suncastillo14 Sun P. Castillo

Alice es una adolescente que ha venido desarrollando una depresión que oculta de todos debajo de la imagen de una "chica perfecta", la única persona que le hace sentir algo es Mia, una chica con problemas de agresividad de quien siempre a estado enamorada. La vida de Alice toma un vuelco cuando Mia comienza a acercarse a ella y a ganar su confianza, lo que Alice no sabe es que Mia está siendo amenazada por alguien con el único objetivo de lastimarla, ¿Qué sucederá con Alice? Una historia sobre el declive personal y la obsesión.


LGBT+ Déconseillé aux moins de 13 ans.

#tóxico #lesbiana #lgbt #amor #258 #juvenil #new-adult #novela #novela-juvenil #adolescentes #chica-mala
42
4.8k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Capítulo 1

La cafetería de nuevo, mucho ruido, muchas personas y el lugar perfecto para sentirse aislada, palabas entraban por mis oídos de todas direcciones, ninguna con la importancia suficiente como para querer conservarlas dentro de mí. Rodeada de gente generalmente me sentía rota, como si algo no estuviera bien conmigo, era una constante tristeza que se albergaba en mi alma, haciendo raíces por todo mi cuerpo, esa sensación que me obligaba a ver todo desde lejos, como si yo no dijera las palabras que salen de mi boca, como si la sonrisa que muestro no fuera la mía.

Mi mesa estaba justo en el medio de la cafetería, había chicos que comían solos, otros que preferían pasar inmersos en sus teléfonos y otros como los de mi mesa, que preferían pasar conversando, ¿De qué?, pues, no lo sabía, pero no podía interesarme menos.

—Alice, ¿Estás con nosotros? —me preguntaba Cass mientras se reía con los demás.

—Sí, solo estoy un poco distraída —le dije tratando de ubicarme en la conversación.

—Estábamos preguntándote si ibas a ir a la fiesta, obvio que sí, ¿No? —me dijo Cass con demasiada emoción—: Debemos ir juntas, va a ser el viernes.

—Claro que si—le respondí porque no tengo la habilidad para negarme, aunque si fuera por mí me ahorraría el dolor de cabeza y las interacciones con el resto.

No muy lejos de nosotros, apenas termine de responder, se escuchó el sonido de alguien estampándose contra el suelo, era muy común porque las baldosas eran demasiado resbaladizas en especial cuando alguien dejaba caer algo líquido y no se preocupaban por secarlo, instintivamente regresamos a ver, la pobre chica estaba de rodillas y no muy lejos de ella estaba su bandeja con la comida aspergeada por todos lados y una parte de esa comida había terminado en los pies de la persona equivocada.

—Límpialo... —le dijo Mia, una chica problema que se divertía a costa de los demás, pero increíblemente hermosa, era como si su mal temperamento fuera inversamente proporcional a su belleza, pero aun así me encantaba de una manera sobrenatural, prácticamente había terminado rindiéndome a la idea de que mi fetiche debía estar relacionado con las chicas malas—: ¡Límpialo! —volvió a decirle mientras la chica que seguía en el suelo trataba de buscar algo con que limpiarle los zapatos de Mia.

—Lo...siento —le respondió mientras usaba su bufanda como limpiador, lo que resultaba muy penoso e incómodo de ver, pero supongo que eso es mejor a ser golpeada por ella.

—No lo vuelvas a hacer, porque la próxima te tocara hacerlo con la lengua —le dijo Mia, mientras la empujaba para que se cayera de nuevo, las risas como consecuencia de su acción no faltaron, ¿Cómo pueden las personas aprobar algo así?

Mia siempre lucía enojada con todo, se irritaba con la menor provocación y aunque lo que le hizo a esa chica fue malo, puedo decir que tuvo suerte, porque no es lo peor que la he visto hacer, es muy ingenioso en cuanto a lastimar a otros.

Ver esa escena me quitó el hambre, trate de seguir con la conversación e ignorar lo que había pasado, pero tenía demasiado culpa por no haber ayudado, supongo que así funcionan las cosas. "Let it be" es lo que me repetía mientras me levantaba de la mesa con una excusa para salir de la cafetería directamente hacia el baño, talvez sentir el agua fría sobre mi rostro podría ayudarme un poco, pero apenas crucé la puerta tuve ganas de regresar por donde entre, si tan solo ella no me hubiera regresado a ver, habría salido, pero ahora ya era muy tarde

—¿Tienes un pañuelo?, aun tengo restos de comida sobre mi ropa.

—Debiste pedirle eso a la pobre chica que tuvo que limpiar tus zapatos con su bufanda —le respondí mientras me acercaba al lavadero para mojarme el rostro.

—¿No crees que, si ella hubiera tenido un pañuelo, lo habría usado para limpiarme en vez de usar su bufanda?

—Tal vez esta demasiado intimidada por tu horrible temperamento como para pensar donde guardo su pañuelo.

—Cuidado con cómo me hablas... sería una lástima que terminara metiéndome contigo —me dijo mientras se acercaba hasta mi oído—: aunque podría llegar a gustarte...

—¿Por qué me gustaría que una sádica se meta conmigo?

—porque tienes cara de se un poco masoquista, puedo verlo en tus ojos y soy muy buena adivinando los fetiches de las personas.

—Podría ser mi fetiche, pero créeme que tu serías la última persona con la que lo intentaría.

—Escucho lo que dices, pero no concuerda con tus expresiones, ¿no es raro? —se acerco más a mi—: Tu pecho se eleva mucho como si estuvieras respirando más rápido, ya vas lamiéndote los labios como diez veces desde que comenzamos a hablar, te suenas los dedos, etcétera, etcétera —me dijo riéndose.

—Era obvio que alguien tan manipuladora como tú iba a saber sobre el lenguaje corporal, pero déjame aclararte algo, las cosas que se dicen son las que en verdad cuentan porque las que se piensan no sirven para una mierda.

—Esa boquita… no te queda lo de decir malas palabras, no combina con tu imagen perfecta, aunque debo admitir que esta pequeña charla me puso un poco, espero que entiendas. Como sea, siempre es un gusto hablar contigo.

Se fue muy contenta mientras yo trataba de controlar mi respiración, era una verdadera molestia que me gustará tanto. Estaba consciente de que enamorarme de la chica mala era demasiado predecible, pero como escusa puedo decir que solo soy alguien normal, por lo que está justificado, supongo...

●●●

Tuve la "suerte" de compartir clase con ella, lo bueno es que se sentaba al último, eso era preferible a pasar la clase nerviosa por tenerla cerca. Recuerdo una vez que tuve que sentarme al frente de ella y no pude concentrarme en lo absoluto, me la pasé escuchando sus quejas en voz baja y recogiendo las cosas que tiraba, me agachaba a pasárselas y ella me sonreía de una manera tan hermosa, por un momento hasta pensé que lo hacía a propósito, toda esa clase la tuve que pasar con las mejillas sonrojadas, era bueno que eso solo haya sucedido una vez, aunque el otro día en el laboratorio, cuando me tocaba limpiar, ella se ofreció como voluntaria para ayudarme, no limpio casi nada pero se la paso cantando partes de las canciones que se acordaba, mientras me hacía reír con sus intentos por barrer.

—Buenos días, chicos —dijo el profesor de literatura en cuanto entro y cerró la puerta—: Después de ver sus calificaciones estuve pensando mucho, y he decidido que para subir las notas de los compañeros que no están tan bien, voy a formar parejas de estudio, que obviamente serán seleccionadas por mí, así podrán ayudarse mutuamente en el trabajo que les voy a enviar. —Para mí eso no estaba nada mal, siempre me he llevado bien con todo el mundo, así que con quien sea que me tocara iba a estar bien, eso pensaba hasta que escuche que me tocaba con... ella, justo tenía que ser con ella, voltee a verla y ella estaba sonriendo (raro porque en clases se mantenía muy seria). Pasé toda la clase pensando en alguna manera para no hacer la tarea con Mia, concluida la clase mi mente aún seguía sin ideas.

—Bueno compañera, podríamos reunirnos en mi casa, nadie nos va a molestar así que podremos hacer ruido —me dijo Mia en cuanto la clase se terminó con esa sonrisa en su cara que me ponía tan nerviosa. Lo curioso era que cuando me gustaba alguien, como modo de defensa me portaba un tanto grosera, por lo que a ella siempre la trataba lo más fría posible, sentía que de esa manera equilibraba un poco mis sentimientos.

—Voy a pedir un cambio de compañera —le dije cortante, dejándola helada. Recogí mi libro y comencé a alejarme, esperaba que con este rechazo ella se enojara y así fuera a pedir el cambio (los profesores siempre hacían lo que ella quería).

—No tan rápido... —me dijo deteniéndome el paso—: ¿Enserio te vas a perder de la compañía de la mejor de la clase?

—¡¿Qué?! —le dije sin creerlo, fue una respuesta muy natural.

—La literatura es lo mío, por lo que tuve la nota más alta, y la tuya pues... deja mucho que desear.

—Es obvio que copiaste —le dije volteándole los ojos.

—Piensa lo que quieras, pero la verdad es que el profesor fue claro en cuanto a los cambios así que, si yo fuera tú, comenzara a acostumbrarme. —No sabía que responder así que ella siguió hablando—: Alice, soy una muy buena compañía, la mayoría de personas que pasan un tiempo a solas conmigo terminan por quedarse a mi lado.

—No creo que eso vaya a pasar —le respondí tratando de zona lo más convincente posible.

—Puedo apostar a que terminaras rogándome porque no me aparte de ti —me dijo mientras sus ojos se fijaban en mi boca, esos estúpidos ojos que no podían ser más hermosos, tuve que tragar profundo antes de responder.

—Apuesta aceptada, si yo ganó tu dejaras de molestar a todo el mundo, o por lo menos lo intentaras por un par de semanas

—Acepto... —me dijo mientras se acercaba a mi boca como si fuera a besarme—: ¿Te han dicho lo hermosos que son tus labios?

—No...

—¿Puedo probarlos?... —Me quedé totalmente pasmada, no podía contestar, ¿Qué se supone que dijera a eso? ¿a qué venía la pregunta? ¿acaso le gustaba? —: Es broma compañera de estudio, ya puedes respirar —me dijo burlándose de mí.

—Claro que sabía que era una broma, pero aunque no lo fuera, jamás hubiera aceptado. —Ella solo sonrió y afirmo con la cabeza tratando de esconder que no me creía en absoluto, ¿por qué me gustaba tanto?

29 Octobre 2020 23:45:15 3 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
7
Lire le chapitre suivant Capítulo 2

Commentez quelque chose

Publier!
Monocat De Valle Monocat De Valle
Tienes una redacción muy fresca, y eso le da el toque interesante. Sin embargo, quizá habría que revisar algunos errores de conjugación para evitar confusiones de tiempo en algunas escenas. Muchas gracias por compartir; seguiré leyendo con calma tu historia.
February 14, 2021, 14:29

  • Sun P. Castillo Sun P. Castillo
    Gracias por tu comentario, es una historia que escribí hace un tiempo y no la he revisado, pero gracias a ti voy a editarla de nuevo en cuanto tenga tiempo. De nuevo muchísimas gracias. February 14, 2021, 14:51
Love Crown Love Crown
mmm ta potente 0.0
February 07, 2021, 02:39
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 22 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!