liaobregon JYD ANDERSON

Murad ha roto el corazón de Ayla con su rechazo. Años después se reencuentran y Murad se enamora de Ayla, pero, ¿Podrá curar un corazón roto?


Romance Romance jeune adulte Tout public.

#romance #amor #felicidad #amorimposible #amoryodio #almasgemelas #corazonesrotos #amoresverdaderos
Histoire courte
7
690 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Único

Todos tenemos una historia de amor, creemos que ese amor es el más especial del universo, soñamos que será eterno.

Soy solo un humano sobre la tierra, un hombre que sucumbió ante el amor transformado en una bella silueta de mujer, con ojos brillantes, cabello perfumado y piel dorada. Ella me hechizó, me dio algo que ninguna amante me dio y no necesité a nadie más. Todos merecemos a alguien que nos haga sentir únicos en el mundo.


Cuando la conocí era muy joven, yo tenía veintiún años, ella solo quince. Nos conocíamos desde hace tiempo, nuestros padres hacían negocios juntos. Para mí solo era una chiquilla que jugaba en los jardines, pero que a veces me observaba desde lejos con tal profundidad que me ponía nervioso. Para ella yo era un sueño inalcanzable, era el epicentro de sus anhelos, el reflejo de amor etéreo que deseaba para sí.


Yo era ignorante de los sentimientos que evocaba, hasta aquella mañana de primavera, aquel abril que decidí cabalgar hasta la orilla de la desembocadura del río Orontes.

Recuerdo que até mi caballo a un árbol y me acerqué a tocar el agua fresca, al mirar a un lado estaba ella, me dio un buen susto pues no esperaba ver a nadie ahí. En aquel momento no captó mi atención su belleza, solo él descaró de verla sola por ahí. Era el año 1935 y nuestras mentes aún estaban muy cerradas. La reconocí de inmediato, la llamé por su nombre y pregunté que estaba haciendo ahí. Mi sorpresa fue enorme cuando su voz comenzó a hablarme de amor, me miraba fijamente, sin nerviosismo en su rostro

—Si me da una oportunidad de amarlo, puedo hacerlo muy feliz, le haré sentir como si estuviera el paraíso en la tierra —esbocé una gran sonrisa que se convirtió en una gran carcajada, ella me miraba sin entender, era gracioso lo que decía, para mí sus palabras no tenían valor, ni verdad

—Debo agradecerle por sus palabras, Ayla, pero debo negarme a sus pretensiones. No guardo ningún interés romántico por usted, a quien solo veo como la hija pequeña de Onur Arslan, le suplico que desista de sus sentimientos y ruego por su pronto olvido —sus enormes ojos castaños estaban acuosos, un destello de oscuridad se posó sobre ellos, quizás era su orgullo herido o su corazón roto, sus labios se apretaron en una mueca dura de decepción y asintió levemente, después volvió la espalda y tomándose el largo vestido hasta los tobillos se fue corriendo como yegua salvaje hasta perderse de mi vista.

Me quede un rato en aquel lugar, riéndome aún de aquella bochornosa declaración de amor, pensaba en lo irritante que me resultaba la idea.


Aquella noche le conté todo a mi madre, me miró con pesar, ella era una vieja muy sabia, acarició mi cabello y me regañó con sutilidad

—Cuando se trata de los sentimientos ajenos, Murad, debemos tener cuidado de no herirlos, porque no todos saben curar un corazón roto. Antes de reírnos del otro debes recordar que el que ríe al último ríe mejor.

No le di importancia a sus palabras.


Mi padre no era más rico que el señor Onur, y temí alguna venganza en mi contra, sin embargo, no ocurrió, al poco tiempo conocí a una mujer, era un par de años mayor que yo, su belleza me deslumbraba y con ella podía hablar de cualquier cosa, no era como esas mujeres temerosas que jamás te veían a los ojos, o intrigantes, de las que no sabes qué pensaran. No. Esma era diferente, pero eso no la hacía buena y yo no lo sabía, trabajaba en la taberna del pueblo y fue mi primera mujer, yo creía que la amaba. Todos a mi alrededor la odiaban, mis padres y mis amigos decían que era mala para mí, pero yo los ignoraba, mis oídos estaban sordos ante sus voces.

Pronto decidí casarme con ella, debí notar su titubeó antes de darme el sí. Estaba emocionado como cualquier amante primerizo, hasta aquella noche oscura que la encontré con aquel hombre. Lo golpeé tantas veces que no supe si quedó vivo o muerto, a ella no la volví a ver. Lo último que supe es que ese hombre era rico y Esma era muy ambiciosa.

Algo en mi alma ennegreció ese día, comencé a amar el dinero, más de lo que amaba la vida y después de la muerte de mi madre y la bancarrota de mi padre, tomé mis maletas, dispuesto a irme muy lejos en búsqueda de dinero.


Me fui una noche de verano, casi como un ladronzuelo en el silencio. Antes de abordar el tren ella apareció de nuevo. Me quedé perplejo, pero Ayla me miraba con tristeza

—No se marche —repetía—. Usted pertenece aquí, pertenece a mí, déjeme hacerle feliz.

Esa noche no tenía ánimo de ser amable, poco me preocupaba lo que pensara, creía que jamás volvería a Samandag, fui tan grosero, que aún me cuesta recordar lo que dije, pero ella no se fue hasta que abordé el tren y pude ver sus ojos a través del cristal de la ventana. Entonces reconocí que era bella y dulce, en algunos años sería la esposa perfecta para cualquier señor, pero no para mí, no para un hombre con el corazón roto.

Pasaron seis largos años, trabajé demasiado hasta convertirme en un hombre acaudalado, tenía sirvientes y viajaba a muchos lugares, pero la soledad comenzaba a dolerme, cada noche me pesaba. Había tenido algunas mujeres, pero ninguna era suficiente. Todas eran iguales para mí, ninguna me llenaba el alma vacía. A veces cuando miraba a los pájaros de par en par amándose recordaba a aquella chica despidiéndome en la estación de tren, pensaba en su amor tan abundante, entonces fantaseaba con algo de felicidad en mi corazón.


Me decidí a volver a Samandag, visité la sepultura de mis padres y compré la casa más grande de la provincia. Una noche caminando por el muelle me encontré con Ayla, casi no la reconocí, su mirada me hizo saber que ella sí. Ya era una mujer hermosa. Me intrigó saber qué hacía ahí y me sorprendí mucho cuando supe que despedía a su novio, un humilde pescador que partía en busca de trabajo. Luego supe que su familia atravesaba una dura crisis económica. Ayla se despidió de mí con total frialdad, una punzada de dolor se clavó en mi corazón, no había rastro de su amor. Pero, ¿Acaso no fui yo quien la rechacé?

Pronto mis sentimientos se revelaron, quería ser amado por esa mujer que me amó alguna vez. Comencé a volverme cercano a su familia y amigos. Cuidé de no revelar mis afectos, ni mis intenciones. Buscaba acercarme a ella, a veces la encontraba leyendo sobre el pasto verde, entonces me sentaba a su lado opinando sobre su lectura. Ella me esquivaba, pero no guardaba sus palabras, parecía divertirse al darme la contra. Era inteligente, alegre y generosa. Me entretenía escuchándola hablar y me perdía en sus ojos brillantes. Entonces lo descubrí; estaba enamorado de ella.


Para lograr su amor tenía como obstáculo a su novio, aquel pescador humilde, quien diría que mi dinero no serviría para ganarme el amor de mi vida. Yo sabía ciertas cosas sobre ese hombre, por ejemplo, que perdía mucho tiempo en la taberna y que era muy ambicioso, no le convenía, o tal vez era mi deseo ciego. Cuando coincidimos en la taberna lo vi besándose con aquella joven, entonces lo supe, él no amaba a Ayla.


Al día siguiente reuní el valor que me faltaba, cité al pescador y le ofrecí una cuantiosa cantidad de dinero para que renunciara a Ayla y se marchara lejos, no insistí demasiado, aceptó con gusto. Ayla había escuchado todo. Lloró por un tiempo, cuando mejoró me apresuré a pedir su mano, me rechazó de inmediato y mi sorpresa fue enorme

—Ese pescador nunca te amo —le dije ofendido por su rechazo

—Lo sé, pero eso no lo vuelve mejor a usted, que cree que con dinero puede comprarlo todo.

—¿Acaso olvidaste que me amabas?

—Yo lo amaba, es verdad —dijo con firmeza clavándome su mirada—. Pero usted terminó con mis ilusiones, me dejó claro que no había posibilidad para mí en su corazón.

—Todos cambiamos de parecer, le ruego que acepte mi mano.

Ella negó y se alejó de mí.


Sin embargo, tuvo que aceptarme, su familia estaba en una precaria condición y la inversión que ofrecí al negocio de su padre fue suficiente. Nuestra boda fue hermosa, ella se veía radiante y magnífica, aunque en su rostro había duda y temor, también lo disfrutaba.


Durante nuestra noche de bodas mi suerte cambio. Cuando llegué a nuestra habitación ella estaba de pie al borde de la cama. Su mirada estaba perdida y yo solo deseaba que fuera mía. Me arrodillé y besé sus pies, ella se asustó y tembló como una hoja de papel, la abracé con fuerza, besando su frente, entonces hablé con la verdad en mi corazón, le dije que la amaba que solo quería hacerla feliz, hacer un paraíso en esta tierra, donde viviéramos en paz. Besé sus labios y renací, entonces hicimos el amor por primera vez, nuestras almas se volvieron una sola y un lazo inquebrantable de amor nos unió para siempre.

A la mañana siguiente cuando desperté no encontré a Ayla a mi lado, me sobresalté, pensé lo peor, salí de la casa al no hallarla y tomé mi caballo.


Llegué hasta el puerto, ahí estaba ella. Desconcertado le pedí explicaciones:

—¿Recuerdas este lugar? —dijo y yo asentí—. Fue aquí donde rompiste mi corazón.

—Yo… Lo siento —sus ojos entristecidos estremecieron mi alma, quise abrazarla, pero me quedé congelado y abatido

—¿Cómo se puede curar un corazón roto? —preguntó haciéndome sentir el hombre más miserable del planeta

—Solo el amor puede romper un corazón, y solo el amor puede sanarlo —dije y tomé su rostro entre mis manos, mis ojos estaban llorosos, ella esbozó una sonrisa y la esperanza creció en mí

—Mi corazón latirá solo por ti, mientras viva, siempre te amaré.

No tuve tiempo para decirle que yo también la amaría por el resto de mis días, porque sus labios se entregaron a los míos, mientras la luz del día iluminaba nuestros cuerpos.


Cerré el cuaderno y sus ojos azules me miraron quisquillosos. Me levanté con dificultad ya soy muy viejo para caminar solo. Mi nieta de doce años sostuvo mi mano con fuerza, su rostro dulce estaba dudoso, pero parecía temerosa de hablar

—Mi abuela Ayla y tú, ¿Fueron muy felices?

—Sí, fuimos muy felices.

—¿La extrañas mucho? —me detuve un momento y la observé con nostalgia

—La extraño, pero sé que nos volveremos a encontrar —Rosaleen me miró confundida—. En otra vida, sé que nos volveremos a amar.

Mi nieta Rosaleen sonrió, parecía entender de lo que yo hablaba

—Abuelo Murad, yo también tendré una historia de amor como la tuya, no me conformaré con menos en esta vida.

Sonreí feliz y pensé en mi amada Ayla, las palabras de mi nieta eran honestas y reales, así es el amor de hermoso y no debes conformarte con menos.

2 Avril 2021 04:03:52 12 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
7
La fin

A propos de l’auteur

JYD ANDERSON Bienvenidos a mi espacio. Inventora de historias. Una humana viviendo una vida. Adoro las historias de amor, fantasía, ciencia ficción, misterio y drama.

Commentez quelque chose

Publier!
Majito Buitron Majito Buitron
Una historia increíble ¡MEN ENCANTO!
May 02, 2021, 20:26

Om Garcia Om Garcia
¡Me encantó! Una novela interesante en muy breves palabras. Felicidades 🎂🎆
April 13, 2021, 16:13

  • JYD ANDERSON JYD ANDERSON
    Muchas gracias por leer, me alegro que te haya gustado April 13, 2021, 22:01
Giles Le Coste Giles Le Coste
Pues me ha gustado mucho tu historia, de verdad, escribes realmente bien. Si gustas me gustaría invitarte a pasar por mis historias. Gracias por una historia tan bonita.
April 08, 2021, 09:43

  • JYD ANDERSON JYD ANDERSON
    Muchas gracias por leer, me alegró que te haya gustado. Me pasaré a leer tus historias, gracias por la invitación. Saludos April 08, 2021, 09:46
MM María Inés Morales Zurita
La historia fue muy bonita ^v^
April 06, 2021, 02:20

  • JYD ANDERSON JYD ANDERSON
    Muchas gracias por leer, me alegro que te haya gustado April 06, 2021, 05:16
Adriana Barral Adriana Barral
Muy bello.
April 03, 2021, 02:28

S.T. Moon (LunaNuevamcr) S.T. Moon (LunaNuevamcr)
Hermoso. Gracias por compartirlo.
April 02, 2021, 14:34

~