mavi-govoy Mavi Govoy

Relato autobiográfico de Mavi que refiere algunas anécdotas verídicas de su infancia.


Humour Satire Tout public.

#familia
Histoire courte
4
346 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Mamá no se entera


Aunque soy la primera sorprendida, reconozco que, hoy, Ada y yo nos hemos hecho amigas.

Ada es mi hermana.

Dice mamá que cuando no estamos juntas Ada me echa de menos, que pregunta por mí a todo el mundo, pero cuando me tiene cerca lo primero que hace es tirarme del pelo o darme empujones a poco que yo le quite sus juguetes, que no sé como explicarle que para eso soy su hermana mayor, para decidir con qué quiero jugar, sea de quien sea. Y aún es peor cuando papá y yo nos sentamos a pegar pegatinas, Ada se empeña en que le enseñemos el libro de pegatinas y en cuanto tiene alguna a mano tira de ella hasta arrancarla... y a veces se lleva también parte del libro. Y es que Ada, aunque engaña a la gente porque la ven rubita, sonriente y con dos grandes ojos azules, es un trasto, una fiera y un peligro público, que lo dice mamá.

Pero no era eso lo que yo quería contar. Voy a contar como hoy, frente a la incomprensible e injustificada amenaza de mamá, las dos hemos actuado juntas y nos hemos hecho amigas.

Hoy, lo mismo que ayer, ha sido uno de esos días buenos en los que no abren la guardería. Todo sería más fácil si papá y mamá se organizasen mejor y no fueran a trabajar los dos los mismos días y a las mismas horas, pero no hay forma de hacérselo comprender. Lo único bueno es que después de una sesión de guardería, suelo conseguir que me den uno o dos caramelos. El truco es muy sencillo, se trata de mirar a papá o a mamá, según quién esté mas cerca, con ojos tristes y cara de buena (yo no tengo los ojos azules, pero tengo cara de ser más buena que Ada) y decirle «Como hoy has ido a trabajar, habrás ganado dinero para caramelos». Si además el que está cerca es papá, soy capaz de sacarle también un huevo de chocolate con sorpresa dentro.

Los días afortunados, cuando mamá se olvida y no va a trabajar, nosotras nos esforzamos para que no se aburra. Hoy nos hemos peleado por el paquete de pañuelos de papel, que acabó convertido en una montaña de tiritas blancas con mocos sobre la alfombra de nuestra habitación; hemos decorado la casa con los cojines y los muñecos, repartidos por todos los suelos; hemos arrancado el botón del humidificador; deshicimos mi cama porque el «pete» de Ada se había perdido entre las sábanas; rompimos los lápices de cera saltando sobre ellos y arrancamos las hojas del libro de pintar porque se había acabado. En suma, estabamos siendo buenas y si la vecina de abajo nos oye chillar y correr es porque tiene muy buen oído, pero no es culpa nuestra.

Digo lo de la vecina porque hace unos cuantos días, nada más llegar de la guardería, subió la vecina de abajo a regañar a mi papá, según me pareció. Cada vez que Ada y yo nos peleamos y chillamos y cada vez que hacemos carreras por el pasillo, mamá nos amenaza con que va a subir la vecina a encerrarnos en una tinaja, que debe ser peor que quedarnos solas en el ascensor. Menos mal que estaba papá en casa, que no la dejó pasar y le dio unas cuantas voces desde la puerta para que no vuelva, aunque, ahora que lo pienso, ella no traía ninguna tinaja. La vecina dice que despertamos a su niño, que se llama Pedro, y que duerme la siesta de 4 a 6 de la tarde. Papá dice que eso se arregla acostándole de 3 a 5, porque nosotras no venimos de la guardería hasta las 5. Yo creo que papá tiene razón, no me gustaría que me dejasen en la guardería para no despertar a Pedro. Mamá no dijo nada, porque estaba tendiendo la ropa. Y Ada, como yo misma, para ser sincera, estaba tan impresionada por las voces de papá y de la vecina, que ni siquiera saludamos.

La verdad es que cuando llegamos a casa estábamos un poco alteradas. Fueron a buscarnos papá y mamá a la guardería, los dos, y vinieron con el coche. Como hacía calor, no nos pusieron los abrigos y al atarnos en las sillas del coche resultó que nos sobraba cinturón por todos lados. Ada, que es un trasto, aprovechó la situación para soltarse los brazos y en cuanto lo vio, papá le dio un par de voces que la asustaron, así que Ada se puso a llorar a gritos y yo lloré también, porque no entendía porque estaba papá tan enfadado con mi hermana.

Cuando llegamos a la casa del coche, que está debajo de la nuestra y también debajo de la de la vecina de abajo, las dos llorábamos como si nos hubieran quitado los juguetes. Entonces mamá dejó de conducir y tranquilizó a Ada, ella se calló, y yo me callé también porque papá ya no gritaba. Pero nada más entrar en casa, mamá se encerró con la ropa mojada en el tendedero y no nos quería abrir la puerta pese a que se lo pedíamos educadamente, sin empujarnos ni nada, así que gritamos de nuevo por si no nos oía y fue entonces cuando subió la vecina. Estoy pensando que la culpa de todo fue de mamá, y encima ella se quedó con la ropa en el tendedero y le dejó el marrón a papá... Tengo que hablar seriamente con mi mamá.

Pero voy a seguir con lo que yo quería contar. Luego tuvo lugar una de las escenas caseras más divertidas, que es la de vestir o desvestir a Ada, porque a la Flor Perfumada se le había salido el pis fuera del pañal. Flor Perfumada es como mamá llama a Ada cuando le quita la caca del culo.

Yo creo que mamá se hace un lío con nuestros nombres, por eso nunca se sabe como va a llamarnos. A mi me dice Bicho e Incordio cuando no le hago caso, Niña Bonita cuando está contenta conmigo, Galimatías cuando no entiende lo que digo... Según le da.

Luego nació Ada. No sé muy bien lo que quiere decir nacer, mamá y papá hablan de ello como si fuera un trance, pero si se pasasen el día entre una docena de niños vestidos a colores, con mocos en la nariz y manos pringosas, que no paran quietos, ni callados, que te quitan los juguetes y no dejan que seas tú la que mande, se iban a enterar de lo que es un trance.

En fin, que un verano trajeron a Ada a casa, que se llama Ada pero mamá la llama también Flor cuando huele a caca, Trasto cuando no le hace caso, Trasto con botas o Peligro Público cuando corretea por el pasillo haciendo to-co-clón, to-co-clón, to-co-clón, Jeringonza cuando no me tiene a mí cerca para traducirle lo que dice y Bonita cuando le parece. De todos, el apelativo cariñoso que más veces usa con ella es el de Trasto. Por ejemplo, Ada se pone de pié encima del sofá y a continuación trata de escalar por el respaldo, entonces mamá la baja al suelo y pregunta: «¿Sabes lo que eres?» Y Ada se monda de risa y dice: «el tastoooo». A mí no me lo pregunta, pero también yo sé quien es el trasto. A mí sólo me hace preguntas difíciles, como cuando vamos a por pan y la señora que hace el pan nos regala un bollito, mi mamá pregunta: «¿Qué se dice?». Yo he probado a decir de todo: «Hola», «Adiós», «Dame otro», «Hasta luego», pero al parecer no acierto nunca.

Bueno, pues cuando se trata de mudar a la Flor Perfumada, antes de ir a por ella mamá suele comunicarle de palabra que está decidida a cambiarle la ropa. Entonces, mi hermana sale corriendo en sentido contrario a donde mamá quiere que vaya, bamboleándose y parándose de vez en cuando para sonreír de oreja a oreja y decir: «Tu-tu», que quiere decir «cu-cu, no me coges». Pero antes o después mamá la atrapa y la lleva en volandas hasta donde tiene preparada la ropa. La tumba sobre la cama y empieza por quitarle los zapatos, mientras Ada patalea, chilla y trata de ponerse a cuatro patas, a veces lo consigue y suele ser peor para ella, porque se lanza adelante sin fijarse en donde está hasta que su cabeza choca contra la pared. Pero las más de las veces mamá la agarra por la pierna cuando está a punto de salir gateando, tira de ella, la sujeta por la espalda para mantenerla tumbada boca abajo y en esta postura le arranca los calcetines y los pantalones, mientras Ada chilla llamando a la «abela».

Ada y mamá siempre discuten por la «abela». Ada dice que es suya y mamá dice que no, que ella la vio antes. A mí, mientras me dejen a mi papá que, como todos sabemos, es mío, me da igual de quien sea la «abela».

Luego mamá da la vuelta a Ada y, para conseguir que se esté quieta mientras le cambia el pañal, le deja el tubo de crema para el culete o las toallitas, que deben estar muy ricas. La crema aún no se la ha comido, que yo sepa, porque no sabe abrir el tubo, y aunque yo me ofrezco para ayudarla ella no me deja que quite el tapón.

A continuación hay que vestirla, mamá suda, resopla, protesta, sujeta a Ada, sujeta la ropa, mira con ojos fieros a Ada porque muerde la camiseta, la introduce dentro de la ropa, se la quita porque la ha puesto del revés, vuelve a meter cabeza, brazos y piernas de Ada por donde conviene, le calza los zapatos arriesgándose a que le patee la barriga y la sujeta como si fuera un fardo para anudarle los cordones. Después deja que Ada baje al suelo y mi hermana se viene conmigo tan contenta, saludando al mundo entero como si no hubiera pasado nada. De ello deduzco que Ada, aunque es un trasto, tiene lo que se llama «buen perder», mientras que mamá tiene «mal ganar», porque nos sigue renqueando y con cara de pocos amigos.

De hecho, fue después de una escena tan simpática como la que acabo de describir cuando mamá nos dijo: «¡Menos mal que mañana vais a la guardería de cabeza!».

Yo miré a Ada antes de contestar, pero el trasto seguía sonriente, no se había enterado de nada e ignoraba el peligro que corríamos. Cogí aire y me dispuse a defenderme y defenderla: «¡De cabeza no, vamos ANDANDO, mamá!», le dije muy digna, y Ada, a mi lado, me apoyó lo mejor que pudo: «Vamos ‘NANANDO’, mamá».

Y así es como nos hemos hecho amigas. Y además, por una vez, mamá reconoció que mi propuesta era mejor que la suya.

19 Janvier 2021 00:00:13 3 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
4
La fin

A propos de l’auteur

Mavi Govoy Estudiante universitaria, defensora a ultranza de los animales, líder indiscutible de “Las germanas” (sociedad supersecreta sin ánimo de lucro formada por Mavi y sus inimitables hermanas), dicharachera, optimista y algo cuentista.

Commentez quelque chose

Publier!
Carol Bor Carol Bor
Muy lindo! :-)
September 26, 2022, 12:35
Katya Enríquez Katya Enríquez
Muy divertido lo que cuentas, me gustó mucho porque me haces recordar a lo que cualquier niño a esa edad hace :)
December 14, 2021, 04:55

  • Mavi Govoy Mavi Govoy
    Gracias por el comentario y por verificar la historia. December 14, 2021, 08:24
~

Plus d'histoires