yoemybott Yoemy Bott

—Háblame de ti. —La voz tan ronca y baja salió de sus labios y él sintió que una tensión imaginaria se había creado en el auto y terminó culpándose por hablar. —¿Qué quieres saber? —Su voz dulce se sentía débil, frágil y tan… feliz. —Todo, solo habla, quiero escuchar más que un hola y un lo siento. —Mientras dirigía su mano hacia la mejilla del contrario, tocandolo con suavidad.


Histoire courte Tout public.

#yaoi #bl #deku #katsudeku #bokunohero #kacchan
Histoire courte
15
3.0mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Háblame De Ti

[---- Háblame De Ti ----]

Una cafetería llena y sin mesas disponibles le dio la bienvenida a Katsuki Bakugou, algo que lo molestó pues odiaba los lugares concurridos. Caminó en búsqueda de algún lugar en el cual sentarse, más lo único que encontró fue a un peli verde ocupando una mesa pequeña, el chico solo tenía un café humeante en la superficie, mientras que leía un libro y escuchaba música con unos audífonos blancos.

Katsuki se acercó con lentitud, dudando un poco más mientras avanzaba.

Pero él necesitaba tomar su café favorito y comer sus empanadas de carne picante, ya que era el único sitio en el que él salía a comer luego de trabajar.

Tocó el hombro del ocupante de la mesa más vacía y el chico nervioso buscó al culpable de interrumpir su lectura, encontrándose con un hombre alto cuya cara demostraba pena y molestia; una combinación bastante rara. Este apunto sus auriculares y él estuvo tropezando con sus propias manos que no soltaban por nada del mundo el libro, se los quitó, torpemente pero lo hizo.

— ¿Puedo sentarme?— Katsuki apunto a la silla frente a él.

El peli verde dudó pero al ver lo ajetreado del lugar, decidió dejar que lo acompañara y terminó asintiendo suavemente.

Se sentó y llamó a la mesera que le había prestado atención desde que lo vio, la mesera mientras se acercaba caminaba sensualmente para intentar atraer a Katsuki, fallando cuando este se quedó viendo las pecas del chico sentado frente a él.

—Buenas tardes señor, ¿En qué le puedo servir? —La mesera puso una voz melosa y coqueta, que solo hizo irritar a Bakugou.

—Un americano y tres empanadas de carne extra picante. —La voz de él era muy diferente, ronca, gruesa y cortante.

—A la orden. —La mesera partió de allí molesta por no conseguir, aunque sea un poco la atención de aquel hombre de traje.

Mientras el chico frente a él lo ignoraba o al menos lo intentaba ya que de vez en cuando lo miraba disimuladamente, pero fallaba, Katsuki lo cachaba y sus miradas chocaban por un corto tiempo haciendo sonrojar al peli verde de ojos jades, que desviaba la mirada en cada ocasión.

Katsuki mientras esperaba su pedido, admiraba al ángel que le dio asiento en la mesa, es bastante tierno, pequeño, con lentes y bastante torpe.

El café en la mesa ya había dejado de humear cuando por fin le habían entregado su café y empandas a la mesa, el degustaba su café sintiéndose más activo y en sus ojos un brillo inusual despertó al comer las empanadas, que según él son las más deliciosas del puto mundo.

El chico de ojos jade observaba sorprendido el cambio de humor del rubio que lo acompaña, al verle tomar el café se acordó que él también tenía uno y dejando el libro a un lado por temor que este terminara mojado y que luego le quedase una mancha. El líquido amargo se le hizo asqueroso por lo frío que estaba, para él estaba intomable y lo aparto de sus labios, mientras hacia una mueca que de alguna manera a su acompañante le hizo gracia.

Katsuki rió suavemente y a pesar de ello el peli verde se dio cuenta, sonrojándose en extremo, pero luego termino riéndose por la risa del otro. Mientras que para Bakugou su risa fue tan dulce y apenada, qué, sin duda alguna le gustaría volver a escuchar, pero, termino muy rápido según él.

La mesas empezaron a vaciarse un poco, mientras ellos se dedican a lo suyo, no notando que su aura de incomodidad había cambiado por una de aceptación, la hora cambio en unos poco minutos y Katsuki debía retirase mas no quería hacerlo. Quería decir algo más de su boca no salía palabra alguna y necesitaba aunque sea su nombre.

—Soy Bakugou Katsuki y gr-gracias. —Se le complicó tanto decir esa palabras qué sin querer se sonrojó levemente.

El peli verde se iba levantando lentamente y por primera en todo el tiempo hablo:

—N-no hay problema Ba-Bakugou —Su voz tan suave acelero el corazón de Katsuki—, me llamo Midoriya Izuku— sonrió dejando ver sus perlados y perfectos dientes.

Aunque no quiso irse, solo pudo decir: —Nos vemos, Midoriya.

Su voz aunque no hablo mucho pudo distinguir que a diferencia de él era suave y muy tímido…

<< Dulce >> pensó Katsuki al caminar por las calles de la ciudad para volver a su trabajo en la oficina.

Los dos saborearon el nombre del contrario y luego de pensar un poco en cómo se oía cada quien tomo su camino.

<<El hombre que permití que se sentara conmigo es bastante guapo y su voz es muy diferente a la mía y por su porte se veía que hace ejercicio, se veía tan… Fuerte>> mientras caminaba Izuku se sonrojo y no pudo evitar pensar en Katsuki.

[---- Háblame de ti ----]

El supermercado era algo que ha Izuku nunca le ha gustado, hay tantas cosas que él nunca sabe que elegir y tarda mucho en hacerlo pues demasiada variedad en todo y siempre le da oportunidad a las nuevas marcas y sabores, a pesar de tener favoritos. Caminaba con su carrito de compras por los estantes agarrando cosas que necesita y algunas que no, distrayéndose y chocando con personas sin dejar su torpeza de lado.

En una vuelta a la esquina su carrito chocó con otro que al igual que él también lo hacía y del carrito contrario cayeron algunas cosas.

—¡Mierda! —dijo la persona que estaba en frente mientras recogía las cosas que se habían caído.

—L-lo siento tanto, déjeme ayudarlo. —Recogió muchas cosas y al levantarlas y ponerlas en el carrito dio con la persona con la que había chocado.

—Ba-Bakugou —susurró Izuku de la impresión.

Un sonrojo se alojó en las mejillas del peli verde y el hombre rubio y de ojos rubí con unas inmensas ganas de sonreírle que no fueron evitadas y él se sorprendía cada vez que lo hacía, pues, no le sonreía a nadie de esa forma o al menos no tan fácilmente, pero con Midoriya era tan reconfortarle que lo hacía por naturaleza.

—Hola, nos vemos de nuevo Midoriya. —Sin querer ni darse cuenta la molestia que cargaba Katsuki había menguado hasta ser casi inexistente.

El mal día del rubio se sentía opacado por la sonrisa de aquel ángel de mejillas sonrojadas que de alguna manera se le hicieron tiernas, sus ojos brillantes como el jade atrajeron los rubíes flameantes.

—H-hola —Su timidez hacia que el otro desease burlarse—, me disculpo de nuevo.

—No te preocupes, también fue mi culpa.

Katsuki estaba tan hablador y tranquilo frente a Izuku qué si lo viera alguien que lo conociera diría que es otra persona.

Los dos caminaron en silencio disfrutando del momento.

Desde que se encontraron en la cafetería no han dejado de verse en uno que otro lugar, más aun así, solo se quedaban en silencio, ninguno había dicho nada para conocerse, los dos cargando la incógnita de cuando irían a preguntarse algo más que un: ¿cómo estás?, ¿ya te vas? O un: Qué bonito día, ¿no crees?

Los dos tomaron las cosas que necesitaron y fueron a pagar y al salir Izuku miró unas rosas y Katsuki vio eso, y no pudo evitar comprar algunas para dárselas, pero Izuku no pudo tomarlas pues sus manos estabas llenas por las compras recientes y Katsuki al tener carro no tenía esa necesidad, así que ayudo a Izuku de la mejor forma.

—Te puedo llevar a tu casa para que no tengas que cargar tantas bolsas. —Ofreció Bakugou con un pequeño sonrojo mientras aún mantenía en sus manos las rosas.

—¡¿En serio!? —habló con sorpresa la voz dulce del pecoso Izuku.

<< Tan amable, quiero conocerlo un poco más >>

—Por algo te lo estoy diciendo ¿no? —Por la pena Katsuki saco un poco de su verdadera forma de ser.

<< Tan pequeño y tímido >>

—Sí, bueno… acepto.

Katsuki tomo las bolsas de la mano derecha del pecoso y abrió la maleta de su carro colocando así las bolsas, apartando las suyas para luego no confundirlas con las de su acompañante.

Lanzó suavemente la rosa hacia la mano de Izuku y este la tomó torpemente caminando hacia la maleta del carro negro dejando la bolsa sin cuidado.

Las calles repletas de gente era el paisaje que se avistaba por las ventanas, ninguno decía palabra, solo lo hacían para preguntar qué dirección tomar.

Izuku se mantenía un poco inquieto y cada vez estaban más cerca de su casa, no sabía qué hacer, el carro redujo su velocidad cuando por fin llegaron frente a su casa. La timidez no lo dejaba hablar, sabía que si no lo hacía solo iba a ser una despedida más y jamás podría conocer más de aquel hombre que le llamo tanto la atención, aquel que le hacía sonrojar incontables veces y que desde el primera vez que lo vio quedo en su mente, siendo su risa lo que deseaba que se volviera a repetir.

Mientras que Katsuki, se sentía un cobarde por no decir nada, pero dejó su orgullo para decir:

—Háblame de ti Midoriya Izuku. —La voz tan ronca y baja salió de sus labios y él sintió que una tensión imaginaria se había creado en el auto y terminó culpándose por hablar.

—¿Qué quieres saber Bakugou Katsuki? —Su voz dulce se sentía débil, frágil y tan… feliz.

—Todo, solo habla, quiero escuchar más que un hola y un lo siento. —Mientras dirigía su mano hacia la mejilla del contrario.

El de ojos jade se acercó más hacia la mano grande y cálida de Bakugou, haciendo que los dos se sonrojasen, a pesar de ser adultos, se sentían tan adolescentes.

—Entonces también tú —Acercaban sus caras tan tentativamente, sus labios llamándose y al estar por rosarse, frenaron por un momento—…háblame de ti.

Un pequeño amor se había sellado cuando se besaron dulcemente y la ternura vibro entre ellos, luego las palabras salieron un poco cohibidas al principio para que luego se soltasen y pudieran continuar hablando dentro del carro por horas, a veces rosaban sus manos se miraban tan cariñosamente que se olvidaron de todo.

[---- FIN ----]

11 Septembre 2020 20:51:41 4 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
8
La fin

A propos de l’auteur

Yoemy Bott Fanática de amor seguidora fiel al yaoi y amante de Riren y Katsudeku.

Commentez quelque chose

Publier!
Maka KD Maka KD
Es hermoso 🥺🧡💚
September 29, 2021, 19:52
Jancev Jancev
Una linda historia de cómo se origina un primer amor. ¡Sigue así!
October 20, 2020, 19:27

  • Yoemy Bott Yoemy Bott
    Gracias por seguir apoyandome, Jan. :) October 20, 2020, 23:05
~

Histoires en lien