no- Voidout

Las naciones han dejado de existir, Ahora el mundo se encuentra totalmente destruido Gracias a consecuencias imprevistas. La sociedad se hallaba sumida en los abismos de la incertidumbre, la desaparición de los gobiernos fue solo el principio, Después surgieron grupos de fanáticos armados, patriotas de corazón cuyo objetivo era reconstruir la sociedad, y por último las ciudades. Aquellas ciudades que sobresalen por encima del lúgubre y oscuro yermo a las cuales llamaban Los Oasis. Un Joven, deseoso de justicia, se une a un grupo de mercenarios en busca de la victoria decisiva de la guerra en la que se hallaban envueltos. Una Refugiada con un dón otorgado de nacimiento, patrulla las calles en busca de su venganza, en compañia de un Rebelde, ambos son inseparables. Un líder terrorista aclamado como Dios por sus seguidores provocaba crímenes atroces por donde sea que sus seguidores pasaran. Un nuevo gobierno, Partidos políticos renacidos, líderes... Puritanos condenados a ver la ciudad arder por sus decisiones pasadas. El viejo lobo, pelo plateado, líder de la manada de guerreros sin escrúpulos destinados a nada más que la muerte. Un destello, un nuevo comienzo. ...


Action Interdit aux moins de 18 ans. © Esta totalmente prohibido la adaptación de mi libro en otras historias y obras, sin mi consentimiento.

#futurista #guerra #accion #post-apocaliptico #sci-fi
11
1.4mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Prólogo: El Cataclismo

Era la madrugada del 2035, Un grupo de terroristas los cuales se hacían llamar, "La Orden" Iba de caminó a sabotear un proyecto de viajes interdimensionales el cual había sido construido como competencia para demostrarle al mundo que Estados Unidos era, y seguirá siendo la potencia dominante.

Se le conoció como.

"Proyecto Englert"

Acuñado así por él primero en viajar hacia esa zona, sin embargó no regresó del todo.

El objetivo era fácil abrir un agujero de gusanos, el cual les permitiría trasladar a 2 individuos a una zona en el espacio conocida como Vacío Boötes, Y conseguir muestras de una tormenta cósmica la cual se hallaba en esta zona.

Se creía que con esa muestra lograrían sustentar todo Seattle para cientos de años, y posteriormente, utilizarla para emplearla en vehículos tanto civiles como de combate en un reemplazó al combustible corriente.

Alrededor de las 4:40 Am, una furgoneta con un diseño de empresa de pinturas se acercaba al laboratorio, de camino al lugar, se pudo ver lo enorme que era desde afuera, unos 2 campos de Soccer.

La seguridad era lo de menos, pues se había previsto la rápida respuesta de los servicios policiales y sanitarios en caso de consecuencias imprevistas.

Dentro de la furgoneta iban alrededor de 8 Terroristas, uno de ellos era Sean McKinley, Todos iban con togas rojas cortas, que les llegaban hasta la cintura, llevaban puestos lentes de contacto brillantes color rojo, que con el contraste oscuro de las capuchas que llevaban puestas los hacían ver como demonios.

En el centro de la toga, iba un diseño un tanto bizarro, Una serpiente encima de un círculo alquímico enrollada en una espada.

Debajo de la toga llevaba un chaleco antibalas, y portaban fusiles ak 47, mientras que otro cargaba una ametralladora ligera Pkm.

Cada uno portaba mochilas corredizas con piezas de un traje blindado hecho a partir de cerámica, Kevlar, y acero, mientras que el casco era similar al que utilizaban las tropas antidisturbios de ese momento.

—No hay vuelta atrás, Vivimos por Ares, y daremos nuestras vidas por él—Exclamó uno de los miembros.

—¡Salve Ares!, Si Vis Pacem, Para Bellum!—Exclamaron todos al unísono.

Después de todo, Era una misión suicida, Pues iban a provocar un evento catastrófico de proporciones bíblicas, ya que si el plan salía cómo estaba previsto, Éstos lograrían hacer grandes estragos en todo el globo terráqueo.

A las 5:00 se encontraban ya en el estacionamiento, habían cruzado sin problemas la caseta del guardia utilizando identificaciones falsificadas.

—Dos vigilarán las ventanas, uno se encargará de los rehenes mientras que otro negociará con la policía, los tendrás que entretener lo suficiente como para que Sean se coloqué el traje, cuando ya lo tengas puesto, El y Fritz saldrán y atacarán a la policía—Dijo Mark, El líder del equipo.

—Espera, ¿Cómo saldré afuera?, Sean es el del traje—preguntó Fritz.

—Te colocarás detrás de Sean, Él te llevará hacia un vehículo en el estacionamiento para que tomes cobertura.—Respondió Mark.

Una vez todo listo, estos salieron del vehículo a las 5:12 Am.

Salieron sin disimular en lo absoluto, enseñando los rifles, y portando las llamativas togas.

Al acercarse a la entrada, dos miembros abrieron fuego abatiendo a los 3 guardias que se encontraban en ese turno.

Mark entonces cargó un lanzagranadas con gas lacrimógeno y disparó hacia las ventanas superiores en donde se encontraba la cafetería junto con los demás guardias los cuales estaban desayunando.

Mark solo tuvo que señalarles a cada uno sus posiciones.

Sean se colocó en pose de T, y comenzaron a ensamblar el traje blindado.

—¡Nadie se mueva!, ¡No venimos por el dinero!—Exclamó un miembro del equipo.

—¿Dinero?, esto no es un banco idiota—Exclamó Fritz.

—¿Espera qué?.—Preguntó el otro.

Mientras tanto, era de esperarse la inminente llamada a la policía, pues el laboratorio estaba lleno de trabajadores, y era cuestión de tiempo qué uno tomase él teléfono y marcara al 911.

A las 5:20 las sirenas se podían escuchar acompañadas del sonido de dos hélices, era un helicóptero de la policía, y otro de algún noticiero.

En poco tiempo, el estacionamiento se llenó de fuerzas especiales, operadores y SWATS del FBI.

—Tenemos rehenes!—Exclamó un miembro del equipo.—Si uno de ustedes se mueve más de 5 cm de su patrulla les juro que ninguna de estas personas se irá a casa hoy—

—Veo 2 muertos, parecen guardias de seguridad—Susurró un miembro de las fuerzas especiales en la radio.

—Preparen el equipo de francotiradores—respondió el Marshal mediante la radio.

un francotirador acompañado de su observador, ambos contaban con miras térmicas, uno en su rifle, y el otro en sí binocular.

—Veo 6 objetivos... No 8—Susurró el observador.—45 metros...

El francotirador ajustó la mira, mientras el observador continuaba dándole indicaciones.

El traje estaba listo.

—Muy bien, Fritz, Sean, cuando yo les diga, salen—Dijo Mark.—Kyle, Matthew y Franklin vendrán conmigo hacía la sala b8.

—Hágalo saber, y esos bastardos no tendrán oportunidad con esta cosa—Dijo Sean mientras su voz se escuchaba un tanto amortiguada debajo de la máscara balística y el casco antidisturbios.

—Esa cosa protege hasta 7.62x56 de la NATO, no es así?—preguntó Fritz.

—Protege balas de .338, así que sí.—Respondió Mark.

—¡Negociemos!, que tal si dejan salir a los rehenes, y nost- El alguacil fue interrumpido.

—Jodete!, Vi a uno de los tuyos moverse más de 5 cm.—Exclamó un miembro del grupo entre risas

—¡Ahora!—Exclamó Mark mientras le daba un impulso a Sean con su mano.

Éste se tambaleaba hasta la puerta, la cual pateó con gran fuerza.

Las fuerzas policiales observaron atónitos pues era uno de esos eventos muy poco habituales.

—¡Disparen!—Exclamó el Alguacil.

Alrededor de 25 rifles dispararon hacia Sean, pero solo lograban quitarle la pintura a el traje, ni siquiera lograban provocarle abolladuras.

Fritz iba detrás, armado con una mp5, disparaba a una mano mientras apoyaba la otra en la espalda de Sean.

Avanzaba agachado, pues este era más alto que Sean.

—¡Mierda!, ¡Dispara!—Exclamó Fritz.

Sean comenzó a abrir fuego hacia los vehículos policiales y a las tropas.

Logró herir a varios, y alcanzó a matar a unos cuantos.

En las instalaciones, los 2 que se encontraban apostados en las ventanas, abrieron fuego también pero exponiéndose bastante.

—Mierda!, Esto fue una mala idea—Exclamó Fritz.

—¡Entra al laboratorio, te cubro!—Exclamó Sean.

Este llamó la atención, avanzando hacía un costado, haciendo que los demás policías se fijarán en él, dándole vía libre a Fritz, el cual llegó sin problemas al interior del laboratorio y tomó cobertura.

—¡Hola!, ¿Qué suced-.

Fritz fue abatido por un disparo de francotirador.

La bala le dejó un agujero del tamaño de una pelota de golf, y la sangre comenzó a escurrirse por el piso de cerámica.

—Mierda!, ¿Crees que el conserje se enoje?. —preguntó un miembro en un tono sarcástico.

Mientras tanto, Mark había entrado a la sala del gran proyector.

Era bastante grande, en el centro se encontraba una plataforma de acero cromado, y encima de esta había un enorme proyector de ondas sonoras.

A los costados se encontraban lo que parecía ser dos láseres de 4 proyectores de campos electromagnéticos en forma de cuadrado.

Al costado del proyector de ondas sonoras se encontraba un bloque de plata, al cual se le aplicó extremadas cantidades de frío, convirtiéndolo en una especie de Condensado de Bose-Einstein.

De la plataforma, se suspendió una esfera bastante grande.

Se le conocía como Orbe De Fotones.

Aplicando la teoría de la relatividad, se le permitía a los sujetos calificados manipular tanto la masa como la energía para poder deformar el tejido espacio-temporal mediante el uso de los 8 proyectores de campos electromagnéticos.

Sin embargo, debido a que el proyecto era bastante inestable, y bastaba con que un simple fotón cruzará este puente, desencadenaría un suceso catastrófico, y de allí su nombre un tanto desconcertante.

Pero La Orden no buscaba esto.

Pues el objetivo de ellos era lo contrario.

El agujero de gusanos debe de abrirse.

Y para cuándo Mark accede a la sala, el procesó estaba a punto de hacerse.

Los científicos no se detuvieron, sin importar los disparos, pues no había vuelta atrás.

Utilizando el condensado, y las ondas sononas, se logro crear un agujero negro acústico, que serviría como energía negativa para contrarrestar el peso del agujero se gusanos.

Se abrió entonces una brecha.

Se podía percibir una luz tenue, pues el agujero negro se interponía en el ángulo por donde Mark lo observaba.

—Tenemos que aumentar las ondas electromagnéticas—Exclamó Mark.

—¡Tenemos que traer la tormenta!—Exclamó Kyle.

Mark sacó un artilugio de su mochila.

Era una orbe pequeña a esta se le conocía como Orbe Del Bosón.

al aumentar los campos electromagnéticos, junto con el agujero negro, la tormenta sería arrastrada hasta la brecha.

una vez esto suceda, y la tormenta se asomé un poco, cortarán la conexión del agujero negro.

Lo que provocaría una enorme explosión pero que al ser activada El Orbe del Bosón.

Toda la energía cósmica que se encuentre en el área sería absorbida y posteriormente liberada.

Kyle entró a la sala de control.

Entró apuntando acompañado de Matthew.

—¡Nadie se mueva!—Exclamó Matthew.

—Quiénes son ustedes?, Qu– no deberían de estar aquí.—Exclamó un científico.

Matthew se colocó en el tablero, y comenzó a aumentar los campos electromagnéticos.

—¡Qué hace!, ¡No!—Exclamó otro científico el cuál comenzó a forcejear con Matthew.

Kyle sin titubear le disparó al científico y este cayó inmóvil al suelo.

la luz era cada vez más fuerte.

era Roja, como llamaradas incandescentes, y que se propagaba con furor por toda la sala cada vez más.

—¡Ahora!—Exclamó Mark.

Entonces Matthew apagó el agujero negro.

El Orbe se activó, y comenzó a absorber toda la energía que había liberado la explosión del agujero negro, como también la de la tormenta, la cual al acceder al laboratorio, comenzó a desintegrar todo mas sin embargo no EL Orbe.

Mark, Matthew, Kyle y el resto de científicos en ese lugar fueron reducidos a cenizas lentamente, fueron diezmados capa por capa.

Desde la piel, los músculos, después los huesos, y por último los nervios en ese mismo orden.

El Orbe se cerró, y al contorno de ésta se crearon varías rayas irregulares.

Se estaba fragmentando.

la policía afuera escuchó todo el estruendo estrepitoso.

Los miembros de La Orden se detuvieron, al igual qué Sean, y el resto de los oficiales.

Sean se quitó el casco y observó como entonces ocurrió una explosión enorme a las 5 y 36 AM.

El techo salió disparado con cientos de escombros incandescentes al cielo, que después descendieron como meteoritos, y destruyeron todo a su pasó.

Los dos miembros salieron de los laboratorios, pero uno de ellos fue aplastado por un andamio de acero sobrecargado de energía, que desintegró al otro, pues este se acercó a su radio y lo único que quedó de ambos era el humo que se disipaba.

Las fuerzas policiales entonces, en un intento por controlar la situación contactaron con los servicios de sanidades y de bomberos, mientras que todo lo que aconteció aquella mañana estaba siendo filmado por el helicóptero de las noticias y en cuestión de minutos el área estaba llena de camiones de bomberos y alrededor de unas 5 ambulancias.

Aprovechando la situación, Sean intentó escapar del área, pero creo que hacer eso, con un traje que pesaba fácilmente unos 40 kilos no era buena idea, pues digamos que no era tan difícil alcanzarte, este intento todo lo posible, sin embargo su ametralladora se había encasquillado y las fuerzas policiacas comenzaron a disparar en automático, haciendo que el impacto de cientos de balas lo tirasen al suelo.

Al caer, intentó ponerse de pie en vano. Pues era imposible hacerlo con un traje tan pesado, y eventualmente éste fue rodeado de policías y capturado.

Fue trasladado hacia una comisaría, en donde le decomisaron todo su equipo balístico y su arma. Posteriormente fue interrogado por el mismo alguacil de ese día.

Un televisor estaba colgado en la esquina de la sala de interrogaciones, sintonizaba el canal de noticias y mostraba cómo el caos inunda las calles, El plan estaba a punto de cumplirse. Solo era cuestión de que "las consecuencias imprevistas" comenzarán a suceder.

—¿Por qué hicieron eso?— Preguntó el alguacil.

—Es el propósito de Ares, Nos guiará a la grandeza como está establecido— Respondió Sean, y seguido de esto, mastico una pastilla de cianuro escondida con la forma de una muela.

El alguacil clamó por ayuda con vehemencia, pues no era la respuesta que él esperaba y necesitaba saber más acerca de la organización que estaba detrás de todo esto, y cuales eran los verdaderos motivos.

Para cuando Sean fallecía, El conductor de el vehículo en el cual el grupo había llegado a las instalaciones huía del lugar con su compañero,

Este se llamaba Randall Stephens de 25 años, era originario de Wyoming y apenas comenzaba a trabajar con la orden, algo que resulta curioso pues el trabajo al que se le había asignado era posiblemente el más propenso a fracasar si no se seguía al pie de la letra, algo con lo que Randall mostraba dificultad haciendo, sin embargo de lograrse este tendría el respeto y el reconocimiento de Ares, El Líder de La Orden. Algo con lo que cualquier fanático de el grupo terrorista.

Mientras el conductor manejaba por las calles observaron cómo entonces aquella pequeña ciudad se llenó de fuerzas del gobierno, pues no solo se vio involucrada la CIA, también la Agencia de Seguridad Nacional, y El ejército de los Estados Unidos.

—¿Crees que nos descubran? No portamos los uniformes pero posiblemente sospechen de la dirección en la que venimos— preguntó Randall.

—Solo sigue tu papel, Si nos detienen, diles que estábamos haciendo labores de pintura cuando sucedió al explosión, y por favor, Déjame las preguntas complicadas a mi— Respondió el conductor.

—Pero no era este trabajo una misión suicida? debimos salir del vehículo pero tú rechazaste esa decisión de camino aquí y sigo sin saber por que Mark te dejo decidir, cuando en realidad nunca nadie tuvo opciones más que morir— Preguntó Randall desconcertado por las consecuencias que esto conlleva.

—Escucha una cosa.— Dijo el conductor mientras se zafaba el cinturón de seguridad. —Si deseas morir, Entonces muérete, Sin embargo yo no. Pues es la supervivencia del más inteligente, y no del más fuerte.—Respondió El Conductor.

— Eso qué significa?—Pregunto Randall.

— Fíjate en todos esos idiotas que están a la disposición de Ares, y que se lanzarían de un puente si este se los ordenara con un cuentito barato como lo es ese estúpido eslogan.— Respondió este mientras frenaba en un callejón.

Este se bajó del vehículo y abrió la puerta trasera en donde tomó un galón de gasolina y lo comenzó a verter en todas las pinturas, para después caminar hacia afuera y dejar un largo rastro en donde sea seguro prenderle fuego. Una vez terminado, lanzó el bidón hacia la zona de cargas junto con la pintura y sacó un encendedor.

—¡Hey! ¡Hey! ¡Qué haces!— Exclamó Randall mientras se zafaba el cinturón, este logro salir a tiempo, pues para cuando este toca suelo el rastro de gasolina rápidamente se acercaba.

Randall corrió hacia donde estaba El Conductor y salió del callejón junto con este.

—Por que carajos no me avisaste que ibas a incendiar el camión?.— Pregunto Randall

—¿Por qué habría yo de saber que tu no te molestarías en salir y decidirías morir quemado solo porque ares te lo dijo?— Respondió el Conductor.

—No se responde una pregunta con otra pregunta— Dijo Randall mientras caminaba acompañando a el Conductor.

Este lo llevo hacia su apartamento, Era bastante sucio y descuidado, el tapiz de las paredes estaba dañado, y se podían ver en algunas partes el muro de ladrillos, habían 2 ventanas que daban hacia la calle, ya que el apartamento se encontraba ubicado en una esquina, y se podía ver todo el movimiento de las personas desde allí a cualquier hora.

La sala constaba de 2 muebles y un televisor mediano, La cocina estaba a un par de pasos de allí, tenia un refrigerador viejísimo, el fregadero tenia una fuga, y la única forma de poder lavarse las manos era mediante una pana grande de plástico, pues si se utiliza el grifo, un enorme chorro de agua bañaría a quien lo abrió.

—Bonito lugar... — Dijo Randall algo asqueado.

—Es provisional, no puedo ir a mi casa. No desearía arriesgar a mi mujer por estas estupideces — Respondió el conductor mientras se quitaba el delantal de pintor y lo arrojaba hacia una canasta de ropa sucia.

—Entonces no vives aquí?. Huh, eso explicaría porque todo está tan... descuidado— Dijo Randall.

Entonces fuertes bocinas y sirenas los alertaron, pues varias patrullas iban hacia la zona de las instalaciones escoltadas por vehículos militares llenos de soldados y científicos.

Estos se asomaron por las persianas, y pudieron contar unas 12 patrullas y 5 camiones llenos de soldados, 2 de ellos llevaban números variados tanto científicos como militares.

—Enciende el televisor, puedo jurar que todos los medios de noticias llevaron sus propios helicópteros de camino aquí, pues vi como 2— Dijo El Conductor.

Randall tomó el control remoto y encendió el televisor, y para su sorpresa, en efecto. Todos los medios de noticias estaban cubriendo la misma escena, pero lo peor estaba por comenzar.

Mientras los helicópteros filmaban la escena, que ya de por sí era bastante desconcertante pues el área estaba llena de cuerpos de seguridad nacional y de investigaciones los cuales habían acordonado el área, y transformado la zona en una base de investigaciones provisionales, resguardando el lugar de las instalaciones, principalmente el enorme agujero que la explosión provocó, La radiación en la zona era baja, pues no supera los los 0,05 roentgen hasta ese entonces lo único con cantidades considerables de radiación era la plataforma, con 12 roentgen como máximo, pues esta aumentaba, algo un tanto irregular pues lo hacía en un patrón pulsativo.

Pero eventualmente dieron con el Orbe Del Bosón, Yacía en debajo de un casillero, La esfera estaba tan caliente que la forma en la que quedó debajo de este fue por que al impactar con la puerta la atravesó como cuchara caliente en mantequilla, y fue haciendo lo mismo por cada nivel que descendía, hasta dar con el suelo de cerámica en donde se detuvo hasta enfriarse. La esfera no se deformó en lo absoluto, pues era una mezcla entre Níquel y Hierro.

Cuando los científicos dieron con esto, sus contadores Geiger se volvieron locos, pues comenzaron sonar y entre más se acercaban, los beeps eran más constantes, tanto que la alerta de los contadores se pudo escuchar en repetidas ocasiones, Este suceso alarmó a los científicos, que inmediatamente retiraron El Orbe en un pequeño sarcófago de plomo con 3 capas, La primera era una caja de madera que se colocó dentro de un cofre de Plomo relleno de capas de Algodón y Plástico cubierto por otra capa más, hecha de acero solo que este era de 2 pulgadas de grosor, y pesaba alrededor de 30 Kg, y se requirió de un traje industrial.

Era un traje grande, unos 2 metros de altura, tenía una jaula la cual protegía el torso y la cabeza del usuario, en la sección de la cabeza se le añadía un casco similar a un Mk 12 para buceos profundos de la naval, solo que este era mucho más amplio pues venía soldado junto con la jaula, y protegía hasta el cuello. La sección de las piernas y los brazos estaban al descubierto, era de color Azul con Blanco, y los pistones hidráulicos estaban expuestos en la parte trasera de los brazos y piernas, así como también en la espalda. Los brazos iban dentro del armazón, al igual que las piernas.

Una vez tenido el sarcófago en manos, lo llevaron hacia un helicóptero, el cual lo tomó en una red, ya que el elemento era demasiado peligroso, y nadie estaba dispuesto a transportarlo mediante un vehículo excepto por aire.

Pasadas ya varias horas desde que el gobierno acordonó el área, a las 11:45, el helicóptero toma la carga valiosa, y la transporta mediante un gancho, pues la red se consideraba insegura. Y inicia el traslado hasta el fuerte Haxton, en donde sería resguardado y posteriormente estudiado en un laboratorio subterráneo utilizando medios de seguridad, pues la radiación que esta cosa emanaba era irregular, pero a la vez parecía potenciar algunos elementos al entrar en contacto, como lo fue con un contador Geiger, el cual se sobrecargo y entró en corto circuito.

—Mierda, Ese hijo de puta sabía lo que iba a suceder todo este tiempo—Exclamó Randall.

—Hey, Antes de morir, Mi nombre es Ralph Whitaker— Dijo el conductor.

—Un placer, Yo me llamo Randall—Respondió

Ralph tomó una chaqueta de cuero, y le lanzó una sudadera con capucha a Randall.

—Vamos, tenemos que salir de la ciudad—

— Espera, ¿Qué? ¿Por qué?— Preguntó Randall

Ralph solamente salió del apartamento y camino hasta las escaleras, las llaves de su apartamento las arrojó al drenaje.

estos caminaron por las calles, todo parecía normal, hasta que el helicóptero que transportaba el Orbe voló por encima de sus cabezas.

Pero cuando este se había distanciado un poco, se pudo divisar como desde la ventana de un edificio cercano, un lanzacohetes fue disparado, y el misil impactó directamente en la cola del helicóptero, y de el tejado se asomaron un par de fanáticos armados con subfusiles, comenzaron a disparar desde los tejados hacia los vehículos de escolta del gobierno, seguido de un despliegue de más tropas las cuales emboscaron el cargamento.

Todos comenzaron a disparar, mientras que 5 fanáticos corrieron hasta donde se había estrellado el helicóptero, con esperanzas de recuperar El Orbe.

El cofre estaba allí, y al instante el sectario contactó con Ares mediante una radio.

—¡Señor!, Tenemos El Orbe—Exclamó este.

—Tráela ante mí—dijo Ares.

El sectario abrió el cofre, sin embargo todo fue una trampa, pues dentro del cofre no había nada excepto una carga explosiva, la cual reventó tras que este la abrió, matándolo a el y a los otros 4 que lo acompañaron.

la estática comenzó a sonar.

Ares se encontraba en un tejado cerca de allí, y pudo ver y escuchar la explosión a la distancia.

—Mierda!—Exclamó éste mientras cambiaba de canal en su radio.—Atentos!, era un señuelo, busquen un maldito convoy ahora!.

—Señor!—Exclamó un fanático a través de la radio. —Hay un convoy militar yendo por el puente hacia la isla Mercer, ¡los tenemos atrapados!.

—¡Atentos todos!, al puente Mercer— Exclamó Ares.

Sus tropas se dirigieron a paso lento hasta el puente, el cuál libraba una pequeña batalla, pues tenían atrapado el convoy de ambos lados, sin embargo la potencia en armamento con el que la orden contaba era muy limitada.

—Señor, Perdimos una evacuación, lo llevaremos hasta Washington junto con El Orbe.—Dijo un militar del ejército de los estados unidos

Estos se habían atrincherado utilizando sus Humvees como muros.

Mientras Ralph y Randall recorrieron toda la ciudad, y a donde quiera que fueran había caos y protestas, pues varios civiles también estaban a favor de La Orden, pero no sabían lo que sucedía, pues pensaban que no era más que una revolución.

—Conozco sus planes, yo estuve presente durante la charla privada que tuvo con los altos exponentes del grupo—Dijo Ralph.—Esta es la fase dos, la fase tres es cuando todo estados unidos termina sumido en protestas y conflictos sociopolíticos, que eventualmente terminan en guerras civiles—

—El te dijo todo eso?.—Preguntó Randall

—Si, lo hizo con otros 4 más, que eran miembros de a lo que él llamaba Círculo Bélico—

Estos avanzaron hasta un cruce de semáforo, por el cual avanzaron camionetas negras con los vidrios totalmente polarizados y sin placas. Eran alrededor de 4 o 5.

En este convoy desconocido, iba Ares junto con un par de miembros más, pues ya sabían donde se encontraba El Orbe Del Bosón.

—Es Ares!?— Pregunto Randall

—Si, Es el... Tenemos que salir de aquí lo más rápido posible—

—¿Por qué tanta urgencia por abandonar Seattle?— Pregunto Randall nuevamente, un tanto curioso

—La misión suicida nos involucra a todos, que tú y yo sigamos vivos es un error— Respondió Randall. —Si algún Fanático nos ve, nos reconocerá y creerá que somos Desertores.—

Algo que está condenado a muerte según palabras de Ares.

Ares ya había llegado al puente, avanzaron hasta encontrarse con las pocas tropas que quedaban de la secta, pues habían sido diezmados por el ejército de los estados unidos, ya que estos contaban con mejor armamento, Sin embargo también para el otro lado quedaban pocas tropas, pues la idea de esta escolta era llamar la menor atención posible, e intentar engañarlos haciéndoles creer que era una simple patrulla.

Al llegar Ares y los refuerzos, estos fueron la estocada final. Pues lograron hacer una remontada, masacrando a los pocos soldados restantes, y recuperando el Orbe.

Ares lo tomó con sus propias manos, delante de todos sus sectarios, que se arrodillaron ante él mientras alzaba el objeto en señal de victoria, acompañado de una preciosa puesta de sol.

Este apretó un botón, Y el orbe lentamente comenzó a girar hasta que se pudo escuchar ruido proveniente de los engranajes, Y entonces Este se suspendió encima de él, zafándose de sus manos, y se mantuvo allí, flotando.

Segundos después, esta comenzó a girar más, mientras hacía fuertes ruidos de engranaje.

Hasta que después. así sin más. Flotó hasta el cielo a gran velocidad, en donde ocurrió un fuerte destello, que iluminó todo el cielo.

La luz era tan fuerte que se pudo percibir desde el otro extremo de Seattle como un fuerte destello

Después hubo una explosión enorme, que sacudió el puente como banda elástica y movió las aguas del Lago Washington provocando marejadas agresivas que inundaron parte de la costa, mientras que el puente colapsaba ante las inclementes circunstancias arrojando a todos a las terribles aguas.

Muchos se ahogaron mientras que otros simplemente desaparecieron, en cambio Ares, este fue arrastrado hasta una playa privada de una mansión, y había chocado su cabeza con una roca de camino allí.

Cuando éste recuperó la consciencia y abrió los ojos, pudo observar como en el cielo una enorme tormenta roja, se suspendía.

La tormenta se extendió por todo el globo, hasta cubrirlo por completo.


La tormenta expulsaba feroces rayos con descargas extremadamente letales.


Al impactar en la tierra ocasionaban cráteres y erosiones de gran tamaño en ellas, al mismo tiempo, de impactar en cuerpos de agua, estos eran evaporados de ser de menor tamaño.


Además de eso, se formaban torbellinos arrasadores de fuego, capaces de hacer sucumbir las edificaciones mas grandes y mas resistentes.


Terremotos poderosos que dividían ciudades enteras en grietas de mas de un kilometro de separación.



El mundo sucumbió casi en su totalidad, en tres horas.



Pues tres horas era el único tiempo de vida que tenía la tormenta...



Se encontraba lejos de su "Hábitat".


La conexión distante ocasionaba que perdiera fuerzas.


Y la única forma de subsistir era mediante un organismo compatible.



Ambos, Ares y la Tormenta...


Morían, uno tendido en las costas de una playa privada, y la otra...


En el cielo, el cielo roto, azotando a la tierra con lo peor del cosmos.



Ares se apoyó en una roca, herido por una bala disparada, e impactando en el cuan golpe de gracia.



Alzó su mano con las pocas fuerzas que tenía.


Y la tormenta extendió un haz de energía...


Pero no para responderle con un sutil toque entre dedos índice.


Lo atrapó, enrollándose en su brazo derecho.


Y lo suspendió en el aire, mientras toda su energía ingresaba al cuerpo de Ares.


Comenzó a gritar en agonía, tanto así, que sus cuerdas vocales parecían sucumbir pronto ante tanta fuerza ejercida.


Saliva mezclada con sangre era escupida de su boca, el dolor le impedía respirar bien, su reacción natural era gritar, tanto así que se quedaba sin aire.


Sus pulmones se aferraban a todo el aire posible que pudiese ingresar a ellos, para posteriormente expulsarlo en gritos desgarradores.


Todo alrededor de el se fue diezmando ante la demostración de poder mas grande nunca antes vista por la humanidad.



Las casas se desintegraron por completo, las bases y los cimientos ni siquiera eran capaces de contrarrestar la fuerza de la tormenta.


Su ropa se desintegró.


Los arboles se incineraron, las plantas, el césped...


La tierra se erosionó, convirtiéndose en una mezcla magmática carbonizada.


La costa se secó por completo, revelando el fondo profundo del Lago Washington.


Fueron un par de largos 30 segundos que duró la "Transición"


Ambos cuerpos se fusionaron en uno sólo.



Y así cómo Ares, habían muchas personas más sufriendo el mismo destino que él.


Sin embargo, existía un crucial detalle, y es que ellos presentaban una porción en menor cantidad de la tormenta.


Es decir, la energía de un rayo de la tormenta...


Sin embargo, Declan tenía a la tormenta entera, almacenada en su ser.


Cada una de esas personas, se convertía en un recipiente de energía.


Muchos desarrollaban con el pasar de los días, habilidades bastante únicas.



Sus cuerpos también lo hacían, cambiaban... Para bien o para mal...


podían manipular brechas, y trasladarse a distintos lugares en cuestión de segundos, otros podían manipular el agua, la tierra, el fuego, el viento...


Existían variantes, los comunes, aquellos capaces de utilizar únicamente un sólo poder.


Estos podían aprender más, pero tenían un límite como tal, y era la cantidad de energía que podían almacenar.


De ser poca, únicamente se podían reducir a tener dos poderes distintos a la vez.



De ahí se encontraban Las entidades del Caos.


Se les conocía de esta forma pues podían borrar pequeñas ciudades por sí mismos, eran capaces de diezmar, obliterar y masacrar cualquier cosa que se les opusiera en su camino.


Existían pocos, casi tan pocos, que muchos pensaban que eran mitos, o leyendas.


De todas formas...


Ser una entidad del caos era vivir con una condena atada a ellos.


Pues eran extremadamente inestables.


O al menos una minoría lo era.


Pues bastaba con un sutil... "Ajetreo", de su ADN, y reventaban en una explosión atómica.


Eran mas fuertes que la propia bomba del Zar.


Quizás después de todo, el tener a tan pocas entidades del caos no era tan malo...





Y entonces... Aquél terrorista.


Permaneció en un trance, inconsciente a la intemperie, apoyado en aquella roca la cuál debido al calor, se amoldó a la forma de su espalda.











9 Avril 2021 05:39:55 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
6
Lire le chapitre suivant Capítulo 1: Arroyo

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 25 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!