escritoporisabellad Isabella Sambuceti

En el mundo de las redes sociales, debemos tener cuidado en donde entramos y que anuncios clickear, pero siempre tenemos un poco de curiosidad cuando hay anuncios que te invitan a entrar aún sabiendo que pueden ser un error. Como consejo, no aprietes anuncios raros o podrías quedar como José.


Histoire courte Déconseillé aux moins de 13 ans.
Histoire courte
6
2.8k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

El anuncio

Mi nombre es José Carson, soy un joven muy curioso, creativo e investigador, o eso es lo que dice mi profesora de Literatura. Esta es una de mis asignaturas preferidas junto con Informática.

No soy tan buen alumno, pero tampoco puedo llamarme malo. Me dieron el día libre porque, justamente, aprobé esas dos materias.
Por lo tanto, me quedé en mi casa mientras mis padres trabajaban.

Agarro mi laptop y entro a todas mis redes sociales, revisando una de las redes sociales que habíamos creado con mis compañeros, apareció un anuncio, me pareció extraño ya que no nos estaban pagando por la publicidad, este tenía una sola pregunta «¿Te gustaría ser un portal?»

«¿Un portal? Pero, ¿de qué?» pregunto extrañado.
«Seguro es un anuncio falso hecho por mis compañeros, porque saben que me gusta lo paranormal» me respondo a mí mismo.

Pero, ese anuncio que es muy simple, y realizado con Paint, sí, con eso está diseñado en pleno siglo XII, pero, ¿quiénes somos nosotros para juzgar?
A pesar de su simplicidad y de que podía ser una broma, despierta la curiosidad en mí y entro a la página.

A los segundos se abre una ventana agradeciendo por hacer click en la misma, y luego se abre otra explicando de qué tipo de portal se trata y los pasos para serlo.

Aún sabiendo lo que es y que podría ser una broma, me fijo en los pasos, estos no me parecen muy difíciles así que los anoto en una libreta para hacerlos a las doce de la noche como dice en la página, total, mis padres me mandaron un mensaje avisándome que llegarían a eso de las tres de la mañana.

Hago tiempo hasta que es la hora, al llegar busco mi libreta y realizo todo lo que está anotado sin saltarme los pasos. Una extraña sensación recorre mi cuerpo, comienzo a sentirlo pesado y me desmayo.

Siento gritos y sacudidas.

—¿Qué? ¿Qué sucede? —Despierto con un fuerte dolor de cabeza.
—Casi cometes un incendio, dejaste una hornalla prendida —habla en tono desesperado.
—Me quedo unos segundos pensando—. Eso es imposible.
—¿Estás llamándome mentirosa?
—No, claro que no, madre. Disculpa, fue un descuido mío —le respondo tranquilo para que ella no se desespere.

Luego de eso, mi madre sale de la habitación y yo agarro mi computadora nuevamente.

Lo extraño es que ya se encuentra una nueva ventana abierta y esta dice mi nombre completo. Entro y veo que me están dando mi primer reto, ser portal de una anciana que tiene algo para hacer antes de "desaparecer" de este plano terrenal.

—Joder… —susurro mientras intento cerrar la ventana.

«¿A quién le gustaría ser portal de una viejita?» pregunto molesto.

Luego de poder cerrar la ventana, aparecen otras pero con amenazas, decido cerrar la laptop e inmediatamente comienza a sonar mi celular.

—¿En qué me metí? —Agarro mi cabeza desesperado.
—José, ¡baja! —Grita mi madre —. Debo preguntarte algo.

No me puede ir peor esta noche, bajo queriendo no existir en este momento.

Pero, algo en mí sigue creyendo que es una broma, o es lo que más anhelaba.

Se encuentra mi madre y padre muy enojados, me muestran un mensaje raro para ellos, pero conocido para mí, este no les permite utilizar su celular con tranquilidad. Me limito a dar información al respecto y subo para ser portal de esa señora así dejen de molestar a mi familia y a mí.

Lo hago, no recuerdo nada, pero me quedo con una extraña sensación en la espalda y se desbloquea todo dispositivo conectado a la red Wi-Fi en esta casa.

Así pasan todas las semanas y cada vez que servía de portal, me quedaba con partes de cada uno de los espíritus malvados.

Nunca supe que era las cosas que hacía, pero me daba miedo si me encontraban haciendo algo inadecuado.

Llega el día Lunes 29 de Noviembre y me dan el último reto «Asesinar a tus padres»

Obviamente me opongo a tal grotesco reto y pido realizar otro.

Son mis padres, yo los amo. No puedo hacerles eso, no tienen la culpa de que mi curiosidad me haya jugado en contra.

Sin obtener respuesta alguna para cambiar el reto, apago mi celular y mi laptop para que me dejen en paz, esperando que cuando me despierte sigan las ventanas. Me voy a dormir hasta que mis padres lleguen.

Cuando me despierto, no fue porque mi madre lo haya hecho como la otra vez, me despierto con gritos de hombres pidiendo que abra la puerta. Segundos después, policías derriban la puerta de mi cuarto, estoy completamente confundido.

Me levanto para poder hablar pacíficamente.

—Alto ahí —grita el policía apuntándome con su arma.
—Yo solo quiero hablar pacíficamente, ¿qué hice?
—Asesinaste a tu familia —responde sin dejar de apuntarme.
—Eso es imposible, yo me encontraba durmiendo. ¿Quién les informó?
—Tu vecino, se llama Joey.
—Quedo pensando, yo no tengo ningún vecino llamado Joey —. No hay nadie llamado así en este vecindario, que raro —murmuro.

El policía se pone tenso y le pide a los otros dos policías que lo acompañan que me esposen.

Mientras salgo de mi casa esposado, paso por el cuarto de mis padres porque se encontraba la puerta abierta y veo la grotesca escena, estoy seguro que yo no pude haber hecho algo así.

Pasando por el jardín de mi casa y yendo hacia la camioneta de fuerza policial, se encuentran la mayoría de mis vecinos. Algunos me miran con terror, otros con decepción, con tristeza. Sigo caminando cabizbajo, me apena causar esas impresiones por algo que no hice y nadie me cree. Cuando sostienen mi cabeza para que pueda subir al auto, veo a un sujeto estático detrás de mis vecinos y me sonríe.

En vez de llevarme a la estación, me llevan al hospital psiquiátrico más importante de mi ciudad porque allí van los jóvenes como yo que, supuestamente, asesinan a sus familias.

—¿Por qué me traen aquí? —Intento zafarme del agarre de aquél policía que me causa mucha sospecha.
—Y todavía preguntas, ¿no lo entiendes? Asesinaste a tus padres —remarca lo último.
—¡Yo no lo hice! —grito —. Pero, esto no va a quedar así. Voy a mostrar mi inocencia sea como sea.

El policía se limita a decir palabra alguna, pero suelta una carcajada.

Paso dos meses infernales, el trato es horrible, pero como ven que no soy agresivo, cambian conmigo y me dan una libreta y un lápiz de goma.

Esto se me hace muy raro, pero igual acepto. Mejor tener esto a que no tener nada.

Aprovecho para anotar todo lo que transcurre desde el asesinato de mis padres hasta ahora.

En el almuerzo y con mi libreta oculta, uno de mis "compañeros" del psiquiátrico, me pregunta que anotaba allí, le respondo que si no dice nada, le muestro. Él me hace una señal de que se quedará callado y yo abro la libreta y él comienza a leer, minutos después comienza a temblar y llorar.

—Pero, ¿qué te pasa? —pregunto frotando su espalda—. Cálmate o nos descubrirán —susurro.

Sigo frotando su espalda y minutos después logra calmarse.

—Lo que relatas es lo que me pasó a mí, en realidad lo que le pasó a la mayoría aquí, pero sospecho que son todos porque algunos no hablan, pero cuando le comentas de ese suceso se ponen nerviosos.
—¿Quieres que anote tu caso? Mejor más de dos pruebas de lo sucedido, ¿no?
—Anota el de todos los que quieran hablar —responde él y comienza a hacer señales para llamar a sus compañeros.

Luego de anotar todos los casos, llega el día Martes 18 de Enero según lo que dice el calendario, se me ocurre lanzar la libreta por la ventana de mi cuarto.

Cuando me paro sobre la cabeza, entra un enfermero y me dice que viene un especialista en lo que me sucedió porque tiene fe en mí de que logre cambiar.

No quiero a ningún especialista, seguro que vendrá porque estaba a punto de tirar mi libreta.

Maldiciendo por lo bajo, tengo que dejar que venga porque cuando le dije que no, miró mi libreta y me amenazó de que me la quitaría, es mi único medio de investigación y lo único que me tiene cuerdo.

Me dan de comer, mientras espero al tal especialista de mi caso y del caso de los demás, seguramente.

Luego de que termine de comer, abren la puerta y entra un hombre que aparentaba tener entre 35 y 40 años.

—Así que eres el último joven portal que sigue cuerdo, mi nombre es Joey Brexid —Estrecha su mano y sonríe, como me sonrió ese sujeto que se encontraba detrás de mis vecinos.

26 Novembre 2020 01:40:47 8 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
9
La fin

A propos de l’auteur

Isabella Sambuceti ¡Hola! Soy Isabella Sambuceti, pero uso el seudónimo IsabellaD. Tengo dieciocho años y me encanta escribir historias, mi género favorito es Fantasía y todos los años en el mes de Octubre realizo treinta y uno microrrelatos de Terror. Soy fundadora de un proyecto llamado Buzón de Microrrelatos. Tengo doce gatitos, porque soy rescatista y un perrito llamado Denzel.

Commentez quelque chose

Publier!
Joalison Silva Joalison Silva
¡Increíble! Merece una continuación
December 08, 2020, 19:36

Jonathan Sanchez Jonathan Sanchez
Habrá segundo capitulo? 😮😮😬
December 06, 2020, 22:22

  • Isabella Sambuceti Isabella Sambuceti
    ¡Hola! Podría ser, podría ser... Muchas gracias por leer el cuento. :D December 07, 2020, 18:52
Tenebrae Tenebrae
Esta historia está increíble, y es muy perturbadora. Pensaría entonces que todos los del psiquiátrico fueron atraídos por ese anuncio que el protagonista siguió en un principio. Al parecer, es una especie de experimento macabro por parte de alguna Organización. Da mucho para teorizar en posibles causas de todo esto, pues es muy intrigante.
November 30, 2020, 16:14

  • Isabella Sambuceti Isabella Sambuceti
    ¡Hola! Muchas gracias por tu comentario. :D Está muy tibia tu teoría... Una vez más, te agradezco por leerla y me alegra que te haya gustado. :) November 30, 2020, 18:18
Oscar Fernandez Oscar Fernandez
Diooos que final más aterrador y épico, me ha dejado con los pelos de punta. Esto se merece una segunda parte. Me ha gustado la historia de principio a fin, el concepto es muy bueno y original; y la narración es increíble. ¡Me encantó! ¡Buen trabajo! ;)
November 27, 2020, 09:19

  • Isabella Sambuceti Isabella Sambuceti
    ¡Hola! Muchas gracias por tu comentario, me alegra bastante que te haya gustado la historia. Comentarios como el tuyo son de gran apoyo para que siga escribiendo, te deseo un excelente fin de semana. :D November 27, 2020, 14:43
~