22
4.3k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Prologo.

Prologo


Al fin, vacaciones. Después de tanto tiempo de estrés puedo relajarme y no hay mejor manera viajando a tu país favorito, Italia. Era un sueño realidad, en mis veintitrés años nunca he estado más feliz que ahora. En este instante estaba bajando del avión, no podía borrar mi sonrisa de mi rostro, era casi mágico y más que solo por mi capricho de venir hasta aquí, casi vuelvo locos a mis padres para que me inscribieran en las clases de italiano. Siempre fue mi sueño venir aquí desde los seis años, y al fin lo estoy cumpliendo.


Fui directo a la cinta donde estaba mi maleta, mientras chocaba con las personas a mi alrededor. Tomé mi maleta y fui hacia afuera para tomar un taxi e ir a un hotel.


-Oiga señorita, ¿la llevo? -Me pregunto. Yo solo asentí y subí al taxi mientras él entraba mí maleta en el baúl. - ¿A dónde señorita? – Volvió a preguntar.


-Al hotel más cercano por favor. -Conteste desinteresada, pero la verdad era que no podía sacar mis ojos de él, se veía de algunos veinticinco, tez blanca, con el cabello castaño. Era guapo, aunque no era mi tipo.


-Señorita…. -Se dé tuvo en señal de que yo completara la oración.


-Marinette. -Vi como una sonrisa se formó en sus labios, era extraño, pero bueno.


-Señorita Marinette, ya llegamos a su destino. -Se bajó del taxi al igual que yo y me ayudo a sacar mi maleta del baúl. -Toma. -Me extendió la maleta junto con una tarjeta. -Si me necesitas solo llámame. -Luego de decir eso se marchó.


Me dirigí a la recepción y me registré. Todo era como lo soñé, no podía creer que estaba en Italia. Me di una ducha y me arreglé. Me coloque unos jeans negros rasgados en las rodillas, con una blusa de tirantes gris y una chaqueta azul. Me maquille sin exagerar y deje mi cabello castaño caer por encima de mis hombros, juntos con unos converses negros. No iba a desperdiciar el tiempo descansando. Eran aproximadamente las 6 PM. La hora perfecta para salir.


Recorrí algunos museos de Italia, al igual que grandes tiendas, todo era asombroso. Luego fui a un restaurante, como todo lo demás, era impresionante. Antes Vancouver iba a restaurantes italianos, pero no se compara con esto.


Salí del restaurante como a las 9 PM, las calles estaban a oscuras, así que decidí llamar al chico que me llevo al hotel antes. Luego de quince minutos llego y me subí. Todo iba bien hasta que él detuvo el taxi.


- ¿Anda algo mal? -Pregunte un poco preocupada. Todo estaba solitario, no había ni un alma. -Oye, me estoy preocupando. -Dije alarmada esta vez.


-Bájate. -Dijo con una voz firme, pero no hice caso. -Dije que te bajes. -Dijo esta vez apuntándome con un arma. Obedecí a sus órdenes. -Ahora quédate aquí.


-Y se fue. Y de la nada apareció un hombre. Pero no me dejo actuar porque ya estaba arriba de mi tapándome la boca con un pañuelo.


Y todo se volvió negro…

19 Novembre 2020 12:45:59 1 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
8
Lire le chapitre suivant Capítulo 1.

Commentez quelque chose

Publier!
Michelle Idk Michelle Idk
Mmm...
February 09, 2021, 23:56
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 16 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!