stardxxst ❱ http:˚♡ stardust!

Jung Hoseok, miembro de la mafia más poderos de Corea del sur. ¿Que tan difícil es que alguien como él se enamoré de una estrella en ascenso? ⭐Spin Off de Marshmallow, en donde se cuenta la historia de como Hoseok conoció a Yoonmi.


Fanfiction Groupes/Chanteurs Interdit aux moins de 18 ans.

#mafia #jhope #hetero #258 #jung-hoseok #original-character
7
379 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Encuentro

Park Yoonmi acababa de saltar a la fama, tenía diecisiete años recién cumplidos y su grupo tenía un año que acababa de debutar.
Todo parecía ir perfectamente, después de todo estaba cumpliendo sus sueños, trabajaba mucho y el cansancio se lo recordaba pero finalmente comenzaba a lograr todo lo que había querido. Viajaba de un país a otro, era la vocalista principal del grupo del momento y veía su rostro anunciado en todos lados. Para una chica de diecisiete años eso era lo máximo, jamás se imaginó que sus prioridades cambiarían tanto en tampoco tiempo.

Hoseok era un chico que había vivido en el mundo de la mafia desde que tenía memoria, su padrino simplemente se lo había llevado a vivir con él a los doce años y le había inducido a aquél mundillo en el cual parecía desenvolverse bastante bien. Tenía una facilidad inherente de ganarse a las personas, era simpático y bastante agradable, gracias a ello su padrino concretó negocios importantes. Poco a poco se fue adentrando cada vez más, incluso se juntaba con los demás chicos cercanos a su edad como lo eran Namjoon y Yoongi aunque este último fuera un poco más reservado, lograban pasar un buen rato incluso enseñándole cosas a Jeon Jungkook.
Cuando cumplió diecinueve ya le dejaban ir a misiones simples como seguir o secuestrar personas, nada que le supusiera un riesgo mayor pues su padrino intentaba mantenerle con vida, sin embargo ahora que Namjoon se había quedado en lugar de su padre parecía más factible que este lo dejara participar más en negocios grandes.

Justo aquella noche le habían pedido que buscara a alguien y le diese una advertencia, un famoso actor había estado debiendo mercancía y Hoseok había sido elegido para recordarle lo que debía pagar.
Logró que le invitasen a una de esas fiestas exclusivas para famosos, se sentía emocionado de ver como eran todas aquellas personas detrás de las cámaras, seguramente más de uno tendría problemas con el alcohol o algo así, con todo lo que vería aquella noche podría chantajear a las empresas más grandes de toda Corea.

El McLaren 12C que manejaba Hoseok se estacionó frente al gran edificio en el cual se llevaría acabo la fiesta, bajó elegantemente enfundado en un traje color vino que, de alguna forma, le hacía resaltar entre la multitud. Entró al elevador y presionó el botón que lo llevaría al penthouse, se aseguró de llevar su pistola bien escondida y sonrió al darse cuenta de que estaba perfectamente ajustada en su lugar, tener un arma en las manos le causaba un sentimiento agradable, no se veía preocupándose por otra cosa que no fueran las misiones y los negocios. Tampoco esperaba los cambios que se vendrían a su vida.

Las puertas del elevador se abrieron, la habitación frente a él estaba llena de personas que conversaban y bebían; estaba bastante oscuro, sólo unas luces de neón eran las que le permitían ver más allá de su nariz; comenzó a caminar entre la gente, buscando con la mirada a su objetivo, distrayéndose de vez en cuando con algún rostro bonito. Finalmente encontró a quien buscaba y le mantuvo vigilado, mientras lo hacía también se acercó a la barra, tomó unos cuantos tragos e incluso se tomó la libertad de charlar con un par de personas.

Cuando decidió que era tiempo de empezar a intimidar a su objetivo se disculpó con el cantante con el que se encontraba conversando y se giró rápidamente para proseguir con su misión, sin embargo en su brusco movimiento chocó de frente con una chica derramando sobre ella el whisky que hace unos momentos estaba tomando. Hoseok se sintió realmente estúpido y es que algo similar le había pasado en otra de sus misiones, la mujer le había gritado hasta el cansancio y él había tenido que pagar el elevado precio del vestido. Esta vez esperaba algo similar, sin embargo la chica hizo un par de reverencias con su cabeza bastante apenada.

—¡Lo siento, lo siento! Ah, soy de verdad muy torpe, lo siento. — se disculpó haciendo reverencia tras reverencia

—¿Eh? No, fue mi culpa. Lo siento — el mayor la detuvo de seguir con sus disculpas —Arruiné tu vestido ¿No es así? Ah, yo de verdad lo siento mucho.

La chica levantó la mirada, sintiéndose inmediatamente cohibida por la presencia tan imponente de aquél extraño. Hoseok por su parte se admiró demasiado, claro que había escuchado de ella, claro que había visto su rostro y el de sus compañeras en los anuncios sin embargo en persona era mucho más bonita.

— Es... Es sólo un vestido — se encogió de hombros sonriendo con nerviosismo. El mayor sonrió y por un momento se olvidó del porqué estaba ahí, sin embargo su atención fue atraída nuevamente por el actor a quien seguía.

—Debo atender unos asuntos ahora mismo — la castaña asintió algo decepcionada, le hubiese gustado conocer a aquel chico de brillante sonrisa —¿Podrías esperar un poco? Voy a pagarte la tintorería, lo juro. — ella soltó una risita y asintió nuevamente, esta vez con más entusiasmo que la anterior.

Al recibir aquella muda respuesta, Hoseok se dirigió al baño, una vez que estuvo ahí acorralo al pobre hombre contra una de las frías paredes.

— Creo que es innecesario decirte de parte de quien vengo ¿No? Ah, realmente esta es la primera vez que olvidas pagar tus distracciones — el hombre pelinegro estaba aterrado y no era para menos ¿Quién no lo estaría si te apuntan a la cabeza de esa forma?

—Voy a pagar... Sólo... Sólo estaba esperando un nuevo proyecto, juro que voy a pagarlo.

—Tienes hasta pasado mañana a las nueve de la noche, te estoy dando mucho tiempo ¿No es así? Podrías vender ese lindo Bugatti que tienes o el bonito collar de perlas de tu novia— sus ojos se abrieron llenos de terror, no se suponía que supieran de su existencia —¿Sabes? En estos negocios no puedo dejar pasar nada por alto, la conozco y la he seguido. Es bonita si te soy sincero. Como sea ya tienes tu fecha límite, espero que la cumplas o de lo contrario ella va a pagar las consecuencias y no quieres eso ¿Verdad? Bien, debo irme. Nos vemos.

Así como había entrado había salido, acomodándose el saco y sonriendo como si nada estuviera pasando. Buscó con la mirada a la chica con la que minutos antes se había encontrado y cuando pudo encontrarla se acercó sigilosamente, ella le sonrió abiertamente y se disculpó con la chica con la que se encontraba.

— Así que eres un hombre de palabra — murmuró sonriendo, el asintió una sola vez.

—Lamento haber arruinado tu vestido, en verdad. — se disculpó nuevamente manteniendo en el rostro una mueca de verdadero arrepentimiento —Mi nombre es Jung Hoseok, por cierto. — se presentó haciendo una leve reverencia.

No hacía falta que ella se presentara pero aún así lo hizo por mera cortesía.

— Park Yoonmi— le imitó sonriendo — Sobre el vestido, no importa. Puedo comprar otro —

—¿De verdad? Lucías linda en él y lo arruiné... Es decir, el vestido era lindo...No digo que tú no lo seas...

¿De cuando acá Hoseok se ponía nervioso ante una chica? No estaba seguro.

—En serio, está bien. Dime, no eres actor ni cantante ¿O si? Jamás te había visto.

—¿Actor? No me contratarían ni por error con este rostro — dijo riendo, Yoonmi frunció el ceño e hizo un leve puchero intentando encontrar la gracia en sus palabras.

—Bueno, lamento ser atrevida de antemano, pero yo creo que eres bastante guapo — Hoseok se sonrojó, hubiera sido notorio si aquél lugar estuviera más iluminado, por suerte para él no era así y Yoonmi no se dio cuenta.

— Gracias — murmuró avergonzado pero sin perder la sonrisa, después de todo ¿Cuantas veces una chica así de linda iba a hacerle un cumplido? —¿Te gustaría que te invite algo de tomar? Y por eso me refiero a que pediré un trago por ti y cuidaré de los mirones que intentaran ventilar fotos de ti bebiendo — Yoonmi no pudo reprimir una carcajada y asintió, en sus ojos había un brillo que ni ella hubiese sabido explicar.

—Tomaré eso como disculpa por el vestido.

Hoseok asintió sonriendo, se disculpo por un momento y caminó nuevamente hasta la barra para pedir dos tragos, uno de ellos con menor cantidad de alcohol, su mirada captó a Yoonmi indicándole que saldría a uno de los balcones, una vez le entregaron los elegantes vasos se retiró en dirección a la castaña, le entregó su bebida y sonrió

—Gracias.

—Entonces...¿Que se siente? — ella le miró confundida mientras le daba un pequeño trago a su vaso —Ser famosa, ya sabes. Ver tu rostro en prácticamente todos lados.

— Aún no lo creo, de verdad. Sentía esto muy lejano y...ahora estoy viviéndolo.

—Estás disfrutándolo ¿No? Ah, es realmente bueno que hayas cumplido uno de tus sueños. Cuando era más pequeño siempre soñé con ser un cantante famoso, luego me olvidé por completo de eso y la verdad no me quejo de mi actual vida.

—Eres feliz en ella, eso es lo que importa

—No sé si sea del todo feliz pero es...interesante y un tanto agitada — soltó una risa —Para mis diecinueve años creo que está bien.

—¿Diecinueve? Que no te vean hablando conmigo o podrían creer que eres un depravado o algo así. — bromeó causando que el mayor riera —Entonces... Hoseok oppa.

Hoseok hizo un ruidito involuntario al ser llamado así, no muchas veces se encontraba con chicas tan lindas como Yoonmi así algo se removió curiosamente en su interior al escuchar su suave voz llamándolo de aquella forma.

—Hoseok oppa ¿A que te dedicas? Si es que puedo saber— Hoseok hizo una mueca y sonrió de lado.

—Bueno hago de todo un poco, ayudo a mi padrino en algunos de sus negocios, a veces hago de repartidor — se encogió de hombros sin saber que más inventar pues claramente no iba a decirle que trabajaba con la mafia.

—Así que eres multifacético. Interesante, Jung Hoseok.

El mayor le guiñó un ojo y ella soltó una risita sintiendo de pronto sus mejillas algo calientes.

Estuvieron hablando casi toda la noche, riendo de tonterías y descubriendo que tenían más en común de lo que cualquiera podría pensar, bailaron también y, por supuesto, coquetearon.

Porque a Yoonmi, Hoseok le había parecido tremendamente atractivo, simpático y comprensivo. Y a Hoseok, Yoonmi le parecía la chica más linda del universo, demasiado tierna para ser verdad y era como si alguien le hubiera preguntado su tipo de mujer ideal e inmediatamente la hubiesen creado a ella.

Ya entrada la madrugada ambos tuvieron que despedirse, habían intercambiado números y habían prometido mantenerse en contacto, Hoseok también le había dado su chaqueta pues la menor no llevaba nada con que cubrirse. El mayor la acompañó hasta su auto, abrió la puerta para ella y le hizo una seña para que entrara.

—Gracias, de verdad no me hubiera divertido tanto si tú no hubieras aparecido — le sonrió antes de entrar al auto

—Bueno, puedo decir lo mismo — se quedaron mirando por unos segundos y cuando se dieron cuenta de esto apartaron la mirada completamente avergonzados — Voy a llamarte ¿Está bien?

—Estaré esperando.

—Ve con cuidado, Yoonmi. Si es posible envíame un mensaje para saber que has llegado bien.

—Lo haré, oppa.— luego de eso la castaña entró al auto y este arrancó. Hoseok se quedó ahí sonriendo, si era cuidadoso y sabía manejar todo aquello podría ser que algo bueno surgiera, la sola idea hacía que en su pecho algo brincara con emoción, él estaba completamente seguro

Cuando el mayor llegó a su departamento entró directamente a la cocina paracomer algo, claro que no había bebido más de una copa pues aparte de tener que manejar debía estar al pendiente por si alguien intentaba tomar fotos de Yoonmi.

Sonrió de inmediato al recordarla; era, sin duda, una de las chicas más bonitas que Hoseok había conocido en su vida y que esta hubiese sido tan amable con él le hacían suspirar como idiota.

Su celular sonó sacándolo de su pequeña burbuja de felicidad pero volvió a entrar en ella cuando observó el mensaje en la pantalla.

📷
📷

Definitivamente si sabía como manejarlo aquello podría ser muy bueno, muy muy bueno.

Aquella noche Hoseok durmió con una sonrisa en su rostro.

24 Mai 2021 14:50:20 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
Lire le chapitre suivant Confesión

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 3 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!