u16090997211609099721 Gina Briceño

Al crecer en un hogar disfuncional, donde es su madre quien provee y su amoroso padre, adicto a las drogas, fallece de una sobredosis cuando ella aún es muy pequeña, las vivencias de Ángela Centeno o Angie, como prefiere ser llamada, la conducen a perder la fe en las relaciones de pareja. Con el apoyo de su padrino, tiene la oportunidad de estudiar lo que desea y gracias a su alma gemela y mejor amigo, logra escapar del control de su madre, a quien ni siquiera quiere cerca. De adulta disfruta del buen sexo, pero tiene problemas para encontrar alguien dispuesto a aceptar que lo único que obtendrá de ella, además de su amistad, es sexo. ¿Serán Luc Donati o Nathe White capaces de derrumbar las barreras que Angie se empeña en erigir entre ella y el amor?


Érotique Interdit aux moins de 21 ans.

#romance #sexy #amor #pasión #deseo #amistad #seducción #padres #sexo #erótica #trauma #pasional
0
731 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

PRÓLOGO

No recuerdo haber escuchado a mis abuelos, culpar a sus padres por sus fracasos, problemas y/o traumas, no sé si esa “moda” comenzó con los millenials o venía de antes, afortunadamente, nunca he sido de seguir modas o tendencias. Lo que he hecho con mi vida, como hija o madre, lo considero mi única responsabilidad y me satisface poder decir que hice lo mejor que pude, con la escasa información a la que tuve acceso. Lamentablemente, un hijo no nos llega con un manual de instrucciones explicando al detalle, no solo cómo atenderlos, sino también cómo comportarnos para no perjudicarlos emocional o mentalmente.


Ser padres no es una tarea fácil, quizás por eso cada vez son menos los jóvenes adultos, que desean afrontar la enorme responsabilidad de la paternidad. Algunos consideran que carecen de la cuota de sacrificio que se requiere y otros confiesan que es por saberse incapaces de ser padres tan perfectos, como ellos hubieran querido que fueran los suyos ¿Irónico, no? Ya quisiera ver a muchas jóvenes millenials o de las siguientes generaciones, salir adelante en todo aspecto de sus vidas sin cometer errores, especialmente como madres, sin tener a papi Google para consultar.


Siendo sinceros, también hay adultos egoístas que nunca debieron tener hijos, que no son capaces de reconocer sus errores y encuentran justificación para todo lo que hicieron, hacen y seguirán haciendo. Nuestra chica, Angie, es hija de una de estas mujeres que nunca llegó a comprender la maternidad y un amoroso, pero nada responsable padre. Sobrevive la difícil etapa de la adolescencia lo mejor que puede y vuela del nido también lo antes que puede llevando con ella, lamentablemente, gran parte de los conceptos erróneos adquiridos en su entorno familiar.


Las experiencias que vive con personas que conoce una vez se aleja de su tóxica madre, la hacen darse cuenta que no todo es lo que parece. Encuentra el amor incondicional en la amistad de un alma gemela, en quien menos habría lo imaginado, la persona con quien un ex novio la engañaba, de ese modo aprende que la gente es capaz de sorprendernos, tanto para bien como para mal y que todo eso forma parte del aprender a vivir. Ella tiene una personalidad fuerte, quizás su único punto débil es que le teme al amor, tanto por no querer resultar lastimada, como por no querer hacer sufrir a otro.


Las vivencias de crecer en un hogar disfuncional, donde es la madre quien provee y el padre es adicto a las drogas, la conducen a perder la fe en las relaciones de pareja. Con el apoyo de su padrino, tiene la oportunidad de estudiar lo que desea y su alma gemela la ayuda a escapar del control de su madre, a quien ni siquiera quiere cerca. De adulta, disfruta del buen sexo, pero tiene problemas para encontrar alguien dispuesto a aceptar que lo único que obtendrá de ella, además de su amistad, es sexo.


Hasta que sucede una “cosa meravigliosa”, como solía decir una anciana italiana, muy amiga de mi madre, para referirse en su lengua a lo que sea que le pareciera maravilloso. Yo, que aún era muy pequeña, no tenía permitido estar tan cerca como para escuchar la conversación, pero a veces lo lograba y pensaba que eso a lo que ella se estaba refiriendo no era más que una tontería ¿Y qué más es el amor, sino una tontería? Maravillosa, pero tontería al fin.


La autora

30 Décembre 2020 02:23:52 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
Lire le chapitre suivant Angie

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 53 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!