alex-twus1611458094 Tony Gabu-ander

El primer paso para buscar la libertad es siempre el más difícil. Dress, Cario y Sileria deberán enfrentar la primera gran prueba para demostrar que pueden ser capaces de sobrevivir a este caótico mundo y devolver al chico de regreso a su mundo. A pesar de ser consciente sobre las amenazas que les esperan en este nuevo escenario, un poderoso enemigo puede llegar de donde menos lo esperan...quizás siempre viajo junto a ellos. *Serie de los Desertores. Saga de "La Orden de los Centinelas" - II Parte


Fantaisie Épique Tout public.

#otromundo #402 #aventura #fantasía #adolescentes #mundoparalelo #distopia #novelajuvenil
3
396 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Fragmento: Presagio

Era una noche muy fría y la fuerte lluvia solo la empeoraba causando además que no se alcanzara a ver a la distancia.

Desde las entrañas de una montaña, un par de pequeñas figuras trataban de descansar apaciblemente. Luego de tener (lo que a su parecer fue un día productivo) uno considero merecer un buen descanso y confiando en su propio bienestar, ambos dormían sin el más mínimo cuidado de lo que pudiera hacerles alguien en el exterior. Esto no era debido únicamente a su soberbia, sino porque confiaban plenamente en lo que les deparaba el futuro.


En un día normal se podía apreciar el paisaje de una extensión de árboles hasta donde alcanzaba la vista; con algunas montañas creciendo en medio del amplio bosque y un gran rio que lo cruzaba, este se extendía desde el horizonte hasta ocultarse en el otro extremo de la cadena montañosa en que se encontraba.


Ya había pasado un tiempo desde que llegaron a esa cueva, y no habían tenido el más mínimo inconveniente.


En realidad es sumamente aburrido.


Había dicho en una ocasión uno de los muchachos.

A pesar que contradecía sus órdenes recibidas, este no podía limitar el impulso de salir a explorar el exterior.


—Sabes que debemos aguardar dentro.

—Estoy aburrido de esperar; además solo será un momento. Ya verás que nada pasará.


Tras saber desde un principio que no podría ganar esta discusión, la otra persona dejo de insistir y ambos salieron a inspeccionar el exterior. Quizás esto hubiera sido suficiente para calmar la inquietud de su compañero por un tiempo, mas no tardaría en empeorar.


—¡¿Pero qué hiciste?!


Delante un cuerpo tendido en el suelo, la pequeña se quedó pasmada al presenciar aquella escena.

—Vamos, no es la primera vez que ocurre algo como esto. Ya deberías estar acostumbrada.

—¡Pero esto no era necesario!

—¿Tú lo crees? Dime entonces ¿Qué pasaría si hubiera llegado a la cueva y lo hubiera visto? ¿Lo habríamos dejado ir así nada más?


Observando desde un lado, la pequeña miraba el cuerpo que hasta hace unos momentos caminaba ingenuamente por el sendero de la montaña. Parecía haber estado perdida y algo cansada, tenía las ropas desgastadas y lo que parecía una bolsa de carga casi vacía. No alcanzo a verle con total claridad antes que fuera atacada no se percató de que edad tenía, o si era hombre o mujer; debido que llevaba el rostro cubierto con una tela debido al frio de la zona.


—Además, sabías que esto pasaría, ¿verdad?


Sí, es cierto.

Pensó la pequeña ante la recriminación del chico.


En sueños tenia imágenes de muerte y dolor inundándola por completo. Más que un don esto era una maldición y no podía hacer nada para detenerla. Sabía que no había forma de cambiarlo, solo le quedaba resignarse y esperar que las cosas siguieran su curso; aun así no había un solo momento en que se sintiera cómoda con ello.


—Si sabes que esto tendrá que pasar; no hay razón para evitarlo.

—Lo sé. —dijo cabizbaja.


Desde aquel día ese tipo de actos se mantuvieron con cierta regularidad. Cada vez que ella tenía visiones de esto se lo comunicaba a su compañero y ambos salían a acabar con aquellos que se acercaban a la cueva.


Solo eran simples humanos, así que terminarlos no era nada difícil.


Uno tras otro la pequeña veía a su compañero acabarlos a todos con total naturalidad, como si de matar insectos se tratara. A pesar de ver la agonía en sus rostros antes de morir, no había nada que esta pudiera hacer para ayudarles. Aun así no podía evitar sentirse culpable por sus muertes; más porque no lograba comprender qué sentido tenía para ellos estar allí.


Era quizás que para apaciguar esa culpa les ofrecía a todos unos entierros “dignos”, por así decirlo, mientras se repetía a si misma: “Todo esto es lo que debía pasar”.


Estando de regreso al presente en un día tan lluvioso; la pequeña se despertó al no poder dormir tan bien como el chico a su lado, quien roncaba tranquilamente como si no le importara que había acabado con tres personas hace unas horas.


Debido a que el clima empeoró de golpe, no había podido hacer su habitual entierro, y era eso lo que le estaba molestando. Si el clima seguía como hasta ahora, para cuando pasara la lluvia ya habrá perdido el rastro de los cuerpos.


—¿Pero qué debo hacer?

Rascándose la cabeza desesperada, la pequeña se ocultó en sus brazos cruzándosele por la mente la idea de salir a ver, aunque fuera solo desde la entrada de la cueva. La lluvia seguía tan pesada, que apenas y se podía divisar las copas de los grandes árboles del bosque.


El Bosque de las bestias.

Se dijo al recordar lo que escucho de aquella pareja.


No sabía por qué la mujer lo llamo de esa forma, pero le causo curiosidad.


Sobre aquellas tierras las criaturas que merodeaban eran simples y sin mucha relevancia; aunque pudiera que para simples humanos fueran peligrosas. En realidad, el único ser del que debían qué preocuparse en no molestar no tenía el más mínimo interés en ellos. Se podría decir que el destino se apiado de esos sujetos en aquella ocasión.


Quisiera que les hubiera ido igual con las tres personas de ahora.


Intentando dar unos pasos para salir, se detuvo rígidamente cuando una extraña sensación la golpe. Pasmada por una corriente que le recorrió el cuerpo, su vista se nublo desconectándola del mundo por unos instantes.


¿Pero qué…?


Observando cortas imágenes, vio lo que parecía ser una carreta ir a toda velocidad en medio de ese clima tan feroz. Montados en ella, una pequeña niña con rasgos que no había visto en mucho tiempo y una criatura antropomorfa de apariencia particular parecían tener prisa en seguir su camino.


¿Qué significa esto?

Sin más información que esa escena, la pequeña regreso a la realidad aun sobresaltada.


Era la visión más extraña que había tenido en mucho tiempo. Sin indicaciones precisas de ubicación o un objetivo; era tan incierta como la que les llevo a resguardar dicha cueva.


Debo decirle.


Con la intención de comunicárselo a su compañero, iba a despertarlo cuando sintió la mano de este sujetándole fuertemente el antebrazo.


Viéndole algo asustada, noto como los ojos de este empezaban a pasar de un blanco total a su normal azulejo.


—¿Tan bien lo viste?

Pareciendo igual de sobresaltado que ella, el chico le afirmo con esa pregunta que ambos habían tenido la misma visión.


Si él ha tenido la misma visión conmigo esto es algo muy serio.

Pensó al darse cuenta de lo que estaría pronto a ocurrir.


Empezando a levantarse, el muchacho terminaba de despertar por completo cuando ambos sintieron un cambio en la actividad de lo profundo de la cueva.


Pensando que no podrían ser solamente puras coincidencias, se miraron por un momento hasta que el chico dijo:


—Si la misión es en el bosque, “él” es indicado para hacerlo.


La pequeña se sintió algo reacia a eso. Traer a dicho ser solo significaba un camino de muerte para los demás.

22 Avril 2021 23:23:50 6 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
3
Lire le chapitre suivant Una mañana algo animada

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 11 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Leyendas de los Desertores
Leyendas de los Desertores

Aquellos que no encuentran su lugar en el mundo están sentenciados a emprender un viaje hasta encontrarlo. Sea solos o acompañados de amigos, en una aventura o una adversidad, decidirán si seguir adelante con esperanzas o cayendo en una profunda desesperación; pero hasta que lo encuentren, estos personajes serán desertores y sus vidas se volverán leyenda. Personajes sin nada en común seguirán un mismo viaje . De esta manera conoceremos las Leyendas de los Desertores. En savoir plus Leyendas de los Desertores.