mazzaro Gabriel Mazzaro

Los amores idos son como fantasmas: ecos de un tiempo donde la vida brillaba en todo su esplendor, repitiéndose y levitando una y otra vez hasta el hartazgo. Los amores perdidos, a veces, son fantasmas.


Horreur histoires de fantômes Déconseillé aux moins de 13 ans.

#theauthorscup #thehorrorshow
29 CHAPITRES Histoire interactive
4
520 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Parte 1.

Era 2 de noviembre, y desde lo alto, la joven Resistencia caía lentamente en el crepúsculo.

Iluminaba sus amplias arterias asfálticas el incansable alumbrado público que avanzaba de forma automática, desde el centro hacia las inmediaciones de la urbe.

Sobre el río Paraná, el dragón fluvial que separa naturalmente a los chaqueños de sus gauchescos vecinos, sobrevolaba silencioso e invisible un espíritu sin descanso. Un ser etéreo, perceptible solo por los avezados pescadores quienes podían intuirlo atravesar el afluente en forma de soplido escurridizo.

La luz eléctrica, presente ya en cada una de las casas de la ciudad, había obviado con singular propósito una morada: el hogar de una mujer solitaria que esperaba sin prisas el advenimiento del invierno.

Cortando en línea recta la selva de concreto, la sombra se mimetizaba con la soledad de la noche. Mientras tanto, entre danzantes llamas cerosas, giraba ella el cristalino recipiente con movimientos circulares.

¿Con qué finalidad citar esos tristes ojos?, ¿cuál sería el motivo para relatar las vivencias pasadas? Esa mujer, corroída por la existencia, era un águila sin plumas que volaba mentalmente libre con la sola intención de estrellarse para siempre.

¿Dónde vivía la desdicha hecha carne?, ¿en qué lúgubre playa podía un mar sin olas descansar la furia? El pórtico, con algunos pedazos de revoque desanimados en su fachada, arropaba una gran puerta de madera de algarrobo tallado a mano. A la derecha, un mosaico diminuto delataba en su centro los números de una dirección que solo las desdichas visitaban. Finalmente, dos lapachos secos y de débiles brazos, uno a cada lado del acceso, engullían la entrada en la penumbra. Figuraban estos elementos y sus detalles, un castillo moderno sin torres ni guardianes que albergaba en el interior a una magnánima reina abatida.


Pour continuer, prenez une décision parmi les options suivantes:

13 Octobre 2020 18:18:52 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
3

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 28 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!