alyse Alyse ML

Kail lleva toda la vida soñando con poder estudiar en la Academia, centro académico del país, cuando por fin se presenta la oportunidad y se muda a la capital. Sin embargo, pronto queda claro que la institución no es lo que él esperaba: la corrupción y los favores se han adueñado del lugar, y alguien debería hacer algo para cambiarlo. *Es una historia en proceso, por lo que está sujeta a cambios menores. Son principalmente detalles, aclaraciones o correcciones y la historia principal no cambia, pero os invito a releer capítulos anteriores. *¡Recordad comentar y valorar todas las historias que os gusten, no sólo Archimago! Un comentario ayuda mucho a los autores. ¡Gracias por leer!


Fantaisie Fantaisie sombre Tout public.

#fantasia #magia #mago #épico #corrupcion #politica #hechicería
41
4.8k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

La Academia

Kail se detuvo de nuevo, sin poder dejar de admirar las estructuras que se elevaban a su alrededor. Los enormes edificios de piedra eran antiguos, más antiguos que cualquier otro lugar que el joven hubiese visitado, y se extendían alrededor de unos cuidados y extensos jardines. A pesar de su antigüedad, los muros lucían radiantes bajo el sol, con banderines colgando sobre los distintos portones y pequeños detalles en piedra grabados en los recovecos de las paredes. Los jardines bullían de actividad en cada esquina; a un lado, unos estudiantes reían en grupo, con una pila de libros cerrados junto a ellos. En círculo, jugaban a las cartas, pero con cada jugada las cartas parecían brotar de la nada y multiplicarse sobre la hierba. A otro lado, un joven vestido lujosamente dormitaba al sol, apoyando la cabeza en una bolsa. Con un gesto de la mano, atrajo hasta sí mismo un sombrero que yacía junto a sus pies. Lo hizo levitar hasta la altura de su cabeza y el joven lo alcanzó para protegerse la cara del sol con él. Cerca de los portones un hombre con túnica perseguía a una joven, intentando coquetear, mientras ella fingía desinterés con una sonrisa mal disimulada.

—¡Mira por dónde andas!

Kail sintió que alguien le apartaba de un empujón. Cohibido, se apartó a un lado y vio cómo un noble se alejaba, envuelto en una túnica bordada y varios libros bajo el brazo. No podía evitarlo; después de toda una vida viviendo en un poblado perdido de la costa, todo en la capital le parecía resplandeciente y se sentía fuera de lugar. La Academia era frecuentada por la alta sociedad del país y la mayor parte de los alumnos parecían ser hijos de nobles o familias acaudaladas que podían permitirse los gastos que los estudios mágicos conllevaban. La ciudad, Antamond, también tenía un ambiente muy distinto al que estaba acostumbrado. Kail se sentía intimidado por la moda del momento, todo coloridos detalles de metal brillante; por la gente, siempre yendo de un lado al otro ruidosamente; pero sobre todo, por la oportunidad que se abría ante él y la responsabilidad que sentía sobre sus hombros. Llevaba años tomando lecciones de historia, ciencias y magia arcana con un tutor en su hogar en Danta, sabiendo que el alcance de las clases siempre sería limitado. Tal vez fuese suficiente como para poder emplearse como hechicero en la corte de algún noble menor, pero nunca podría alcanzar un conocimiento profundo de ninguna de las ramas de la magia. Sin embargo, el ascenso a coronel de su hermano mayor y su traslado a la capital había permitido a sus padres mover algunos hilos y, a través de más favores de los que el joven consideraba razonables, Kail había obtenido una plaza provisional en la Academia, el centro del mundo académico del país, de la hechicería y de la magia desde hacía siglos.

Con una oportunidad así, no pensaba decepcionar a sus padres ni a su hermano y pretendía esforzarse en todo lo posible en absorber todo el conocimiento a su alcance durante su estancia en Antamond. Ante él se abría un mundo de posibilidades y contactos, y mientras recorría el resto del camino hasta su primera clase (¡con el gran hechicero real Eneus, nada más y nada menos!) sonrió para sí mismo impaciente por comenzar su viaje.


***


—No sé en qué maldito momento se me ocurrió venir hasta aquí.

Bran sonrió entre dientes mientras observaba a Kail terminar de un trago su copa.

—¿Qué ocurre, el viejo Eneus no os ha enseñado aún cómo transformar oro real en vino y fulanas?

Kail le fulminó con la mirada. Había conocido a Bran a las pocas semanas de su llegada. A pesar de ser hijo de una familia noble del oeste, en Onilas, el joven parecía evitar deliberadamente la compañía de otros nobles. Tampoco parecía particularmente interesado en el estudio de la magia tradicional, pero tenía predilección por las competiciones de magia elemental que se celebraban cada semana.

Percatándose del enfado de su amigo, Bran intentó animarle:

—Venga, podría ser peor. Estoy seguro de que al menos algo tendréis que aprender en esa clase. Es imposible conseguir una plaza, así que más vale que estéis haciendo algo de provecho.

—¿Algo de provecho? Cada clase es prácticamente una enumeración de las muchas y muy ilustres personalidades para las que ha trabajado. Ni siquiera habla del tipo de trabajo que realizó más allá de una vaga alusión, si es que siquiera llegó a trabajar para todas las personalidades que afirma. Muy ocasionalmente nos habla de algún hechizo personal que creó cuando era joven y del proceso. Y aguantaría por esas explicaciones, realmente aguantaría, pero los imbéciles que acuden a la clase sólo lo hacen para interrumpir y poder hablar de cuán emparentados están con esos nobles y hacer que Eneus se regocije en su satisfacción propia.

—¿Así que simplemente hacen cola para poder lamerse el culo entre ellos? Vaya, eso es toda una sorpresa.

—Ya, bueno, ahora lo sé, pero ni siquiera es sólo eso. El otro día fui a los archivos de la biblioteca buscando unos tomos de transmutación, para intentar avanzar por mi cuenta porque no me aceptaron en ninguna clase, ¿y sabes qué me dijeron? Que a menos que tenga alguien que pueda dar por válida mi “estimabilidad”, lo llamaron, tendría que pagar casi cincuenta platas para poder consultar los libros en presencia de un bibliotecario. Ni siquiera puedo retirarlo para tomar notas. Y no eran libros avanzados ni particularmente singulares, eran manuales básicos de transmutación. Dios sabrá qué habrá que pagar por acceder a los tomos más raros, ¡o si eso es siquiera una opción! ¿Dónde se ha visto una biblioteca que no preste libros?

—¿Y tu caballeroso hermano no puede interceder por ti?

—¿Interceder por mí? No creo que tenga el tipo de autoridad que impresione a la Academia, y aunque la tuviese, lleva semanas sin responder a mis cartas. La última vez que lo vi iba a camino a una fiesta en la mansión de Lord Hahe y no se le veía precisamente caballeroso. Hizo un par de comentarios de su estimado y culto hermanito a las dos damas que le acompañaban y se fue.

—Demos gracias por los valientes soldados que nos protegen cada día de los males del mundo.

—No seas idiota. Tampoco sé si hubiese hablado en mi nombre, y definitivamente no me habría prestado el dinero. Voy a tener que dejar la transmutación a un lado por ahora.

—Diría que se te ve frustrado con tus estudios.

Kail hizo una pausa mientras jugueteaba con la copa vacía entre las manos. La taberna estaba llena de estudiantes de juerga a pesar de la hora. Kail se había resistido a unirse a ellos durante las primeras semanas, pero pronto le quedó claro que las juergas eran constantes y frecuentadas tanto por los estudiantes como por algún que otro profesor, ya fuesen en tabernas o en alguno de los palacetes de la ciudad.

—Supongo que tenía otra cosa en mente cuando llegué. —dijo apenado—. Pero ni siquiera se trata de la Academia ¿sabes? Parece que todo el mundo en esta ciudad está loco. Las tiendas sólo me permiten entrar si les enseño la insignia de la Academia, y aun así recelan. Veo más guardias borrachos que sobrios, la vida gira en torno a las invitaciones a bailes. Sé que todos los libros que necesito están en los Archivos, pero no puedo acceder a ellos, y cuando acudo a un profesor se escandalizan si les pregunto por algún conocimiento que vaya más allá de sus escasas lecciones. ¿Cómo oso insinuar que sus clases no son absolutamente excelentes y completas? La enseñanza de la Academia está corrompida, y a veces me pregunto si no habría sido mejor quedarme en Danta.

Bran se inclinó sobre su amigo, repentinamente serio.

—¿La enseñanza está corrompida? —le preguntó—. ¿No dirías que es un problema de raíz, de la propia Academia? —Kail, con el ceño fruncido, se sirvió más vino, escuchando a su amigo—. Los propios profesores actúan en contra del conocimiento. No buscan instruirnos, ni siquiera compartir el conocimiento con unos pocos favoritos, sólo engordar su ego y sentir que aún son relevantes para poder seguir acudiendo a las fiestas de los palacios. Ah, las fiestas en los palacios.

—Eso no es cierto del todo. Aún quedan profesores que buscan transmitir la tradición de la magia. —protestó Kail.

—¿Y quiénes son? ¿Amonar, Joneth? Precisamente los expertos en las ramas que más podrían interesar a un noble empleador. ¿Y adivinas quién tendrá el favor de la próxima generación de hechiceros, esos que tanto deben a sus maestros por todo lo que les enseñaron? Al final, sólo lo hacen por sí mismos y su ambición. Y sabes que es así en toda la ciudad. A menos que tengas un escudo o una insignia que hable por ti, nadie te va a mirar dos veces y nadie va a levantar un dedo por ayudarte. Mírate, sin ir más lejos. ¿Cuántos favores deben tus padres, cuánto se han endeudado por la promesa de dejarte atravesar los portones de la Academia? -Kail se removió en su sitio, incómodo. Bran continuó, hablando cada vez más rápido-. Y tu hermano no se digna a salirse de su camino para ayudarte. Tú mismo lo has dicho, esta ciudad corrompe. Ha corrompido a tu hermano y a menos que…

—¡Ya está bien!

Furioso, Kail dejó la copa en la mesa dando un golpe y Bran calló. Había cruzado la línea y siendo consciente de ello, intentó recular:

—Perdona, no tendría que haber sacado ese tema. Simplemente la situación me irrita tanto como a ti. Este sitio siempre ha sido un símbolo del esfuerzo, el conocimiento, las posibilidades infinitas. Y me frustra ver en lo que se ha convertido. Si alguna vez quieres desahogarte de nuevo, no dudes en buscarme.

Bran se levantó, dejó un par de monedas en la mesa y se fue, dejando a Kail solo entre los gritos y las canciones de los demás estudiantes.

28 Décembre 2020 13:52:00 6 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
11
Lire le chapitre suivant La decisión

Commentez quelque chose

Publier!
Nozomi Sōseki Nozomi Sōseki
Un comienzo más que desalentador para el pobre Kail. Es una lastima ver cómo el poder y el status corrompe a las personas. Realmente espero ver qué es lo que hará Kail para seguir aprendiendo Muy interesante capítulo, seguiré leyendo con ansias.
January 19, 2021, 14:56
AF Antonio Fernández
Guau, increíble y explendida historia, vine para ver como sería el nivel para poder ver si mi próxima historia encajaría en esta página web y me salgo de esta historia asombrado por el gran nivel y el precioso arte de las palabras que manejas, te he pillado como referente y espero que mi historia sea un tercio de buena de lo que es esta
January 06, 2021, 20:07

  • Alyse ML Alyse ML
    ¡Muchas gracias por tu comentario y tus ánimos, de verdad! Espero que te guste el resto de la historia y te animes a publicar también! January 07, 2021, 08:54
ASHLEYCOLT 777 ASHLEYCOLT 777
La magia y la fantasia siempre me interesan en cualquier escrito. Aunque la ciencia ficción y las historias post apocalipticas sean más de mí agrado. Tu historia me ha gustado mucho. Y también la forma en que las narras en tus letras. Excelente primer capítulo. Saludos desde argentina..
January 05, 2021, 18:46
Francisco Rivera Francisco Rivera
Celebrando la historia, su narrativa, ironía y situaciones diversas, se agradece el estilo y la manera directa de instalar al lector en ese mundo de sucesos caprichosos. Felicidades y a continuar con lo iniciado que, me parece, se tienen las herramientas de la escritura en un manejo de situaciones divertidas y con conocimiento del tema. Saludos fraternos desde México.
January 03, 2021, 20:53

  • Alyse ML Alyse ML
    ¡Muchas gracias por el comentario! Seguiré actualizando la historia y espero que los posibles lectores la disfruten. ¡Un saludo desde España! January 03, 2021, 22:14
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 7 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Histoires en lien