Histoire courte
0
22 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

me niego a vivir con ese nivel de miedo en mi vida

Todos los días era lo mismo, yo salía de casa y caminaba rumbo a un parque cercano, las calles que recorría siempre estaban algo vacías y en ocasiones, algo sucias, me gustaba mucho ir a aquel lugar ya que ahí podía ver a los gatos que llegaban y si alguno se dejaba dar comida se la daba, es verdad que en mi colonia de vez en cuando había robos pero sólo eso, en ocasiones un par de ladrones se colaban por una casa y robaban unas cuantas joyas u objetos de valor, pero yo no podía irme ya que era un lugar que de no ser por aquellos robos sería perfecto, el trabajo me quedaba cerca y el ruido de la ciudad estaba lejano al lugar.
He sido una persona común, no tengo nada que ocultar, viví como todos los demás, fui a una escuela, estudie una carrera y poco más, trabajo para una empresa y soy una persona tranquila, pero todos tenemos un día un punto de quiebre…

Como con anterioridad he dicho, tengo una casa y me gusta vivir en ella, tengo un empleo y he conocido a una chica de nombre Lucia aun que ella prefiere que le digan Lucy, es bastante amable y siempre que salimos del trabajo la acompaño a unas cuadras cerca de su casa, en ocasiones los viernes la invito a un café cerca de la zona o a beber unos tragos en le centro de la ciudad -Y esto¿ qué tiene que ver con lo que haz echo?- como ya he dicho antes quiero que entiendan que soy una persona normal con una vida como la de ustedes común y corriente, con amigos y amigas y que todo lo que he echo ha sido por que no sólo yo haría algo así, quizá en mi posición ustedes harían lo mismo -en cerio crees que nos gustaría hacer lo que haz echo, tuviste más opciones y aun así decidiste hacer eso, lo planeaste y en lugar de planear una mejor salida los haz asesinado…

Está bien, pongan atención por que no repetiré nada, escogeré las palabras adecuadas para relatar lo que me llevo a asesinar a esos jóvenes, como se lo he dicho antes en mi colonia de vez en cuando había robos, en ocasiones a las personas que iban al parque, en otras ocasiones dentro de la casa cuando todos salían, en ocasiones iba al parque y presenciaba un asalto, pero era lo normal de aquel lugar, recientemente una pareja de ladrones merodeaban la zona, y nadie que quisiera que lo asaltaran o robarán su casa viviría tranquilo, yo en especifico dejaba mi casa y caminaba con cuidado, siempre me preocupaba ya que en mi casa había cosas de valor como el collar de mi madre que ya ha fallecido hace unos cuantos años atrás. Ahora me pregunto ¿está paz que siento al fin, este regalo que le concedí a los demás es a caso un motivo para condenarme al infierno, para dejar que muera en una celda sin el calor de una persona ? - ¿¡En cerio quieres estar libre por las calles después de lo que hiciste!?- aaa claro, asesine a dos personas, eso me convierte en un monstruo verdad, pero un soldado que asesina a cientos por defender y quiero acentuar esa palabra, ¡por defender! a su patria es un héroe… Vaya moralidad tan barata hay en este planeta, incluso si usted asesina a alguien que se encontraba robando a una mujer y tomándola de rehén, usted sería catalogado como héroe y no como asesino o acaso ¿me equivoco?.

Preste atención; soy una persona como cualquiera, y estas personas buscaban dinero fácil hasta que se acabo, por fortuna, para siempre. No era la primera vez que ellos entraban a mi casa la primera vez no dije nada e hice un reporte a la policía, como cualquier ciudadano debe hacerlo, la segunda fue diferente, compre 4 cámaras, puse una en la puerta, otra en la sala, la tercera la puse en la cocina, la última y más importante la tenía yo en mi cuarto para encenderla cuando el momento se presentará, pedí un descanso en mi trabajo, el viernes vi a Lucy como de costumbre, platicamos y decidí decirle que saldría de vacaciones y mi casa estaría sola, le pedí si podía al menos una vez al día ir a revisar que la puerta estuviese bien, y que todo dentro de la casa estuviese perfecto, ella accedió con gusto, a veces pienso que quizá sentía algo por mi, siempre fue amable conmigo pero no con los demás y confiaba en mi, le gustaba abrazarme y aun que era a veces algo reservada cuando hablábamos sentía algo especial, bueno después de que ella aceptase le di una llave para que pudiera entrar a revisar. Lo que nunca le dije a nadie es; yo no saldría de vacaciones a ningún lado, me quedaría en el sótano de mi casa, esperando, viendo esa cámara que estaba en la entrada, también para no correr ningún riesgo le dije a Lucy que por nada bajara al sótano, así yo estaría seguro que no me descubriría.

El sábado salí de casa rumbo al otro lado de la ciudad, pregunte a muchas personas por un arma, necesitaba conseguir una y que fuese rápido, al final la conseguí con un hombre que estaba cerca de un bar de mala muerte, le pague, no pidió explicaciones ni yo debía darlas. Llegue a casa, metí comida en una bolsa y la baje al sótano, regresé a mi cuarto por una cobija y la cámara, pase el resto del sábado y domingo planeando y practicando el como usar el arma, escuche a Lucy ir más de una vez a revisar la casa, pero nunca tuvo un horario establecido para hacerlo, supongo que si se encontraba cerca iba a la casa y revisaba-muy bien, cuéntame que es lo qué paso después y háblame más de esa tal Lucy?- Bien, llego el día, era martes aproximadamente eran las 8 o 9 de la noche y ¡por fin! Ahí estaban esos dos ladrones, un hombre de cabello oscuro, estatura media y delgado, la mujer de cabello corto, color castaño y un poco más alta que el, recuerdo bien el ver tras la cámara su risa al entrar a robarme por tercera vez- ¿usted sabía que regresarían?- no estaba seguro de ello, pero si en una semana no regresaban a robarme como ya se habían robado el collar de mi madre entonces se hubieran salvado, forzaron la puerta y entraron a mi casa, los observe tras las cámaras de la sala y la cocina, ella decidió subir a mi cuarto a buscar que robar y el se quedo en la sala que se encontraba cerca del sótano, cuando ella subió yo poco a poco subí las escaleras y prendí la cámara, abrí la puerta del sótano que daba a la sala y lo vi, no lo dude y dispare a la cabeza, el sólo cayo al piso sin ruido alguno, aun no logro explicar como es que su compañera o novia no escucho el sonido de una pistola al disparar. Como sea, lo tome de las piernas y lo arrastre por las escaleras del sótano mientras sostenía la cámara en su pecho, la mujer al bajar de mi cuarto vio la sangre y bajo corriendo como si el alma fuese a escapársele si no lo hacía, dispare pero le di en una rodilla y cayo al suelo, se lastimo los brazos y gritaba, pedía piedad, le pedía perdón al hombre al que había robado el único recuerdo que quedaba de su madre, pedía piedad al hombre que asesino a su compañero, se giro y lo vio, su mirada estupefacta quedo en una imagen en aquella cinta de video, no me arrepiento de eso, para nada, por unos minutos sólo lloraba sollozando y decía “por favor perdón por favor te suplico que me perdones, déjame ir” pero si la hubiese dejado ir, quizá por un tiempo no haría nada y después robaría a otros, quizá regresaría a por mi con un par de sus amigos a asesinarme a mi y no puedo dejar que eso pase, a demás ella era un testigo de lo que había echo, trate de dispararle en la cabeza, pero el arma se atascó, ella grito más fuerte aun pidiendo ayuda. El destino a veces es gracioso e irónico cuando ella grito por ayuda Lucy estaba preocupada llegando a la puerta que estaba ya forzada y abierta, al escuchar el grito bajo corriendo las escaleras ¡ yo no sabía que era ella! No lo sabía… apunte a quien corriendo y bajando las escaleras vi, y apreté el gatillo, la vi caer al piso, sangrando y llorando me miro mientras puse su cabeza en mis rodillas y mientras el aliento se escapaba por sus labios ella no dijo nada…

Volví a la realidad y vi como esa maldita ladrona trataba de subir las escaleras y huir, la tome del cabello y la arrastre de nuevo, la obligaba a ponerse de rodillas pero gritaba por el disparo que le había dado en una, ya que no podía, la tumbe al piso y la golpee con el arma en la cara, una y otra vez hasta que viera como escupía sangre, aun me quedaban 4 balas, le disparé en la otra pierna, y en los brazos, la última la guarde en su cabeza, creanme ya no se volverá a levantar.

“Ahora me siento un poco más seguro, no completamente seguro, aún sigo temblando un poco, pero un poco más seguro, intente ser una buena persona, un buen ciudadano y por tratar de ser una persona decente me toman por idiota, piensan que estoy ahí para que puedan aprovecharse entonces toman un pedazo tras otro un pedazo de 5 mil, un pedazo de 10 mil y aún si puedo aportar pruebas suficientes y son declarados culpables pasaran 6 meses en prisión y luego saldrán y necesitarán mas dinero que nunca y estarán llenos de venganza no puedo vivir una vida como esa, me niego a vivir con ese nivel de miedo en mi vida.” -Byron David Smith killings

28 Mars 2021 07:48:13 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
La fin

A propos de l’auteur

Loannes CR La vida es un camino del cual sólo sabemos el final

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~