría a partir de su retorno a la aldea, seguiría a su lado como lo había hecho desde hacía muchos años atrás.

Naruto se sintió tranquilo al entender lo que la mayor le quería decir, y le dedicó una sonrisa.


—Te prometo que recuperaremos a nuestro amigo, Rio-chan, dattebayo.—Ella asintió, devolviéndole el gesto y soltando una risita.


Sí, claro que recuperarían a sus amigos.



🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸🌸

Hola, ¿cómo están? Espero que muy bien. También espero que esta historia les guste mucho <3

Gracias por leerme y hasta otro capítulo :)

19 Juin 2021 17:49:17 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
2
Lire le chapitre suivant I. De vuelta a casa

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!