neoka Nelson Carvajal

Como se puede definir el amor? Y el desamor? Demian es un hombre de familia que fue criado con los mejores valores y con las más altas espectativas frente a la sociedad y lo que él podía hacer para servirle al resto de mundo. Siempre ha querido ser ese tipo de persona que está al frente de la acción y que va a proteger a sus amigos de cualquier cosa que les pueda ocurrir,. Pero, quién cuida de él? Quién se preocupa de que este bien? Demian ha sido desafortunado en el amor, su última pareja jugó con él, como si de un balón se tratara, y lo ha dejado tan lastimado que el ya no cree en las muestras de amor que cualquiera le pueda brindar. Hasta que llegó esa persona que logró poner su mundo de cabezas y desquiciarlo hasta el punto de hacerle perder la cabeza. Que sucederá con Demian? Se abrirá a las posibilidades del amor? O seguirá huyendo como lo ha hecho todas vida?.


Romance Érotique Interdit aux moins de 18 ans.

#romance #love #drama #gay #amor #traicion #homosexual #bl #bisexual #infidelidad #heterosexual #boyslove #hxh #romancegay #bxb #chicoporchico
12
3.4k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les dimanches
temps de lecture
AA Partager

Me

Demian.


Hola, mi nombre es Demian y esta es la historia de como él me rompió el corazón en mil pedazos.

Como ya les dije, mi nombre es Demian, Demian Rodríguez, nací hace 24 años en Berkeley, California, en uno de los barrios más antiguos de la ciudad, donde todos son como una pequeña y exclusiva comunidad, donde todos se conocen, y se creen con el derecho de opinar sobre lo que es o no es bueno para las personas que viven a su alrededor o sus vidas.

Me describiría físicamente como alguien muy del común. Soy de estatura promedio, nada fuera de lo común, no soy ni muy enano tampoco muy alto; ojos de un café oscuro casi negro y cabello corto militar, estilo que me gusta mucho, de un color muy negro; tampoco soy el más atlético, pero tampoco el más gordo. Como les dije, soy un chico normal, alguien que si te lo encuentras por la calle no recordarás a la hora de dormir.

Mi familia la conforman papá, mamá, dos hermanos mayores, que ya no viven en casa con nosotros, y dos hermanos menores, un niño y una niña, como quien dice yo soy el queso del sándwich. Mi padre es un hombre adulto de unos 50 años, de buena estatura, es más alto que yo, está en muy buena forma, tiene cabello negro con algunas canas y unos hermosos y profundos ojos color miel, que cuando te miran, descubren todos tus secretos.

Mi padre es empresario y posee un hermoso viñedo en Paso Robles, a unas 6 horas de viaje por carretera desde nuestra casa, el viñedo ha pertenecido a nuestra familia por más de 100 años, pero solo ha sido con la gestión de mi padre que nuestra marca de vinos se ha empezado a volver reconocida.

Mi madre, es una dulce y hermosa señora de unos 48 años, aunque si le preguntas a ella, te dirá que tiene menos y que eso no se le pregunta a una dama, ella es de baja estatura y un poco rellenita, de cabello largo, negro y abundante, y unos profundos ojos negros que saben lo que te duele, aunque tú no lo sepas.

Mi hermano mayor, estudió administración de empresas en la universidad, ya se graduó y actualmente le ayuda a mi padre con el trabajo en el viñedo, vive en Paso Robles con su esposa y están esperando a su primer hijo.

Mi otro hermano mayor, también estudió en la universidad, pero se enfocó en la producción agrícola con el solo deseo de qué el viñedo familiar sea más productivo. Vive en la hacienda que está en la propiedad familiar, pero es soltero y no tiene hijos.

Mis dos hermanos menores, aún viven en casa de mis padres, aquí en la ciudad, mi hermana quiere estudiar medicina veterinaria y mi hermano desea ser artista.

Aunque los quiero mucho, no me involucro mucho en la vida de cada uno de ellos, así que ellos tampoco es que se entrometan mucho en mis asuntos.

Todos mis hermanos heredaron las mejores cualidades de mis dos padres, todos son altos, de ojos color claro y cabello negro brillante, por el contrario, yo soy el lado opuesto de la historia.

Vivimos en una gran casa, en uno de los mejores barrios de mi ciudad, como ya les había comentado, gracias a la herencia que mi abuelo le dejó a mi padre, cada uno de nosotros tienen su propio cuarto con su propio baño, lo cual es maravilloso porque no tenemos que compartir. Mi habitación es la mejor de la casa, ya que mis padres consideraron que debido a la relación que tuve con mi abuelo, él me debía una compensación por la forma en que me trató cuando descubrió mi secreto.

Mi habitación está ubicada en la segunda planta de la casa mirando hacia la parte trasera, donde se encuentra un hermoso lago, en el que nadan los patos y se logra observar un hermoso bosque, en fin, cada día que me despierto y miro por las puertas del balcón, me levanto de la cama con la energía al tope.

Estudio derecho en la universidad de California, aquí en Berkeley y estoy en último semestre de mi carrera, quiero llegar a ser el mejor abogado que pueda existir y trabajar incansablemente para que las injusticias del mundo en el que vivimos sean eliminadas para siempre, aunque probablemente termine trabajando para la empresa familiar.

Soy un tipo algo tímido y retraído de la sociedad, no es que tenga nada de malo, pero eso impide que mi círculo social sea demasiado amplio. Solo cuento con cuatro personas a las que pueda llamar amigos, una de ellas es Ámbar Dugarte, mi mejor amiga, ella tiene 24 años igual que yo, pero es todo un mundo diferente a mí, es extrovertida, coqueta, amigable, confiable, ella es todo lo que yo desearía ser y que me da miedo abrirme a las personas y salir lastimado. Ámbar es alta, mide cerca de 1,80, tiene cabello rubio y largo, sus hermosos ojos azules iluminan todo el lugar, tiene una figura escultural, es delgada y su pecho despierta suspiros donde quiera que vaya.

Carlos Pacheco, es otro de mis amigos, es un tipo muy parecido a mí, nos gustan casi las mismas cosas, y físicamente somos similares, nada del otro mundo, excepto que a él si lo recordarás por su increíble cabello rojo como el fuego y su sonrisa, una de esas que te dejan sin habla cuando la utiliza para lograr lo que él quiere.

Matías Maldonado, tiene unos 24 años y es el polo opuesto de Carlos y yo, es el chico más atractivo y alto que conozco, su actitud es espontánea y carismático, su único y horrible defecto, es el carácter de mierda que tiene, que salta a la menor provocación.

Y por último Luisa Gómez completa el quinteto de amigos, Luisa es la mejor persona que podrías conocer en toda tu miserable vida, es paciente, caritativa, comprensiva y de una sencillez asombrosa, que hasta el carácter de Matías se calma cuando ella le habla. Es bajita y un poco rellenita sin llegar a ser gorda, de cabello rubio y unos ojos verdes impresionantes, pero su mejor cualidad física seria su sonrisa, una de dientes chuecos, pero que le dan un poco de ternura y te hacen sentir querido.

Todos nos conocimos en la facultad de derecho el primer día del primer semestre de toda la carrera. Todos habíamos llegado tarde al primer día de clases y el profesor como castigo decidió ponernos un trabajo a nosotros cinco para que tuviéramos la decencia de llegar temprano a sus clases.

Aún recordamos ese día e insultamos al profesor por ponernos ese maratónico proyecto; ese trabajo nos costó sangre, sudor y lágrimas; y aquí estamos 4 años después de ese primer día, más unidos que nunca y con una enorme sonrisa listos para entrar a nuestro primer día del último semestre de toda la carrera.

Como cosa extraña en mí, salí tarde de la cama y ya tenía poco tiempo para organizarme, bajar a desayunar a la cocina, tomar mi auto y conducir a la universidad. Tiré las mantas que me cubrían al piso cuando me levanté de la cama y corrí al baño de mi habitación para hacer mis necesidades fisiológicas y luego bañarme, creo que esa ducha fue la más rápida que he tenido en toda mi vida; salí corriendo del baño y mientras tomaba la ropa del armario, me iba secando con una toalla.

Bajé corriendo las escaleras rumbo a la cocina, con mi maletín bajo el brazo y la laptop en la otra mano, por poco salgo rodando cuando me tropecé con la estúpida alfombra que a mi madre le había dado por colocar en las escaleras del segundo piso, terminé de bajar las escalas de mal humor y renegando de la pésima idea de mi madre.

Ingresé a la cocina y tomé unas manzanas y una banana y corrí al estacionamiento, tomé mi auto y salí de la propiedad rumbo a la universidad. En realidad, no tenía tanta prisa, el profesor que teníamos a primera hora, era de los mas tranquilos de toda la facultad y no tenía mucho problema si llegábamos tarde el primer día. Mi prisa era por encontrarme con mis amigos, llevaba varias semanas sin verlos, aunque, nos hablábamos todos los días por redes sociales, pero no es lo mismo a verlos de frente y ver sus expresiones.

Tenía la radio del auto encendida y en ese momento estaba sonando una canción de Maron 5, mi banda preferida, e iba cantando a todo pulmón la letra, mientras con mis manos llevaba el ritmo sobre el volante, mi teléfono comenzó a sonar y al mirar la pantalla del mismo me di cuenta que era mi amiga Ámbar la que me estaba llamando, no quise contestar por que ya estaba cerca del campus y podía decirme lo que quisiera de frente.

El teléfono sonaba insistentemente, pero no quería tomarlo solo me faltaban unas cuantas calles para llegar y estacionar; mientras el celular seguía sonando, también comenzó a vibrar y suponía que eran Luisa, Carlos y Matías mandando mensajes por el chat.

Llegué al campus y estacioné muy cerca de la cafetería de la facultad y justo cuando me bajé vi venir hacía mi a mis amigos corriendo, en el rostro de Ámbar se notaba la rabia de que no le hubiera contestado.

—¿Qué pasa? —pregunté sin siquiera saludar—. Estaba a solo unas calles de aquí por eso no te había contestado la llamada.

—Nos cambiaron la clase que tenemos a primera hora —dijo Lu casi sin respirar, un sudor frio comenzó a correr por mi espalda, eso sonaba a que estaba en problemas—. El profesor Harris tuvo un accidente y ya no dictara esa materia.

—Que mal —me sentí triste por el profesor, es bastante bueno— ¿Quién impartirá esa clase? —presentía que la respuesta no me iba a agradar mucho.

—El decano Roberts —respondió Mat y el alma se me cayó a los pies.

—Es mejor que corramos —les dije— solo quedan cerca de dos minutos para que inicie la clase.

Salimos corriendo por en medio de los jardines que rodean la cafetería rumbo al edificio de la facultad, afortunadamente el aula queda en la segunda planta y no tendremos que subir muchas escalas hasta allí.

Iba corriendo a toda la velocidad, la que me permitían mis piernas y mi estado físico, y aun asi le llevaba un poco de ventaja a mis amigos. Cuando estaba a punto de ingresar al aula, choqué con él y por la fuerza del impacto caí de culos al suelo, levanté la vista y unos hermosos ojos me estaban mirando con ira desde lo alto y al ver esos ojos grises nunca pensé que mi vida cambiaría tanto, tan rápido y de esa forma.

15 Novembre 2020 19:58:32 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
4
Lire le chapitre suivant Primer Encuentro

Commentez quelque chose

Publier!
Om Garcia Om Garcia
¡Hola! Me agradó ese capítulo de tu historia. Solo me contrapunteo la manera en la que Demian describe a su padre, pues parece que habla de sus ojos como si estuviera enamorado de él. Aprovecho para invitarte a conocer mis historias. Quizá alguna te guste.
December 04, 2020, 03:16

  • Nelson Carvajal Nelson Carvajal
    Espero sigas leyendo para que descubras lo que pasa December 04, 2020, 03:19
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 39 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!