Histoire courte
0
45 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

¿Dónde estamos?


Aún recuerdo las mañanas cálidas con viento frío de la playa. Los días en donde la única preocupación era los estudios, las chicas y vivir algo nuevo… Pero las cosas cambian… ¿no es así? Para bien o para mal lo hacen, ya han pasado varios años… más de una década para ser exactos… aún recuerdo el 2021 como el año donde no solo la pandemia azotaba, sino el año en donde se tomaría la decisión más importante de la historia, de nuestra historia… entrar en una tiranía o ir a un vacío que parecía tener el mismo destino.

Así paso, el día que aquella persona entro al poder solo trajo consigo desgracia y muerte… mi tierra, mi patria… se vio desgarrada por la corrupción, la mentira y la tiranía. La gente como siempre se levantó, pero esta vez era distinta la respuesta… las bombas lacrimógenas fueron cambiadas por granadas explosivas y los perdigones y balas de goma, por cartuchos reales.

La represión fue violenta, fue sangrienta. Ese día entendí que las cosas se pondrían peor. Pero la gente siguió, pero fue igual, pasaron los años y la gente se comenzó a acostumbrar a esto. Las clases sociales se asentaron, las familias pobres se volvieron más pobres… el país entero se comenzó a morir. Ya no existían derechos humanos… malditas leyes, solo porque el papel lo dice, no significa que no haya dictadura.

Aún extraño las mañanas cálidas, pero no hay nada que hacer… solo pelear.

Pero las cosas cambiarían, me lo prometí… ellos me la pagarían.

Se escuchan balas a lo lejos, unas sirenas continúan rompiendo el silencio. Un patrullero y dos camionetas estaban avanzando a toda velocidad.

- ¿Dónde está el tipo? –pregunto uno de los sujetos dentro por radio.

- Limatambo. –respondieron por radio.

- Entendido… Matemos a ese tipo.

Los tres vehículos siguieron hasta llegar a las Torres de Limatambo. Se detienen y de ellas salen 15 sujetos con camuflados negros, encima de ellos llevaban chalecos negros. Estos decían “Policía” y llevaban el escudo de Perú en sus hombros.

Uno de ellos abre la maletera de la camioneta. Dentro de ellas había unas M16, granadas y visores nocturnos. Ellos se equipan y se preparan para entrar.

-Quiero tres en la entrada.

Tres de ellos se quedan fuera. Los demás suben y se dividen en grupos iguales, piso por piso, cuarto por cuarto, van buscando con delicadeza y sin dejar nada a la suerte.

-Señor. –comunica uno por radio.

-Dime.

-Encontré cinco personas, ordenes.

-Si no están con nosotros están en contra.

-¿Y cómo lo distingo?

-Fácil, están aquí.

Se escuchan unos disparos. Los demás continúan avanzando.

-Limpio señor.

-Igual.

-A todo el grupo, solo falta un piso.

Se encuentran en la escalera y suben cuidadosamente. Dos de ellos se quedan en la entrada del pasillo. Entran en el primer departamento, el segundo, tercero, así sucesivamente hasta llegar a la puerta del último departamento.

Dos se colocan en cada lado de la puerta. Otros dos rompen la puerta con un ariete. Entran los seis restantes.

El lugar tenia las luces apagadas. Se dividen en dos grupos. Uno de ellos entra a los cuartos y los otros buscan en la planta baja.

-Jefe, venga… -grita uno.

El sujeto a cargo sube y en un cuarto había 4 personas, una mujer, un hombre y dos niños.

-Sorpresa, sorpresa. –dijo el sujeto macabramente. - ¿Han visto al tipo?

-¿De qué tipo hablas? –pregunto la mujer.

-No se hagan los imbéciles. –dijo a la vez que toma a la mujer del pelo y la arrastra. –Traigan a todos a la sala.

-Sí señor.

Estando todos en la sala, el sujeto a cargo toma una silla y se sienta allí.

-Por favor díganme, donde esta este tipo. –dijo a la vez que saca una hoja de su bolsillo derecho y se la muestra a todos.

Entre ellos se miran unos segundos.

-Creo que saben dónde está o ¿estoy mintiendo?

Ellos no responden nada.

-Parece que no. –comento a la vez que vuelve a agarrar a la mujer. –Bueno si no van a hablar tendré que hacerlo salir.

Saca su pistola y le apunta a la cabeza.

-Sal del lugar donde te escondas rata maldita.

En eso se escucha unos golpes en la cocina. De allí sale una granada de humo.

-Activen visores, fuera luces.

Dos sujetos entran a la cocina. Se escuchan unos balazos y golpes.

-Formación. –ordeno.

Todos se colocaron apuntando a la puerta.

De adentro sale una granada.

-¡Al suelo!

Esta explota antes de que pudieran reaccionar dejando ciegos a todos. Alguien sale de la cocina y comienza a apuñalar a varios de ellos.

Disparos se escuchan y esto termina de alertar al grupo que estaba afuera, estos se dirigen al departamento, pero al entrar solo encuentran los cadáveres de los policías.

-¿Pero qué mierda pasó?

Se adentraron con cuidado en el lugar.

-Juntos en formación.

Los tres policías se formaron cubriéndose su espalda. Avanzaron unos pasos y encontraron a las personas en un rincón. Uno de los policías les apunta.

-Malditos.

Uno de los policías da un grito ahogado. Los otros dos regresaron a ver lo que pasó. Su compañero, se encontraba atravesado por una daga, esta sobresalía bajo su chaleco.

Los dos policías miran la escena impactados. El bulto desaparece y el policía cae muerto.

Ellos intentan dispararle al tipo, pero dos tiros en seco los hacen caer al suelo. Aquellas personas miran asombrados lo sucedido.

-Muchas gracias…. Deberían irse de aquí… ya no es seguro.

- ¿Tú eres de quien todos hablan? –pregunta el chico.

No responde nada y se va del lugar. Llega hasta donde estaban las camionetas y revisa para ver que le puede servir.

Toma unos cargadores, unas bengalas y un par de botellas de agua. Abre una y la toma con desesperación, púes hace dos días que no probaba líquido.

Continua unos metros y en eso escucha unos disparos a lo lejos.

-Mierda… enserio no tiene cuando parar.

Sigue unos pasos más y observa una casa de dos pisos. Lo escala con parkour. Estando en el techo se sienta.

“Se extraña las mañanas frías, el sol en mi rostro… los cálidos abrazos… en verdad hay veces en donde no encuentro razón a esta lucha… creo que ya perdió el sentido seguir así… solo mirar el alrededor… pero esto es culpa de nosotros, culpa de nuestra terquedad, de nuestra ingenuidad, a veces me arrepiento de ser quien soy, de vivir aquí, de vivir así… ¿Y ahora que queda? ¿Seguir igual? ¿Acaso no es suficiente? ¿Acaso las lágrimas y el dolor no han sido demasiado? Aun no entiendo cómo es que a pesar de que estamos en el momento más trágico de la historia no somos capaces de unirnos de pelear, como el egoísmo, el miedo, el conformismo se han apoderado de nosotros… Tengo miedo y lo acepto, pero no puedo romper la promesa que hice, no puedo dejar que ellos sigan allí riéndose de nosotros, pensando que somos sus lacayos, sus animales de carga, su entretenimiento. No lo aceptare, renuncie a mis sueños ¿para nada?, no… no puedo dejar las cosas así, no importan si me buscan, me odian, me desean muerte. Dañe sus egos, pero eso no es suficiente, les arrancare el corazón con mis manos… ellos lamentaran el día que decidieron vender mi patria, a mi gente, a mi familia…”

Se escuchan unas alarmas, una radio suena.

-El objetivo está en Limatambo, cerquen la zona, no lo dejen escapar… está permitido el uso de fuerza letal, maten a cualquier sospechoso… es una orden.

Se pone de pie y mira de donde proviene el aviso. Había dos patrulleros, pero los que iban allí eran militares.

-¡Ei! ¡Idiotas! –grito con fuerza, los militares miran hacia él. –Son quien buscan, hijos de perra.

En eso suelta una granada y la tira a la vez que ellos se disponen a disparar. Esta explota matando a dos de ellos y dejando a los otros dos heridos. Las alarmas se prenden, a lo lejos se escucha un helicóptero. Varios disparos impactan cerca de él.

Inicia su huida, casa por casa, techo por techo, pared por pared. Los tiros continúan, el helicóptero logra alumbrarlo y comienza a disparar.

Aquel distrito de Lima se llena de bullicio tota, de un edificio cercano un proyectil es disparado, explotando cerca de aquel sujeto. Haciéndolo volar unos metros, cayendo dentro de una casa.

Fin?

8 Juin 2021 23:36:59 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~