suncastillo14 Sun P. Castillo

Angela escribe en secreto en el blog del instituto, su inspiración comienza a fallar y termina siendo salvada por una misteriosa persona que comienza a escribirle cartas contándole algunos secretos y por Megan, una chica un año menor a la que ella siempre a tenido como su crush, quien comienza a ser su amiga gracias a Rorie el mejor amigo de Angela, quien ha estado enamorado de ella desde hace años, ahora ella deberá tratar de ayudar a la persona que le escribe, a su mejor amigo , a Megan que no quiere abrir su corazón y a ella misma.


LGBT+ Tout public.

#juvenil #novela-juvenil #chick-lit #problemas #adolescentes #lesbianas #lgbt+ #amor
21
1.6k VUES
En cours - Nouveau chapitre Every week
temps de lecture
AA Partager

Capítulo Uno

Ojalá pudiera tener el valor para decir todo lo que quiero decir, ojalá pudiera opinar sobre lo que los demás hablan o solo alzar la mano y soportar las miradas del resto sobre mi sin sentir que me encojo.

Tal vez si fuera un poco más hermosa o si tan solo el mundo no fuera tan superficial o si tan solo… si tan solo fuera como ellos.

Presione la opción de publicar y deje ir otro pensamiento más, llevaba escribiendo por meses y fue extraño darme cuenta que la gente se sentía identificada, fue extraño ver que todos son raros de alguna forma.

—Ya debemos ir a clases, ¿terminaste? —me pregunto Dany, mientras me ofrecía uno de sus chocolates caseros. La atmósfera que se respiraba en la sala para los redactores del periódico escolar para mi era algo especial, el suelo era de madera a diferencia del resto del instituto, por lo que en invierno era más cálido, las ventanas daban al patio posterior por el que la gente no solía pasar mucho así que apreciar el paisaje era una gran manera de aclarar la mente, una brisa podía despejar esas nubes negras que a veces se forman en mi cabeza, y ver las gotas de lluvia resbalarse por la ventanas me recordaban la belleza de las pequeñas cosas.

—Hoy estaba un poco bloqueada —le dije mientras metía uno de sus chocolates en boca—: Creo que necesito un tiempo fuera del diario. —Le dije en broma, no me imaginaba en otro lugar, bueno tal vez en el club de lectura, aunque odio que la gente me diga que leer, tal vez en el club de fotografía, si no estuviera lleno de pretenciosos, o tal vez…

—¡Estás loca!, gracias a tus extrañas publicaciones los demás visitan la página del diario escolar, además a la gente le gusta, ¿no lo has notado?

—No es eso, el punto es que siento que ya no tengo nada más que decir, como si ya hubiera desahogado todo lo que tenía, es que de a poco me he abierto tanto que por momentos me siento desnuda, además ya me he quejado de todo, ya he escrito lo que quería y por ahora ya no tengo más.

—Debe haber más en esa cabecita, estoy segura —me dijo mientras me ofrecía otro chocolate, que era lo único que tenía en mi estómago aparte del desayuno, cada vez me acercaba más al famoso mundo de la gastritis.

—Creo que ya no hay más —le dije riéndome mientras me acercaba para tomar otro chocolate, pero ella me quito la caja como venganza ante mi “supuesta” salida del diario. Comenzó a alzar el brazo lo más que podía para impedir que tomara uno. Yo estaba de espaldas tratando de saltar, al mismo tiempo que caminaba, cuando sentí como me tropezaba con algo.

—¡Lo siento! —dije de inmediato al darme cuenta que me había chocado con una chica, sus libros se desparramaron por el suelo y ella sin siquiera prestarme atención comenzó a recogerlos con la mayor velocidad que podía, como si estuviera con prisa—: Espera, te ayudo —le dije agachándome para tratar de ayudarle, su mirada estaba clavada en el suelo y cuando la alzo, la pude ver. Ella tenía los ojos lagrimosos, las ojeras estaban presentes, como pequeños paños negros opacando su piel y aun así era la más linda del mundo. Se levanto y sin decir nada se alejó de mí, mientras yo la seguía con la mirada.

—Deja de verla, eres demasiado obvia —me dijo mi amiga mientras me viraba el rostro para que pudiera verla. Siempre me he sentido rara cuando veía a alguien mal, jamás pude consolar a las personas, las palabras correctas solo salen de mí cuando las escribo, pero en persona las palabras se cortan.

—Estaba llorando —le dijo mientras notaba una hoja suelta en el suelo, la cual estaba a salvo gracias a que no había mucha gente en el pasillo, la tome enseguida para ver si era de ella.

—En ese caso debiste haber aprovechado la ocasión para consolarla —me contestó, burlándose, siempre lo hacía desde que le conté que me gustaba esa chica, aunque fue un gran alivio que ella me apoyara tanto.

—Se le cayó su prueba —le dije mostrándole la hoja suelta e ignorando su comentario—: deberías dársela, tu compartes esa clase con ella, sería raro que yo se la diera, tómala.

—Dásela tú, yo no hablo con ella.

—Pero es tu culpa que se le haya caído —le respondí dándole la hoja.

—Pero tú fuiste quien la empujo —siguió insistiendo.

—Pero fue por tratar de tomar tus chocolates.

—Está bien, dámela —me dijo de mala gana guardando la hoja en una de sus carpetas—: Pero que conste que perdiste una buena oportunidad para hablar con ella —me dijo alejando los chocolates mucho más de mí.

—¿Hablar con quién? —preguntó Rorie, tomándonos por sorpresa, con esa sonrisa tan radiante y perfecta, creada y moldeada por dentistas, de que otra forma puedes tener una sonrisa tan de comercial.

—Acaba de perder una buena oportunidad para hablar con Megan —le dijo Dany mientras le daba uno de sus chocolates. Él tomo los blancos, sus preferidos.

—Ella no debe saber ni tu nombre, pudo haber sido un buen comienzo —me dijo Rorie, también molestándome.

—Los dos son unos insensibles, ella estaba mal —les conteste mientras seguía avanzado para irme a mi clase.

—La verdad yo también la vi un poco apagada —dijo Rorie—: Ni siquiera se quiso acercar a su “grupito de amigos”, así les llamaba él a sus ex amigos, una larga historia.

—Tal vez se le rompió un espejo o dejaron de producir su acondicionador favorito —comenzó a decir Dany—: No puede ser tan grave.

—Tacharla de superficial por cómo se ve también te hace inmediatamente una persona superficial, por si no lo notaste —le conteste mientras tomaba otro chocolate y me alejaba de ellos para entrar a la clase que me tocaba.

Y te debes estar preguntando, ¿quién es Megan?, ella era de esa clase de chicas que no necesitan hacer algo para llamar la atención, simplemente no podías evitar verla, era gentil y amable con todos y por eso decían que era falsa, pero que puedo decir, las personas son capaces de encontrar defectos hasta en el mismísimo Dios. Ella me tenía totalmente flechada, estoy consciente que es solo físico porque no hemos hablado, aunque si se muchas cosas de ella, como por ejemplo que la cocinera siempre le guarda un postre de chocolate por alguna extraña razón que aún no sé y que debe ser la única que llama por el nombre al conserje, sin embargo, el resto solo la ve como una cara bonita, trato de creer que yo soy diferente, pero… yo también me fijé solo en su cara.

Después de las clases, lo mejor era un largo camino a pie hasta mi casa, las hojas cayendo y la tranquilidad del vecindario me relajaba y de alguna manera me desintoxicaba del sistema educativo, es mejor que no tope ese tema.

—Te ves muy pensativa —me dijo Rorie, mientras me quitaba una hoja del cabello y la deja volar con las demás.

—Sigo pensando en ella —le dije mientras el me tomaba del brazo para evitar que cayera en un charco, lo que era muy típico en mí. Una vez hasta me caí en una alcantarilla que habían dejado abierta por error, terminé bañándome por horas.

—Siempre piensas en ella, no es nuevo —me dijo luego de haberme salvado de manchar mis zapatos nuevos.

—¿Crees que este bien? —le pregunte mientras recordaba esos ojos lagrimosos.

—No sé, quieres que la llame —me dijo mostrándome en su celular su número.

—¡¿Qué?!—le pregunte de inmediato—: ¿Cómo tienes su número?

—Vamos a hacer un trabajo en parejas y me lo dio, ya te dije que no quiso acercarse a su grupito de amigos y como justo estaba sentada a mi lado, hicimos pareja.

—Debió estar demasiado mal para querer hacer el trabajo contigo —le dije burlándome.

—Me dijo que tenía unos ojos muy lindos y que jamás había notado lo increíblemente atractivo que era.

—Mentiroso, estoy segura que ni noto que tienes los ojos de ese color —le dije riéndome.

—Tal vez no lo dijo, pero estoy seguro que lo pensaba. Además, había pensado que cuando me reúna con ella, deberías venir con nosotros para que por fin puedas hablarle.

—¿No sería muy obvio? —le dije poniéndome nerviosa solo de pensarlo.

—No creo que piense que todas las chicas que se le acercan quieren con ella, ni siquiera debe pasársele por la cabeza tomando en cuenta que tiene novio…

—Igual no creo que me atreva a hablarle —le dije ignorando el comentario del novio

—Debes pensarlo, sería bueno que veas como es en realidad, capaz así deja de gustarte, porque no creo que sea tu tipo, además sigo creyendo que puede ser que estés solo confundida, cosa que sería normal, porque ella es guapísima, pero...

—Eres mi mejor amigo, ya sabes que me gusta desde hace años, no creo que eso pueda desaparecer tan fácilmente —le conteste para evitar que siga con el tema, pero no funciono.

—Aun te gustan los chicos, ¿no? —me pregunto mientras se detenía. Había una pequeña cuesta antes de llegar a casa que siempre subía en su espalda, él hacia ejercicio y yo me ahorraba la subida, era una ganancia mutua.

—No es acerca de chicos o chicas, es acerca de que me gusta ella, no porque sea chica, sino porque es ella —le dije mientras sentía su espalda, siempre cálida.

—Pero es solo un crush, no puedes estar enamorada porque no la conoces, ¿verdad? —me dijo luego de un rato en silencio, en el que podía sentir cierta preocupación, era raro sentir eso, con el todo es calma, pero cuando hablamos de Megan hay algo diferente.

—¿Para ti qué es el amor?, es complicado hablar de eso, es difícil decirte si lo estoy cuando nunca lo he estado —le dije mientras le daba un beso en la mejilla como despedida y entraba en mi casa directo a escribir, porque la inspiración ya había llegado.

Hoy fue el primer día en que vi sus ojos empañados con lágrimas, su mirada seguía brillando, pero fue extraño ver como trataba de apagarse, como una pequeña llama titilando, a punto de ser extinguida, pero, ¿quién trataba de extinguirla? ¿quién podría ser tan cruel?

Tres deseos, el primero es no volverla a verla así en mi vida, el segundo es no volver a sentir mi pecho aplastarse de la forma en la que lo hizo al verla y el tercero es regalarle mi sonrisa, un intercambio de felicidad.

Pero se que los deseos no se hacen realidad, y también sé que yo estoy demasiado lejos de ella como para reconfortarla así pongo mi fe en este leyendo esto.

Hoy fue el primer día que te vi triste, no sé qué salió mal, no sé como ayudarte, no sé que decir para hacerte sentir bien, no sé cómo acabar con esa tristeza, pero debo decirte que tu si sabes como alejar la mía, porque verte sonreír en un día malo es suficiente para alejar la negatividad.

Hoy fue el primer día en que te vi tiste y tengo miedo de que existan más de esos días, así que de la manera más egoísta te pido seas fuerte, plantes tus pies en la tierra y aguantes la tormenta, porque todo estará bien.

“publicar”

None 6 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
8
Lire le chapitre suivant Capítulo 2

Commentez quelque chose

Publier!
Arlette Arlette
Anotada a otra historia tuya 😉😊
July 08, 2021, 07:11

ASHLEYCOLT 777 ASHLEYCOLT 777
Pues ya me ha pegado, y bastante, promete ser una historia muy interesante. Y este Gran primer capítulo lo demuestra. Nos vemos en el próximo Solange. Saludos
April 30, 2021, 16:15

Leon G Leon G
Me encanta este primer capítulo! Voy para el segundo! Me gusta tu manera de escribir y entrelazar los personajes de la historia. Tiene muy buen desarrollo y tela por donde cortar. Saludos.
February 20, 2021, 22:16

  • Sun P. Castillo Sun P. Castillo
    Muchísimas gracias por tomarte el tiempo de comentar, espero que disfrutes la historia. Saludos February 20, 2021, 22:35
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 18 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!