moosearg Maico Mendoza

Una mujer que de niña soñó con ser astronauta toma el camino difícil y decide buscar su pasión de ser una viajera estelar.


Histoire courte Tout public.

#aventura #espiritual #misterio #suspenso #astronauta #espacio #esácop
Histoire courte
0
411 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Capitulo cero

Polvo lunar somos, y en polvo lunar nos convertiremos. Pocos somos consientes de nuestro interior, y eso hace que nos perdamos en el vacío que llevamos dentro. Sin embargo, de todo lo que podemos llamar vida, dentro de este pequeño mundo que se genera a través de la forma en que nuestros cerebros interpretan los diferentes estímulos, siempre hay una pequeña luz que nos dice que podemos ir hacia adelante, me di cuenta de eso… el día que morí. Me llamo Moose, y esta es mi historia.

Quería ser astronauta, mis padres no daban el visto bueno, pero siempre tenía esa fantasía, ese sueño que recorría mi mente en mis días mas duros. Fui creciendo y fui perdiendo la esperanza. Cuando me independicé y con el tiempo estudié todo lo que pude sobre el espacio. ¿Cómo podía conseguir ese trabajo? Solo estudiarlo no me daría nada. ¿Dónde se supone que deba dejar el currículum? Lo averigué todo. Así que me puse en marcha, y una vez que estaba informada, sobre todo, comencé a trabajar.

Para ser sincera, no fue tan difícil encontrar los lugares mas importantes. Me había graduado con una beca y me redirigieron a una empresa muy importante en ese momento, “Emu–Space”. Nunca comprendí bien porqué ese nombre, y nunca llegaron a preguntarle al dueño. Como sea, hice las pruebas de salud, pruebas físicas, ¡pruebas de todo tipo he dicho! ¡Todo salió bien! ¡Todo salió muy bien! ¡Todo! Uhm… Así que me incorporé al equipo, un escuadrón llamado “Apos–Gnum”. Fui bien recibida.

Dos meses pasaron y estábamos listos para nuestro primer viaje estelar. – ¡Qué Emoción! – Pensé con orgullo y con un sentimiento de autorrealización, Estaba muy feliz.

Entramos a la nave y comenzamos a hacer la rutina que aprendimos en los entrenamientos; prender el motór, los caloventores, la maquina anti gravitatoria, los sparks, el escudo anti materia, etc. Una vez puesto los cinturones de seguridad, encendimos la nave y comenzamos a elevarnos.

Teníamos que hacer un recorrido a un planeta desconocido y ver de qué minerales se componía. Pero algo extraño pasó, un motór comienza a fallar a una gran altura. Chequeamos el panel de control y todo estaba correcto, así que teníamos que ir manualmente para ver lo que estaba sucediendo. Este estaba en llamas y la explosión había abierto un agujero, el aire se perdía a chorros y era muy peligroso. Intentamos comunicarnos con la sala de control para tener más información sobre este problema, pero ellos no tenían idea de lo que sucedía. Por suerte todavía no habíamos llegado fuera del planeta y el aire podría reponerse tras sellar dicho hueco. Mientras arreglábamos el motór, un poco más relajados se escucha otra explosión y la nave comienza a caer rápidamente. Al parecer el otro motór también había explotado, fue una situación desesperante, y teníamos que pensar fríamente para sobrevivir, así que como veíamos que la nave estaba destruida fuimos a buscar las mochilas propulsoras para saltar y salvarnos la vida-. fui la última en salir, pero salté con tiempo.

Aun en el aire podía ver como mis compañeros prendían los motores de las mochilas y bajaban con tranquilidad, bueno… Dentro de lo que podía ser la tranquilidad en ese momento. Mi motór no prendía, me quedé tanto tiempo asegurándome de que mis compañeros estuviesen bien que olvidé ocuparme de esos asuntos. había quedado en un estado de shock y reaccioné muy tarde. Presioné el botón, no pasaba nada, no prendía y yo seguía cayendo. Seguía mirando al suelo, como todo se acercaba, pero en mi mente parecía una eternidad que cada vez era mas terrorífica, cada vez me sentía mas fuera de mi ser. -Para aceptar la caída que me mataría en un instante, para saber que todo el esfuerzo que puse en mi niñez para llegar hasta aquí, se vería arruinado por un simple error en los motores. Seguía intentando hacer funcionar la maldita máquina, apretaba el botón cuantas veces podía, mientras veía mi pasado cruzar frente a mis ojos.

Luego caí, choqué contra el suelo. no me dolió… No sabía que pasaba.

26 Janvier 2021 19:52:14 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Histoires en lien