ema249 EMA UB

El arte de crear universos con pocos trazos de letras.


Inspirant Tout public.

#imagina #crea #microcuento
0
1.8mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Microcuentos

MICROCUENTOS

por: Ema UB

proyecto de escritura mayo 2020


Introducción

No voy a contar lo que bien puedes imaginar, te dejo estas cortas líneas para que te sirvan de inspiración.

Imagina, crea, destruye, vuela al universo que más te plazca.

Que mis palabras sean semilla; la forma, especie y fruto del árbol, tú decides.

Ema UB


"El arte de dibujar pocos trazos para explicar el origen del universo, eso es el microcuento.

Por hoy; menos es mejor"

I

Envuelto en un manto obscuro, el asesino circula en todas las calles del mundo; mata en el acto de respirar.

II

El mayor drama de quedarse solo en casa es la probabilidad de ser víctima de un asalto, así le pasó a Emma; esta mañana despertó en la tina de baño totalmente ensangrentada, cruel dolor al costado izquierdo de la espalda, sin saber cómo llegó.

III

Pasaba por la calle y se encontró un pequeño retoño agonizante, se trataba de un abedul. Emprendió la tarea de revivirlo, pero a medida que se lo llevaba a casa, las ramas y parte del tronco se arrastraban por el piso. Al llegar estaba hecho añicos, entonces comprendió; siempre estuvo muerto.

IV

El médico decía que el método más efectivo era extraerles el útero, así por fin habría madres de la nada.

V

El quijote peleaba con esos gigantes impetuosos, estaba enamorado, no era Dulcinea, era el viento.

VI

Te envío esta carta desde el infierno.

Léela, al terminar ya no será necesario que imagines lo que he pasado, pronto estarás conmigo.

VII

Dejadme regalarte un ósculo en la frente por el gran trabajo que has hecho esta noche, mañana pondré en formol esos labios.

VIII

El cuadro perfecto que cuelga en la galería es la fotografía de la escena del crimen de ayer.

IX

Se casó ayer, dios la bendiga, hoy miré la fotografía de su esposo en la oficina de la policía.

X

Encontraron al arqueólogo haciéndole el amor a los huesos en la excavación.

XI

No son demonios, no son alucinaciones, son los campos magnéticos existentes entre los yacimientos sobre los cuales se levanta el bosque.

-Señor, me rehúso a aceptar semejante explicación, a mí me dijeron que yo era un demonio, las voces me ordenaron matar.

XII

Los gatos saltaban entre los tejados causando ruidos, alarmando al viejo que vivía en la cabaña al final del sendero.

Finalmente, hoy hallaron a los gatos colgando de un árbol y una olla llena de sopa con ojos de colores.

XIII

Estuvo toda la noche solo, expuesto al sonido del viento, saltando entre las grietas de las rocas de la cima de las montañas heladas, es normal que bajara mencionando chillidos de demonios.

- Pero no es normal que haya arrancado la oreja de su hermano menor.

Es normal, es la psicosis.

XIV

Hay lugares que causan sensaciones poco amigables, por eso dejaré de visitar el nuevo hogar de mi suegra.

XV

El diablo, él vive en los detalles, ahí lo encuentras, no es cuestión de ir al infierno, es cuestión de aprender a observar.

XVI

La peor pesadilla de Alicia fue despertar en un país que no era el de las maravillas; sola, sin conejos parlantes y risueños gatos cabezones.

XVII

Invitaron a los símbolos matemáticos a una fiesta, pero no invitaron al infinito; las cosas infinitas tienen un corazón finito.

XVIII

Hace algún tiempo, una persona desconocida dejó escrito en la pared de aquella casa abandonada algunos párrafos sin sentido:

Querido amigo invisible, estoy muy cansada de todo, te propongo irnos por el camino que solo tú y yo conocemos.

Mañana en la mañana nos veremos en la parada de tren, nos sentaremos junto a la ventana, miraremos a través de ella, los resúmenes y nos reiremos, lloraremos, contaremos y cantaremos historias

¿Qué te parece?, es buena idea, llegaremos al destino final, en la última parada bajaremos, tomaré tu mano, nos iremos por el camino en el que nos vimos hace tantos años, ese que está rodeado de inmensas secoyas.

XIX

Le dicen el asesino silencioso, el destino es su cuchillo.

XX

El profesor despertó y encontró a todos sus alumnos muertos.

XXI

Elena quiere poseer cosas para vivir eternamente en la mente de aquellos que alabaron lo que ella aparentaba ser.

Ella quiere pisotear el paradigma; lo material sin dueño se queda a morir convertido en polvo.

Ha mandado construir un inmenso mausoleo en el que sus restos serán enterrados junto con sus amadas joyas, ropa, zapatos, arte y los bienes de carne y hueso que más ha amado, no importa si todavía ellos no mueren.

XXII

Mi estimado Alfredo, usted hubiese ganado aquella discusión al utilizar la honestidad como variable de precisión, pero usted se ha enrollado un poco – Usando palabras innecesarias, subiendo y bajando entre ramas extrañas – Usted debió hablar con la verdad.

-Mi estimado Alberto, sepa usted que ahora mismo su consejo está lleno de mentira porque la honestidad es una variable difícil de alcanzar, si se quiere ser honesto hay que desprenderse de los yos; las ideas de otros, bien pues, dejar el egocentrismo y sin eso ya no seríamos humanos.

XXIII

- Abuelo, abuelito, por favor, cuéntanos un cuento corto para imaginar y completar… Por favor abuelito, que pronto será tarde y tendremos que obedecer e ir a dormir.

- Niños, no tengo cuentos para contar.

- Abuelito tú siempre tienes algo para decir, entonces…

- ¿Les gustan los besos?

- Los de mamá y papá a veces, otras no porque nos aprietan mucho los cachetes y eso duele mucho.

- Se dice que, hace tiempo, alguien les tenía tanto asco a los besos que no se atrevía a la aventura de uno de ellos, pero renunció a ese asco por un sentimiento llamado amor. Descubrió que ese amor era traicionero y del asco que le produjo, se decidió a tomar un baño de arsénico y disolvente. ¿Qué les parece?

- Abuelito, tú eres el mejor contando cuentos.

XXIV

Tía, ¿Cuándo empezó la guerra entre nuestros pueblos?

- Estábamos bien, todos los días con una gran sonrisa y en medio de canciones trabajábamos en el campo. Todos estábamos en iguales condiciones, pero un día, gente de un lugar distante se mudó cerca de nuestro pueblo.

Grandes edificaciones, grandes carruajes, vestidos de lujo, joyas brillantes y una actitud poco amistosa, fue cuando todo inició.

Las discusiones entre vecinos, las peleas y asesinatos, todo por la ambición.

Los pobres estábamos felices entre pobres, no teníamos aflicciones, pero cuando llegaron los acomodados inició el despertar de la ambición, cada uno quizo apañar su manojo de heno.

XXVI

En aquel pueblo aprendimos muchas cosas, pero la más importante de todas es que debemos alejarnos de las lápidas con nuestros nombres.

XXVII

Mil poemas y su nombre escritos con tinta roja; tinta roja muy bonita.

Por papel, uno color piel.

XXVIII

Cuidado, no puede tocar nada.

Está permitido observar y sacar conclusiones, una vez que se abandone el lugar.

Aquí está prohibido, pensar o armar lo ocurrido; mirar o tocar los lugares que se dice estuvieron implicados, muchos lo han intentado y le juro que no han tenido una experiencia buena.

Está prohibido tratar de robar algún elemento de esta habitación.

Seguramente usted sabe lo que ella hizo aquí, pero la realidad contada puede sufrir de dos sesgos de precisión; sobreestimar o subestimar.

Estoy seguro que los de afuera subestiman los eventos que aquí ocurrieron, por esa razón vienen todos los días como moscas atraídas por mortecino.

Yo la conocí hace no mucho y debo decir que, de este estudio no la vi salir hasta el día de su muerte, aseguro que era una fanática de los libros. Una obsesionada con la escritura de temas poco conocidos.

Se dice que durante esos tres años de agonía tortuosa escribió 120 libros. Yo puedo confirmarlo, recibí exactamente 120 ilustraciones de portada del mismo artista. De aquellas conocí 20, las otras nunca las vi. Esos 20 libros fueron publicados, de los otros nace el mito.

Se dice que son el complemento del pacto.

XXVIII

De Leonel no puedo decir mucho.

Lo conocí hace 22 años cuando andábamos vagando por la vida en pañales y llorando a moco tendido por las cosas que no entendíamos.

Pero últimamente algo lo amedrenta. Noto que ha perdido el gusto por la conversación; ha extraviado el don de las buenas palabras.

Hace días que lo acompaña el silencio; escucha, regalando una leve sonrisa asiente. Incluso ayer cuando le dije que había muerto su hijo.

XXIX

¿Quién consuela al poeta?

El poeta consuela a otros, pero ¿Quién lo consuela a él? este es un arte absurdo. Ahora mismo no puedo escribir ni una palabra, no por falta de sentimiento, por falta de palabras que todavía no se han inventado para expresar el ardor que llevo por dentro.

El mortecino de mi alma quiere hablar y yo, yo no sirvo de buen instrumento. ¡Injusticia divina la de esta extraña labor!

- Mi amor, pero deja de ser poeta, abandona las letras.

No podría, eso me llevaría a dejar de amarte.

XXX

El estudio, la pluma, el tintero y los papiros se convirtieron en su domicilio habitual. Son instrumentos para explorar jungla sentimental.

Con frecuencia lo veía desvanecerse es su universo de ideas.

¿Qué tipo de reclusión ha inventado?

Cuando regresé ya se lo habían llevado al manicomio.

Él no estaba loco, simplemente, de profesión era escritor.

XXXI

De verdad eres mía, le susurra mientras la tiene en la cama, ella le responde: Soy mía, tuya y nuestra, pero primero soy mía.

“Termina el amor, ella sigue siendo suya, pero muerta”

XXXII

Hay que bailar al ritmo de la venganza; tú me cuentas algo que yo quiero saber y conservas un dedo de esas hermosas manos, y no, no es una amenaza, es una instrucción para iniciar el baile.

-No me gustan los bailes, no hay nada que contar, tengo Alzheimer.

XXXIII

Cuando la flecha es lanzada del arco, al inicio no sale expulsada derecha, en realidad se dobla, pero durante su estancia en el espacio encuentra armonía con las vibraciones de los elementos externos y se dirige al blanco.

Solo que tú sigues divagando en el espacio sin ningún blanco, por eso debes ser lijada y calibrada de nuevo.

Los humanos también se calibran.

XXXIV

Fue a la escuela para aprender el arte de coquetear y conquistar, de eso se vive ahora.

XXXVI

Murieron con el nacimiento del sol, evaporadas, convertidas en veneno al viento; eso les pasó a los vampiros del mar.

Los bañistas no entienden ese panteón.

XXXVII

El jardín de las almas desdichadas, las rosas vomitan ajenjo y los lagos son de sangre, allí mismo se encuentra el amor.

XXXVIII

Mientras depositaban su nombre en la tierra, Hermes dormía, para cuando despertó, el temor le besó la mejilla y lo remató.

XXXIX

No sé qué pasa, pero descubriré la historia que se oculta detrás de esas malditas paredes.

Sé que puede existir vida.

XL

Vio su reflejo en las aguas del lago.

Gritó de susto, se había convertido en un monstruo, se había convertido en persona.

XLI

El armiño se había ido, la mujer lo buscó y no lo encontró. Ella ya no sería la mujer del armiño.

XLII

Dicen que solo fue una muerte dulce.

El amante era un ignorante, abandonó a la amada, la enterraron y ella soñaba con las caricias que le faltaban.

XLIII

El hombre Vitruvio tuvo un ataque de vergüenza, dejó el cuadro de enfoque y fue por ropa.

XLIV

Salió del capullo antes de tiempo, estaba cansado de escuchar tanta cosa estúpida, que prefirió abandonar el vientre.

XLV

Prepotente e infame, llega al infierno en búsqueda de los que le faltaban por cazar, pero se invierten los papeles y empiezan a cazarlo a él, pobre señor H.

XLVI

Me siento un poco extraño, me ha pescado la gripe.

-No es la gripe, así da inicio la peste del olvido, después de unas horas, dejará de lado todo y terminará por comerse la piel a mordiscos.

XLVII

Adriano ya no vendrá, es más no se acuerda de nada, por eso me siento feliz. Ahora sí me puedo ir.

- ¿A dónde vas?, Adriano pregunta por ti, exige ver a su amada esposa, exige beber de su alma.

XLVIII

La mariposa levanta el vuelo, libre y hermosa, pero debe volar atenta, la telaraña podría acortarle viada.

XLIX

El perro manco corre por la avenida, quiere morder al neumático que le ha hurtado la mano.

L

Una hiena vestida de traje ríe escandalosamente en una oficina del edificio más alto del lado oeste de la ciudad, mientras la expedición escolar va en el ascensor con destino al mismo piso.

LI

La luna virgen se ha quitado el velo y todos los hombres quedaron desencantados, al ver que se trataba de la prostituta del pueblo.

LII

Por el camino viene Arquímedes gritando que una corona se le va ahogando.

LIII

Drácula bebió y quedó mareado, pues a aquella muchacha le encantaba comer ajos.

LIV

Corran la voz que;

El poeta del pueblo se ha colgado de la rama de un manzano, mientras una tal Eva lloraba, diciendo que lo amaba.

LV

Stalin está jugando contento, mira a los campesinos segando trigo, mientras el capataz con rifle en mano los amenaza.

Piensa en trabajo, justicia y libertad, cuando adulto quiere que haya igualdad, y si no hay, a fuerza de armas la han de encontrar.

LVI

García Moreno besaba los pies del cura por la gente que aún no mandaba matar, mientras el cura le aseguraba las puertas del cielo y una muerte angelical, porque aquel que en el nombre de dios mata, ¿Qué glorias no ganará?

LVII

María la muda corre a recibir a su patrón, detrás de ella corren seis chiquillos que tienen la misma apariencia de ese cabrón.

LVIII

Cada tanto de millones de años la vía láctea estira los brazos para algún día a su amada Andrómeda regalarle un abrazo.

LIX

¡Oro negro! ¡Oro negro!

Grita y salta Alfonso.

¡Soy millonario! ¡Soy millonario!

De pronto, alguien le cuenta que; el petróleo de moda ya ha pasado.

LX

Tenemos uranio y plutonio, dicen los de oriente y los de occidente gritan tener bombas atómicas.

La señora guerra escucha atenta; morirán por imprudentes.

LXI

Yo tengo confianza extrema en su trabajo. Él viene de un gran linaje de profesionales, descendiente directo del buen Jack. Ese hombre de buen nombre que hace siglos trabajó en alguna ciudad del fin del este.

LXII

El bueno de Leonardo bebía una copa de vino, mientras dibujaba con excelsa exactitud lo que sus ojos veían sobre la mesa de autopsias.

La cuestión es que el otro día, confundió la copa de vino con una taza de fluidos del cadáver y lo más gracioso es que nunca se dio cuenta.

LXIII

La hija de papi tuvo un hijo ayer, dio a luz en casa, nadie lo sabe y nadie lo sabrá.

No se sabe quién es el padre, la señorita siempre salía de casa en compañía de su padre, pero yo sé que aquí se ha cometido el más grande sacrilegio.

LXIV

La luna no ha llegado, no vale la pena ir de vacaciones a Roma.

LXV

Hay que rezarle a dios para que el amor no muera con el suicidio.

LXVI

Se encerraron a casi todas las bestias del mundo y de sus jaulas salieron más salvajes que nunca.

¿Para qué sirvió el experimento?

LXVII

No mentí cuando dije que, el día en el que te fueras, dejándome sola sin ninguna explicación, la oscuridad en mí volvería.

Ha vuelto, no me puedes pedir que sea ella.

LXVIII

Al menos esta vez deberías quedarte, no dar vuelta, pero sé que vas y vienes de acuerdo al baile que te ponga la vida.

Lo que yo no sé es si en la siguiente vida también pueda nacer.

LXIX

El fin del mundo envió la vigésima carta con instrucciones claras de resistencia, respecto a piedad por entregar medicinas para la nueva peste que se vendrá, aunque se vea morir gente, está prohibido curar.

LXX

El hombre de cristal dijo que los vidrios no cortaban, por eso él estaba jugando conmigo, acariciaba mi cuello con uno de sus vidrios.

LXXI

Es mejor ahogarlo en una charca, así tiene más parecido con un suicidio.

LXXII

Se rompió el mar de sus pupilas cuando la bala chocó con el reflejo que se transmitía en la oscuridad de los bastones, entonces su atacante murió.

LXXIII

Un cielo de mentiras llueve con sabor agridulce, el mojado decide creer o dudar, pero igualmente, todas las gotas llegan hasta los labios.

LXXIV

En aquellos días en los que el veneno no mataba, el vidrio no cortaba, los puñales no punzaban, las sogas eran de algodón de azúcar y al saltar se caía sobre plumas, en esos días, la muerte se convirtió en una ilusión fatal.

LXXV

No creo necesario pedir indulgencia por matar a tantos monstruos imaginarios.

LXXVI

Ese sueño extraño de querer volar, me parece salido de algún cuento. No ha sido escrito por la naturaleza de su atrocidad.

El sueño de volar:

Vuela la mariposa hasta ser pescada por una enmarañada telaraña.

Vuelan los gorriones hasta caer bajo las garras afiladas de algún gato salvaje.

Vuelan las abejas hasta que una gota de agua les moja las alas.

Vuelan las polillas hasta que el fuego les quema las ganas.

Vuelan los murciélagos hasta que la luz del día les juega una mala pasada.

Vuelan las cometas hasta que un cable las agarra.

Vuelan los aviones hasta que una dimensión los traga

Y vuelan todos cuando el amor les clava la puñalada.

LXXVII

Un tornado de murciélagos recibe a la noche, mientras un vampiro perezoso despierta pasadas las doce, ¿Cuál sangre?, con el banquete otros se deleitaron.

LXXVIII

¿Insensato?

No nací siendo insensato, esto me lo enseñaron por el camino. El mundo es insensato y me ha pateado a su pozo de insensatez.

LXXIX

En la catedral la monja no para de rezar, el vientre sigue creciendo y los rezos no disminuyen el tamaño del feto.

LXXX

El porcentaje de gente que hemos salvado en el hospital ha disminuido, lo cual está bien, había que reducir la cantidad de residuos.

LXXXI

Los niños que viven con el viejo de la esquina están elevando plegarias para que el mundo termine pronto, no soportarían tener que trabajar cuando la cuarentena termine.

LXXXII

Son adversarios, uno de los dos tendrá trabajo hoy, y solo uno de los dos podrá salvar a la madre enferma.

LXXXIII

Los días específicos del rito levantan alabanzas en el templo, ellos rezan, mientras los patriarcas ordenan la matanza de la gente del otro templo.

LXXXIV

Lo dejaron por la carretera, él se sentó a esperar, pero ellos nunca regresaron, tal humillación no se puede aguantar, por eso se lanzó en frente de un auto y murió siendo perro sin dueño.

LXXXV

Los perros de ciudad vagan con las patas cansadas y los ojos perdidos en anhelos, esos dibujados detrás de la vitrina de cualquier lujoso restaurante.

LXXXVI

Alguien aúlla junto a la ventana, la realidad es que no hay perros en la casa, tan solo un niño huérfano que fue obligado a marcharse.

LXXXVII

Los gritos en la plaza no se hacen esperar, dicen que se debe linchar al impío, de pronto las piedras resbalan de las manos y rompen demasiadas cabezas.

LXXXVIII

A la rotura de la tormenta, un rayo le pega un esparadrapo.

LXXXIX

El peso de las intrigas impulsó el puño que mató.

XC

Necesitaban de un líquido que le sacara palabras al alma, por eso inventaron el vino para que iluminara esas noches amargas.

XCI

En fiebre de expectativas ardía la corte, querían mirar al nuevo rey, pero subió al trono un rey convertido en reina, acompañado por una reina convertida en rey.

XCII

Traigan vino.

-Ya no hay mi señor.

Traigan cualquier líquido rojo o los mato a todos.

-Aquí tiene mi señor.

Exquisito es ¿Qué es?

-Líquido de vida de una recién parida.

XCIII

Sangre de rosa,

bebe una mariposa

Que evoluciona a vampiro.

XCIV

El toro dejó los cuernos en el estante y se fue a enfrentar al torero.

XCV

Un cantante panadero coloca el latón de panes en el horno, eleva la temperatura al máximo, libera el gas, echa el fósforo y se va.

XCVI

El curso del buque va bien, quinientos pasajeros contentos gustan de los gozos del mar, pero el capitán escuchó el canto de la sirena, rompe el timón y abandona la tripulación.

XCVII

Suspiró por segunda vez y el marido soltó el puñal que tenía a sus espaldas.

XCVIII

Estoy cansada, ya no quiero escribir, pero no puedo dejarlo, el día en que me detenga, seguramente él me matará.

XCIX

El pescador regresa de su excursión en el océano, trae un bote lleno de pescados muertos y media sirena viva.

C

La parte más fuerte de su inteligencia es la intuición, por eso canta matemáticas y demuestra canciones con teoremas.

CI

El sentir entre un error lógico y un error de sintaxis: en el primero falta orden en lo que pides, en el segundo pides, pero pides mal.

CII

El aserrador corta la madera, entonces de una forma isomórfica el corte de diez centímetros de profundidad del árbol se abre paso en su espalda.

CIII

Veo un número, un trazo sencillo y un universo detrás que no se puede descifrar; lo más complejo de la vida es demostrar el arte de lo sencillo.

CIV

Es una perra muy fina, tiene pedigrí, así también lleva en el vientre los cachorros del callejero de la esquina.

CV

Celebraron el bautismo y con el agua bendita murió ahogado en el acto.

CVI

Puedo contarte la historia de ese árbol de dos formas: la larga a través de imaginación y palabras, la corta a través de números y matemática.

CVII

El agricultor ha sido engañado, depositó veneno en las entrañas de la madre y esta le escupió frutos deformes; los comes y te matan.

CVIII

Su cuerpo no tiene anatomía, ni biología poética, se trata de un poema sin letras, por la voz del viento cantado.

CIX

Mi calendario tiene trece meses, no te preocupes, el décimo tercero es solo para ti, ese tiempo pide permiso, que te quiero desnudo frente a mí.

CX

No sabía que estaba llorando hasta que sentí el sabor salado en mis labios, una vez iniciado me tragó el tornado, no pude salir, mi cuerpo se evaporó y en lágrima me convertí.

CXI

Niña, las estrellas fugaces no son las almas de tus seres humanos amados, son pedazos de roca que vuelan por el espacio sideral.

Tus muertos están bajo tierra y por eso no pueden volar.

CXII

No sabía que él me quería, hasta que se dejó matar por mí.

CXIII

Y de pronto el conductor del tren saltó dejando abandonados a 200 pasajeros.

CXIV

Subió el boxeador al rin y por opositor encontró un espejo.

CXV

Bailaban los enormes dragones de papel al son del shamisen, tambores y flautas, por tripas lleva a cientos de enfermos de lepra.

CXVI

Hoy abrió la exposición de humanos en el zoológico, los leones junto con los tigres planean el robo de algunos ejemplares.

CXVII

Los payasos lloran y los niños hacen payasadas para distraer a los payasos.

CXVIII

No era maléfica la que embrujó a la bella durmiente, fue su profesor.

CXIX

Terminado el juicio, el juez absolvió con extrema urgencia, primero al abogado defensor y después al acusado.

CXX

El amante cita a la amada, después de un beso cae ella desmayada, ha hecho efecto el veneno.

CXXI

Las guitarras afinaban las cuerdas vocales de sus cantantes, los violines probaban las venas de sus violinistas y los ejecutores se desangraban.

CXXII

El asesino aceptó culpabilidad, dijo que mató a la madre en plena defensa de su amada.

CXXIII

Se han marchado las golondrinas y él no ha llegado, ella ya ha saltado, solo que por el tráfico el taxi se ha retrasado.

CXXIV

Le envió un “te extraño” seis horas han pasado, ella no le ha respondido; la imaginación huele la traición.

Ella ha despertado maniatada en una subasta de mujeres.

CXXV

El destino quiere que estemos juntos, mañana nos casaremos por la iglesia.

- Yo no te conozco, ¿Quién eres? Lo del casamiento es broma, ¿verdad?

CXXVI

Despertó asustado pensando que la pesadilla había terminado, tristemente así fue, la pesadilla terminó y su amada desapareció.

CXXVII

El doctor está contento, ya van 23 muertos a su haber y aun le faltan más, a este paso cumplirá con la petición de la logia.

CXXVIII

Me dejé caer de lo alto del piso 50 de mis sueños, me levanté y pensé, ¿Ahora a dónde puedo ir? Volví al desierto para construir un nuevo edificio de naipes.

CXXIX

El ratón se siente culpable, se comió la luna al confundirla con queso. ¿Quién ocupará el lugar de la luna? ¿Quién avivará la muerta inspiración de los poetas?

CXXX

En el pueblo mentiras está prohibido mentir y en el pueblo verdad está prohibido decir la verdad.

CXXXI

Encontraron a la señorita justicia bebiéndose un trago en el bar corrupción.

CXXXII

Le impregnaron mal el código de barras, por eso ayer le encarcelaron, acusado por las huellas dactilares.

CXXXIII

El arquitecto cometió la proeza de salvar el antiguo edificio, pero su vida está a dos segundos de desmoronarse.

CXXXIV

Él se perdió en las caricias de sus huellas dactilares y se dejó matar.

CXXXV

El sastre pudo salvar por onceava vez el capote de Luis, pero Luis está demasiado descocido que ni todo el hilo del mundo lo podrá salvar.

CXXXVI

Soledad era una mujer joven y guapa que rechazó el amor del donjuán del pueblo, la gente murmuraba que por su egoísmo nunca estaría acompañada. Desde ese día, soledad se hizo polvo y se repartió para todos.

CXXXVII

Entonces el cero y el uno se pusieron de acuerdo, la venganza sería atrapar al programador para encerrarlo en su mundo de bits.

CXXXVIII

Mi estimado Fausto, el diablo no pudo tentarlo porque esa parte no se explica con teoría de cuerdas, al menos que esas sean unas cuerdas ardientes.

- Pero Mefistófeles, usted es el diablo.

Por mis lentes y barba podrá usted comprender que me he vuelto científico y he abandonado mi antiguo trabajo en pos de la libertad del conocimiento.

- Usted se rebeló a su padre… Me sorprende.

CXXXIX

Melina, debes volver al cuento para que el escritor pueda vender el libro, todo depende de tu magia.

- No quiero, yo soy libre, quiero volver a mi bosque.

CL

Ulises dijo que la amaba con la intensidad de un rayo, hoy se electrocutó y la dejó viuda.

Evidentemente Ulises era un mentiroso o más bien cumplió la sentencia de su amor.

CLI

Mamá me dijo que si volvía al casino no me perdonaría, pero yo me voy a apostar su amor porque mis bolsillos ya están vacíos.

CLII

Atila conoció a Adriana en el cabaret de la esquina que da a la zona rosa. Le juró amor eterno, mientras lo hacían, al acabar ella cobró y desapareció con su billetera y un riñón.

CLIII

Julio se casó enamoradísimo y eso es malo. Después del accidente se le acabó el amor.

A diario trae prostitutas para hacerlo en frente de su esposa en estado de coma.

CLIV

El alacrán le picó en la mano, mientras juraba que esa misma mano jamás había hurtado.

CLV

Ema quiere ser socia de esta sociedad, pero ya no le dejaron entrar, por eso se sentó en los graderíos a mirar, a los que miran no les va tan bien, porque de vez en cuando les cae un trancazo en la cabeza.

CLVI

¿Alguien más genio intuitivo que Ramanujan?,

- Permite decirte que todavía no lo hemos visto en las palestras de la ciencia.

Es que no le han dado oportunidad, dicen que es un conspirador.

CLVII

Santiago, creo que no deberías leer la biblia satánica, ese libro es solo para gente reprimida y cabreada. La religión encapsuló sus mentes, así que, si no tienes la madurez, seguro vas a terminar un poco loco.

CLVIII

Eurinomio me visita hoy, así que desde mañana te voy a pedir que no vengas a visitarme en esta casa, iré a un nuevo hogar.

CLIX

El excursionista fue cruelmente violado por las hadas del bosque.

CLX

En una noche de tormenta, el poeta escuchó ciertos ruidos en el pasillo, se asomó, saltaron sobre él millones de letras y escribieron con su sangre poemas.

CLXI

Los gatos tuertos mataron a las golondrinas del puente roto, entonces el vagabundo que ahí vivía mató a los perros cojos.

CLXII

¿Conducir mi vida? Le tengo fobia a conducir, por eso ando a pie, con mi vida de la mano cual si fuera una niña.

CLXIII

Escucha la distancia y camina al sonido.

CLXIV

Cuando lo vi llorar, comprendí que debía irme, antes de que me acuchillara con su mirar.

CLXV

El reloj Horwath apunta la muerte de su dueño, por eso él ha dicho que el aparato está defectuoso.

CLXVI

Francamente Pedro, te digo que no debería interesarme, sin embargo, tengo la necesidad de preguntar, no por la curiosidad, simplemente porque una parte recóndita de mi les desea siempre lo mejor.

Deseo escuchar buenas noticias para sentirme satisfecho de haber muerto por tantos ineptos.

CLXVII

Mi estimado Francisco no te asombres, de vez en cuando debo lavar mi sombra.

CLXVIII

Amigo mío, por favor, la realidad que está viviendo es la que usted ha creado, porque así podía manipularla, pero la realidad se ha fugado de sus manos.

- Así es camarada, esa maldita desgraciada intenta jugarme una mala pasada, al encerrarme en este callejón sin salidas.

CLXIX

Calmad esas ansias, el vínculo que existe entre usted y yo es netamente de conocidos y ninguno de mis conocidos ha saltado en mis labios.

CLXX

Devora la carne en silencio, mirando al amo que se lleva a la boca el mejor pedazo.

Piensa que no es justo; él siendo el cazador no tiene derecho a la pierna, solo un pedazo de entraña.

Mas tarde tendrá hambre, por eso tiene pensado comerse a su amo.

CLXXI

Entre callejones repletos de alquitrán los gatos se pasean montando a perros tuertos.

CLXXII

Yogaron entre los matorrales, él vendía su castidad por unas cuantas monedas para comer.

CLXXIII

El pescadero está enamorado de Alejandra, ella no lo quiere por el hedor.

Desde mañana dejará de vender pescado para dedicarse a vender rosas.

CLXXIV

Un año ha pasado y ella lo sigue recordando.

Ella piensa que él es feliz en brazos de una nueva amante, pero él murió cuando ella se apartó, se dice que de una soga se colgó.

CLXXV

En mi familia éramos seis, aquel día todos bebieron del vino obsequiado por el hermano de mi padre.

Yo no, yo no bebí, estaba castigado por beber cerveza.

Hoy es el sepelio de cinco de ellos.

CLXXVI

El abuelo tiene un chivo asquerosamente horrible en la granja, aquel animal tiene un problema de odio masivo por el mundo, pero debo reconocer que cuando le rompió el cráneo a mi padrastro sentí cierta felicidad.

CLXXVII

Hoy también vendrá el nuevo novio de mi madre, hoy también tendré que huir por el callejón y dormir en el bote de basura.

CLXXVIII

En el jardín de rosas de la abuela me he decidido por sembrar dalias negras, la vieja no recuerda que esta casa es de ella.

CLXXIX

El pianista toca una canción de nostalgia, junto al pedal del piano descansa el cuerpo ensangrentado de su hija, esa mujer que tanto había amado.

CLXXX

Iván el rojo, le dicen así, porque pinta sus cuadros con sangre extraída de los vientres de hienas recién paridas.

CLXXXI

El economista fue acusado de brujería, pero mala brujería; no pudo pronosticar el destino de muchos bolsillos.

CLXXXII

El barco pirata lleva solo tripulación masculina y se han detenido en una isla desierta para darse a orgías y sodomía.

CLXXXIII

Ha muerto el emperador, se tropezó con una hoja de laurel y el cráneo se rompió.

CLXXXIV

Rasputín era un hijo de la tierra, él escuchaba lo que él padre y la madre le decían, jamás supo de hechicería.

CLXXXV

Llevaron a los herejes a las puertas del cielo y a los creyentes a las puertas del infierno.

CLXXXVI

En la biblioteca del vaticano existe un libro que revela el 0.0001% de la verdad sobre la creación.

CLXXXVII

A Cleopatra no le gustaba hacerle el amor a su hermano menor.

CLXXXVIII

Dorian Grey pactó con su otro yo del espejo; unirse a él para vivir juntos, pero lo engañó, por eso nunca más pudieron verse de nuevo.

CLXXXIX

La maldición de Tutankamón radica en que no podrás dejar de soñar con el Anubis real.

CXC

La ley de la vida es la misma: Pizarro mató a muchos indios y Pizarro murió decapitado.

Todo es normal.

CXCI

Don Adítalo vendió a su mujer por un par de vacas y ella vendió los ojos del comprador por un par de besos de un ladrón.

CXCII

La princesa fue regalada por su hermano, pero el otro reino no aceptó semejante regalo, puesto que ella era demasiado hermosa y su presencia armaría una guerra entre los príncipes.

CXCIII

La fierecilla domada, no fue domada, a los tres meses mató al esposo en un ataque de rabia.

CXCIV

El encuentro entre amigos es algo esperado, especialmente desde que él se comprometió con el hombre que ella amaba.

CXCV

Él es programador, ella es escritora ¿Qué de común tienen los dos?

Ella por el día es escritora y por la noche asesina.

Él por el día es programador y de noche es policía.

CXCVI

A Julio César no le gustó como salió su retrato en la moneda, pero la vanidad le ganó y por las noches antes de dormir se veía en ella.

CXCVII

La gitana no salió favorecida en la prueba del pañuelo, afuera espera el padre con una escopeta cargada y por las orillas de la ventana el payo que la ama.

CXCVIII

Llegaron al Ártico por oro y murieron congelados sosteniendo una piedra.

CXCIX

No sabía que me gustaban los tulipanes hasta que me los regalaste tú.

- Yo nunca te he regalado nada.

CXCX

El caribú corre al norte cuando el invierno está llegando, este año se terminará el mundo que conocemos.

Eso decía la liebre.

CCI

El poeta vendió su tan amada pluma para comprarle una rosa a su amada, pero su pretendiente número uno le regaló un ramo entero.

Una corta despedida para dejarte un dulce sabor de boca.

6 Novembre 2020 01:22:14 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
2
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~