Technical Problems - We are experiencing some server overload causing major slowness in performance - please be patient while we solve the problems.
jesucris J

Nardim, un reino pacífico, hermoso y próspero, cualidades que terminaría muy pronto, y todo gracias a ecos del pasado.


Fantaisie Épique Déconseillé aux moins de 13 ans.

#magia #fuego #angeles #demonios #gigantes #elfo
0
28 VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 30 jours
temps de lecture
AA Partager

Prefacio


Una sala oscura con una mesa circular en medio, que estaba rodeada por nueve sillas era el escenario en el que se llevaba a cabo la reunión más importante en la historia de Nardim, los reyes principales de las especies que habitaban el país hablaban sobre la situación actual.

"Buenas tardes señores, estamos aquí porque una calamidad ha aparecido"

El primero en hablar era un hombre joven, de unos 23 años, sus cabellos eran rubios, brillaban con la luz que apenas entraba en la sala, tenía unos ojos azules similares a los cielos de aquellos tiempos, el joven tenía una capa azul, era el rey de Artidia, la capital de Nardim, por lo tanto el rey de los humanos.

"¿Ahora qué?, Heros, ¿Otro rey desquiciado?"

El siguiente en hablar era una hombre adulto con una larga barba rizada de cabellos marrones al igual que su cabellera, en su mano derecha sostenía una hacha, era casi del tamaño del hombre, ¿Y cómo no?, el era el rey de Sinna, él era el rey de los enanos.

"No es eso, Vehem, yo misma lo vi con mis propios ojos junto a Heros y Dialom"

Una mujer de orejas puntiagudas corrige al enano, era alta, tenía un cabello rubio largo bastante reluciente, sus ojos verdes se clavaban en las personas como flechas, sus flechas y arco estaban atados a su espalda, tenía una capa verde claro, ella era la reina de Dalys, la elfa más fuerte y la reina de su especie.

"¿Por qué deberíamos creer en la palabra de una bastarda, un niño y un demonio?"

Un hombre musculoso de cabello negro y colmillos en lugar de dientes cuestiona a la reina de los elfos, en lugar de una capa tenía una piel de jaguar en su espalda, él era el rey de Honam, la ciudad de las bestias, y el era el rey de las mismas.

"¡¿Qué dijiste hijo de pu-!?"

"Satia..."

Una guadaña sostenía la mano de la elfa, quien se había levantado molesta y ya estaba apunto de sacar una de sus flechas del carcaj.

"...Basta"

La elfa vuelve a sentarse y la guadaña regresa al lado de su dueño, su portador era un hombre adulto de unos 30 años, casi la misma edad de la elfa, el hombre parecía que solo durmiera una o dos horas por día, su cabello era desordenado, el tenía un pequeño bigote por encima del labio superior, el era el rey de Mors, la ciudad de las almas en pena, y él es su rey, el rey de los muertos.

"Fero, silencio"

"Tsk, ¡Cierra la boca, Sirius!, todos saben que tu relación con la bastarda es más que solo ser colegas"

El rey de las bestias intentaba desafiar al rey de los muertos, quien solo lo miraba como si le diera sueño cada segundo que lo hiciera.

"Paren los dos, estamos aquí por una razón"

Una voz dulce y melodiosa se hacía presente, era la reina de los ángeles, una mujer que parecía brillar donde fuera, su cabello largo color blanco era deslumbrante, tenía una sonrisa pacífica, como si nada la perturbara.

"Gracias por eso Dea, ahora puedo continuar lo que empecé"

El rey de los humanos, Heros, agradece a la reina de los ángeles por su ayuda y continúa su explicación.

"Bien, la calamidad que ha invadido el país es totalmente distinta a un rey sin quicio o a un monstruo Clase 12, en el viaje que hicimos Dialom y yo hacia la tierra de los elfos con el permiso de Satia fue porque ella nos informó de un problema con uno de sus súbditos, un elfo de mediana edad había sido consumido por una especie de parásito que se adueñó de su cuerpo, no solo por dentro, tambien tenia algunas marcas negras que entraban en su boca y ojos, se veía doloroso, parecía que el pobre estaba sufriendo."

Heros se veía totalmente horrorizado mientras hablaba de lo que había visto.

"¿Qué tan peligroso crees que sea?"

La reina de los ángeles se veía interesada en lo que el rubio había dicho.

"Solo sabemos que es capaz de infectar otro organismos y que puede usar las habilidades de sus huéspedes"

"¿Por qué no lo asesinaron mientras tenían la oportunidad?

El rey de las bestias siempre estaba al tanto cuando se hablaba de matar, y también le gustaba hablar de eso, entonces Heros suspira y se rasca la cabeza con vergüenza.

"Ha logrado infectar al pueblo de los orcos, nos repelieron entre diez"

El rubio miraba a los otros reyes con preocupación.

"El parásito es capaz de mejorar la fuerza de sus víctimas."

La elfa va a la ayuda del humano mientras los demás reyes los miran escépticos.

"Tsk, ante todo esto, ¿Dónde está ese asqueroso demonio? de seguro el esta detras de todo esto."

Como si las palabras del enano fueran una invocación, alguien entra a la sala mientras abre la gran puerta de una sola patada, era él, el rey demonio, el más fuerte de los que se encontraban en la sala, era bastante alto, incluso más alto que un elfo promedio, su cabello era negro, bastante puntiagudo de la nuca mientras que la parte de enfrente estaba bien peinado, sus ojos violeta miraban a los demás reyes, estaba algo cansado, él no era capaz de volar como los otros demonios, su apodo era "El demonio sin alas", tenía el aspecto de un joven de 20 años, era el más joven de todos los reyes que alguna vez se hayan sentado en la mesa.

"¿Alguna noticia?"

El demonio asiente ante la pregunta del humano y traga saliva.

"Los funestus tomaron el antiguo castillo de mi padre"

Los reyes estaban desconcertados, puesto que los reyes Heros y Satia aun no habían llegado a la parte del nombre que le habían puesto a las criaturas infectadas.

"Así es como decidimos llamarle a los infectados"

"Ja...así como ponerle nombre a su pequeño hijo"

Como siempre, el rey de las bestias tenía algo que decir ante lo que dicen los demás.

"Heros, tu hermana es la única opción que tenemos, primero el castillo de mi padre, luego la región de los demonios y finalmente todo el país, debemos hacerlo"

El rey demonio ignora al rey de las bestias y observa al rey de los humanos, Heros asiente con tristeza y se levanta de su asiento mientras mira a los demás reyes.

"Ya lo oyeron, los que no quieran combatir pueden irse, y los que quieran, nos veremos en dos días en la entrada de Relam, la ciudad principal de los demonios, para eliminar a la calamidad."

Hubo un silencio corto ante las palabras de Heros, los reyes se miraron por unos segundos hasta que el rey de las bestias se levantó de golpe.

"Mi pueblo está fuera"

El rey bestia se acerca a la puerta y pasa a lado del rey demonio e intenta evitar la mirada de odio que este le mostraba.

"Si alguien de esta sala muere, me aseguraré que Honam no sea más que una tienda de mascotas que fue víctima de un incendio"

El rey de las bestias aprieta los puños con fuerza mientras mira al rey demonio a los ojos, no había titubeo en sus palabras, sus ojos color violeta lo estaban mirando como si no le importara lo que hiciera en ese momento.

"Mierda, si lo pones así, tendré que luchar."

El rey Fero sonríe nervioso mientras mira a Dialom, quien lo mira con frialdad, él sabía que si se enfrentaban el rey demonio lo haría pedazos en segundos.

"¿Alguien más?"

Los demás reyes se quedan en silencio, ninguno se levanta, ya se habia hecho la decisión.

"Bien, la reunión ha terminado, pueden irse"

Todos los reyes comenzaron a irse ante estas palabras, al final solo quedaron la reina elfo, el rey de los muertos, Heros y Dialom.

"Yo tambien me voy"

La rubia se acerca al rey humano y al demonio y los abraza, despidiéndose de ellos, el rey de los muertos mueve su mano de lado a lado despidiéndose mientras camina detrás de la elfa.

"Sirius, cuidala"

El adormilado hombre forma un puño mientras levanta su pulgar, ambos salen de la sala dejando al humano y al demonio solos.

"Sabes que no todos vamos a volver ¿cierto?"

El demonio asiente y mira al humano con tristeza.

"Por ahora solo hay que prepararnos para la batalla y esperar a que nosotros nos muramos y que Satia siga con vida"

"Si..."

Heros mira por unos segundos a su amigo.

"Tu... ¿Me traicionarías?"

"Es como si le dijeras a un perro que mate a su dueño mientras este dormido, es fácil, pero no quiero."

El humano rie.

"Que mal que...no todos vayamos a volver..."


De los nueve reyes que estaban en la sala, cinco perecieron y uno... los traicionó.


...


Fin









19 Mars 2021 16:54:56 1 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
À suivre… Nouveau chapitre Tous les 30 jours.

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~