ivanlg96 Ivan Gonzalez

El último ser humano relata como la humanidad se ha transformado en algo más abstracto, en algo más potente. La era de la posthumanidad ha llegado...


Science fiction Futuriste Déconseillé aux moins de 13 ans.

#tecnodistopia #ciberpunk #cyberpunk #españa #narrativa #389 #distopia #tecnologia #hightech #381 #transhumanismo #posthumanismo #cienciaficcion
Histoire courte
0
1.5k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

La vieja fábrica: desafio posthumanista

RATAS SINTÉTICAS seguían tragando la peste ocasionada por la obsoleta maquinaria. Aquello les daba energía. Llevaban recorriendo los laberínticos cilindros de aluminio más de una década, y aún no habían devorado todo el residuo producido. Aquello era un almacén de carne, pieles, membranas y cartílagos, entre huesos y otros materiales precisos para la confección de humanos complejos e interconectados; todo un festín proteico para aquellos pequeños seres autoreplicantes.



La maquinaria empezó a desarrollarse cuando se descubrieron las primeras referencias de organismos sintéticos vivos, cuyo origen nunca fue hallado. La rapidez con la que se reprodujeron impidieron su estudio riguroso, aunque los últimos humanos conscientes, de esta nueva forma de vida, establecimos unos principios básicos para entenderlos y asimilar su rápido crecimiento. Según el maestro Alejandro, se componían de pequeñas partículas que se alimentaban a sí mismas para inducirse a la clonación. Estas, surgidas de manera desconocida, se empezaron a nutrir desde las formas de vida más pequeña hasta insectos y plantas. Los devoraban para después convertirlos en organismos no naturales. Una vez modificados, esta plaga se expandió como si de un virus se tratase. Con ello se explica que el número exponencial de seres adulterados siguiese aumentado su influencia sobre el medio terrestre. Contagiaban a los seres naturales.



Sus consecuencias se tradujeron en la remodelación de todos los seres vivos del planeta a excepción del ser humano. Se sostuvo que el humano era un ser más complejo, por lo que estas partículas artificiales necesitarían presenciar alguna evolución para acabar con la raza más influyente de este planeta. Por lo que se afirmó que tardarían décadas en llegar a ese punto de inflexión en el que igualarían al humano para poder transformarlo. Y debido a estas consideraciones, el humano se confió y obvió estos hechos, y cuando quiso darse cuenta, estaba a punto de extinguirse.


Entonces, surgió la vieja fábrica como unión de los últimos humanos esperanzados por rescatar a su raza de aquellos entes inteligentes. Era un plan que llevaba años siendo ideado por un gran líder visionario. Alejandro había analizado numerosas pruebas relacionadas con estas nuevas evoluciones sintéticas, y concluyó con que algún día absorberían a todas las razas terrícolas.



Acertó una vez más. Y digo una vez más porque hay indicios de que él predijese todo esto. Pero no se conoce su veracidad a ciencia exacta. Por lo tanto, no nos quedará más que dudar, porque ya no podemos preguntarle. ¿La razón? Alejandro decidió automatizarse con su equipo a partir de una revelación que tuvo. En ella, analizó que para vencer al organismo sintético era necesario que los últimos humanos evolucionasen. Por lo que así fue como realizó el mismo proceso de remodelación que usaba la vieja fábrica. Carne, pieles, membranas y cartílagos, entre huesos y otros materiales precisos fueron reemplazados por las mismas piezas definidas por distintos componentes. Su morfología obtuvo una forma abstracta para posteriormente pasar a lo que es hoy día, un posthumano. Un ser que se ha superado así mismo, pero no ha podido acoger sus recuerdos en su nueva capacidad cerebral reconstituida a partir de un almacenamiento de alta velocidad. Su memoria y esencia se han quedado atrás, son incompatibles con sus nuevas competencias, y por eso mismo no seguí sus pasos. Los valores tecnológicos impuestos en cada cuerpo los hacen únicos, marcados por un dígito parcialmente oculto que los identifica como aptos para la nueva vida. Pasan del nulo funcionamiento a una plenitud enlazada con un nexo central, un nuevo sistema.



Actualmente, la vieja fábrica sigue funcionando y continua mitigando el crecimiento de aquellas partículas sintéticas con la producción masiva de seres exclusivos. De hecho, parece que han llegado al porcentaje más bajo de su actividad. Entonces, ahora se plantean dos problemas. Uno de ellos es la autoreproducción de ratas sintéticas en la fábrica, las cuales siguen evolucionando debido a su buena alimentación rica en proteínas, y además, comparten una conexión con el sistema que mantiene intercomunicados a los nuevos seres. El siguiente problema es que la raza humana finalizará en cuestión de semanas. ¿Qué porqué lo sé? Porque yo soy el último humano que aún habita sin haber sido transformado. He sido la mano derecha de Alejandro durante muchos años, y aunque no conozca todos sus secretos, hemos sido grandes amigos. Pero mi vida acaba aquí, y sí que es una cuestión moral. Mis principios no concibe las nuevas bases que la posthumanidad desea establecer, estaré pasado de moda.



Parecía cuestión de tiempo que se iniciara el posthumanismo, la corriente que romperá con todo lo anterior. Ya se predijo pero... Considero que el humano lleva siendo fabricado desde hace una eternidad y, aún así, sigue presentando fallos. Se actualiza, evoluciona, pero se estanca. Se adapta al medio temporalmente, pero luego decae. El humano es un error que debe ser modificado, así que ya no sería un humano. Por ello, sin llegar a modificar a nadie, se ha intentado crear al humano perfecto a partir de piezas imperfectas. ¿Cuál será la resultado de esta nueva confección? Pronto lo sabréis... Pero no será tan bueno como algunos lo pintan, sin embargo, Alejandro lo ha sabido pintar a la perfección, el ha sido el verdadero fundador de toda una raza, de partículas inteligentes y de todo lo que conoceréis a partir de ahora. E incluso he sospechado que Alejandro fue el precursor de aquel condicionante artificial que nos obligo a evolucionar. ¿Sería él el responsable de la mayor de las extinciones? Me moriré sin saberlo y sin embargo, las ratas seguirán haciendo de las suyas sin que nadie detenga la plaga.

16 Novembre 2020 09:59:52 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
La fin

A propos de l’auteur

Ivan Gonzalez Estudiante de Filología Inglesa en Málaga. Un joven a quién le da placer soltar todas las peripecias interestelares mentales que se le ocurren diariamente. Aficionado a la ciencia ficción.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~