agustinapettinato Agustina Pettinato

¿Que ocurría si un dia cualquiera descubrís que tenes un hermano a quien nunca conociste y un padre que te abandono antes de nacer? ¿Serias capaz de ignoralo y seguir con tu vida? A nuestra protagonista eso se le hace imposible y hace lo que sea para descubrir quienes son. Te invito a conocer su historia


Récits de vie Tout public.

#historia #cartas #hermanos #noche #epistolar
0
435 VUES
En cours - Nouveau chapitre Everyday
temps de lecture
AA Partager

Capitulo I

Había sido un día muy pesado, no solo por el calor sino porque a mi profe de Historia se le había ocurrido hacer un examen oral sobre la Revolución Francesa.

Que horror.

Cuando nombro mi apellido, desee profundamente que me tragara la tierra.

Pude decir algo más o menos coherente, y eso consiguió que me ganara un grandioso seis.

¡BIEEEEN!


Las clases terminaron (por suerte, jejeje). Me despedí de mis amigas en la entrada del cole, y seguí sola el resto del trayecto. Pasé por la librería de Doña Coca, compre dos mapas y volví a casa.



Al abrir la puerta me recibió el olor inconfundible de la salsa espacial de mi mamá, y los empujones de mi perro Sashel (cachorro + bruto=hola piso)

Mamá me pregunto cómo me había ido en la escuela. Le conté mi hazaña en la clase de Historia, la pelea entre los de cuarto Comunicación y quinto Naturales que termino con uno de cuarto con el labio partido.

-La comida ya va a estar-dijo mamá sonriendo-. Andá a dejar tus cosas a la pieza que a penas llegue tu tía, comemos.

-Dale.

Fui hasta mi pieza (escoltada por Sashel), deje mi mochila y me desvestí. Me puse unos shorts de jeans y una musculosa rosa, y volví a la cocina para poner la mesa.

Cinco minutos más tarde, la puerta de entrada se abrió y Sashel fue a recibir con saltos a mi tia. Ella le regalo muchos mimos y después nos saludo.


Mi tia era una persona muy buena quien lamentablemente había sido victima de los maltratos verbales y psicológicos de mi ex-tío. Con mi madre le habíamos insistido mucho para que lo denunciara hasta que (por cansancio y miedo) accedió a nuestro petitorio. Para nuestra suerte, la justicia actuó rápido y ese señor fue condenado a diez años de presión.

Para seguridad nuestra, la tia se vino a vivir con nosotras al igual que su pequeño hijo.

-Falto sacar la soda y el jugo-oi decir a mamá.

-Eh, sí.

Los tallarines con salsa casera era la receta que más disfrutaba (en realidad, era mojar el pancito calentito en la salsa) desde que era una nena de primaria.

-Ah, má. Tenemos que hacer un trabajo para la clase de Lengua-comente al pasar.

-¿De que se trata?-pregunto mientras se servia soda.

-Tenemos que contar la historia familiar como en una especie de libreta con fotos.

Mamá se puso seria, dejo el tenedor a un costado y me miro fijamente con sus ojos verdes.

Por un momento sentí que el corazón se me iba a escapar por la boca.

-Muchas fotos se perdieron en el incendio-dijo endureciendo la voz.


¿Cómo olvidar algo tan horrible?

La señora que estaba cuidando nuestra casa mientras estábamos de vacaciones, se descompuso por culpa del calor en el momento en el que prendía unas velas al cortarse la luz. Por desgracia una de ellas cayo sobre la hornalla prendida.

Cuando los bomberos lograron entrar ya había sido demasiado tarde: nada sobrevivió.

Mamá todavía se culpa por el fallecimiento de Sarita, la vecina.

-No te preocupes, puedo hacer el trabajo con las fotos que tengamos. Le comento a la profe lo que paso y listo-le dije mientras sonreía.

-Bueno-dijo ella no muy convencida.

-Cuando termines la tarea, avisame que te ayudo-intervino la tia.

-Gracias, tia.


Continuamos comiendo en silencio, salvo por el sonido del llamador de ángeles.

Reconozco que era la primera vez que veía así a mi mamá; nunca la había escuchado hablar sobre su familia pero sabia por mi tía que ese tema era mejor no tocarlo.


Después de terminar la tarea de Matemática y Biología, fui a buscar a mi tía que estaba hablando con mi mamá en el comedor. Me escondí detrás de la puerta de vidrio esmerilado para escuchar mejor.

-Tu hija nada más quería las fotos para un trabajo de la escuela-dijo la tía enojada-. No tenias que tratarla asi.

-Ya sé pero no quiero que mi hija tenga algún tipo de contacto con él.

-Nadie sabe dónde esta. Ni él ni....


Desafortunadamente la puerta se abrió de golpe, y mi mamá y mi tia me miraron sorprendidas.


26 Janvier 2021 17:53:11 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
Lire le chapitre suivant Capitulo II

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!