mariaelenaarias7 María Elena

Él estaba cansado de fingir algo que en realidad no era. Había vivido una vida de apariencias solo por pertenecer a una de las familias de mayor prestigio. Pero ya estaba harto de todos y de todo. Él era alguien diferente y tenía sentimientos opuestos a los que su tan exquisita familia exigía de su persona. Jeon Jungkook era un jóven de 23 años que en apariencias lo tenía todo, pero jamás tuvo lo que realmente había deseado tener. La libertad para poder expresarle su amor a su amigo de la infancia Kim Taehyung. Cuando vives en un mundo regido por las apariencias, el mayor desafío es ser uno mismo quitándose las máscaras. Pero hay ocasiones en las que aquello se vuelve una tarea casi imposible de lograr. ¿Qué sucederá cuando Jungkook elija ser sincero con Taehyung tras confesarle sus verdaderos sentimientos? Descubrelo en ésta historia donde nada es lo que parece ser.


Fanfiction Groupes/Chanteurs Tout public.

#yaoibts #yaoiromance #taehyung #Jungkook #BTS
185
2.7k VUES
En cours - Nouveau chapitre Everyday
temps de lecture
AA Partager

HOY DIGO BASTA 🕯

JUNGKOOK


Mi nombre es Jeon Junglook y tengo 23 años. Al salir del secundario empecé a trabajar para mi padre durante cuatro años, pero decidí recuperar mi vida, por lo que ya estoy inscripto para empezar mis estudios universitarios en una de las más prestigiosas universidades de ésta gran ciudad.


Sí, así es mi vida. Todo está fríamente calculado por mis padres. Mi vida fue planeada desde que estaba en el vientre de mi madre. Y hasta ahora viví según sus convicciones y planes.


Pero eso acabó. ¿Por qué? Sencillo. Estoy harto de sentir éste gran vacío interior, cada vez que abro los ojos cada mañana. Vacío que no me deja respirar.


Incluso para mi vida amorosa, mis odiosos padres lo tenían todo planeado. Pero aquella mañana cuando me anunciaron que me presentarían a mi futura esposa, simplemente estallé.


Los miré en silencio unos instantes, para luego sonreír con ironía después.

—No. —Fue la repentina respuesta que les dí.


Debo confesar que los sorprendió sobremanera ya que me miraron asombrados unos momentos. Fue mi padre quien reaccionó.

—Disculpa Jeon, no te entendí ¿acaso dijiste que no?


—Efectivamente —Basta, ya no les permitiría seguir viviéndome la vida. Basta. Aquello había llegado demasiado lejos. —No voy a aceptar más algo de ustedes que tenga que ver con mi vida.


La carcajada que lanzó mi madre fue estruendosa, porque en verdad parecía estar divirtiéndose. Pero mi padre fue una historia diferente. Fue evidente su enojo, después de todo estaba acostumbrado a salirse con la suya.


—Jeon,ésta no es una conversación.

—Así es padre, solo les estoy informando mi decisión.

—¡¿Qué demonios te pasa?!

—Es mi vida padre, no me casaré con una desconocida. De echo no me casaré con ninguna mujer.


Aquí mi madre pareció dar saltos de alegría, ya que siguió riendo como si estuviera viendo una película de humor.


Aproveché para confesarle a mi padre mi verdadera tendencia. Ésto pareció ser algo que no podía soportar, debido a que empalideció y me miró como si estuviese contemplando al mismo demonio.


Lo decepcioné, es cierto. Y no era algo que me enorgullezca pero....es que no soportaba más. Nunca podría tener relaciones con alguien que no amaba y menos con una mujer.


Nunca me gustaron las mujeres para empezar. Pero solo mi hermana melliza lo sabía y me había guardado el secreto. Sin embargo, ahora había llegado el momento de hacerselos saber a mis padres.


No esperaba que me entiendan, pero si que me respeten. Mi madre dejó de reír y con seriedad repentina me dijo:

—Yo te acepto tal como eres, después de todo eres mi hijo. Y no me importa si te gustan los hombres o las mujeres.


Aquello en verdad me relajó, contar con el apoyo de ella era en verdad gratificante. Pero mi padre reaccionó opuestamente.


—¡No! ¡No! ¡Nunca lo aceptaré!

—Lastima padre, porque así es como soy.

—No quieres a la chica que elegimos para tí, bien. Lo entiendo. Pero de ahí a decir que no te gustan las mujeres es demasiado.


No iba a ceder, no en ésto que era lo más importante en mi vida. De echo era lo que le podría dar sentido a mi existencia y transformarla en vida. Estaba dispuesto a todo, había fingido bastante tiempo.


—No te metas en mi vida amorosa padre, no lo aceptaré.

—¡Eres mi hijo! ¡Vives en mi casa! ¡Usas mi dinero!

—Y también lleva tu apellido cariño. —Intervino mi madre con ironía. Mi padre la miró sin lograr entender a dónde quería llegar. Yo resoplé angustiado, aquel sermón empezaba a lastimarme pese a mí mismo. —Creo que deberías dejar de presionarlo, después de todo no es algo alocado.


—¿Cómo puedes decir tal cosa? ¡Está confesando que es un marica, un gay! ¡Es una ofensa a la familia!


No. Aquello en verdad empezaba a enfurecerme. Cerré los puños con fuerza para evitar perder el control. ¿Cómo podía mi padre ofenderme así?


—No lo veas de ese modo cariño. Jeonsigue siendo el exitoso joven que salió del secundario con honores. Y será un prestigioso empresario.


Mi madre en verdad se sentía orgullosa de mí y eso me reconfortaba bastante. Pero mi padre solo sabía herirme.


—Para mí acabas de morir, haz lo que quieras. No me interesa ya. Eres un inútil que nunca logrará nada en la vida. Lo único bueno que tienes es mi apellido, y por respeto a las tradiciones familiares no te lo quitaré ni te echaré a la calle. Pero a partir de hoy eres la vergüenza de ésta familia.


Ni mi madre se esperaba eso, por lo tanto ambos lo miramos asombrados. Sabía que nada más lograría de él y me retiré de su despacho. Sé que mi madre quiso hacerlo cambiar de opinión sobre mí, pero le resultó imposible. Mi padre era en extremo terco.


De todas maneras sentía un gran alivio. Las máscaras se habían caído al fin. Solo en mi habitación saqué mi celular y busqué en la galería de imagenes hasta que encontré la foto. Esa foto que siempre contemplaba cada vez que me sentía triste.


Ahí estaba él mirando a la cámara con su acostumbrada seriedad. Tan hermoso y deseable. Tae se encontraba apoyado en el poste de luz de la plaza, recibiendo la luz del sol y las sombras de los árboles.


Hacía más de cuatro años que no lo veía. Desde que salimos del secundario. Fingir indiferencia con él fue lo más doloroso que tuve que padecer. Pero ahora que había tomado el valor para enfrentar a mis padres, podía encarar a Tae.


Una sonrisa fugaz se dibujó en mí mientras miraba la foto.

—Te encontraré Tae y ésta vez no te dejaré escapar....mi amor.


14 Avril 2021 00:43:16 8 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
14
Lire le chapitre suivant VIDA DE PESADILLAS 🕯

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 6 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!